Pollo en Salsa de Cacahuate
Ideas para Fiestas

Pollo en Salsa de Cacahuate

Por Kiwilimón - December 2011
Una buena variacion a la famosa receta de Pollo Almendrado. En esta se prepara con cacahuates, tomate y un toque de Jerez. Para ver más detalles e imágenes, haz click aquí.

Ingredientes

  • 1/4 Taza de Aceite
  • 1 Pollo cortado en piezas
  • 2 Tazas de Caldo de pollo
  • 1 Cebolla cortada en trozos
  • 1 Diente de ajo picado
  • 1 Ramita de canela de 2.5 cms
  • 2 Granoss de Pimienta gorda
  • 3 Tomates pelados, partidos en cuartos y sin semillas
  • 1/2 Taza de Cacahuates pelados
  • 1/2 Taza de Jerez seco
Para ver el método de preparación, haz click aquí.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tener una buena alimentación influye directamente en la salud y en el correcto funcionamiento de todo nuestro organismo y durante el embarazo, la nutrición cobra más importancia que nunca no sólo porque se necesita una mayor cantidad de nutrientes para darle al bebé lo que necesita, sino porque influye directamente en la salud metabólica de tu hijo. Los alimentos deben proveer los nutrientes que tu bebé necesita para formarse y crecer, por ejemplo, el calcio ayuda a desarrollar y mantener los huesos y los dientes fuertes, así que necesitarás más calcio tanto para tu cuerpo como para el bebé en desarrollo. Un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition arrojó que la nutrición materna durante el embarazo puede tener un impacto a largo plazo en el peso de los niños y que hay periodos específicos de desarrollo en los que la nutrición influye en el crecimiento de los bebés.Una dieta saludable incluye proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y una correcta hidratación.Proteínas. La proteína es uno de los factores más importantes de la alimentación del embarazo, ya que el bebé crece dentro del útero principalmente a base de proteínas, es decir, de los aminoácidos. Los alimentos ricos en proteínas son las carnes de res, aves, pescado, huevos, granos, nueces, por mencionar algunos.Grasas. Las grasas buenas constituyen uno de los nutrientes esenciales durante el embarazo para el desarrollo del bebé. Alimentos que contienen grasas: aguacate, aceite de oliva, aceite vegetal. Hierro. Una de cada tres embarazadas presenta anemia por falta de hierro durante el último trimestre, ya que es cuando el bebé necesita y absorbe este mineral de los depósitos maternos en mayor cantidad que lo habitual. Algunos de los síntomas que pueden detectarse en una embarazada con carencia de hierro son cansancio, sueño, calambres, y al bebé le llega menor cantidad de oxígeno, lo que puede generar trastornos de diversa gravedad.Calcio. Es necesario para el crecimiento y desarrollo de los huesos y dientes del bebé, para la coagulación de la sangre y para las transmisiones nerviosas. Los alimentos más ricos en calcio son quesos, leche, almendras, entre otros. Otro punto importante es estar bien hidratada. Durante el embarazo, tu cuerpo necesita más agua para ti y tu bebé, por lo que es importante tomar suficientes líquidos todos los días.Durante el periodo de gestación, lo que consumes es la fuente primordial de la nutrición y por lo tanto la formación de tu bebé, es por eso que el vínculo entre lo que tu comes y la salud de tu bebé es tan importante. ¡Cuídate con Santander!LikeU es la nueva tarjeta de crédito sin anualidad de Santander que ofrece beneficios personalizables de acuerdo con tu estilo de vida. Además, ofrece seguridad, apoya a causas y mucho más. Conócela.
En kiwilimón sabemos que la vida puede volverse muy ajetreada, lo que lleva a experimentar estrés, el cual es descrito por los expertos como un sentimiento de tensión física o emocional. Aunque meditar, hacer ejercicio o tomarte unas vacaciones son excelentes opciones, también puedes combatir el estrés a través de tu alimentación. Aquí te decimos cuáles son los alimentos que debes incluir en tu dieta para sentirte más relajado.Los mejores alimentos para disminuir el estrésSi partimos de la idea de que el cortisol es la hormona responsable del estrés, lo mejor que podemos hacer es consumir alimentos que nos ayuden a disminuir estos niveles.De acuerdo con los expertos, hay muchos alimentos que podemos consumir para combatir el estrés de manera fácil y sencilla. Una de las principales recomendaciones es adoptar la dieta mediterránea, la cual es rica en alimentos que te ayudarán a bajar los niveles de estrés:VegetalesFrutasGranos enterosPescadoPolloGrasas saludablesCabe mencionar que, para bajar los niveles de cortisol, es necesario consumir alimentos con propiedades antiinflamatorias, así como dejar de lado la comida chatarra. Aquí te decimos cuáles son los alimentos que te ayudarán a sentirte mejor de inmediato.También puedes leer: 10 remedios naturales para reducir la ansiedad y el estrésAlimentos ricos en vitamina BHuevosCarne de ResPolloAlimentos ricos en omega-3Gracias a que reducen la inflamación, estos alimentos son tu mejor opción: AguacateChíaLinazaAceite de olivaOstrasSalmónAtúnNuecesAlimentos ricos en magnesioLos expertos indican que el magnesio es benéfico para combatir la inflamación, relajar el cuerpo y metabolizar el cortisol. Puedes encontrar este mineral en los siguientes alimentos:AguacatePepitas de calabazaBrócoliEspinacaPlátanoChocolate amargoProteínasLos alimentos con una buena cantidad de proteína son una opción ideal para combatir el estrés, prueba lo siguiente:LentejasCacahuatesAlmendrasHuevoPechuga de polloQuínoaPechuga de pavoSalmónAtúnCamarónAlimentos que le hacen bien a tu estómagoAdemás de los alimentos antes mencionados, aquellos que son ricos en probióticos y los ingredientes fermentados también son buenas opciones si padeces de estrés:KéfirKimchiYogur griegoKombuchaTambién puedes leer: 6 alimentos que podrían ayudarte a reducir la ansiedadOtros alimentos para reducir el estrésAdemás de incluir alimentos típicos de la dieta mediterránea, hay más opciones para ti.Té de manzanillaLa manzanilla tiene un sinfín de usos medicinales y por si no fuera suficiente, también te ayudará a relajarte. Según algunas investigaciones científicas, el té y el extracto de manzanilla han demostrado ser eficientes para reducir los síntomas de la ansiedad y la depresión, así como a promover el sueño.MatchaDisfruta un delicioso matcha latte por las mañanas, pues esta bebida te ayudará a disminuir el estrés. Gracias a que esta sustancia contiene L-teanina, este té es de gran ayuda para combatir el estrés. Sin embargo, busca opciones que contengan bajos niveles de cafeína.AlcachofaAnímate a incluir alcachofa en tu dieta, pues es una planta rica en prebióticos y fibra, lo que tienes grandes beneficios para tu salud intestinal. Por otro lado, cabe mencionar que estudios recientes indican que los prebióticos que podemos encontrar en la alcachofa ayudan a reducir los niveles de estrés. Recuerda que esta planta también es rica vitamina C y K, así como en magnesio y potasio, vitaminas y minerales que son esenciales para contrarrestar el estrés.PerejilAdemás de ser una hierba aromática básica en la cocina, el perejil también te ayudará a reducir el estrés, ya que es rico en antioxidantes, lo que te protegerá contra el estrés oxidativo. Cabe mencionar que este tipo de estrés está relacionado con diferentes enfermedades, incluyendo la ansiedad y depresión.También puedes leer: Aprovecha estas 6 hierbas de cocina para combatir el estrésAlimentos que debes evitarSi estás estresado, lo más recomendable es que no consumas los siguientes alimentos, ya que incrementan tus niveles de cortisol:Bebidas alcohólicasAzúcarCafeínaPostres, pastelitos, galletas, etc.RefrescoRecuerda que, aunque una dieta rica en alimentos saludables y balanceados es una gran opción para combatir el estrés, también es importante que duermas lo suficiente, te ejercites y te mantengas saludable en general. En caso de que el estrés aumente, es esencial que consultes a un especialista.
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD