Las mejores recetas para el Verano
Ideas para Fiestas

Las mejores recetas para el Verano

Por Kiwilimón - Junio 2012
El verano ya está aquí y las vecesiones, el sol, la playa y mucho más estña por disfrutarse. Para ello es importante tambuén saber qué tipo de alimentos van en la temporada. Así, aquí te dejamos una lista de recetas que sabemos te ayudarán a saber qué cocinas en esta época del año. Toma nota. (te recomendamos hacer click en el título de la receta) Nieve de Mango Una rica nieva de mango que se sirve con trozos de mango y hojas de menta. Verduras Rostizadas con Limon Un rico acompañante para carnes y aves, de papas y zanahorias rostizadas con un toque de limón y cebollin. Pollo Envuelto en Prosciutto Nadie te creerá que esta receta es tan fácil y rápida de preparar! La mezcla de pollo con el jamón de parma, orégano y vino blanco van perfecto! Sopa Fria de Chile Poblano y Almendras Deliciosa sopa de chile poblano con almendras que se sirve fría. Es rica si la sirves con unos camarones en el centro y almendras fileteadas. Mousse de Cilantro Deliciosa botana de mousse de cilantro preparado con queso crema, leche, consome y chile. Mojito Cubano Una rica bebida refrescante de Ron con hojas de hierbabuena, limón y agua mineral. Tequila Sunrise Refrescante bebida de tequila con jugo de naranja y un toque de granadina. Cheesecake de Mango Este pastel de mango frio no requiere de un horno. Queda muy rico. Pollo Agridulce con Naranja Esta receta es muy rica y muchas más facil de lo que parece. El platillo de pollo agridulce, un platillo oriental, es una receta inovadora. Arroz con Toquecito de Coco Delicioso arroz para acompañar pollo o pescado o carne tailandesa, al curry o un rico molito. Ensalada de Langosta con Toronja y Aguacate La combinación del ácido de la toronja con la cremosidad del aguacate y la langosta son una mezcla perfecta en esta receta de ensalada.
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Los pistaches son más que una rica botana. Estos pequeños frutos secos tienen muchas propiedades benéficas para la salud. Conoce algunos de los beneficios de comer pistaches y descubre cómo puedes incorporarlos en tu dieta diaria. En comparación con otras nueces, los pistaches tienen mucho menos calorías. Por ejemplo, la nuez pecanera tiene 193 calorías, mientras que el pistache solo contiene 156. Esto en una porción de 28 gramos. Pero eso no es todo. El pistache es la segunda fruta seca (después de la almendra) con mayor aporte proteico. Alrededor del 20% de su peso son proteínas.Comer pistaches puede ayudarte a perder peso. Los altos niveles de proteína y fibra hacen que te sientas satisfecho por más tiempo, lo cual evita que comas en exceso. Pero eso sí, hay que medirse en la cantidad de pistaches que comes al día, o de lo contrario su efecto puede ser contraproducente.De acuerdo con la Asociación Americana de Optometría, dos antioxidantes presentes en los pistaches (luteína y zeaxantina) ayudan a conservar la salud de los ojos, previniendo enfermedades como las cataratas.El consumo regular de pistaches está asociado con una mejor flora intestinal. De acuerdo con un estudio realizado en 2012, los prebióticos presentes en los pistaches ayudan a aumentar los niveles de bacterias buenas en los intestinos.Los niveles de cobre en los pistaches son bastantes altos, por lo que incluirlos en la dieta diaria puede impactar en la absorción de hierro. De esta manera, los pistaches son grandes aliados en el tratamiento de enfermedades como la anemia.Los pistaches también ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Su consumo se recomienda especialmente entre mujeres embarazadas que padecen diabetes gestacional, ya que el comer una ración de pistaches diariamente reduce los niveles de azúcar.¿De qué manera puedes comer pistaches?Como botanaPara hornear pasteles o panesPulverizando en smoothies o postresSimplemente tostado en ensaladas o pastasDentro de un mix de granola o cerealesEstas son algunas recetas para cocinar usando pistaches:Crema de PistachesPaleta de Mango y PistacheSanck de queso, plátano y pistacheYoghurt de Kiwi con quinoa y pistaches
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD