La increíble historia de la comida Tex-Mex
Historia

La increíble historia de la comida Tex-Mex

Por Eloísa Carmona - May 2020
Como mexicanos, tenemos claro que los tacos en tortilla dura y con forma de quesadilla no son tacos, pero dentro del universo tex-mex, son un manjar con mucha historia.

Pero ¿cuándo surgió este tipo de comida?, ¿quién la hizo popular? Su origen no sólo es una mezcla de dos culturas, sino todo un viaje de sabores.

La etiqueta “Tex-Mex” se usó hasta la década de 1960 para describir la comida única del estilo de la región fronteriza, pero su origen se remonta más de cien años atrás, cuando Texas ¡todavía era parte de México! Así, el término se puede rastrear como una abreviatura del Ferrocarril Texas-Mexicano, alrededor del año 1875.

Pero durante las décadas siguientes a los 60, diferentes ingredientes y estilos de cocina se combinaron a lo largo de la frontera para convertirse en lo que hoy llamamos Tex-Mex. El primer uso puede deberse a un artículo de 1963 en la revista The New York Times, sin embargo, el término realmente no despegó hasta la publicación del libro de 1972 “Las cocinas de México”, de la autora y gastrónoma inglesa Diana Kennedy.

Kennedy, conocedora de la cocina mexicana y ganadora de Orden Mexicana del Águila Azteca, usó el término para establecer una distinción importante entre la auténtica cocina mexicana y la versión americanizada, que era popular en Texas. Los propietarios de restaurantes mexicanos se ofendieron por el término al principio, pero, al final, la mayoría abrazó el término.

Ahora, en cuanto a la comida, el tex-mex tiene sus raíces en las misiones españolas, donde se mezclaban alimentos básicos aztecas como frijoles, con ingredientes europeos, como el arroz. Los españoles también trajeron consigo muchos sabores que son esenciales para la cocina Tex-Mex, entre ellos, el aceite de oliva, la cebolla, el ajo, el orégano y el cilantro.

Así, los tejanos descendientes de españoles fueron quienes mezclaron estos dos estilos de cocina después de que Texas se convirtió en un estado independiente y más tarde parte de Estados Unidos, logrando mantener su identidad y al momento de combinar sus recetas familiares tradicionales con los nuevos sabores que llegaron al área a medida que los estadounidenses emigraron al estado.



Los platillos más famosos dentro de la comida Tex-Mex

El chili con carne es un guiso de carne molida y chiles (y a veces frijoles) que se convirtió en un plato popular en San Antonio durante la década de 1880. Se trata de un plato esencial Tex-Mex que encontró una audiencia aún mayor en la Feria de la Palabra de 1893 en Chicago, gracias a la aparición del puesto de chili de San Antonio.

Por su parte, los burritos nacieron en la frontera y se cree que recibieron este nombre en Ciudad Juárez, durante la Revolución Mexicana, gracias a un vendedor ambulante que los sirvió desde la parte trasera de su burro.

Algunas otras de las comidas Tex-Mex más famosas son los nachos, nombrados así por un chef mexicano que por supuesto se llamaba Ignacio; las chimichangas, de las cuales dos restaurantes, en Arizona reclaman ser los creadores, y los frijoles refritos, que en México conocemos bien.

Actualmente, la comida Tex-Mex existe en muchas partes del mundo, con restaurantes en Francia y muchísima demanda en Estados Unidos. Así que claro que el Tex-Mex no es completamente mexicano, pero sí tiene raíces y no deja de ser una delicia a la hora de comer.

Anímate a probar esta vertiente de la comida mexiana en Estados Unidos con estas deliciosas recetas:

Lasaña Tex Mex

Burrito de Pollo Búfalo con Aguacate

Nachos con Queso y Chili con Carne




Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El camote y la yuca son dos tubérculos nativos de América con un gran aporte nutrimental, usados desde la época prehispánica tanto en la cocina como en la medicina y que, a veces, para quienes no los conocen bien, pueden confundirse por su apariencia.Sin embargo, una vez que los distingues, tanto por fuera como por sus beneficios nutrimentales, querrás comenzar a incluir ambos en tu dieta, ya sea como puré de camote o como yuca frita, pues son deliciosos y le brindarán diversidad a tus comidas.Tipos de camoteEl camote, también conocido como batata, papa dulce o patata dulce, cuenta con tres tipos diferentes: el camote amarillo, el blanco (el cual puede confundirse más a menudo con la yuca) y el camote morado, cuyas propiedades incluyen proteger la salud del hígado, ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el ácido úrico.El camote amarillo, también llamado camote naranja, es quizá el más conocido. Por fuera, su cáscara tiene un color amarillo y por dentro, su pulpa es anaranjada. Tiene un sabor dulce, aunque sólo contiene 3% de azúcares, y entre sus beneficios nutrimentales tenemos su contenido de vitamina c como el más importante, pero también es fuente de proteína vegetal, vitamina a y k, y ácido fólico.El camote blanco tiene una apariencia como de papa alargada, con un color crema por fuera y por dentro y es muy rico en almidón y es muy útil para mejorar la digestión.¿Qué es la yuca?La yuca es un tubérculo también conocido como mandioca, casabe, aipim, guacamota o lumu, originaria de Bolivia y muy consumida en América del Sur, en países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Puerto Rico, Perú e incluso México.De las propiedades de la yuca sobresale que es muy rica en hidratos de carbono y azúcares, vitamina c, complejo B, y también puede ser blanca o amarillenta. Tiene varias similitudes con la papa y el camote, pero esta destaca por su contenido de potasio y de almidones. Quizá es raro encontrarla en supermercados, pero en mercados locales es más frecuente su venta y como dato importante y curioso, nunca debe comerse cruda, pues contiene cianuro de hidrógeno que sólo al cocerla se elimina.En países como República Dominicana, tradicionalmente se hace harina de yuca, llamada cativía o catibía, pero también conocida como tapioca en otros lugares, con la cual se elaboran empanadas, por ejemplo.Tanto la yuca como el camote son tubérculos muy nutritivos y con formas similares de uso, pues de ambos puedes hacer chips, papillas para bebé, puedes feírlos, hornearlos, y también tienen usos en cosmética y en colorantes de alimentos.Prueba incluirlas en tu día a día y compártenos tu experiencia en los comentarios.
Cómo cuidar suculentas es una pregunta cada vez más frecuente, pues las personas han descubierto en estas adorables plantitas el aliado perfecto para tener un pedacito de naturaleza cerca de sus espacios favoritos. Las suculentas, además de ser súper bellas gracias a sus innumerables formas geométricas y variedad de colores y texturas, se han convertido en las predilectas de todos aquellos amantes de la jardinería e incluso de los que no lo son tanto, debido a que ocupan poco espacio y pueden crecer prácticamente en cualquier lugar. Si tú formas parte de este grupo de personas o te interesa adoptar una y quieres tratarla adecuadamente, entonces tienes que poner en práctica estos consejos para aprender a cuidar suculentas sin matarlas en el intento. Riega con poca agua las suculentas Para saber cada cuánto se riegan las suculentas hay que tener en cuenta que estas plantas son capaces de absorber la humedad del ambiente y retenerla en sus hojas, tallos y raíces, por lo que regarlas en exceso puede ser perjudicial; de modo que lo ideal es regarlas cada quince días en temporada de frío y una vez a la semana durante las épocas de calor. Cuida los baños de sol de las suculentas Si bien las suculentas necesitan luz para poder crecer correctamente, debes evitar que les pegue el sol directo, sobre todo en verano que la radiación es mucho más fuerte y esto las deshidrata. Así que procura colocarlas donde la luz les llegue a través de una ventana con cortinas de color claro o algún otro filtro tenue. Utiliza macetas con drenaje Es importante que las macetas donde resguardes a tus suculentas tengan un buen drenaje para evitar el exceso de agua, ya que si tu suculenta se encharca, podría morir podrida. Si colocas tus suculentas en maceta con un platito debajo, asegúrate de escurrir bien el agua después de regarla para evitar que se inunde. Planta suculentas en tierra sencilla Las suculentas son plantas bastante simples que no exigen cuidados estrictos, así que no es necesario plantarlas en sustratos llenos de minerales, al contrario, ellas son felices en suelos pobres, por lo que debes utilizar sustrato con arena o sustrato para suculentas, que es muy parecido al sustrato para cactus. Como puedes darte cuenta, las suculentas son plantitas muy fáciles de cuidar, pero no te confíes, porque como todo ser vivo, necesitan los cariños y atención suficiente para desarrollarse en un buen entorno. ¿Cuántas suculentas estás dispuesto a adoptar?
La cocina tailandesa es catalogada como una de las mejores en el mundo gracias a la exquisita fusión de sabores dulce, picante, agrio, amargo y salado, acompañados la mayoría de las veces de un ingrediente básico: el arroz. Es por eso que a continuación te presentamos 5 formas diferentes de comer arroz en la gastronomía de Tailandia que no te puedes perder. Pad Thai Sin duda, el plato más famoso de la comida tailandesa es el clásico Pad Thai, el cual consiste en fideos de arroz frito, salteados con pollo o tofu y condimentado con salsa de pescado, salsa de soya, huevo, chile y azúcar. Una forma totalmente diferente de comer arroz, ¿no crees? Khao niao Mamuang El Khao niao Mamuang o Mango Sticky Rice es el postre favorito de la gastronomía de Tailandia. Lo podemos comprar con el arroz con leche de la abuela, pero hecho con leche de coco y acompañado con mango. ¡Es un manjar imperdible!Khao Pad Saparod Te presentamos Khao Pad Saparod, una versión parecida al Pad Thai pero con arroz frito mezclado con gambas (crustáceos parecidos a los camarones) o pollo, piña, huevo, pasas y salsa de pescado con un toque de curry. Puede parecer que tiene demasiados ingredientes, pero es una delicia. Kai Pad Med Mamuang Otro de los tesoros de la gastronomía de Tailandia es el Kai Pad Med Mamuang, un plato de pollo con nueces, pimienta, cebolla y champiñones bañados en salsa de ostras y soya. Éste va acompañado con arroz integral. Pad Krapau Un platillo tailandés muy común es el Pad Krapau, que consta de arroz acompañado de pollo con chile, albahaca y salsa de ostras. Lo podemos relacionar con un plato latino de pollo con arroz, pero mucho más especiado y sazonado. ¿Te atreves a probarlo? Como puedes darte cuenta, el arroz es un ingrediente indispensable y combinable en la cocina tailandesa, así que cuéntanos cuántos de estos platillos con arroz ya has probado o qué otros agregarías a la lista.
El uso horario y las coordenadas geográficas pueden cambiar y, sin embargo, las mañanas del mundo entero huelen a café: a los procedentes de Etiopía, de Guatemala, de Colombia, de Brasil o de México; tierras cuyos componentes, alturas y temperaturas caen como anillo al dedo al cultivo del oro verde. Pero claro, no todos los cafés son ese placer a veces frutal, a veces terroso, que despierta a los sentidos lo mismo que al cuerpo. Si la taza está hecha en México, hay de dos: que sea soluble –el país es uno de los mayores consumidores de los llamados “instantáneos”– o que sea de grano –café procedente del comercio justo y de los microclimas que en su mayoría ofrecen una calidad inmejorable–. Lo primero que hay que saber es que la mejor taza de café mexicano no es soluble, sino de grano. ¿De qué estado en particular procede? Aquí, la respuesta se pone interesante. La tradición cafetalera nacional se importó en Veracruz a penas se descubrió que el café tenía propiedades estimulantes para el cuerpo. Desde el siglo XVIII las fincas cafetaleras proliferaron por las montañas y laderas de ese estado, de Oaxaca, de Chiapas, de Puebla, de Nayarit y de diez entidades productoras. De ahí que el mejor café de México provenga de varios orígenes y no sólo de uno. Lo importante es conocer lo que ofrece cada geografía y el “saber hacer” de cada productor (este término se emplea para hablar de las técnicas, el conocimiento y la experiencia alrededor de la producción de algo tan complejo como el café). Jesús Salazar, el Cafeólogo –doctor y filósofo que ha puesto al café de Chiapas en el ojo mundial– me cuenta que gran parte de los 500 mil caficultores nacionales pertenecen a etnias indígenas. Para él, este es un valor adicional que el café mexicano ofrece versus la competencia. ¡Conocimientos y cultura en cada taza! En Chiapas, uno de los orígenes del mejor café de México, se cultivan variedades clásicas como bourbón, typica, caturra e incluso marago en tierras de policultivos. ¿Y dónde creen que terminan los aromas y sabores de esos otros productos que crecen en la tierra? Acertaron. Todo eso le confiere características únicas al cafecito de la mañana. Tenejapa, Jaltenango, Monte Cristo son algunos de los poblados chiapanecos donde se produce café de gran calidad. Sin embargo, para el Cafeólogo no hay un área única que deba llevarse el título de La Mejor. Para él, en cada taza caben las montañas, la flora y la fauna, la gastronomía, la historia y cultura. Él dice que lo intangible le da un “valor agregado” a la taza de café perfecta.Otro estado en el que se produce el mejor café de México es Veracruz. En su territorio existe una combinación exitosa de suelos, humedad, sol y sombra que son el escenario perfecto para que las cerezas del café crezcan a sus anchas. No por nada el mayor número de medallas del concurso Taza de Excelencia México se ha quedado en la entidad. Poblaciones como Zongolica, Coatepec y Huatusco están bajo la mirada de los principales concursos de café mundiales, pues están haciendo las cosas bien desde el campo. Existen proyectos como el de Rodrigo Quirós y Carlos Juárez, de Ímpetus Café, que luchan diariamente para que, además de una buena producción, el café pase por un proceso de tostado de calidad y que su preparación en la barra sea la óptima. Si me preguntan a mí, las tazas más impresionantes que he probado en México proceden de la zona de Huatusco en Veracruz. La probé en Ímpetus Café en el puerto, junto a unas galletas recién horneadas. En la ciudad de México, Chiquitito Café tuesta e infusiona granos de Boca del Monte, en Veracruz, y de Pluma Hidalgo, en Oaxaca. Su café es excepcional. En Cucurucho, otro de mis favoritos personales, existe un café de pequeños productores llamado La Resistencia y que procede de Nayarit: una locura de notas cítricas. Sólo hay una forma de elegir el mejor café: experimentando con los granos que se tengan a la mano. Hazlo en café americano, moliendo los granos al momento, o como te guste. Sí, en pastel también se vale. ¿De dónde viene tu café favorito?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD