6 recetas de pasta que querrás cocinar ahora mismo
Recetas

6 recetas de pasta que querrás cocinar ahora mismo

Por Jessica Alcántara - Marzo 2020
Entre las distintas formas de cómo cocinar pasta, siempre podremos encontrar mezclas que jamás te hubieses imaginado, o mejor aún, algunas que sí, pero que jamás te atreverías a proponer. Por eso y sabiendo que las recetas de pasta son muchísimas, pero que en la actualidad la verdadera receta que necesitas es: económica, fácil, rendidora y rica, quisimos recopilar nuestro top de recetas, que ofrecen una gran variedad de opciones que puedes preparar en cualquier momento y para consentir a cualquier paladar, sin importar lo exigente que sea.

Claro, antes tienes que saber que cada receta de pasta puede ser desde clásica, con altos estándares italianos, o con el simple toque casero que tiene cualquier hogar que cocina con recetas de las abuelitas (que, para ser honestos, a veces ganan a cualquier chef por más famoso que sea). 

Por lo tanto, si estás pensando que a veces no es buen momento para comer este gran manjar que combina con todo, de verdad con todo, iremos de las combinaciones más básicas, hasta la clásica forma de cómo cocinar lasaña tradicional o en sus variedades.

Pasta Cremosa con Pollo

Claro, te preguntarás, ¿por qué esta receta de pasta tiene que venir en esta lista? Y sí, la respuesta es muy fácil y rápida: una de las mejores formas de comer pasta siempre será con dos ingredientes extra: algo cremoso y una proteína, (puede ser desde pollo, carne, res, pescado y muchas opciones más). 

Ensalada de Pasta con Atún y Chícharos

Efectivamente, las formas de preparar pasta no siempre serán como las habías imaginado, pero te aseguramos que a veces agregar opciones como el atún en lata pueden ser de las mejores decisiones que vas a tomar cuando tengas que cocinar de forma rápida. De hecho, esta puede ser una gran jugada a la hora de cocinar para los pequeños en casa, ya que incluyes verduras sin que lo noten tan fácilmente ¿hasta ahora todo suena muy fácil con la forma de cocinar pasta, ¿verdad?

Pasta de Coditos con Jamón Fría

Chicos, grandes, exigentes y amantes de la comida, querrán probar algo tan sencillo, pero rico y tradicional como esta receta de pasta de coditos. ¿A quién no le recuerda a una receta casera de mamá? Como decíamos, las combinaciones de pasta van de lo más complejo a lo más simple como picar cubitos de jamón y mezclar con mayonesa y crema, ¿fácil?

Pasta Carbonara

Seguramente pensarás que subimos el nivel muy rápido, porque estamos hablando de cómo cocinar una pasta estilo italiano que, claramente, tiene especificaciones que se han ido modificando con los años, porque en la antigüedad se cocinaba con huevos, guanciale, queso pecorino, sal y pimienta. El guanciale es una pieza de cerdo típico del centro de Italia. Solo en el caso de que no se pueda conseguir guanciale, puedes usar tocino para preparar la salsa. El pecorino es una variedad de queso de oveja curado que aporta cremosidad a la salsa.

Así que, te recomendamos no variar del todo la receta sino, tus invitados no creerán que están comiendo un platillo con un verdadero toque de Italia.

Pasta Alfredo con Camarones

Por supuesto que la pasta y los mariscos son como hermanos, y si sabes elegir bien, puedes lograr opciones deliciosas. La prueba, sin duda, es esta receta de Pasta Alfredo con Camarones. Aunque suena a una receta que podría ser costosa, hoy en día todos los supermercados ofrecen variedades de camarones en tamaño y precio, así que consentir a la familia con una receta así puede ser una gran sorpresa. Sólo recuerda un pequeño detalle para que tu forma de cocinar pasta Alfredo no sea un fracaso: debe ser cremosa, espesa y con el toque ideal de queso.

Coditos con Queso

Es que, siendo sinceros una de las mejores formas de cocinar pasta siempre será con ese toque único que le da el queso, ¿o piensan lo contrario? Porque el queso es como la pasta, combina con todo y te hace redescubrir sabores siempre. Un claro ejemplo es cocinar los coditos en refractario con queso manchego, queso cheddar, tocino crujiente y dejar que el horno haga la magia para poder disfrutar de este rico platillo.

Cuéntanos en los comentarios, cuál es la pasta que más te gusta preparar y cuál agregarías a nuestra grandiosa lista. 




Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La gastronomía colombiana es uno de los tesoros más grandes de Latinoamérica y es que nadie puede resistirse a las tradicionales arepas, sancocho, empanadas y todas esas delicias hechas con maíz o arroz. Por eso, en esta ocasión te mostramos algunos platos típicos de Colombia que no podrás resistir. Arepas Al igual que en Venezuela, las arepas son un platillo muy común en tierras colombianas. Las arepas son unas tortitas hechas con harina de maíz y cocinadas a la parrilla; pueden prepararse muy sencillas, desde sólo un poco de mantequilla hasta de carne con queso y más ingredientes. En Cartagena destacan las arepas de huevo, ¿a ti de qué se te antojan? Ajiaco Si de sopas se trata, no podrás resistir el tradicional ajiaco, la cual se prepara con pollo desmenuzado, diferentes tipos de papas, maíz y guasca. No te dejes llevar por su esencia de sopa, ya que más que una entrada principal, el ajiaco cuenta como un platillo completo. Picada Otra joya de la gastronomía colombiana es la picada, un exquisito plato con diferentes cortes de carne que se acompaña con papas, elotes, patacones, aguacate y las siempre presentes arepas. Generalmente se come en reuniones para disfrutar con los amigos. Pargo frito y arroz de coco El pargo frito se trata de un tipo de pescado que se cocina frito, con plátanos machos cortados en rodajas, aplastados y fritos, además de un delicioso arroz dulzón con coco, un clásico de las costas colombianas. Arroz atollado El arroz atollado es un plato delicioso hecho de arroz con pollo, carne de cerdo y res, acompañado de cebolla, papa y pimientos. Es un plato tradicional colombiano que simplemente no te puedes perder. Patarasca La patarasca es un platillo típico del sureste de Colombia, cerca del Amazonas y se trata de un pescado sazonado con azafrán criollo, envuelto en hoja de plátano y cocinado a las brasas. ¡Un verdadero manjar! Sobrebarriga santandereana La sobrebarriga es un corte de carne del lateral del estómago de la res que se hornea con jitomate, ajo y diversos condimentos y se acompaña con papa y yuca, una especie de camote muy rico. Este plato es tradicional de Satander, departamento andinos al nororiente de Colombia. ¿Qué platillo tradicional de Colombia se te antoja más?
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
Si eres amante del terror y misterio, vive una deliciosa y macabra experiencia con el increíble menú que te ofrece Lovecraft Café, el Kiwifav de la semana a cargo de nuestra coordinadora de marketing, Pamela Montaño. Lovecraft Café es una cafetería temática para los amantes del talentoso escritor de terror H.P. Lovecraft, donde podrán encontrar platillos deliciosos, postres en forma de calavera, corazón y partes del cuerpo, así como bebidas terroríficas que no podrán resistir.Al llegar a Lovecraft Café podrás encontrar unos grandes tentáculos abrazando una taza de café, siluetas de gatos y un techo oscuro, todo inspirado en la literatura de terror creada por H.P. Lovecraft, Edgar Allan Poe y Clive Barkets, entre otros, que te harán sentir que estás dentro de tu novela de terror favorita.Además de sus postres temáticos, como el clásico cráneo de chocolate o el almoahdón de plumas, en honor al famoso cuento de Horacio de Quiroga, podrás encontrar una gran variedad de cervezas artesanales, chapatas, snacks, sodas italianas y, por supuesto, café. ¡Seguro su personal te orientará a elegir la mejor opción para ti!En Lovecraft Café puedes llevar a tus peques, pues no tienen problema en recibir niños y además, podrás encontrar libros, juegos de mesa, muñecos y actividades que te acercarán más a la literatura oscura.Deja que el terror estimule tu imaginación, hambre y sed y visítalos de jueves a domingo en Lorenzo Bouturini esquina Calle 1325, en el centro de la Ciudad de México.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD