Halloween: dulces saludables
Fiestas Infantiles

Halloween: dulces saludables

Por Kiwilimón - Octubre 2013
Ya llega esa época de disfraces y calabazas que los niños disfrutan tanto y una de las razones más importantes son los dulces. Aquí te damos algunos tips e ideas saludables para que tus hijos coman rico y sano en este día de brujas. Aunque Halloween es un festejo anglosajón lo hemos adoptado como nuestro por lo que el 31 de octubre los fantasmas, brujas y calaveras están a la orden del día. De la mano de esta celebración llega la pedida y repartición de dulces por lo que no es raro ver a los niños con chocolates, paletas y demás golosinas no exactamente saludables. Por eso, si tú prefieres hacer algo casero o en su defecto, si quieres saber qué comprar, toma nota de estos consejos para dulces de Halloween saludables.

Chocolate

No temas a la oscuridad, si vas a hacer galletas, bombones o trufas elige el chocolate más oscura que puedas encontrar. Esto significa que el valor de cacao es más alto, las grasas saturadas son menores y los beneficios nutrimentales y de energía del chocolate se expresan en todo su esplendor.

Nueces

Todo con frutos secos. Ya sea que los hagas en casa o compres en la tienda, cualquier alternativa que tenga cacahuate, almendra o cualquier otra nuez ayuda al cuerpo de los niños a desarrollar antioxidantes y funcionar mejor durante su día.

Nada de chocolate blanco

A muchos nos encanta por su sabor intenso y textura sedosa pero la realidad es que el chocolate blanco no contiene nada de cacao y por lo tanto nada de sus nutrimentos. Está hecho de mantequilla de cacao, forma en la que sus vitaminas y minerales ya están completamente reducidos. Mejor hay que ahorrárselo.

Pasas

Las pasas y frutos secos son tus amigos y de tus niños. Contienen muchísima fibra y antioxidantes por lo que, aunque las encuentres cubiertas de chocolate, seguirán funcionando de maravilla para tu salud.

Pequeñas porciones

Puede sonar obvio, pero en realidad es un gran ahorro comprar paquetes de versiones pequeñas de cualquier dulce. Además, los niños quedarán satisfechos con los dulces pero no tendrán cantidades masivas de galleta o chocolate que devorar.

Caramelo o chocolate

Normalmente los caramelos macizos tienen muchísima menos grasa que los chocolates o pasteles, pero contienen más azúcar por lo que hay que cuidar las cantidades. Te recomendamos comprar dulce macizo ya que dura más, tiene menos grasa y pueden comer menos.  

Recetas de Dulces Saludables

Receta de Trufas de Chocolate para Halloween

Ingredientes: - 300 gramos de chocolate amargo o semi amargo - 100 mililitros de crema - 1/4 de cucharada de esencia de vainilla - 1/2 cucharadita de ron o jerez - granillos de chocolate morado, amarillo, naranja, negro - chispas de chocolate de varios colores Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

Receta de Pay de Calabaza al Horno

Ingredientes: - 180 gramos de azúcar - 1/2 cucharadita de sal - 1 cucharadita de canela - 1/2 cucharadita de jengibre - 1/4 de cucharadita de nuez moscada - 2 huevos - 1 lata de leche evaporada - 100 mililitros de crema para batir - 500 gramos de puré de calabaza de castilla - 1 masa para pay Da click aquí para ver el paso a paso para preparar esta receta.   Recuerda que este día es para divertirse y dejarse ir un poco, además los niños pueden absorber grasas y azúcares sin problema siempre y cuando sean activos. La idea es no dejar tampoco que consuman una bomba de dulce ni que se acostumbren a comer golosinas dañinas para alejarnos del hábito.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El chile habanero, ese ingrediente imprescindible en la cocina mexicana, es toda una fiesta, ya que además de ser el chilito que sí pica y pica mucho, también tiene numerosas propiedades que le hacen muy bien a nuestra salud. ¡Descubre cuáles son todos los beneficios del chile habanero! Beneficios del chile habanero Conocido como el rey de los chiles debido a que quizás sí es el que más pica, el chile habanero es un abanico de colores, sabores y propiedades medicinales que se derivan de su principal componente, la capsaicina, un alcaloide que funciona como antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. De hecho, el chile habanero tiene entre 150 mil y 325 mil unidades en la escala de Scoville, la cual mide el nivel de este alcaloide en los chiles. ¡Es de los más altos! Esa es una de las razones por las que el chile habanero sea un gran aliado contra la gastritis, ya que estimulan la producción de jugos gástricos y alivian el malestar causado por problemas digestivos e intestinales. De igual manera, el chile habanero contiene una buena cantidad de vitamina C, que ayuda a estimular el sistema circulatorio y favorece la producción de glóbulos blancos. El chile habanero posee alto contenido en potasio, magnesio y hierro, los cuales refuerzan los procesos en el cuerpo y ayudan a la formación de los huesos y a nivelar el ritmo cardiaco. Gracias a sus propiedades desinflamatorias, comer chile habanero puede ayudar a disminuir dolores de cabeza como migraña y dolor en las inflamaciones, especialmente para aquellos que padecen fibromialgia. El chile habanero estimula el sistema inmunológico y ayuda a reducir las infecciones causadas por hongos, así como a disminuir los malestares causados por la gripa. El chile habanero también es un excelente aliado para combatir el mal aliento. Seguro que ya sólo pedirás de este chilito que sí pica una vez que conozcas todas los beneficios del chile habanero, ¿apoco no?
El romero es una hierba muy común y de fácil acceso que tiene hojas verdes y delgadas en forma de aguja, con un olor profundo y penetrante. Y aunque su uso es más común en la cocina, el romero también tiene varios usos y beneficios para el cabello.Esta maravillosa hierba ofrece fuertes efectos antimicrobianos, antiinflamatorios y antisépticos. También es eficaz contra la candida albicans, un tipo de levadura que causa la caspa, por lo que funciona como remedio casero útil para tratar la caspa, la comezón y la irritación del cuero cabelludo.Entre los beneficios del romero en el cabello, podemos contar que estimula y mejora la circulación en el cuero cabelludo –lo que favorece el crecimiento del cabello–, aumenta su brillo, alivia el cuero cabelludo irritado o seco, además de que limpia suavemente el cabello.De hecho, suele usarse como una infusión para refrescar el cabello dentro del método curly o después de hacer ejercicio, pues es una manera sencilla de mantenerlo limpio e hidratado. Para preparar infusión del romero para el cabello, sólo necesitas hervirlo y si lo deseas, puedes combinarlo con aceites esenciales, como el de argán o de lavanda.Si usas romero fresco, sólo necesitas 2 cucharadas de hojas y si utilizas hojas secas, entonces sólo 1 cucharada. Pon a hervir 2 tazas de agua y añade las hojas de romero, déjalas reposar durante 15 a 30 minutos y luego cuela las hojas. Tu infusión de romero está lista.Puedes transferirla a una botella con aspersor y guardarla para rociarla sobre tu cabello cuando quieras refrescarlo, después de hacer ejercicio, por ejemplo, o usarla como enjuague después de lavarlo. Sólo aplica directamente sobre tus raíces y da un ligero masajear a tu cuero cabelludo. No necesitas enjuagarlo después.Esta infusión puede rendir para al menos 2 a 4 aplicaciones, dependiendo del largo de tu cabello y puedes guardarla en el refrigerador sin ningún problema y se mantendrá en buen estado hasta por dos semanas.
Lo femenino es un adjetivo que describe una realidad biológica, sociológica y gramatical. Eso sí, el sustantivo al que se lo colgamos tiene que ver con una concepción ideológica. En la cocina, lo femenino se ha generalizado a dos actividades: a la informal, que termina derrumbando el zaguán de una casa por necesidad, para trasladarse a un puesto callejero; y la dulce, la de los pasteles y las galletas con royal icing, la de la estación de postres en los restaurantes con duela encerada. Pero ya hay más. Las mujeres hemos llenado la canasta de lo femenino con frutos inesperados.En el rewind de la vida, la tierra y el fuego fueron los elementos iniciáticos de lo femenino. En nosotras estaba la responsabilidad de resguardar el hogar, de encender y mantener la hoguera –del latín focus, fuego– en las cuevas originarias. En cada una, el brasero era monumento a la vida, pues alejaba animales salvajes y resguardaba el calor familiar.La civilización evolucionó, no así el destino de las de nuestro género. El fuego de la brasa se mantuvo prendido en el hogar sin el derecho a volverlo oficio. Eso sí, en la historia no faltaron las hechiceras que prepararon encantamientos culinarios, cocineras de corte, mujeres que alimentaban soldados, amas de cría y reinas que colonizaron con recetas los terruños de su lazo matrimonial. Por supuesto, estaban las monjas, las guardianas del saber teológico y culinario. Bajo el son del ora et labora se especializaron en la creación culinaria, la repostería, la confección del chocolate. A nadie extrañó que los libros de cocina y las gacetas culinarias del renacimiento y barroco ni por equivocación tuvieran el nombre de una mujer. En el siglo XVIII, momento histórico en el que la palabra gastrónomo se puso de moda, la versión gramatical en femenino brilló por su ausencia. En la nouvelle cuisine del siglo XX, en la cocina moderna de August Escoffier, a la mujer se le confinó a la mesa. Nada nuevo. Capítulos que retrataron, como en otros ámbitos, el machismo como devenir histórico. Se nos vio débiles para cargar ollas, mal agüero si estábamos en nuestro periodo. Y luego llegaron mujeres que no pidieron perdón por ser talentosas: las Eugénie Brazier –la primera mujer en obtener tres estrellas en la Guía Roja–, las Julia Child –cocinera que popularizó la cocina francesa en Estados Unidos por sus libros y programas de televisión–, las Alice Waters –la madre de la cocina californiana en su Chez Panisse de los setenta–.Gracias a las de delante y detrás, la cocina actual es un campo de batalla donde lo femenino se resignifica cada jornada. Como Gabriela Cámara, que se hizo restaurantera con menos de treinta años y ha sabido romperla en México y Estados Unidos. Como Celia Florián, cocinera de las Quince Letras, que preserva saberes regionales en su restaurante y es voz de otras cocineras tradicionales en Oaxaca. Como Martha Ortiz Chapa o Elena Reygadas, que supieron amalgamar el talento artístico con el fine dining. Como Norma Listman de Masala y Maíz que conceptualiza lo mismo una barbacoa especiada que un texto incendiario. Como Pía Quintana, Titita o Margarita Carrillo que picaron piedra, documentaron y replicaron para dignificar lo que hoy se come sobre manteles largos.  Lo femenino aterrizó entonces en los magueyes pulqueros de Hidalgo, en los de mezcal con Lala Noriega; se expandió en los campos de agave azul con la tequilera Melly Barajas Cárdenas; se sirvió en una copa martinera en la mano de Fátima León o Mafer Tejada. Es el sabor detrás de grandes cervezas con Diana Arcos, química de Wendlant. Ha sido nariz en el vino junto a Georgina Estrada, a Claudia Juárez y a Michelle Carlín y es el espíritu de los viñedos que cuida la enóloga Lourdes Martínez en Bruma. Taqueras, torteras, pescadoras, tamaleras, carniceras, dueñas de fonditas, embajadoras de bebidas, emprendedoras de proyectos comunitarios, creadoras de conceptos restauranteros, productoras gourmet, agrónomas, meseras, garroteras, conservacionistas de cultura comestible, fotógrafas culinarias, cocineras medicina, escritoras de experiencias sápidas que nos la han puesto difícil al definir lo femenino en la cocina y que han hecho que no quede vocación allá fuera sin el latido de una mujer.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD