Cómo cocinar un huevo duro
Ideas para Fiestas

Cómo cocinar un huevo duro

Por Kiwilimón - Junio 2012
  No obstante se considera una tarea fácil, preparar un huevo duro debe tener un método para lograr que éste tenga una textura adecuada. Usualmente cocemos los huevos en exceso y como resultado se obtienen yemas con bordes verdes, por ejemplo; o en otras ocasiones resulta que no se cocinaron bien. El truco está en poner los huevos en una olla con agua fría, de forma que el agua los cubra por más de dos centímetros y medio. Luego, cuando el agua alcance el punto de hervor, se baja el fuego al mínimo, el objetivo es que el agua se mantenga caliente. Los huevos se cocinan por unos diez minutos, luego de ese tiempo se apaga el fuego y se colocan los huevos en un recipiente con agua con cubos de hielo por espacio de un minuto. Después, se sacan y se aplastan ligeramente sobre una superficie dura, de forma que toda la cáscara se raje y se vuelven a colocar en el agua con hielo por cinco minutos. Finalmente se pelan los huevos y se nota la diferencia con una yema color amarillo brillante y una clara cocida pero suave. Recetas de cocina recomendadas con huevo duro (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles) Huevo Duro Relleno Estos ricos huevos duros están rellenos de la yema de huevo batida con aceitunas negras, perejil y mostaza. Albondigas Rellenas de Huevo Duro Estas albóndigas van rellenas de huevo duro y cocidas en una salsa de tomate. Se sirven con arroz blanco y tortillas. Esparrágos con Huevo en Aderezo Parmesano Este platillo de espárragos lleva un aderezo de queso parmesano y huevo duro en trocitos encima. Es delicioso como primer plato en una cena. Spaghetti con Salmon Ahumado y Alcaparras Sencilla receta de pasta con salmón ahumado cocinado en una salsa cremosa con alcaparras, un toque de vodka y huevo duro.
Ensalada Nicoise La ensalada nicoise es un plato típico de la región de Niza en Francia. Esta ensalada lleva jitomates, atún, aceitunas negras, huevo duro, y papas. Pan Huevo Un delicioso desayuno, que involucra pocos ingredientes y mucha diversión para prepararlo.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
Aunque la pasta es italiana, el Día Mundial de la Pasta se celebra a lo grande en todo el mundo, y es que cada país le ha ido dando un toque especial con salsas, guarniciones y hasta con formas.El Día Mundial de la Pasta se festeja el 25 de octubre y es oficial desde 1995, fecha en la que en un Congreso Mundial de la Pasta en Roma, la cuna de la pasta, sus fabricantes acordaron que este producto merecía un reconocimiento anual y mundial.La pasta está hecha de una preparación a base de trigo y agua, y tiene una larga historia, pues se dice que su origen se remonta hasta la época del famoso explorador Marco Polo, y que fue él quien introdujo la forma de hacerla y comerla en la península itálica.Aunque esta historia es sólo una anécdota, hoy en día, existen muchísimas formas de comer este alimento y, por ejemplo, marcas como La Moderna cuentan con una gran variedad de tipos y figuras de pasta.Además, la pasta hecha en México por La Moderna está elaborada 100% con sémola de trigo durum, el cual le da el color natural amarillo a la pasta y contiene vitaminas y proteínas.Entre las razones para amar comer pasta, podemos mencionar grandes bondades como que es súper práctica y se cocina de forma rápida, puedes transportarla con facilidad para la hora del lunch, de la comida o incluso para sorprender a alguien con una exquisita cena. También es un ingrediente que combina con todo: ensalada, carne, verduras, camarones o algunos mariscos, mantequilla, una salsa picosita… y muchas opciones más. Lo mejor de todo es su versatilidad, ya que la pasta puede servirse como plato fuerte, guarnición o sopa, e incluso es ideal para la comida de los pequeños por sus divertidas figuras como munición, moñito o corbata, y hasta los clásicos coditos. Con La Moderna puedes elegir entre pastas cortas, largas o fideos, todas funcionarán para tus platillos.¿Y tú cómo celebrarás el Día Mundial de la Pasta?Aquí te dejamos algunas opciones:Fettuccine en Salsa de NuezPluma con Pollo y Brócoli, Estilo AlfredoPasta con Albóndigas al ChipotleSopa Aguada con Queso Panela
Lograr un capeado perfecto es un arte y como en todas las cosas que valen la pena, hay que ponerle un poco de esfuerzo para lograrlo.¿Qué es el capeado?En la cocina mexicana, “capear” se refiere al proceso de cubrir un elemento con claras de huevo batidas, que posteriormente se fríe en aceite hasta que esté ligeramente dorado.Si aún no has probado prepara unos camarones o un chile relleno con esta técnica, o no has logrado esa textura que le dará un delicioso sabor a tus platillos, estos son los mejores tips para un capeado perfecto.BateSepara las claras de dos huevos en un recipiente y comienza a batirlos con un globo, batidora o a mano con un tenedor hasta dejarlas a punto de nieve, que es cuando se espesan hasta que parece espuma blanca y se forman picos consistentes. Una vez que llegue a esta consistencia agrégale unas gotas de limón para evitar que se corte. Las claras deben estar a temperatura ambiente.AgregaTras lograr el punto de nieve o punto de turrón, agrega las dos yemas del huevo y continúa batiendo por algunos minutos, para así complementar la mezcla. Posteriormente, añade una pizca de fécula de maíz para lograr una mezcla resistente. Es muy importante que no dejes de batir mientras añades estos ingredientes. EspolvoreaAntes de capear el alimento debes de revolcarlo sobre un poco de harina. Ya que esté bien cubierto, ahora sí puedes sumergirlo en la mezcla del huevo; déjalo remojando unos 15 segundos y échalo al sartén para freír.AceiteAntes de que introduzcas lo capeado al sartén, debes de asegurarte de que tienes la suficiente cantidad de aceite, pues debe cubrir por completo el alimento, para que se fría adecuadamente. Por otro lado, el aceite debe estar a alta temperatura para lograr una buena fritura y que el capeado no lo absorba tanto.Para terminar, en un plato coloca papel de estraza, servilletas o algún material que te ayude a absorber el aceite extra de tu alimento. Cuando esté completamente seco podrás servirlo y llevarlo a tu mesa para disfrutar de tu estupenda labor. Con estos tips, seguramente triunfarás la próxima vez que sirvas un alimento que necesite capearse. ¿Ya ves que no es tan complicado?
¿Te acuerdas de Popeye, ese marinero que se ponía grande y fuerte para vencer al villano y lo único que necesitaba eran espinacas?Quizá gracias a esa caricatura crecimos pensando que las espinacas eran súper poderosas y nos creímos el mito de que tienen más hierro que ningún otro alimento, pero como muchas otras cosas de nuestra infancia, no es cierto. En realidad, las espinacas no son la gran fuente de hierro que pensamos, así lo revela José Miguel Mulet, doctor en Bioqiuímica y Biología molecular, en su libro ¿Qué es comer sano?, y asegura que ninguna verdura es una gran fuente de hierro, aunque eso no quita que las espinacas son un alimento muy sano y con muchas propiedades. ¿Necesitas ideas para el desayuno? Prueba estas Espinacas a la Crema con Huevo¿Cómo comenzó el mito de las espinacas? Toda esta creencia se debe a un error tan simple, que es difícil de creer. A finales del siglo XIX Erich von Wolf, químico alemán, se puso a analizar los beneficios nutricionales de las verduras y todo apunta a que puso mal una coma al apuntar el contenido en hierro de las espinacas, y donde debía decir 3,5 miligramos decía 35. Y, claro, eso es mucho hierro.Además de no tener tanto hierro, las hojas de espinaca tienen altos niveles de unas sales, conocidas como oxalatos, que dificultan la absorción de éste y otros nutrientes, como el calcio, en el intestino. Pero no hay por qué satanizar a las espinacas pues, aunque no sean lo que pensábamos, son muy sanas y sí son fuente de varios nutrientes: tienen muchísimo potasio y magnesio, dos electrolitos fundamentales para nuestra salud. Por otra parte, las espinacas son una fuente importantísima de vitamina K y precursores de la vitamina A, esencial para nuestro sentido de la vista. Y también son unas verduras ricas en sales de ácido fólico.No cabe duda, todos los días se aprende algo nuevo y ahora sabes que si Popeye se ponía fuerte, seguramente era porque comía algo más que espinacas en lata.3 opciones para incluir espinacas en tus comidas:Crema de Espinaca con PoblanoPechugas Rellenas de Queso Crema y EspinacasCrepas de Espinca Rellenas de Champiñones
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD