Organiza la mejor posada navideña
Ideas para Fiestas

Organiza la mejor posada navideña

Por Kiwilimón - Diciembre 2012
La posada navideña es parte de las tradiciones mexicanas que no dejan de ser un símbolo de unión, paz, reflexión y diversión entre la familia y amigos. Cada vez que la Navidad de acerca, estas fiestas se organizan con la finalidad de convivir y recordar el mensaje navideño que se ha propagado a través de los años. Si planeas organizar una posada navideña, deberás tomar en cuenta algunos sencillos consejos, mismos que te permitirán tener una reunión muy especial con la familia y amigos. Cabe destacar que las posadas nacieron en México, y posteriormente se fueron expandiendo a lo largo del continente Americano. Las posadas se comienzan a celebrar aproximadamente nueve días antes de la llegada de Navidad. Para organizar tu posada debes contemplar lo siguiente: Lista de invitados Es importante realizar esta lista con la intención de saber cuánta gente se esperará y el número de alimentos, bebidas, sillas, mesas, y el espacio que se deberá tener para que todos estén cómodos. Juegos En las posadas tradicionales se organizan juegos muy sencillos y divertidos, principalmente para los pequeños, quienes estarán muy contentos y activos. Si tienes el presupuesto puedes optar por rentar un brincolín o algunos de los juegos inflables. Piñatas Las piñatas son básicas en una posada, puedes comprar 1 ó 2. Tal vez una para hombres y una para mujeres. No olvides un pañuelo para vendarle los ojos al que le vaya a pegar, y llenarla de dulces y frutas. Antes de pegarle a la piñata, hay que darle vueltas con los ojos vendados a la persona en turno para marearla un poco, y los de alrededor pueden ayudarlo diciéndole en dónde está la piñata. Música Esta es una parte esencial de las posadas, pues se debe contar con música para todos los gustos, ya sea para animar la charla o para que todos los invitados bailen. Se recomienda reunir una buena cantidad de canciones para que la gente no se aburra. En muchas ocasiones contar con un reproductor MP3 o un iPod es una opción muy buena. Comida Una de las partes también especiales y de las cuales se debe poner mucha atención para que nuestros invitados degusten platillos deliciosos. Taquitos de Pollo Dorados. Deliciosos taquitos de pollo dorados. Esquites en Vasitos. Riquísima botanita de esquites con pollo desmenuzado, mayonesa, chile piquín y limón! Se sirven en vasitos individuales. Sopes de Nopal. Una manera muy saludable de comer unos sopes, muy light. Tostadas de Atún Fresco y Aguacate. Esta rica receta con Tostadas Milpa Real es una fusión entre la comida mexicana y la asiática. Flautas rellenas de pollo y papa. Las flautas son un platillo muy rico y llenador. Llevan su nombre por ser tacos con apariencia a "flautas". Esta receta de flautas es con un relleno de pollo y papa, además encuentra en la sección de tips más ideas de rellenos. Tamales de chocolate. Una rica receta de tamales de chocolate para que los disfrutes con tu familia. Tamales Canarios. Esta es una receta diferente y deliciosa de preparar tamales para los alérgicos al maíz esta receta no lo contiene. Gelatina de Mosaico Invertida. Clásica gelatina de mosaico, pero ahora invertida. Buñuelos. Los buñuelos son un rico y crujiente postre para comer en las fiestas navideñas. Tostadas de Picadillo. PAM te ayuda a controlar la cantidad de grasa al cocinar tus platillos de todos los días. Al preparar esta receta con PAM tu platillo quedará con 14% menos calorías y 30% menos grasa que si lo hubieras preparado con aceite líquido convencional. Pozole. Todo un plato fuerte en solo una sopa. Este pozole lleva granos de elote, carne de cerdo y un caldo delicioso. Se sirve con lechuga, rábanos, limones, y tostadas Milpa Real.  

Para conocer más recetas de cocina para las posadas navideñas, haz click aquí.

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No todas las mascarillas naturales son buenas para tu piel, porque pueden causar desequilibrios en el ph de tu piel y dejarla vulnerable ante impurezas, pero hay una forma segura de cuidarte con estos remedios naturales no maltratan la piel de tu cara.Por ejemplo, ¿sabías que usar vinagre en tu rostro podría remover la capa protectora de tu piel y dejarla vulnerable e incluso irritarla? Por otra parte, aunque el huevo es un ingrediente común en mascarillas caseras, debes tener cuidad porque podría causarte una reacción alérgica.Pero también existen ciertos remedios naturales que sí funcionan y que además no dañarán tu piel, así que para que te vayas a la segura, antes de intentar hacerte una mascarilla casera investiga sobre los ingredientes o mejor prueba con estos que te proponemos.Avena para hidratar y limpiarLa avena puede ser útil para varias necesidades de la piel, pues puede absorber el exceso de grasa de la piel y ayudar a tratar el acné. Además, cuenta con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a tratar la piel seca y a eliminar las células muertas.Cómo usar la avena para la piel: hierve media taza de avena en la misma cantidad de agua y luego déjala enfriar. Revuelve la mezcla hasta que se convierta en una pasta fina y entonces aplícala en tu rostro. Deja reposar la mascarilla durante 20 minutos y enjuaga después con agua tibia. Esto no sólo te ayudará con el acné, sino también para calmar irritaciones e hidratar tu piel.Miel para exfoliar e hidratarLa miel es un humectante natural que ayuda a la piel a absorber y retener la humedad, por lo que evita que se seque. Además, está repleta de antioxidantes naturales y propiedades antimicrobianas que ayudan a proteger, reparar y prevenir el daño de la piel. También es un exfoliante natural, lo que significa que aplicarla en la cara quita la piel seca y opaca, y permite que las nuevas células de la piel salgan.Para usar miel en la piel, primero debes asegurarte de que sea miel no pasteurizada, como la miel de manuka y sólo necesitas aplicar una capa delgada sobre tu rostro o mezclarla con avena, si así lo deseas. Déjala reposar 15 minutos y enjuaga con agua. Aloe vera como astringenteExisten aproximadamente 420 especies diferentes de aloe vera y la más utilizada para las afecciones de la piel es una planta llamada aloe barbadensis Miller.En la medicina convencional, el aloe vera se usa como un gel tópico hecho de la sustancia similar a un gel que se encuentra dentro de las hojas de la planta, por lo que también es posible utilizar las hojas directamente partiéndolas y presionando el gel.Entre sus muchos beneficios, el aloe vera sirve para aliviar quemaduras, quemaduras de sol, cortadas y para la piel seca. Para usarlo, sólo aplica el gel como mascarilla, pero antes, remójalo en agua durante 24 horas, pues contiene yodo. Recuerda hacer pruebas en áreas de piel pequeñas antes de aplicarte cualquier remedio casero natural y siempre consultar a un profesional de salud cuando tienes una afección que requiere de tratamiento médico.
En quesadillas, tamales, enchiladas o chilaquiles, el queso mexicano es el acompañante perfecto de muchas recetas de la cocina mexicana. Los quesos mexicanos, además de ser el complemento perfecto o el ingrediente estrella de numerosas recetas, también los comemos como botana y están presentes prácticamente en las cocinas de todos los estados de México. Hay quesos mexicanos que, si eres amante del queso, tienes que probar. A continuación te presentamos una guía para que los disfrutes con orgullo: Queso de hebra También es conocido como queso Oaxaca o quesillo. Se elabora, principalmente, en Oaxaca y Chiapas, aunque hoy puedes encontrarlo prácticamente en todo México. Es uno de los quesos mexicanos de pasta suave; es elaborado con leche de vaca y utiliza la técnica del hilado. Es fresco y cremoso en boca y su textura es húmeda y fácil de manejar. Es un queso mexicano excelente para derretir y gratinar. ¡Por algo es el rey de las quesadillas! Queso cotijaEs uno de los quesos mexicanos más famosos del país. Su nombre se debe a su zona de comercialización: Cotija, en Michoacán, en donde se encuentran los productores de las sierras aledañas de Jalisco y Michoacán para venderlo. El auténtico lleva la indicación de la Marca Colectiva, otorgada a la Asociación Regional de Productores de Queso Cotija, y se produce en temporada de lluvias (de julio a septiembre). Es un queso elaborado con leche de vaca, tiene pasta dura y su maduración va de las 4 semanas hasta los 6 meses. Su característico sabor mineral, otorgado por la sal de Colima, lo hacen perfecto para acompañar tus pastas. Queso panelaEs uno de los quesos frescos más consumidos del país y se produce en todo México. Está elaborado con leche de vaca y en algunos lugares lo hacen con leche descremada, en este último caso tiene menos grasa por lo que se recomienda su consumo en algunos regímenes alimenticios. En algunas regiones del país hay una versión llamada queso botanero que elaboran con leche parcialmente descremada. ¡Es perfecto para botanear o utilizar en sándwiches y tortas! Requesón Los especialistas creen que este queso se empezó a producir con la llegada de los españoles. Se produce con el suero remanente de la hechura del queso. Generalmente es de leche de vaca, aunque también puede haber con leche de cabra u oveja. Es un queso fresco que puede prepararse en casa con leche, jugo de limón o vinagre blanco. Podemos probarlo en cocina mexicana en antojitos como los tlacoyos. Queso de bola OcosingoEs un queso mexicano, único en el mundo, que conjunta dos familias de quesos: de pasta hilada por el exterior y fresco por el interior, por lo que su pasta externa es dura y la interna semidura y oreada. Es originario de Ocosingo, Chiapas, donde hay una Marca Colectiva que agremia a los productores de este queso tan valorado en la cocina mexicana. Con información de Larousse Quesos Mexicanos, Carlos Yescas, Editorial Larousse, 1a edición 2013. ¡Así que ya sabes, celebra este mes patrio con quesos mexicanos y compártenos tus creaciones con el Hashtag #FiestasPatriasConKiwilimón!
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
No hay nada como un desayuno delicioso para comenzar bien las mañanas y si desayunos emblemáticos hablamos, no podemos omitir los de la gastronomía de El Salvador, ya que tienen una mezcla de ingredientes y platillos que te harán agua la boca. ¡No te pierdas los mejores desayunos de la comida salvadoreña! Cuajada y casamiento Dentro de la gastronomía de El Salvador, podemos encontrar la cuajada, un producto lácteo de textura cremosa, muy parecido al queso; ideal para acompañar al casamiento, una deliciosa combinación de frijoles enteros con arroz frito. ¡Un desayuno clásico entre los guanacos! Pupusas Las pupusas son esa garnachita que siempre salva a las personas de cualquier apuro y aunque se puede comer a cualquier hora del día, como las gorditas mexicanas, los salvadoreños lo suelen consumir en las mañanas. Tamales de gallina Los tamales son platillos típicos en toda América Latina y en El Salvador sobresalen los deliciosos tamales de gallina, los cuales son un desayuno delicioso para chuparse los dedos. Plátanos fritos con crema Generalmente los plátanos fritos suelen ser un postre en México, pero en el caso de la comida salvadoreña, se utilizan también como un gran desayuno. En este caso se acompañan con crema y pueden ir con casamiento también. Frijoles guisados con huevo Los frijoles son un ingrediente delicioso, lleno de nutrimentos y muy versátil que se acompaña casi con cualquier desayuno salvadoreño, aunque comúnmente se prepara con huevito. Los frijoles suelen guisarlos machados o licuados, pero eso sí, siempre llenos de sabor. ¡Toma de inspiración estos ricos platillos y prepara tu propia versión de desayunos salvadoreños!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD