Desayunos: Rollo de Hojaldre con Jamon y Queso
Babyshower

Desayunos: Rollo de Hojaldre con Jamon y Queso

Por Kiwilimón - January 2012
Delicioso rollo de hojaldre relleno de jamon y queso. Esta receta les gustara a todos, niños y adultos y es muy sencilla de preparar. Para ver más detalles e imágenes de recetas, haz click aquí.

Ingredientes

  • 250 Gramos de Pasta de hojaldre comprada
  • Huevo
  • 1 Cucharada de Agua
  • 1/4 Kilo de Jamón de pavo
  • 1/4 Kilo de Jamón
  • 1 Taza de Queso cheddar rallado
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Trata de recordar la última vez que fuiste al súper mercado. ¿Cuántos de los productos que viste tenían en su etiqueta una leyenda que decía “gluten free” o “sin gluten”? Tanto se ha hablado de este tema que muchas personas están haciendo ajustes a su alimentación para dejar de  consumir gluten. Pero, ¿es esto realmente necesario? ¿Todas las personas deben evitar el consumo de gluten? ¿Cuál es el problema con este? Esto es lo que debes saber del gluten.¿El gluten es malo?Para empezar, quítate de la cabeza que el gluten es algo malo. El gluten no es un aditivo o un componente añadido de manera artificial a los alimentos. Simplemente se trata de una proteína que está presente en ciertos cereales, como el trigo, el centeno y la cebada. La moda en el consumo de alimentos libres de gluten se debe a que no todas las personas son capaces de digerir y eliminar esta proteína. Pero no tiene nada que ver con un tema de calidad en los productos o problemas con los alimentos.¿Debo dejar de comer gluten?No necesariamente. En realidad, la mayoría de las personas pueden comer sin problemas alimentos que contengan gluten. Solamente se sugiere evitar su ingesta cuando las personas presentan ciertos síntomas. Los más comunes son la inflamación y el dolor en la zona del estómago, anemia y obstrucción intestinal. Jamás debes de hacer ajustes radicales en tu alimentación, como dejar completamente de consumir harinas, solo porque crees que tienes algún padecimiento. Si sospechas que podrías ser intolerante al gluten, debes someterte a algunos estudios para obtener un diagnóstico seguro.¿Soy alérgico al gluten?No vayas a creer que por sentir un poco de inflamación después de comer una pieza de pan ya eres celiaco. Aunque por lo general las personas intolerantes al gluten padecen diarrea o dolor abdominal, hay algunas que ni siquiera presentan reacciones. De igual manera, la enfermedad puede estar de manera latente, es decir, que no aparece hasta la edad adulta, aunque ya se tenga desde la niñez. Para determinar si eres o no alérgico al gluten deben realizarte un análisis de sangre y biopsias en el intestino delgado. ¿Qué puedo comer si fui diagnosticado con celiaquia?Debes evitar todos los alimentos que estén hechos con trigo, cebada o centeno. Esto significa que la pasta, pan, tortillas de harina, bollería, pasteles, cervezas y ciertos aliños o salsas están prohibidos. Una manera más sencilla de elegir tus alimentos es revisando las etiquetas. Por ley deben incluir información sobre sus componentes y la posibilidad de incluir rastros de gluten.Estas son algunas recetas fáciles y ricas que no contienen gluten: Pan de quínoa con chía y glutenPastel azteca con polloPan de elote sin harinaHotcakes de zanahoria sin harina
Es posible que hayas escuchado acerca de la importancia de las vitaminas y minerales para tu salud, pero si no sabes dónde puedes encontrar esos nutrientes, aquí te lo contamos.  Antes de que hagas ajustes a tu alimentación, es importante que sepas que hay alimentos que son más nutritivos que otros. Por ejemplo, los Aguacates de México son considerados una opción alimenticia saludable y llena de nutrientes. Comer 50 g de aguacate aportará a tu cuerpo cerca de 20 vitaminas y minerales. Esto hace del aguacate una fruta imprescindible en la dieta diaria de cualquier persona.  ¿Conoces cuáles son los principales nutrientes que necesita tu cuerpo para trabajar correctamente? Estos son algunos de ellos:  Vitaminas Las vitaminas son el primer grupo y son esenciales para la vida, porque ayudan al cuerpo a descomponer y metabolizar las proteínas, las grasas y los carbohidratos, lo que se traduce en salud, fuerza y antienvejecimiento.  Se clasifican en dos grupos, dependiendo de su solubilidad: •Liposolubles, solubles en grasa •Hidrosolubles, solubles en agua Las primeras (liposolubles) son cuatro: A, D, K y E, y se almacenan y procesan en el cuerpo gracias a las grasas que consumes y tienes. Cada una ayuda en diferentes procesos. En el caso de las liposolubles sus funciones son esenciales, como proteger los ojos (A), coagular la sangre correctamente (K), mantener la salud de los huesos (D) y mantener en buen estado al sistema nervioso central (E).  Por su parte, las vitaminas hidrosolubles no se almacenan en el cuerpo y debes consumirlas diariamente.  ¿Qué alimentos las contienen? Una deliciosa idea para aprovecharlas y obtenerlas es comer platillos que incluyan Aguacates de México, los cuales son un ingrediente muy versátil, pues funcionan tanto para recetas saladas como dulces.  Piensa en agregar aguacate a tu huevo en el desayuno o guacamole como guarnición para un filete de pescado como salmón.  Recuerda que es muy importante consumir grasas buenas, como las del aguacate, ya que estas ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes liposolubles sin aumentar los niveles del colesterol malo.  Minerales No olvidemos que las vitaminas se complementan con los minerales compuestos, cuya importancia radica en la formación de estructuras óseas y en la regulación de reacciones químicas en el cuerpo. También son necesarios en pocas cantidades, pero la falta de ellos puede provocar enfermedades o deficiencias.  Entre los más importantes más importantes se encuentran el cobre y el potasio. El primero es esencial para mantener saludables los vasos sanguíneos, nervios y huesos; mientras que el segundo ayuda a que los músculos regulen los fluidos y a reponer los electrolitos que se pierden al sudar.  Los Aguacates de México pueden ayudarte a conseguir estos minerales, pues una porción de 50 gramos de esta fruta te aporta 0.1 mg de cobre y 250 mg de potasio. Esto representa  10% y 6% de la ingesta diaria recomendada de cada mineral, respectivamente.  No podíamos omitir el hierro, el zinc o el magnesio, los cuales puedes encontrar en los Aguacates de México y que los hacen el ingrediente ideal para incluir en cualquier tipo de dieta.   Si necesitas algunas ideas, agrega aguacate a tu licuado; o incluso prepara un avocado toast con los toppings que más te gusten y que sean ricos en nutrientes. Los Aguacates de México son una fruta fresca que pueden aumentar la calidad nutricional de tu dieta.  
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD