Conoce todo acerca del pay de queso
Babyshower

Conoce todo acerca del pay de queso

Por Kiwilimón - Enero 2012
Un pastel de queso es con queso y merengue, es un postre hecho a base de requesón o, más comúnmente, queso crema, azúcar y algunas veces otros ingredientes, tales como: huevos, crema de leche y frutas (normalmente siendo éstas bayas: fresas, moras, zarzamoras, mora azul, arándanos e, inclusive, limones o naranjas, etc.); todos estos ingredientes se colocan en una pasta hecha de galletas molidas. Ciertos tipos de saborizantes pueden ser agregados, tales como mermelada o chocolate. Ciertos tipos de pasteles de queso son más parecidos a las tartas que a los pays (del inglés, pie) y otros más parecidos a los pasteles o tortas. El requesón, conocido como "Ricotta", es grandemente utilizado en Italia y es batido con otros ingredientes para darle una cosistencia parecida a la de la crema batida. Frecuentemente, la base es más estilo repostería, horneado, y este pastel de queso es mucho más ligero que uno tradicional no cocinado. El pastel de queso es uno de los postres más comunes del mundo y, quizás, uno de los más antiguos que utilizan lácteos, diferentes de la leche. El primer registro que hace mención al pastel de queso viene desde los antiguos Juegos Olímpicos griegos. Marcus Porcius Cato (o Cato "el viejo") escribió la receta para su preparación en uno de sus tantos libros de cocina Romana, llamados "De Agricultura". (Fuente: Wikipedia) Para que prepares un pay de queso delicioso y lo compartas con tu familia, haz click en la siguiente liga para que conozcas la receta completa: Receta de Pay de Queso.

Ingredientes

  • 1 Paquete de Galletas marias
  • 1 Lata de Leche condensada
  • 1 Lata de Leche evaporada
  • 3 Huevos
  • 1 Barra de Mantequilla o margarina
  • 1 Barra de Queso philadelpia
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
Una parte importante del éxito en la cocina se debe a los utensilios con los que contamos. Puedes conocer exactamente los pasos a seguir y dominar la técnica para preparar unos deliciosos hot cakes o el mejor platillo gourmet que te puedas imaginar, pero si tus sartenes ya no sirven, invariablemente terminarás con un desastre pegado y quemado. Para que todas tus recetas te quedan perfectas, es importante que cuides tus herramientas. Por eso en esta ocasión te compartimos algunos tips para que puedas mantener en buen estado los sartenes por más tiempo. Usa los utensilios adecuados.Un detalle que debes evitar a toda costa es el uso de pinzas, palas o cucharas de metal cuando estás cocinando con un sartén antiadherente. La razón es muy sencilla: este tipo de material puede tallar la superficie antiadherente haciendo que ya no sirva tu sartén. Otra cosa que tampoco debes hacer es cortar los ingredientes que estés cocinando directamente en el sartén. Los cuchillos son de los peores enemigos de los sartenes antiadherentes.Guarda bien tus sartenes.Una costumbre que puede prolongar o reducir la vida útil de tus sartenes es la manera en la que los guardas. Si sueles apilarlos uno dentro de otro, esto puede hacer que se raspen afectando su desempeño. Recuerda que por más pequeña que sea la raspadura en un sartén, esta irá creciendo poco a poco, haciendo que deje de servir tarde o temprano. Para evitar esto, lo mejor es que coloques los sartenes uno contra otro (fondo con fondo) y si tienes que apilarlos, pon una toalla o pieza de tela entre cada uno para que no se tallen.Vigila la temperatura. No dejes que te gane la impaciencia y controla la temperatura de tu estufa. Cuando pones el sartén a fuego muy alto este puede dañar la superficie antiadherente, haciendo que se reduzca su vida útil. De igual manera, nunca sometas el sartén a cambios de temperatura drásticos. Por ejemplo, es una pésima idea meter el sartén en agua fría justo después de terminar de cocinar. Esto, tarde o temprano, terminará dañando el sartén, sin importar su calidad.Lava suavemente los sartenes.Esto es algo básico: nunca debes lavar los sartenes con estropajos de metal ni con detergentes muy abrasivos. Aunque pueda parecer cómodo, tampoco debes meterlos al lavavajillas, precisamente porque los jabones que se usan en estas máquinas suelen ser más fuertes que los lavatrastes comunes. Para mantener en buen estado tus sartenes lávalos con agua tibia, un poco de detergente y talla suavemente con una esponja. Si tiene comida pegada, deja el sartén remojando con agua tibia y un poco de bicarbonato.¿Conoces algún otro tip para mantener en buen estado los sartenes? Compártelo en los comentarios de esta publicación.
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Es posible que hayas escuchado acerca de la importancia de las vitaminas y minerales para tu salud, pero si no sabes dónde puedes encontrar esos nutrientes, aquí te lo contamos.  Antes de que hagas ajustes a tu alimentación, es importante que sepas que hay alimentos que son más nutritivos que otros. Por ejemplo, los Aguacates de México son considerados una opción alimenticia saludable y llena de nutrientes. Comer 50 g de aguacate aportará a tu cuerpo cerca de 20 vitaminas y minerales. Esto hace del aguacate una fruta imprescindible en la dieta diaria de cualquier persona.  ¿Conoces cuáles son los principales nutrientes que necesita tu cuerpo para trabajar correctamente? Estos son algunos de ellos:  Vitaminas Las vitaminas son el primer grupo y son esenciales para la vida, porque ayudan al cuerpo a descomponer y metabolizar las proteínas, las grasas y los carbohidratos, lo que se traduce en salud, fuerza y antienvejecimiento.  Se clasifican en dos grupos, dependiendo de su solubilidad: •Liposolubles, solubles en grasa •Hidrosolubles, solubles en agua Las primeras (liposolubles) son cuatro: A, D, K y E, y se almacenan y procesan en el cuerpo gracias a las grasas que consumes y tienes. Cada una ayuda en diferentes procesos. En el caso de las liposolubles sus funciones son esenciales, como proteger los ojos (A), coagular la sangre correctamente (K), mantener la salud de los huesos (D) y mantener en buen estado al sistema nervioso central (E).  Por su parte, las vitaminas hidrosolubles no se almacenan en el cuerpo y debes consumirlas diariamente.  ¿Qué alimentos las contienen? Una deliciosa idea para aprovecharlas y obtenerlas es comer platillos que incluyan Aguacates de México, los cuales son un ingrediente muy versátil, pues funcionan tanto para recetas saladas como dulces.  Piensa en agregar aguacate a tu huevo en el desayuno o guacamole como guarnición para un filete de pescado como salmón.  Recuerda que es muy importante consumir grasas buenas, como las del aguacate, ya que estas ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes liposolubles sin aumentar los niveles del colesterol malo.  Minerales No olvidemos que las vitaminas se complementan con los minerales compuestos, cuya importancia radica en la formación de estructuras óseas y en la regulación de reacciones químicas en el cuerpo. También son necesarios en pocas cantidades, pero la falta de ellos puede provocar enfermedades o deficiencias.  Entre los más importantes más importantes se encuentran el cobre y el potasio. El primero es esencial para mantener saludables los vasos sanguíneos, nervios y huesos; mientras que el segundo ayuda a que los músculos regulen los fluidos y a reponer los electrolitos que se pierden al sudar.  Los Aguacates de México pueden ayudarte a conseguir estos minerales, pues una porción de 50 gramos de esta fruta te aporta 0.1 mg de cobre y 250 mg de potasio. Esto representa  10% y 6% de la ingesta diaria recomendada de cada mineral, respectivamente.  No podíamos omitir el hierro, el zinc o el magnesio, los cuales puedes encontrar en los Aguacates de México y que los hacen el ingrediente ideal para incluir en cualquier tipo de dieta.   Si necesitas algunas ideas, agrega aguacate a tu licuado; o incluso prepara un avocado toast con los toppings que más te gusten y que sean ricos en nutrientes. Los Aguacates de México son una fruta fresca que pueden aumentar la calidad nutricional de tu dieta.  
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD