Realiza una cena al estilo de la Costa de Francia
Ideas para Fiestas

Realiza una cena al estilo de la Costa de Francia

Por Kiwilimón - Febrero 2012
Una muy rica e inovadora cena para un gran grupo de invitados. La cena de la costa de francia comienza con una ensalada de queso de cabra empanizado, seguido por una sopa de mariscos llamada "Bouillabaise" y como cierre un clásico Creme Brulee. A continuación vienen la lista de recetas que se deben preparar para lograr esta cena deliciosa. Toma nota. Mimosa Cocktail de champagna y jugo de naranja. Ensalada con queso de cabra empanizado Ensalada de queso de cabra empanizado con pan molido, tomillo, cebollín y mostaza dijón. Sopa de Mariscos (Bouillabaise) La sopa de mariscos "Bouillabaise" es una sopa típica provenzal, en particular de la ciudad de Marsella, Francia y es muy similar a la Caldeirada de Portugal. La sopa esta hecha a base de diferentes pescados y mariscos.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La zanahoria (conocida como daucus carota en el mundo científico) es un tubérculo muy versátil, con tantos beneficios que hasta se dice que es el alimento perfecto para la salud, por lo que existen varios y eficaces remedios caseros con zanahoria.Son crujientes, sabrosas, muy nutritivas y pueden hacer que tú portes una piel radiante, pues las zanahorias son una fuente particularmente buena de betacaroteno y antioxidantes, además de fibra, vitamina K1, potasio.En los remedios caseros con zanahoria, el betacaroteno es la estrella pues es el que ayuda a prevenir la degeneración de las células, retarda el envejecimiento y hace que tu piel brille. Por ejemplo, cuando tomas jugo de zanahoria, la vitamina A que contiene también ayuda a mantener saludables los tejidos corporales, los ojos, los huesos y los dientes. Además, las zanahorias incluyen una gran cantidad de vitamina C, que promueve el crecimiento de colágeno, reduce el acné y las manchas oscuras. Así que si incluyes zanahorias en un vaso de jugo o en tus ensaladas, también puedes obtener sus beneficios.Remedios caseros con zanahoria para la pielSi estás buscando una forma natural de lucir una piel sana y radiante, la zanahoria es un básico de la cocina que ha demostrado tener efectos positivos en la piel.Mascarilla facial de zanahoria para piel secaYa que las zanahorias son ricas en potasio, eliminan la sequedad de la piel al penetrar en sus capas Para hacer esta mascarilla que hidrata profundamente la piel y la hace brillar, sólo ralla media zanahoria y luego muélela. Añade una cucharadita de miel y una cucharadita de leche, mezcla bien. Aplica sobre tu rostro y déjala actuar durante al menos 15 minutos. Luego enjuaga con agua fría.Mascarilla para piel grasaEste remedio casero para piel grasa funciona porque la vitamina A en las zanahorias elimina el exceso de grasa y mantiene la piel fresca y libre de toxinas. Para hacer esta mascarilla, mezcla una taza de jugo de zanahoria con una cucharada de cottage, una de harina de garbanzo y un poco de jugo de limón. Aplica en el rostro y cuello durante media hora y luego sólo lava tu cara con agua tibia.Remedio natural para glow natural en la pielPara usar la zanahoria como remedio natural para una piel iluminada y con glow natural, combina partes iguales de jugo de zanahoria, yogur y clara de huevo y aplica la mezcla en tu cara, déjala actuar 15 minutos y enjuaga con agua tibia. Las zanahorias juegan un papel importante en la eliminación de las células muertas de la piel, por lo que dan lugar a una nueva capa de piel fresca.Ya sea en forma de remedio casero para la piel, en jugo o en tus ensaladas, los beneficios de las zanahorias son muchísimos, por ejemplo, si prefieres cocinarlas o comerlas crudas, tendrás como beneficio principal la saciedad de la fibra, que es ideal para controlar el peso. Por otra parte, exprimir las zanahorias puede proporcionar un mayor impacto nutricional, además de que es más fácil absorber los nutrientes y antioxidantes del jugo, así que de cualquier forma, no dejes de incluirlas en tu día.
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
Este año, los niños regresaron a clases pero se quedaron en casa, así que si eres mamá o papá, lo más probable es que tengas niños o adolescentes hambrientos todo el día en casa, todo esto mientras tú tienes que trabajar.Hacer la comida y trabajar desde casa puede resultarte complicado, pero puedes ahorrarte un poco de tiempo planeando tus comidas desde antes e incluir cuando se pueda a los integrantes de la familia, por ejemplo, así que tráelos a la cocina y enséñales estas ideas de snacks saludables para comer mientras estudian desde casa.1. Frutas con crema de cacahuateLas cremas de nueces, ya sea almendras o cacahuate, por ejemplo, van muy bien combinadas con frutas como manzana o plátano y te dejarán satisfecho por un buen rato. Puedes aplicar la crema directamente en la fruta y hacer tostadas de rebanadas de manzana, por ejemplo, o hacer sándwiches ricos en fibra y proteínas.2. Mix de frutos secosLa mezcla de frutos secos es snack fácil y súper saludable que sólo requiere de revolver nueces de la india, almendras y frutas secas como arándanos; además, puedes añadir chispas de chocolate negro para obtener una combinación irresistible, pero que no contenga mucha azúcar. Estos ingredientes son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y antioxidantes que los adolescentes necesitan para una salud óptima.3. Pudín de chíaLas semillas de chía están cargadas de nutrientes que incluyen proteínas, grasas saludables, magnesio, calcio, manganeso y fósforo. Puedes hacer pudín de chía con yogurt, leche de coco, con crema de cacahuate y mermelada, y añadir arándanos ricos en antioxidantes, coco rallado, moras, o cualquier fruta que te guste.4. Huevos cocidosPuede que sólo los relaciones con el desayuno, pero los huevos cocidos también pueden ser un gran snack que no requiere de nada más que de poner agua a hervir y dejarlos cocerse en ella por alrededor de 10 minutos. Los huevos son una excelente fuente de proteínas, de grasas saludables y una variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes, y sólo necesitas limón, sal y salsa para que a todos se les antojen.5. Yogurt griego con fruta y nuecesPara los antojos dulces, el yogurt con frutas es perfecto. Puedes preparar un parfait sabroso y lleno de proteínas hecho en capas dentro de un frasco con yogur griego, moras, nueces picadas y semillas de chía. El yogur griego contiene 15 gramos de proteína por porción de 170 gramos y es ideal para el tiempo entre el desayuno y la comida.6. Garbanzos asadosLos garbanzos están llenos de proteína (contienen alrededor de 19 g de proteína en 100 g de garbanzos) y pueden ser un gran snack si los asas en el horno y los aderezas con un poco de aceite de oliva y un toquecito de sal, o de limón.7. Guacamole con totopos horneadosPareciera que el aguacate no necesita presentación en la que se hable de sus beneficios, porque ya es ultra delicioso, pero además de eso, son ricos en grasas saludables, fibra, magnesio, ácido fólico y potasio. Hacer guacamole es súper fácil e incluso los niños o adolescentes pueden prepararlo y combinarlo con verduras y totopos horneados, para evitar el exceso de grasa.8. Barritas de granolaLas barritas de granola son súper prácticas y puedes hacerlas caseras o buscar opciones buenas en el súper, que no contengan mucha azúcar. Deben ser barritas que contengan proteína y granola elaboradas con alimentos integrales, y pueden ser endulzadas con frutas. Estas barras te proporcionarán una buena fuente de proteínas, fibra y grasas saludables.9. Palitos de quesoEl queso de leche entera no sólo proporciona calcio, proteínas y grasas saludables, sino también minerales importantes, como zinc y selenio, que son buenos para la salud inmunológica. Los adolescentes necesitan fuentes de grasas saludables en sus dietas, así que busca quesos como el mozzarella o el quesillo, también conocido como queso Oaxaca.10. Fruta y vegetales deshidratadosTener antojo de comer papitas puede ser reemplazado por frutas y vegetales deshidratados o fritos en aire, y así convertirse en un snack que tanto tú como los adolescentes pueden disfrutar. Pueden ser frutas y puedes acompañarlas con un poquito de nueces o semillas si quieres algo más abundante.Si puedes hacer estos snacks caseros, tendrás el control sobre cantidades de sal, grasa y azúcar, pero si piensas comprarlos ya hechos, recuerda buscar productos que usen ingredientes de calidad.
Este ciclo escolar tuvo un regreso a clases excepcional, pues debido a la pandemia que aún enfrentamos, las clases se quedaron en casa, junto con los niños, así que buscar cómo ayudarlos a mantenerse atentos en las clases virtuales es una gran forma de apoyarlos.En especial, si eres mamá o papá y tienes a los pequeños tomando clases desde casa, puedes ayudarlos con su alimentación para que puedan mantener su atención en lo que están aprendiendo por medio de ciertos alimentos con beneficios para su cerebro.Por ejemplo, hay evidencia de que los niños que tienen hambre no pueden concentrarse, por lo que tienen poca capacidad de atención e incluso problemas de comportamiento, de acuerdo con Sibylle Kranz, profesora asociada de kinesiología y nutricionista dietista registrada en Curry School.Según Drew Ramsey, medico psiquiatra coautor de “La dieta de la felicidad”, existen ciertos alimentos que pueden ayudar a los niños a mantenerse alerta y ayudar al desarrollo de sus cerebros en el futuro.A grandes rasgos, los niños deben tener una alimentación que incluya alimentos altos en proteína, grasas saludables, frutas y verduras, y productos de trigo o cereales integrales. Consumir una dieta alta en proteínas es saludable para el cerebro porque contienen aminoácidos que se utilizan para crear neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. La serotonina está asociada con sentimientos de bienestar y felicidad, mientras que los aminoácidos pueden convertirse en antioxidantes que protegen las células cerebrales del daño. Algunos alimentos ricos en proteínas son los huevos, las carnes magras como el pollo y el pavo, las legumbres, las nueces y el queso.Por su parte, las grasas saludables como el omega-3 y el omega-6 se encuentran en los aceites de pescado, nueces y semillas, aguacates y verduras de hoja verde oscura. Estas tienen beneficios para el cerebro, pues este está compuesto principalmente de grasa, y consumir este tipo de grasas ayuda a producir energía y a mantener las membranas flexibles para que la comunicación entre las neuronas funcione sin problemas.Las frutas y verduras son vitales en la alimentación de cualquier persona, pero tienen beneficios en especial con los niños, pues están repletas de micronutrientes necesarios para la salud del cerebro. Por ejemplo, vitaminas y minerales como el zinc, el hierro y la vitamina B que se pueden encontrar en frutas y verduras llevan a cabo un papel en la producción de energía y aumentan la velocidad de comunicación entre neuronas. De hecho, el zinc ayuda específicamente a producir el neurotransmisor GABA, que ayuda con la concentración y el enfoque, y se encuentra principalmente en el hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria.Finalmente, los cereales integrales proveen los carbohidratos complejos que después se convierten en el azúcar que le da al cerebro un impulso de energía instantáneo. Sin embargo, el exceso de azúcar puede provocar somnolencia en los estudiantes. Es por eso que el tipo de carbohidratos que los niños deben comer son carbohidratos complejos, en forma de panes integrales, nueces y legumbres y frutas y verduras.Para que tengas ideas concretas, te dejamos esta recetas que beneficiarán el aprendizaje de los niños en casa:Rollo de huevo relleno de frijoles refritosBrochetas de frutas con yogurt caseroTostadas de tinga de pescadoAvena con puré de manzana
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD