Recetas patrias, historias deliciosas
Ideas para Fiestas

Recetas patrias, historias deliciosas

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
Se acercan las fiestas patrias, momento de degustar todos aquellos platillos típicos de nuestro país. Aquí algunas de las historias de las especialidades más afamadas de la nación.   Algunas de estas historias son realidad, otras leyenda, pero lo cierto es que en ellas se esconde el por qué y cómo de algunos de los mejores sabores mexicanos.  

Mole 

La historia del mole se remonta a la época precolombina. Se dice que los aztecas preparaban para sus dioses y sacerdotes un platillo muy complicado de hacerse llamado "mulli", que significa potaje o mezcla. Por otro lado hay una historia un poco más accidentada y divertida que va así: en una ocasión Juan de Palafox, virrey de la Nueva España y arzobispo de Puebla, visitó a sus súbditos en un convento poblano y le ofrecieron un banquete. El cocinero principal era fray Pascual, ese día estaba se presentó muy nervioso a trabajar y empezó a regañar a sus ayudantes, por un supuesto desorden en la cocina. El mismo fray empezó a acomodar en una charola todos los ingredientes que estaban tirados por ahí para guardarlos y con su prisa y torpeza tropezó justo frente a la cazuela donde unos guajolotes estaban ya casi en su punto. Allí fueron a parar los chiles, almendras, trozos de chocolate y muchas más especias, justo sobre la comida destinada al Virrey. Sobra decir que el platillo fue todo un éxito y que fray Pascual había logrado un hito histórico. Sin querer.

Receta de Mole

Ingredientes: - 4 kilos de pavo una pieza - 4 litros de agua - 4 dientes de ajo - 1/2 cebolla - 1 cucharada de sal - 150 mililitros de aceite - 220 gramos de chile ancho desvenados y sin semillas - 90 gramos de chile pasilla desvenados y sin semillas - 315 gramos de chile mulato desvenado y sin semilla - 4 chiles chipotles - 3/4 de kilo de jitomate - 1 cebolla picada - 10 dientes de ajo - 150 gramos de almendra - 100 gramos de cacahuate pelados - 8 clavos de olor - 4 granos de pimienta negra - 1 rama de raja de canela de 4 cm - 1/2 cucharadita de semilla de anís - 90 gramos de uva pasa sin semilla - 90 gramos de chocolate sin azúcar - 1 cucharada de azúcar - 2 cucharadas de sal - 1/2 taza de ajonjolí Para ver los pasos para preparar este mole da click aquí.  

Chile en nogada

El 2 de agosto de 1821 los insurgentes ganaron la guerra de independencia de México y tomaron rumbos hacia la ciudad de Córdoba, Veracruz, para firmar el Acta de Independencia liderados por su líder Agustín de Iturbide. 
Al enterarse el obispo, Antonio Joaquín Pérez Martínez, que tal personaje pasaría por sus rumbos en Puebla, decidió recibirlos preparando un gran banquete. Para esta cena tan especial se mandaron a hacer 14 platillos diferentes a diversos conventos de monjas poblanos, pidiendo a las agustinas del Convento de Santa Mónica, el platillo que ya se conocía hace tiempo como chiles rellenos bañados en salsa de nuez. Al enterarse sobre la nueva bandera de los Insurgentes, decidieron adornar el platillo con perejil y semillas de la granada, que con el blanco de la nogada lograban nuestra bandera. 
 

Receta de Chiles en Nogada Tradicionales

Ingredientes: - 250 gramos de carne de res molida - 250 gramos de carne de cerdo molida - 25 gramos de nuez en mitades - 25 gramos de uva pasa - 50 gramos de durazno en almíbar - 50 gramos de manzana golden - 1 rama de canela - 3 clavos de olor - 1 pizca de comino - 5 chiles poblanos - 50 gramos de azúcar - sal - consomé en polvo - 1 litro de crema ácida - 2 granadas - 25 gramos de azúcar - esencia de nuez - 25 gramos de nuez en trozo - 300 gramos de acitrón - 1/2 cebolla - 3 dientes de ajo - aceite Da click aquí y encuentra el procedimiento para preparar estos deliciosos chiles.  

Pozole

El pozole como receta proviene de épocas prehispánicas. Se sabe que en la mayoría de las ocasiones se utilizaba carne de res o cerdo, pero, también existían otra proteína mucho más extraña (para decirle de algún modo) que se usaba para hacer pozole. Algunos antropólogos señalan que, tras los sacrificios humanos rituales el resto del cuerpo se cocía con maíz y era repartido entre todos los participantes en una especie de acto de comunión y celebración por la ofrenda hecha a los dioses. Se han encontrado recetas de cocina de carne humana que recogieron los frailes españoles durante su labor evangelizadora tras la conquista. Estas señalan que la carne humana nunca se tomaba asada y que era habitual añadirla al pozole. Según el testimonio de uno de estos frailes, la carne humana “sabía como la del cerdo”, de ahí que, tras ser prohibido su consumo durante la cristianización de los indígenas, fuera sustituida por el puerco.

Receta de Pozole

Ingredientes: - 1 lata de maíz enlatado para pozole - 6 chiles guajillos (depende del gusto al picante) - 1 cebolla - 1 pizca de orégano - 2 dientes de ajo - 3 pechugas de pollo - 1 taza de rábano picado - 1 taza de lechuga picada - 1 taza de cebolla picada - 4 cucharadas de orégano - 4 cucharadas de chile piquín - 20 tostadas de maíz - 8 limones Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.   Sin embargo, en México existe una infinidad de platillos típicos, da click aquí y encuentra muchas de sus recetas.  

"¿Qué recetas vas a preparar para celebrar estas fiestas patrias?"

 
     
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Probar la gastronomía de Honduras es transportarse a ese país centroamericano lleno de sabor, música y cultura. De hecho, la comida tradicional de Honduras fusiona lo mejor de la gastronomía indígena, española y un toque de la caribeña con tintes de comida africana, así que si quieres descubrir los secretos detrás de sus delicias, aquí te presentamos algunos de los mejores platillos de comida típica de Honduras. Baleada La baleada es esa garnachita hondureña ideal para desayunar en las mañanas. Se trata de una tortilla de trigo doblada y rellena de frijoles, queso rallado, jamón o crema agria. En ocasiones también puede llevar carne molida, huevo cocido y col. Catrachas Similares a los sopecitos mexicanos, las catrachas de Honduras son pequeñas tortillas fritas con frijoles rojos, queso rallado y cebollita. Este platillo típico de honduras es muy económico y fácil de preparar.Tapado olanchano Este plato fuerte es una delicia de la gastronomía hondureña, pues se trata de diferentes tipos de carne asada, hervida en leche de coco que se acompaña con verduras fritas, plátano y yuca, un tubérculo parecido al camote. Candinga También conocida como chanfaína o revoltijo de hígado, la candinga es un platillo típico del norte de Honduras, donde marinan el hígado de cerdo en jugo de naranja, se cocina con verduras y se acompaña con arroz. Ticucos Los ticucos son una comida típica de Honduras que se asemeja a los tamales mexicanos, pero en su versión la masa se prepara con caldo de pollo y chile y se bañan con salsa de tomate. ¿Se te antojas estas comidas típicas de Honduras?
La próxima semana se celebra el Día del Niño y es una oportunidad perfecta para disfrutar con plenitud de tus pequeños. Una buena comida, un buen restaurante o una buena receta son grandes opciones para sorprenderlos.Según datos de la OMS, son 129 millones los niños y adolescentes que padecen de obesidad en el mundo, lo que ya alertó al organismo mundial. Por ello, nosotros desde casa podemos aportar, intentando alimentar a nuestros pequeños de la mejor manera. Los vegetales nunca pueden faltar, ya que aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Se pueden incorporar verduras en sus guisos, cremas o ensaladas. La fruta también es muy importante, pero procura dársela en trozos enteros, no en zumo. La carne y los pescados también aportarán grandes cosas a los niños, pues son fuente de hierro, proteínas y ayudan a prevenir enfermedades en un futuro. También deberás integrar cereales integrales, legumbres y frutos secos. En tanto que deberás evitar en tus hijos los alimentos procesados, azúcares añadidos y harinas refinadas. Aquí les dejo algunos tips para introducir a los niños al mundo gourmet:Permitirles escoger algunos de los ingredientes y el resto escogerlos lo más gourmet posible para irlos introduciendo a nuevos sabores.Contarles historias reales con un toque de fantasía sobre el origen de los ingredientes que llevan los platillos.El tenedor de los papas es el platillo de los niños, así lo que les gusta lo piden.Darles a probar de todo pero no obligarlos a comer, respeto es la base.Procura llevarlos a los mismos restaurantes que tú, así sea un taco en la calle o un restaurante fino para educar el paladar. Evita las cadenas comerciales para niños.Desde el principio enseñarles que un gourmet disfruta todo lo que tenga calidad y sepa rico, así también serán exigentes.El resto vine desde casa, es importante promulgar con el ejemplo y respetar a los meseros y dejar buena propina si es que los atendieron bien.Estas son algunas reglas básicas para enseñarle a tus hijos a que disfruten más de la comida que finalmente lo que buscamos es que sepa sabroso sea lo que sea.
¿Quieres pulirte en tus dotes mezcales?, aquí te cuento cómo arrancar el aprendizaje de cata con este ícono nacional.Dicen los maestros mezcaleros que el mezcal te trata como tú lo tratas, así que la sugerencia es seguir la sabia y tradicional frase: bébelo a besos.Y esta idea no sólo suena bonita, sino que contiene un mensaje profundo relacionado con el tiempo que la bebida lleva en nuestra historia, más de 500 años, y por lo que se tarda en crecer un agave, de 8 a 20 años, para después pasar por su corte, cocimiento, fermentación y destilación. Así que la idea es muy clara, hay que dejar que la llamada planta de las mil maravillas, de la que existen más de 40 variedades para hacer destilados, se exprese.Volviendo al tema de cómo acercarte victoriosamente a este destilado por primera vez, le pregunté a Guillermo Escárcega, creador de la marca Aguas Mansas, un mezcal surgido en Santiago Matatlán, Oaxaca, de la familia Sernas, y estos fueron los consejos que compartió:El mejor comienzo es poner atención a la procedencia del producto, es decir, saber de dónde viene, quién y cómo lo producen. En el caso de la Denominación de Origen Mezcal son nueve estados los que tienen su aval: Oaxaca, Guerrero, Michoacán, San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato, Durango, Tamaulipas y Puebla.La graduación alcohólica debe ser de 45 grados, y no hay que tenerle miedo, porque esta característica facilitará que reconozcas más los aromas y sabores de la planta. Si bajas de esa graduación estarías probando una bebida diluida (en agua).Explora las variedades con las que se puede hacer mezcal, recuerda que cada Estado tiene sus plantas endémicas o regionales, por ejemplo, la variedad Salmiana es de San Luis Potosí, Guanajuato y Zacatecas; la variedad Cupreata se reproducen estupendamente en Guerrero y Michoacán. Hablando de Oaxaca, es el Estado que tiene más biodiversidad para hacer mezcales, con opciones que van del Cuishe, el Arroqueño, al Tobalá; además del más común y que se da en el país, el Espadín.Para probarlo busca un recipiente de boca ancha, puede ser una jícara o el vasito veladora, y sirve de una onza a una onza y media. Aprovecha el boom que hay de mezcaleros hechos con cerámica gracias grandiosos artesanos que los están fabricando por todo el país.Ahora vamos a la acción, si de verdad quieres conocer todo lo que ofrece en aromas y sabor un mezcal, vete por los blancos, así conocerás qué le aportó la tierra, si es más floras, herbal, mineral, terroso. Como lees, el mezcal es todo esto y más.Antes de pasar al nivel en boca, haz un ejercicio de preparación: moja tu dedo índice con un poco de mezcal y espárcelo en el dorso de tu otra mano, sacude esa mano e inmediatamente huele donde colocaste el mezcal, lo que debe pasar es que explote el aroma a agave cocido primordialmente, sino es así y encuentras olores a llanta o plástico quemado o muy ahumado algo no anda muy bien con la calidad de tu mezcal, pues tiene un defecto que sucedió en algún momento del proceso de elaboración. Este ejercicio ayuda a que tu sistema sensorial se prepare para ese primer sorbo con el que deberás enjugarte la boca y pasar lentamente el líquido. Seguro dominará un poco el alcohol, pero al segundo sorbo comenzarás a encontrar las referencias olfativas que un mezcal por su origen y variedad te puede dar.Finalmente es indispensable que por cada bebida alcohólica que ingieras te hidrates (tomes agua), esto hará la diferencia, y si puedes no mezcles con otros alcoholes o azúcares para que tu cuerpo no te lo recuerde al día siguiente.El tema de la naranja con sal de gusano lo dejamos a tu decisión, no es una práctica muy común en las zonas mezcaleras. Aún así, lo realmente importante es saber que el mezcal es perfecto como aperitivo, digestivo y para maridar muchos platos. Aquí van dos ejemplos: el Espadín con pescados, mariscos y conchas, y el Tobalá no lo dudes en servir cuando cocines moles, cochinita o carnes muy especiadas.Recuerda que el mezcal es un producto cultural, arraigado a las entrañas de la historia de México que, como su crecimiento y proceso, pide a gritos que lo bebas a besos.Investigación: Wendy Pérez, periodista gastronómica. Fotos: Rober Antillón, fotógrafo gastronómico.Locación de fotos: Salón Candela.  
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD