Postres recomendados para Navidad
Ideas para Fiestas

Postres recomendados para Navidad

Por Kiwilimón - Noviembre 2011
La época navideña se llena de muchos platillos de comida deliciosos. Muchos sabores rondan en todos los hogares y la creatividad aflora para ofrecer recetas geniales y sabrosas al paladar. Los postres no se quedan atrás y surgen muchas ideas impresionantes ad hoc a la época decembrina. Para dar una sorpresa a tus invitados en las fechas decembrinas, cena de Fin de Año o de Noche Buena, aquí te dejamos algunas recetas de postres muy recomendadas.
  • Galletas de Avena Suaves. Estas galletas de avena llevan pasitas y quedan suaves. Les puedes agregar unas chispas de chocolate al gusto..
  • Fruitcake. Un delicioso fruitcake tradicional para las fiestas navideñas. Esta receta es necesario empezarla con un día de anticipación.
  • Galletas de Arbolitos de Navidad de Avellana. Deliciosas Galletas de avellana en forma de arbolitos, quedan espectaculares para regalar durante la Navidad..
  • Galletas para Navidad con Mermelada. Esta rica receta de galletas de mantequilla rellenas de mermelada llevan un poco de almendra, haciéndolas mas crujientes y deliciosas.
  • Galletas de Adorno para Arboles de Navidad. Estas ricas galletas estan hechas con jengibre, canela y clavo y son una excelente manera de disfrutar las fiestas navideñas con la familia o los niños.
  • Galletas de Cardamomo. Ricas galletas hechas con cardamomo, la especie indú utilizada en galletas y pasteles en navidad..
  • Galletas de Jengibre Glaseadas. Estas ricas galletas de jengibre son la clásica receta con muchas especies y un glaseado de limón.
  • Galletas de Copos de Nieve .Estas ricas galletas de azúcar y vainilla están cortadas en formas de copos de nieve y decoradas con un simple glaseado de azúcar glass.
 
Más recetas de postres para Navidad, haz click aquí.  
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las decisiones, o las cargamos o las arrastramos. En el caso de la comida, las decisiones que tomamos sobre qué, cómo y cuándo alimentarnos nos habitan bajo la piel. Le dan forma a nuestro cuerpo físico, aunque al cuerpo mental y al espiritual tampoco pasan desapercibidos. Una comida pesada aletarga las ideas lo mismo que una buena combinación de alimentos da agilidad, claridad y lucidez. Según la sabiduría oriental, el alimento incluso moldea las emociones y determina la forma de procesar lo de fuera y lo de dentro. Al final todo acaba en aquel callejón sin salida que anuncia que sí somos lo que comemos.Si ustedes son como yo y todo el tiempo piensan en comida, a cada instante estarán tomando una decisión. No será ingenua. Mucho menos arbitraria. Algunas veces –la mayor parte– surgirá de una programación añeja: de un juego pavloviano brevísimo entre el estímulo y la reacción. Otras veces, la decisión estará dictada por la necesidad, por la autonomía o la rebeldía hacia el vínculo familiar. La autora Melanie Mühl habla de que hemos aprendido a comer desde el útero materno. La elección será proporcional al tamaño de los lazos que guardamos con mamá, con los ancestros.De ahí que cada dieta sea una biografía con anexos, epílogos, iconografía y tiempo. Las dietas –en el sentido literal– atesoran los ingredientes cotidianos, las recetas y las preparaciones que se convierten en el acervo de las papilas gustativas. Esa biblioteca sápida que guardamos en el cerebro y el corazón es la voz que pide sin chistar “unas enchiladas rojas” –no unas verdes, no una carne en su jugo, no una hamburguesa vegana– en un restaurante. Determina cuál es nuestro pasillo favorito en el súper, el antojo que nos despierta por las noches, lo que ponemos al plato frente a nuestros hijos. Ante tales condicionamientos parecería imposible cambiar de hábitos alimenticios. Sin embargo, la solución es tan simple como anclarse al presente. Esa es la verdadera decisión. Con ella pasamos de ser esclavos de la comida a ser libertarios en conciencia. Sólo basta un diálogo, un aterrizaje sobre las plantas de los pies para saber lo que realmente quiere, necesita y anhela el cuerpo. “Este soy yo. Esto es lo que quiere comer mi cuerpo”. Comer en conciencia nos hace tomar mejores decisiones sobre lo que termina en el plato y la boca. Y como en cualquier otra relación de amor, lo vital es la comunicación: ¿Realmente necesito este pedazo extra de pastel? ¿Ya quedé satisfecho? ¿Se me antoja esa cerveza? Puede que la respuesta sea sí y está bien.A partir de habitar el organismo y escuchar sus necesidades auténticas, la dieta puede ser tan holgada y liviana como queramos, sobre todo si tenemos salud. Y aunque una enfermedad parezca menguar el recorrido, la conciencia sobre el cuerpo nos reconciliará con ese sabio interno que no pide más que apoyo en las buenas y en las malas. Sea cual sea tu caso, en Kiwilimón nos hemos tomado en serio el tema de la salud. Nuestra decisión es comprometernos contigo. Queremos darte las herramientas que te lleven a tomar decisiones de alimentación más conscientes. Queremos acompañarte en los momentos de antojo y en los de conexión con tu organismo; ser parte de tus cenas memorables y de tus mañanas de ayuno; celebrar la saciedad tanto como la dieta; brindar por los platos llenos y por los vacíos. Al final son la misma moneda.La nueva cara de la moneda se llama Kiwi Te cuida. Para esta, nuestra nueva sección en kiwilimon.com, creamos un montón de nuevas recetas y contratamos a un grupo de expertas en diferentes ramas de la nutrición –especialistas en familia, en deporte, en enfermedades crónicas, en dietas restrictivas– que curaron cada dieta, cada porción y cada ingrediente. Le metimos horas hombre y horas corazón al escribir tips y consejos, al confeccionar retos semanales, al programar recetas en las que ahora es posible ver cuántas calorías y valor nutrimental te proporcionan. Nuestro objetivo es que te sientas respaldado; ayudarte en la comunicación con ese ser perfecto que es tu cuerpo y cuidarlo junto a ti cuando así lo decidas. Queremos ayudar a cuidarte, ¿nos dejas?
El chile habanero, ese ingrediente imprescindible en la cocina mexicana, es toda una fiesta, ya que además de ser el chilito que sí pica y pica mucho, también tiene numerosas propiedades que le hacen muy bien a nuestra salud. ¡Descubre cuáles son todos los beneficios del chile habanero! Beneficios del chile habanero Conocido como el rey de los chiles debido a que quizás sí es el que más pica, el chile habanero es un abanico de colores, sabores y propiedades medicinales que se derivan de su principal componente, la capsaicina, un alcaloide que funciona como antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. De hecho, el chile habanero tiene entre 150 mil y 325 mil unidades en la escala de Scoville, la cual mide el nivel de este alcaloide en los chiles. ¡Es de los más altos! Esa es una de las razones por las que el chile habanero sea un gran aliado contra la gastritis, ya que estimulan la producción de jugos gástricos y alivian el malestar causado por problemas digestivos e intestinales. De igual manera, el chile habanero contiene una buena cantidad de vitamina C, que ayuda a estimular el sistema circulatorio y favorece la producción de glóbulos blancos. El chile habanero posee alto contenido en potasio, magnesio y hierro, los cuales refuerzan los procesos en el cuerpo y ayudan a la formación de los huesos y a nivelar el ritmo cardiaco. Gracias a sus propiedades desinflamatorias, comer chile habanero puede ayudar a disminuir dolores de cabeza como migraña y dolor en las inflamaciones, especialmente para aquellos que padecen fibromialgia. El chile habanero estimula el sistema inmunológico y ayuda a reducir las infecciones causadas por hongos, así como a disminuir los malestares causados por la gripa. El chile habanero también es un excelente aliado para combatir el mal aliento. Seguro que ya sólo pedirás de este chilito que sí pica una vez que conozcas todas los beneficios del chile habanero, ¿apoco no?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD