Así puedes evitar desperdiciar tanta comida
Medio ambiente

Así puedes evitar desperdiciar tanta comida

Por Kiwilimón - July 2019
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos.

Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.


Todo empieza desde las compras
El primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador.

A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.

Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón 

Nada de distracciones
Recuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.

Aprovecha los ingredientes
Muchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada.

Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.

Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.


Cuida las porciones
Para evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.


Administra inteligentemente las sobras
Con frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.

Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera...

Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Erika Benton
18/09/2019 20:19:45
Muy útil. Gracias!
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Qué debo comer si tengo colitis? es una de las preguntas más frecuentes para todas aquellas personas que padecen síndrome de colon irritable, especialmente porque es muy importante mantener una dieta adecuada para reducir los síntomas que causa el malestar. Por eso, en esta nota podrás conocer cuáles son algunos de los alimentos prohibidos más frecuentemente si padeces colitis y con qué podrías, según tu caso, sustituirlos. De acuerdo a Mayo Clinic, la colitis es la inflamación del intestino grueso, la cual puede ser provocada por infección o intoxicación, aunque la mayoría de las veces su causa es desconocida. Entre los síntomas más comunes podemos encontrar cólicos e inflamación abdominal, estreñimiento y dolor severo en el vientre bajo. Por suerte, especialistas como la gastroenteróloga Gail Cresci, de Cleveland Clinic, ha encontrado que esta enfermedad, en algunos casos, se puede controlar sin necesidad de consumir medicamentos, llevando una dieta para la colitis y haciendo ejercicio. La doctora Cresci recomienda evitar ciertos alimentos dependiendo del tipo de colitis, pero sabemos que muchas veces es complicado apegarse a una dieta estricta, así que a continuación te presentamos una serie con diferentes alternativas de alimentos para la colitis que podrían sustituir los que comúnmente se deben evitar. Lácteos Uno de los alimentos que definitivamente se deben evitar si padeces colitis, son los lácteos como la leche, el queso y el yoghurt, ya que, en la mayoría de los casos, pueden provocarte gases e inflamación intestinal. Afortunadamente existen varios alimentos para desinflamar el intestino en caso de que vivir sin lácteos te sea muy difícil, así que puedes suplir los ya mencionados con los siguientes: Leche de almendra, de arroz o de cocoYoghurt sin lactosaQueso brie o camembertAceite vegetal en lugar de mantequillaFrutas con altos niveles de azúcar La fructosa es un factor que podría incrementar las molestias para quienes padecen colitis, de acuerdo a información de la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis ulcerosa, por ello no es recomendable consumir peras, sandía, durazno, cerezas, frutos secos y jugos frutales. Lo que sí se recomendaría añadir a tu dieta para la colitis, son: PlátanosMora azulMelónZarzamoraAlgunos vegetales y leguminosas Otros de los alimentos que no se deberían comer si tienes colitis, son vegetales como el brócoli, coles de Bruselas, espárragos y la col; y leguminosas como frijoles, garbanzos y lentejas, ya que como profundiza la doctora Gail Cresci, éstos favorecen la inflamación del colon y producen gases. En su lugar, puedes comer: ApioZanahoriasEspinacasCalabazaArrozAvenaQuinoaPolioles Los polioles son edulcorantes sin azúcar que muchas veces se encuentran presentes en dulces y golosinas también. Procura evitar productos que contengan sorbitol, isomalta, maltitol y xilitol y si quieres endulzar tu té, mejor agrega: MielMaple naturalDulces que no contengan azúcares que terminen en “ol”.Recuerda que antes de consumir algún alimento antes mencionado, debes de consultar a un especialista que te ayude a definir cuáles son los mejores alimentos para la colitis para tu dieta.
Cuidar de nuestra salud siempre ha sido una prioridad, pero definitivamente tras la epidemia de coronavirus Covid-19, las personas han decidido tomar medidas extra para cuidar mejor de su cuerpo, es por eso que a continuación te explicamos cómo fortalecer el sistema respiratorio. El sistema respiratorio está formado por los pulmones, la faringe, la laringe, la tráquea y los bronquios y es necesario saber cómo cuidar de ellos adecuadamente, tal como lo indica la Asociación Americana del Pulmón. Haz ejercicio Cuidar de tus pulmones será muchísimo más fácil si realizas actividad física y ejercicio constantemente, ya que éste te ayuda a controlar la forma en que respiras y fortalece tus vías respiratorias, además el ejercicio ayuda a mejorar la calidad de vida. Evita fumar e inhalar humo de tabaco Las partículas de los cigarros pueden inflamar los pulmones, cerrar los bronquios y llenarlos de moco espeso, además de que la nicotina podría ser causante de cáncer; por ello lo más recomendable sería no fumar y mantenerse alejado de quienes lo hacen. Infórmate sobre la calidad del aire en tu entorno Es importante informarse acerca de la calidad del aire en tu ciudad, ya que su impacto puede ser súper dañino para tu sistema respiratorio si sales al exterior y respiras aire contaminado. En caso de ser así, evita ejercitarte y realizar actividad física afuera. Come cítricos y alimentos altos en vitamina C De acuerdo a un estudio publicado por el diario Allergy, Asthma and Clinical Inmulogy, frutas como las naranjas, mandarinas y toronjas disminuyen notablemente los síntomas que causan el asma por ejercicio, además de que son grandes antioxidantes y potencian las defensas del organismo. Agrega verduras crucíferas a tu dieta diaria Incluye ciertas verduras en tus comidas, tal como la col, el brócoli y la coliflor, que tienen altos componentes de glucosinolatos, que, según al Instituto Nacional del Cáncer, poseen propiedades antiinflamatorias, antivirales y antibacterianas que inhiben algunas infecciones respiratorias. Añade semillas a tu colación Algunas semillas como las de girasol, calabaza o incluso la linaza, tienen altas cantidades de magnesio, el cual relaja las vías respiratorias y reduce la inflamación. ¡No olvides añadirlas a tus colaciones o a tus ensaladas favoritas! Como puedes darte cuenta, los consejos para cuidar tu sistema respiratorio forman parte de cuidar tu salud entera. Con el ejercicio suficiente y una buena dieta alta en alimentos nutritivos, no tendrás nada qué temer.
No existe pollo flaco o hervido que continúe tristeando por las esquinas de una olla si se le añade un baño de especias. Más aún si se trata de especias mexicanas. El uso en la cocina de los también llamados condimentos se remonta al antiguo Egipto y es tan viejo como nuestro deseo por hacer que lo nutritivo pase al cuerpo sin tener que taparse la nariz. Y es que, como si fueran un rey Midas del sabor, las especias tienen el poder de darle sazón a todo lo que tocan gracias a su concentración de aromas provenientes de las semillas o de la corteza de algunas plantas aromáticas. Hay que frotarlas como a una lámpara maravillosa. Una ráfaga de aromas saldrá de su interior invitándonos a embriagarnos con ellas. ¡Pero cuidado! Hay que ser sutiles a la hora de usarlas y cuidar de no tostarlas demasiado para que decoren cada bocado sin abrumar. Las especias de México no son la excepción. Son explosión pura. Son razón suficiente para voltear hacia la tierra –o al cielo– para agradecer lo que nos da. Sin las especias mexicanas al mundo le faltaría algo así como su Quinta Sinfonía de Beethoven, sus Meninas de Velázquez, culinariamente hablando. Ahí tienen a la vainilla. ¿Qué sería de las tartas de manzana sin un helado con su sabor? ¿De qué serían de los pasteles de bodas sin sus bizcochos avainillados? A la crema pastelera le faltaría el cincuenta porciento de su alma. A las galletas su olorosa estampa. ¡Olvídense del rompope! La vainilla planifolia es una especia originaria de México y en Papantla es donde alcanza su plenitud. Esta especia mexicana es de esas cosas –dieciséis en total– a las que se les ha defendido con una Denominación de Origen por parte del gobierno. En el caso de la vainilla, este rango celebra pedazos de tierra –treinta y nueve municipios entre Veracruz y Puebla–, procesos y mano de obra de quien sabe cómo cuidar las orquídeas de vainilla desde tiempos prehispánicos. De esa pequeña vaina, con el sencillo movimiento de un cuchillo, salen partículas que huelen a una flor suave pero pungente.Otra especia orgullosamente mexicana es la pimienta gorda o pimienta Tabasco, que también cuenta con el título nobiliario de Denominación de Origen. Y aunque a veces a la pimienta gorda se le confunde con pimienta negra, por su sabor es fácil diferenciarla: una mezcla entre clavo, canela, nuez moscada y pimiento. Su fama llega a la India, en donde se muele para preparar masalas y posteriormente currys cremosos y especiados. Sin ir más lejos, es un ingrediente esencial en el rezo de especias ocupadas en el mole, pero también en el sazón y sabor de embutidos, salchichas y salsas BBQ.La canela, por su parte, aunque es originaria de Ceilán (actualmente Sri Lanka), se ha llegado a denominar canela mexicana porque es el país con mayor producción. Sólo piensen por un segundo: ¿qué no huele a canela en México? Su sabor ligeramente picante –como todo lo que gusta al mexicano– combina a la perfección con lo dulce o lo salado. La canela nada en un mar de aguas de horchata, en la molienda especiada del mole, en los recados. Está en los panes dulces que pasean los jóvenes en sus canastas y en los carritos de churros de las esquinas. Es perfume en pepianes y adobos. Está en todo.No nos olvidamos de otra gran especia mexicana, el achiote, sin el cual la cochinita sería una simple carne cocida y los tacos al pastor –¡de nada, mundo!– no existirían. México sabe a chile, por su puesto. Pero también a la festividad de sus especias y a las hierbas de olor (que son harina de otro costal y al cual nos zambulliremos pronto). En conjunto, las especias mexicanas le dan identidad a una despensa a la que es correcto llamar barroca e incluso churrigueresca. Sólo basta recordar que el mexicano no come pollo ni chayote hervidos más que en la enfermedad. Más vale muertos que sencillos, hasta en la comida. Lo nuestro es combinar densidades y capas de sabor, técnicas y preparaciones que dan lugar a una sinfonía compleja llamada gastronomía mexicana. ¿Cuál es tu especia mexicana favorita?
La soya (glycine max) es una leguminosa que proviene de Asia, la cual nos ha brindado una gran variedad de platillos al momento de guisar, pues con ella podemos sustituir la proteína de origen animal en nuestra dieta.Su historia es casi reciente, pues fue inventada en la década de los 60, por la empresa de productos agrícolas y procesamiento de alimentos Archer Daniels Midland, la cual posee la marca registrada sobre el producto.¿De dónde sale la carne de soya?También conocida como proteína vegetal texturizada, la carne de soya se hace a partir de harina de soja desgrasada, un subproducto que se obtiene de la extracción de aceite de soja. Para la mayoría de los productos de soya que son una imitación de carne, como la de los tacos, el verdadero desafío no se encuentra en el sabor, sino en crear una textura convincente, pues la proteína de soya es globular mientras que la proteína de carne real es fibrosa, por lo que los fabricantes de alimentos tienen que alterar la estructura molecular de la soya.Esto generalmente se hace exponiendo la proteína de soya al calor, ácido o un solvente y luego pasando la mezcla a través de un extrusor de alimentos que la reforma.Como a menudo se usa como una alternativa de carne, es normal preguntarnos cómo preparar soya guisada. La buena noticia es que no sólo hay muchísimas formas de hacerlo, sino que además es rápida de cocinar y puede tener un contenido de proteínas comparable al de ciertas carnes.Ya que la soya texturizada busca reemplazar carnes, puedes guisarla de la misma forma en la que lo harías con la carne de pollo, de res o de cerdo, y hacer unos tacos de pastor, unas albóndigas en caldillo de jitomate, o incluso una hamburguesa.Por sí sols, cualquier alternativa de carne sin sabor, como la soya texturizada, no tendrá el sabor de la carne animal real, pero una vez que los fabricantes de alimentos hayan logrado esa textura carnosa, podrás sazonar la carne falsa para imitar cualquier cosa, desde hot dogs y costillas hasta bistecs y calamares. De hecho, varios fabricantes la venden ya guisada de estas formas.Ahora ya tienes una mejor idea de donde sale la soya y de cómo se puede preparar en la cocina, inténtalo y añadirás variedad a tus menús, además de que es una opción rendidora para comidas grandes.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD