Por qué es bueno el Caldo de Hueso y cuándo comerlo
Recetas

Por qué es bueno el Caldo de Hueso y cuándo comerlo

Por Kiwilimón - Febrero 2019

Tu mamá y tu abuela no estaban equivocadas cuando querían aliviar todos tus males con un caldito. Detrás de esta tradición hay un sinfín de razones que beneficiarán tanto tu salud, como tu bolsillo.

Descubre por qué es bueno el caldo de hueso.

Nutritivo

Si no conoces todas las propiedades del caldo de hueso, este puede parecerte más algo como agua hervida con sobras de comida que como un platillo nutritivo. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. A pesar de la simpleza de esta preparación, el caldo hecho a base de huesos contiene muchos minerales y nutrientes. Lo mejor de todo es que el cuerpo digiere mejor estos componentes
gracias a su proceso de elaboración.

Económico

El caldo de hueso es una alternativa muy económica para la hora de la comida. Debido a que se elabora a partir de agua y huesos de carne de res, pollo o cerdo, el costo de preparación es mínimo. La otra gran ventaja de esta receta es que te permite aprovechar todos los ingredientes de tus platillos, incluyendo aquellas partes que casi siempre terminas tirando a la basura. ¡Adiós al desperdicio con el caldo de hueso!

Sencillo

El aporte nutricional de un platillo no está definido por el nivel de complejidad en su preparación o por el precio de sus ingredientes. Aunque este caldo está repleto de nutrientes, vitaminas y minerales, el proceso de elaboración no requiere grandes habilidades o instrumentos de cocina muy sofisticados. Solo es necesario añadir algunas verduras y condimentar con tus especias preferidas.

Versátil

Otra de las grandes bondades del caldo de hueso es la gran variedad de usos que podemos darle. Si te gusta la comida más minimalista, puedes optar por comer el caldo así tal cual, o también puedes aprovecharlo como base para preparar sopas, salsas, cremas  o guisados más elaborados. Cocinar con este caldo hará que hasta una sopa de fideos sepa súper especial.


¿Cuándo es bueno comer caldo de hueso?

Aunque el caldo de hueso es un platillo muy nutritivo, ideal para toda la familia, existen ciertas situaciones en las que su consumo es especialmente beneficioso:

Problemas de digestión: a pesar de ser un alimento con muchos nutrientes, es ligero y suave, por lo que es perfecto para esos días en los que tu estómago no tolera cualquier cosa.

Enfermedades en los cartílagos: el caldo de hueso es una fuente rica en colágeno y gelatina. Estos dos componentes ayudan a restaurar las coyunturas, así como el cabello, las uñas y, por supuesto, la piel.

Desnutrición: en los casos en que por alguna razón el organismo tiene deficiencias de nutrientes, el caldo de hueso puede hacer maravillas. Este platillo contiene más de 19 aminoácidos fáciles de absorber, así como nutrientes que cuidan el sistema digestivo e inmunológico.

Califica esta receta
Calificaciones (1)
Catalina Soto
21/02/2019 11:56:19
¡excelente aportacion de las abuelitas! Gracias kiwilimon por recordar.
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
Aprovecha las bondades de la naturaleza y consume frutas de temporada. Descubre cuáles son las frutas que debes comer en primavera:Piña: esta delicia aromática suele crecer naturalmente en climas cálidos húmedos, sin embargo, también puede sembrarse todo el año si se usan sistemas de riego. Además de tener muchos nutrientes, las piñas ayudan a mejorar la digestión y pueden reducir el riesgo de cáncer.Cheesecake sin horno de piña coladaKiwi: el kiwi debe ser plantado en regiones con climas templados y subtropicales. La temperatura óptima para este cultivo es entre 25 y 30° C. Las maravillas del kiwi no se limitan a su alto contenido de vitamina C, sino que además es un aliado natural en el tratamiento de la presión sanguínea y ciertos tipos de enfermedades del corazón.Mango: este fruto dulce requiere clima cálidos y secos para crecer. Los lugares en los que se cultiva naturalmente el mango se registra una precipitación promedio de 1000 a 1500 mm. Esta fruta se caracteriza por tener altos niveles de vitamina A y C, las cuales ayudan a mantener en buen estado la piel y el cabello.Camarones en salsa de mango y chipotleMelón: aunque el melón es en realidad una hortaliza, se le considera como fruta por su consumo. El cultivo de melón se desarrolla mejor en climas cálidos y no muy húmedos. Uno de los grandes beneficios de comer melón es la conservación de la salud de los huesos, gracias a sus aportes de vitamina K y magnesio.Papaya: la papaya tiene que sembrarse en lugares húmedos y cálidos. No se aconseja plantar el árbol del papayo en zonas propensas a las heladas porque se puede morir la planta. El consumo frecuente de betacaroteno (nutriente presente en la papaya) está relacionado con un menor riesgo de desarrollar asma, así como ciertos tipos de cáncer.Sandía: la sandía, al igual que el melón, es una hortaliza, pero es considerada como fruta. Al ser una fruta tropical crece mejor en zonas con temperaturas que oscilan entre los 23 y los 28° C. Los electrolitos y la gran cantidad de agua que contiene la sandía ayudan a mantener la hidratación y prevenir golpes de calor.Sandía locaFresa: el desarrollo de la planta de la fresa requiere un equilibrio entre altas y bajas temperaturas, así como entre días largos y cortos. Las fresas son una fuente natural rica en ácido fólico, por lo que su consumo es muy recomendable durante el embarazo.Mojito de fresa bajo en caloríasTamarindo: si bien se conoce comúnmente como una fruta, el tamarindo es una leguminosa carnosa con un sabor agridulce. Se produce generalmente en climas cálidos semisecos. El tamarindo tiene propiedades laxantes y ayuda a acelerar la digestión. De igual manera, al contener altos niveles de hierro combate la anemia.¿Qué fruta usarás hoy en la cocina?
Es posible que hayas escuchado acerca de la importancia de las vitaminas y minerales para tu salud, pero si no sabes dónde puedes encontrar esos nutrientes, podemos ayudarte. Los Aguacates de México son una fuente saludable y llena de nutrientes que puedes agregar a una dieta saludable. Una porción de 50 g de aguacate que equivale aproximadamente a un tercio de un aguacate mediano, tiene 80 calorías y casi 20 vitaminas y minerales, lo cual significa que son una buena opción. ¿Conoces cuáles son los principales nutrientes que necesita tu cuerpo para funcionar correctamente? Estos son algunos de ellos: VitaminasLas vitaminas son el primer grupo y son esenciales para la vida, porque cada una tiene propiedades exclusivas que ayudan al cuerpo a descomponer y metabolizar las proteínas, las grasas y los carbohidratos, lo que se traduce en muchos beneficios de salud. Las vitaminas K y E, que se encuentran todos en los aguacates, se almacenan y procesan en el cuerpo gracias a las grasas que consumes y tienes. Cada una ayuda en diferentes procesos del cuerpo. Los aguacates son una buena fuente de vitamina K, un nutriente que es importante para la correcta coagulación de la sangre. Una porción de aguacate también proporciona el 6% del valor diario de la vitamina E, un poderoso antioxidante que protege los tejidos del cuerpo contra los daños y ayuda a mantener fuerte el sistema inmunológico.Por su parte, las vitaminas hidrosolubles no se almacenan en el cuerpo y se deberían consumir a menudo. ¿Qué alimentos las contienen? Una deliciosa manera para aprovecharlas y obtenerlas es comer platillos saludables y balanceadas que incluyan Aguacates de México. Los aguacates contiene grasa no saturada que actúa como potenciador de nutrientes al ayudar a aumentar la absorción de las vitaminas solubles en grasa A, D, K y E.. Piensa en agregar aguacate a tu huevo en el desayuno o guacamole como guarnición para un filete de pescado como salmón.MineralesNo olvidemos que las vitaminas se complementan con los minerales, que también son esenciales para un estilo de vida saludable. Entre los más importantes se encuentran el cobre y el potasio, que se encuentran en los aguacates. El cobre es esencial para mantener saludables los vasos sanguíneos, nervios y huesos. El potasio es un electrolito que a menudo se pierde en el sudor, y es necesario reponerlo porque ayuda a los músculos a contraerse y a regular los fluidos. Los Aguacates de México pueden ayudarte a conseguir estos minerales clave, pues una porción de 50 gramos de esta fruta (un tercio de un aguacate mediano) te aporta 10% del consumo diario de cobre y 6% del consumo diario de potasio. Los Aguacates de México contribuyen valores diarios de Hierro en 2%, Zinc en 2% y magnesio, que también tienen beneficios adicionales para la salud. Si necesitas algunas ideas, prueba a agregar aguacate a tus ensaladas, tacos, sándwiches o licuados, o incluso prepara un avocado toast con los toppings que más te gusten y que sean ricos en nutrientes.Los Aguacates de México son la fruta fresca que pueden aumentar la calidad nutricional de tu dieta.
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD