Recetas patrias, historias deliciosas
Ideas para Fiestas

Recetas patrias, historias deliciosas

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
Se acercan las fiestas patrias, momento de degustar todos aquellos platillos típicos de nuestro país. Aquí algunas de las historias de las especialidades más afamadas de la nación.   Algunas de estas historias son realidad, otras leyenda, pero lo cierto es que en ellas se esconde el por qué y cómo de algunos de los mejores sabores mexicanos.  

Mole 

La historia del mole se remonta a la época precolombina. Se dice que los aztecas preparaban para sus dioses y sacerdotes un platillo muy complicado de hacerse llamado "mulli", que significa potaje o mezcla. Por otro lado hay una historia un poco más accidentada y divertida que va así: en una ocasión Juan de Palafox, virrey de la Nueva España y arzobispo de Puebla, visitó a sus súbditos en un convento poblano y le ofrecieron un banquete. El cocinero principal era fray Pascual, ese día estaba se presentó muy nervioso a trabajar y empezó a regañar a sus ayudantes, por un supuesto desorden en la cocina. El mismo fray empezó a acomodar en una charola todos los ingredientes que estaban tirados por ahí para guardarlos y con su prisa y torpeza tropezó justo frente a la cazuela donde unos guajolotes estaban ya casi en su punto. Allí fueron a parar los chiles, almendras, trozos de chocolate y muchas más especias, justo sobre la comida destinada al Virrey. Sobra decir que el platillo fue todo un éxito y que fray Pascual había logrado un hito histórico. Sin querer.

Receta de Mole

Ingredientes: - 4 kilos de pavo una pieza - 4 litros de agua - 4 dientes de ajo - 1/2 cebolla - 1 cucharada de sal - 150 mililitros de aceite - 220 gramos de chile ancho desvenados y sin semillas - 90 gramos de chile pasilla desvenados y sin semillas - 315 gramos de chile mulato desvenado y sin semilla - 4 chiles chipotles - 3/4 de kilo de jitomate - 1 cebolla picada - 10 dientes de ajo - 150 gramos de almendra - 100 gramos de cacahuate pelados - 8 clavos de olor - 4 granos de pimienta negra - 1 rama de raja de canela de 4 cm - 1/2 cucharadita de semilla de anís - 90 gramos de uva pasa sin semilla - 90 gramos de chocolate sin azúcar - 1 cucharada de azúcar - 2 cucharadas de sal - 1/2 taza de ajonjolí Para ver los pasos para preparar este mole da click aquí.  

Chile en nogada

El 2 de agosto de 1821 los insurgentes ganaron la guerra de independencia de México y tomaron rumbos hacia la ciudad de Córdoba, Veracruz, para firmar el Acta de Independencia liderados por su líder Agustín de Iturbide. 
Al enterarse el obispo, Antonio Joaquín Pérez Martínez, que tal personaje pasaría por sus rumbos en Puebla, decidió recibirlos preparando un gran banquete. Para esta cena tan especial se mandaron a hacer 14 platillos diferentes a diversos conventos de monjas poblanos, pidiendo a las agustinas del Convento de Santa Mónica, el platillo que ya se conocía hace tiempo como chiles rellenos bañados en salsa de nuez. Al enterarse sobre la nueva bandera de los Insurgentes, decidieron adornar el platillo con perejil y semillas de la granada, que con el blanco de la nogada lograban nuestra bandera. 
 

Receta de Chiles en Nogada Tradicionales

Ingredientes: - 250 gramos de carne de res molida - 250 gramos de carne de cerdo molida - 25 gramos de nuez en mitades - 25 gramos de uva pasa - 50 gramos de durazno en almíbar - 50 gramos de manzana golden - 1 rama de canela - 3 clavos de olor - 1 pizca de comino - 5 chiles poblanos - 50 gramos de azúcar - sal - consomé en polvo - 1 litro de crema ácida - 2 granadas - 25 gramos de azúcar - esencia de nuez - 25 gramos de nuez en trozo - 300 gramos de acitrón - 1/2 cebolla - 3 dientes de ajo - aceite Da click aquí y encuentra el procedimiento para preparar estos deliciosos chiles.  

Pozole

El pozole como receta proviene de épocas prehispánicas. Se sabe que en la mayoría de las ocasiones se utilizaba carne de res o cerdo, pero, también existían otra proteína mucho más extraña (para decirle de algún modo) que se usaba para hacer pozole. Algunos antropólogos señalan que, tras los sacrificios humanos rituales el resto del cuerpo se cocía con maíz y era repartido entre todos los participantes en una especie de acto de comunión y celebración por la ofrenda hecha a los dioses. Se han encontrado recetas de cocina de carne humana que recogieron los frailes españoles durante su labor evangelizadora tras la conquista. Estas señalan que la carne humana nunca se tomaba asada y que era habitual añadirla al pozole. Según el testimonio de uno de estos frailes, la carne humana “sabía como la del cerdo”, de ahí que, tras ser prohibido su consumo durante la cristianización de los indígenas, fuera sustituida por el puerco.

Receta de Pozole

Ingredientes: - 1 lata de maíz enlatado para pozole - 6 chiles guajillos (depende del gusto al picante) - 1 cebolla - 1 pizca de orégano - 2 dientes de ajo - 3 pechugas de pollo - 1 taza de rábano picado - 1 taza de lechuga picada - 1 taza de cebolla picada - 4 cucharadas de orégano - 4 cucharadas de chile piquín - 20 tostadas de maíz - 8 limones Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.   Sin embargo, en México existe una infinidad de platillos típicos, da click aquí y encuentra muchas de sus recetas.  

"¿Qué recetas vas a preparar para celebrar estas fiestas patrias?"

 
     
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
Cuando empieza a bajar la temperatura y ni el suéter más grueso logra quitarte el frío, solo hay una manera de solucionarlo: sopas cremosas. Disfruta cualquiera de estas ricas recetas y mantén el frío a raya durante todo el invierno. Crema de brócoli Aprovecha el caldo del pollo que hayas cocinado para preparar una rica crema de brócoli. Sírvela calientita y acompáñala con crotones, una cucharada de crema ácida, un poco de cebolla caramelizada o pedacitos de tortilla tostada.   Crema de espárragos sin lácteos Te aseguramos que esta receta te sorprenderá. A pesar de no llevar ni un gramo de leche o crema, el resultado es una sopa con una consistencia súper cremosita y con un sabor delicioso. Si en tu casa hay alguien intolerante a la lactosa, tienes que prepararle esta crema.   Crema de elote Sin duda, esta es la receta ideal para los días más fríos del invierno. Si estás pensando en organizar una reunión en tu casa, puedes preparar con anticipación esta crema de elote y solo recalentarla antes de servirla.   Crema 3 quesos ¿Eres súper fan del queso? Entonces esta receta es para ti. Para usarla tienes dos opciones: seguir las sugerencias de la receta (servirla dentro de un pan campesino, como tipo fondue) o utilizarla en platillos hechos a base de pasta. De cualquiera manera te fascinará.   Crema de nuez Si ya estás pensando en el menú para las cenas navideñas o de Fin de Año, aquí tienes una excelente opción. Además de tener un sabor muy sofisticado, la preparación de esta crema no te tomará más de media hora. Y para emplatarla solo necesitas trocitos de nuez.   Crema de queso y zanahoria El delicioso sabor cremoso de esta receta te hará olvidar el frío este invierno. Un tip: para que tu crema aporte aún más nutrientes no peles las zanahorias, ya que mucha de su fibra se encuentra en la piel. Esto no afectará la consistencia. ¿Te quedaste con ganas de más recetas de cremas? Visita nuestro sitio web para descubrir más ideas de sopas cremosas para el frío.
¿Eres súper fan del pan de muerto? ¿Cuentas las semanas para poder comer el primer pan de la temporada? ¿Has probado todas sus versiones: con azúcar, ajonjolí, sencillo, relleno de crema? Pues, por más raro que parezca, el origen del pan de muerto es muy diferente del que te imaginas. Antes de que des el próximo bocado a tu pan de muerto, te invitamos a conocer el verdadero significado de este ya tradicional bollo mexicano. Un pan detrás de un ritual Se cuenta que, cuando los españoles llegaron al territorio que hoy es México, quedaron escandalizados por los rituales que realizaban los indígenas con sacrificios humanos. En su afán de modificar las costumbres de las culturas mesoamericanas, comenzaron a preparar un pan en forma de corazón. La idea es que este bollo bañado en azúcar roja sustituyera el corazón de las doncellas que solían sacrificar. De esta manera, fueron eliminando poco a poco los sacrificios, mientras aumentaban el consumo del pan. Alimento tradicional con ingredientes europeos Llama la atención que los ingredientes que suelen usarse en la preparación de pan de muerto fueron traídos por los españoles durante la Conquista. Las culturas prehispánicas desconocían el uso de los productos lácteos, del trigo, la levadura, la naranja o el azahar, sin embargo, la mezcla de estos ingredientes logró convertirse en uno de los alimentos representativos de una de las fiestas más importantes para nuestro país. Un pan con significado La forma del pan de muerto no es una coincidencia. De acuerdo con algunos historiadores, la forma circular representa el ciclo de la vida y la muerte. Para los otros elementos del pan hay varias explicaciones. Unas personas consideran que las canillas son los huesos del muerto y la bolita que se encuentra en la parte superior es el cráneo. Otras creen que estos 4 pedacitos hacen referencia a los puntos cardinales, los cuales a su vez están dedicados a dioses prehispánicos, y la parte de arriba es el corazón. Ahora que ya sabes qué significa el pan de muerto te aseguramos que lo disfrutarás más no solo por su delicioso sabor sino por su interesante historia. Recetas de pan de muerto: Pan de muerto típico mexicano Pan de muerto de yema Pan de muerto oaxaqueño Pan de muero tradicional Fuentes: Info.aserca.gob.mx Sdpnoticias.com Vanguardia.com.mx
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD