Recetas de Lujo para el Día de las Madres
Día de las Madres

Recetas de Lujo para el Día de las Madres

Por Kiwilimón - May 2012
¿Por qué no lucirte con una receta de lujo para mamá? Tan sólo basta con elegir alguna de las que te recomendamos más adelante, poner manos a la obra y dedicarle el tiempo necesario para que a mamá le tengamos una sorpresa deliciosa. Elige la receta que más te agrade, la que más sea de los gustos de mamá. Compra los ingredientes necesarios y elige ese momento prefecto para que el 10 de Mayo sorprendas a la mujer que todos los días cuida de nosotros. Toma nota y cocina algo delicioso. (Te recomendamos hacer click en el título de la receta para más detalles) Rollos Orientales Rollos orientales rellenos de tallarines, mango, y otras sorpresas. Risotto de Hongos Un risotto con hongos porcini y queso parmesano. Ternera al Limón Una receta clásica de Milán, Italia la ternera de milanesa al limón es una carne muy rica con una salsa de limón. Pollo Salteado El pollo peruano salteado con papas. Kibbeh El Kibbeh es carne molida con trigo, un plátillo tipico árabe. Carne Asada Una clásica carne asada argentina. Con el secreto de los reyes de la carne. Causas Peruanas La causa peruana, una base de papa o camote topada con pescado, pollo o carne. Ensalada caprese Ensalada de tomates y queso mozarella con albahaca. Rico y fresco.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aunque no existe una sola cocina árabe, pues hay muchas variantes de acuerdo con las regiones, una de sus características principales es que cumple las normas islámicas en cuanto a alimentos lícitos e ilícitos, como la carne de cerdo o las bebidas alcohólicas, por mencionar unos.Entre sus ingredientes básicos, el garbanzo, los panes planos, freekeh (trigo verde), trigo hervido, tahini, pistaches y especias como el za’atar o el cardamomo. Por encima de todo, la cocina árabe se trata de compartir alimentos y momentos preciosos con amigos y familiares.Con colores vibrante y mucha fragancia, estos son algunos de los platillos típicos de la cocina árabe que tienes que animarte a probar cuando tengas la oportunidad.HummusEl hummus es una pasta para untar hecha con garbanzos, que se puede comer desde en el tradicional pan de pita caliente, hasta en una hamburguesa o una papa al horno. Puedes prepararlo en casa con esta receta de hummus cremoso y terso. MankushEsta es como una pizza árabe, pues es un pan redondo espolvoreado con queso, carne molida o hierbas, que suele prepararse para desayunar o almorzar. Puede ser preparada tanto en elegantes restaurantes levantinos como con vendedores ambulantes.Ful medamesEste es un platillo tradicional egipcio hecho con habas, aceite de oliva, perejil, cebolla, ajo y limón, y en un recipiente de cobre, para lograr el sabor adecuado. Aunque este plato no tiene la presentación más apetitosa, el sabor lo compensa todo.FalafelEste platillo es bien conocido y parece una botanita de garbanzos fritos con hierbas simplemente, pero también se puede comer como relleno de pan pita.TabulehEl tabbouleh es un plato típico de la comida libanesa, el cual se prepara a base de trigo quebrado, o bulgur, y se complementa con hierbas y vegetales como jitomate, cebolla, perejil, hierbabuena, un toque de aceite de olvida y limón para darle acidez. Esta ensalada también es uno de los platillos de la cocina árabe más famoso.Baba ghanoush Esta pasta hecha a base de puré de berenjena se acompaña con pan pita y también es conocida como mutabal.
En 1990 Ana del Jesús Valencia Izquierdo, cocinera de origen colombiano que radica en México, decidió combinar los sabores de su país con ingredientes y técnicas mexicanos. Así creó Tamaldiani, un establecimiento de tamales con servicio a domicilio en los que integra los sabores de la cocina mexicana y la colombiana en tamales únicos, originales y deliciosos. Su menú representa la fusión de sabores de dos culturas. Entre los tamales insignia, que han conquistado paladares todas las latitudes, se encuentran el clásico tamal verde, el tamal de cochinita pibil, el de camarón con verduras y el de rajas con queso, crema y elote. Del mismo modo, Ana prepara tamales que se distinguen por su innovación como el tamal de esquites, que puedes pedir en verde o rojo, el tamal de zarzamora con queso, el de mango con rompope, el de pera con almendra, el de chocolate con Nutella y fresa natural y, en temporada, un riquísimo tamal de nuez con nogada y piñón rosa que no te puedes perder. ¡Son memorables! Tamaldiani goza de gran aceptación y prestigio en la Ciudad de México. Además, en tres ediciones ha ganado los primeros lugares de la Feria de la Identidad por preparar los mejores tamales. Sin duda, es un proyecto trabajado con mucho amor por Colombia y México, en el que se resalta lo mejor de ambas culturas. Recuerda realizar tu pedido con tres días de antelación, para que lleguen a tu casa calientitos, tus ricos tamales mexicanos con toque colombiano. ¡Querrás pedirlos todos los fines de semana!
El universo de los tacos es infinito si tomamos en cuenta lo que constituye un taco en sí. Se dice que un taco se compone, en su expresión más básica y elemental, de tortilla, el relleno que se asentará al centro de ésta y la salsa que corona el conjunto. La tortilla es ese sol de maíz que ilumina y engloba y atraviesa y traspasa y envuelve en un todo la mexicanidad o, más bien, aquello que el Estado-Nación nos ha machacado bajo el paraguas de “lo mexicano”. Alejandro Escalante describe en La Tacopedia estos elementos como “la santísima trinidad de México”.  Hay días que despierto pensando en tacos debido a mi caprichosa naturaleza antojadiza y, en los últimos meses, también hay jornadas en que hablo de tacos todo el santo día. En ocasiones me impongo un ejercicio de autoexaminación y, para el caso, quisiera asumir que todo mexicano se ha cuestionado lo mismo: ¿cuál es mi taco preferido?  Hoy amanecí pensando en el taco placero: ese taco sencillo que nace de la mera espontaneidad de juntar esto y aquello que se ha traído del mandado en un taco, a manera de un tentempié o de preludio de una comilona. De acuerdo con el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, el taco placero también se conoce como taco de plaza y es típico del centro del país. En Tlaxcala se puede acompañar también de requesón y quelites como pápalo, pipicha o cilantro.  Se dice o se considera que el taco placero puede contener: 1) tortilla, 2) chicharrón, 3) guacamole o aguacate, 4) salsa, 5) queso fresco, 6) nopales. Un taco que incluya estos seis elementos será digno de respetarse; no obstante, el taco placero puede incluir una combinación aleatoria de los mismos como: 1, 2, 4 o 1 ,3, 4, 5 o 1, 3, 4, 6 o, incluso, 1, 2, 5, 3. La tortilla, el chicharrón y la salsa constituyen un taco placero minimalista, pero no por ello simplón. Cada uno de estos elementos carga a sus espaldas siglos de cultura alimentaria que se ha forjado en el territorio mexicano a fuerza de comal, cazo de cobre y molcajete.  En el taco placero también está entrelazada la acción de salir a la compra de ingredientes y “echarse un taco” en el camino. En este sentido, el taco placero es también un taco que se come a contrabando, un taco que es premio, consuelo y mata hambre para los que llevan a cuestas la canasta o la bolsa del mandado. Mi papá no perdona el taco placero. Es sabido en mi familia -especialmente por mi madre- que antes de que la mesa esté puesta y las viandas listas para la carne asada, mi santo padre ya tiene media estocada porque él fue el encargado de ir al mercado.  La evidencia es clara: el chicharrón está pellizcado, el aguacate está a medio cortar y, como arte de magia, el hambre que mueve muchas de las acciones de mi padre se ha domeñado y su urgencia rabiosa por comer ha desaparecido. El taco placero también es un abreboca. Una vez dispuestos todos los ingredientes sobre la mesa, hay que moverse rápido, codo a codo entre los comensales, para armar el taco al gusto personal. El taco placero es público y a la vez casero. El taco placero es universal y también particular, pues cada uno lo construye a su modo y costumbre. El taco placero es chairo, para nada fifí; es ambulante, es antojadizo, es resistencia económica en el haber doméstico. Por último, el taco placero no tiene género; es decir, no está asociado al personaje masculino del taquero o la acción femenina de cocinar un guisado. El día de hoy mi taco favorito es el taco placero porque me recuerda a los días de la visita al tianguis con mis padres. Al taco placero no le ha tocado el tiempo y, aunque nosotros hemos cambiado, el taco placero permanece crujiente, picante, fresco, siempre jovial y listo para el convivio en familia. El taco placero es un taco que parece almuerzo, que es comida, que es antojo. El día de hoy, ¿cuál es tu taco preferido? Receta de salsa de guacamole 1 aguacate 1 rama de cilantro ¼ de cebolla 3 tomates verdes 3 chiles serranos 1 diente de ajo el jugo de 1 limón 2 cdas de aceite de oliva Sal y pimienta al gusto Hay que licuar el aguacate, el cilantro, la cebolla, los tomates, los chiles serranos, el diente de ajo y el jugo de limón. Muele hasta lograr la consistencia deseada. Agrega el aceite de oliva e incorpora bien. Salpimienta al gusto. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD