Postres con Leche Condensada que te levantarán el ánimo
Recetas

Postres con Leche Condensada que te levantarán el ánimo

Por jessica Alcantara - Abril 2020
Probablemente más de una vez has pensado que la verdadera felicidad antes de comer postres, está al alcance de una cucharada directo del tarro de la leche condensada, ¿cierto? Y si no es así, tampoco debes agobiarte, porque posiblemente has sido más prudente en cómo consumes los alimentos azucarados y tal vez prefieras preparar algún postre con leche condensada para compartir con familia o amigos y así no sentir tanta culpa. 

Claro, antes queremos explicarte cuál es la razón por la cuál este ingrediente ha sido el favorito de muchos a lo largo de los años y al que muy a menudo confunden con la leche evaporada. Entonces, la diferencia está en que la leche condensada es un tipo de leche concentrada a la que le han eliminado aproximadamente el 60% de agua, que se suple por azúcar previo a ser enlatada. De hecho, algunas marcas tienen señalado que la leche condensada contiene 40 a 45 % de azúcar y es ideal para agregar ese sabor rico y esponjoso, con color caramelo a los postres como pasteles, budines, helados, tartas, cheesecakes y muchísimas opciones más; además, sirve como saborizante para café y té.

Ahora que sabes para qué se usa principalmente este delicioso producto, queremos compartir contigo 10 recetas de postres con leche endulzada, que le agregarán un extra de felicidad a cualquier día complicado. 


Cheesecake sin horno

Esta rica receta de cheesecake no requiere de un horno, ya que va congelado, por lo que debes ser paciente para este proceso, porque todo dependerá de la potencia de tu refrigerador. Puedes acompañar con frambuesas y mermelada de fresas. Un gran tip para que este postre con leche condensada quede mucho más firme, es que agregues un poco de grenetina disuelta y la revuelvas con la mezcla del pastel. 

Pay de Limón con Galletas Marías

Sí, el postre original, Carlota de Limón va a conservar su lugar en nuestro recetario de postres para siempre. Aunque tenemos que decir que esta variedad con limón y galletas Marías hará que te atrevas a preparar algo un poquito diferente, pero conservando principios básicos de repostería previamente aplicados. 


Flan Napolitano tradicional

Otra de las recetas de postres con leche condensada es, sin duda, este Flan Napolitano tradicional, un básico de la cocina mexicana, ya que su sencilla preparación, está basada en licuar los pocos ingredientes y después esperar a que la magia suceda. No olvides que para que un buen flan quede perfecto, debes seguir con cautela las porciones. 

Pay de Queso con Costra de Galleta

Si quieres consentir a tu familia con un postre fácil y diferente, debes probar esta receta de Pay de Queso con Costra de Galleta. Este pay de queso es muy fácil de hacer porque lo preparas con leche condensada, leche evaporada, queso crema, mantequilla y huevo. Recuerda, ahora ya sabes la diferencia entre leche condensada y leche evaporada. 

Cheesecake de Oreo frío

¿Cuántas personas en tu casa aman comer más de 3 galletas oreo remojadas en leche fría? Pues este podría ser su próximo postre favorito. El pay de queso es un postre que le gusta tanto a chicos como a grandes, en especial si la receta incluye las deliciosas galletas tan populares como estas. 

Gelatina de Mosaico de Corazón

Los postres con leche condensada quedan excelentes porque tienen esa textura perfecta cremosita, gracias a la pequeña porción que agregues de este producto tan popular. Recuerda que la leche condensada se puede usar en muchísimos postres y para gelatinas, es un excelente recurso. 

Pay de Queso Marmoleado

Aunque seguramente pensabas que en este pequeño artículo encontrarías cuál es secreto para un marmoleado perfecto, queremos decirte que por el momento no será compartido aquí, pero lo tendrás muy pronto en un espacio especial para hablar del tema. Mientras tanto, te podemos decir que la textura de este pay de queso con forma espectacular, tendrá como ingrediente secreto a la leche condensada, por lo tanto, te sugerimos que cuides mucho la porción que usarás. 

Flan Volteado de Piña

¡El clásico pastel volteado de piña lo hemos convertido en un cremoso y rico flan! Cocina este rápido y fácil flan de vainilla, con una base de piñas en almíbar y caramelo, decorado con cerezas en almíbar. Este postre hará que quedes como todo un profesional.

Gorditas de Nata

Nadie puede resistirse al aroma que emiten unas gorditas de nata, así que este es el momento de prepararlas y no quedarse con las ganas de comerlas, porque además de ser una receta muy tradicional, son muy fáciles de hacer. Un gran tip para que este postre con leche condensada sea un éxito, es que tengas mucho cuidado con la temperatura del comal, ya que si es muy alta, podrían quemarse pero quedar crudas por dentro. Recuerda: son de cocción lenta. 

Pastel de Tres Leches en Plancha

¿Eres de las personas que se emociona al leer que su postre favorito no necesita horno? Entonces este será tu próximo postre con leche condensada a preparar. El gran secreto de la perfección de este pastel es que al usar plástico antiadherente podrás manipular mejor el pan y además, que tomes muy en cuenta que todo podría variar dependiendo el tamaño de tu molde. 

No olvides que en los comentarios nos puedes dejar tus sugerencias para preparar o cuáles son las recetas de postres con leche condensada que agregarías. 
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La Navidad se acerca y no hay mejor que consentirse en grande. Si te apasiona cocinar, comer o cualquier actividad vinculada con la gastronomía, te presentamos los regalos que no te pueden faltar: KiwiPro Tu plataforma favorita de recetas de cocina acaba de estrenar una versión mejorada de su aplicación para facilitarte la vida: ¡KiwiPro! Entre sus nuevas funciones están su modo offline (para que disfrutes tus recetas sin necesidad de estar conectado), la función de lista del súper, en la que podrás checar tus recetas favoritas y seleccionar los ingredientes por lista de pasillo o compartirla como texto o PDF y su modo paso a paso que podrás controlar sin necesidad de tocar la pantalla (si tu celular cuenta con sensor de proximidad). ¡Con KiwiPro cocinarás como experto en todas tus reuniones familiares! No esperes más y descárgala gratis durante un mes. Disponible en: Android iOSApp Gallery Calendario Gastronómico Planifica cada día y mes del año con todo el sabor de México. La edición 2021 del Calendario Gastronómico tiene la temática: “Aguacate, un regalo de México para el mundo”, y celebra el doceavo aniversario de un proyecto que ha tributado a los ingredientes, utensilios, platos típicos, festividades mexicanas, comida callejera, entre otros. Las siguientes diez ediciones (hasta 2029) las dedicarán a las grandes aportaciones de México al mundo como lo son ingredientes como el cacao (2020) y este año el aguacate, con su anatomía, usos, recetas y maridajes. Disponible en: Librerías Gandhi, Sótano, Fonca, Porrúa y directamente con Despacho Gastronómico Cuchillo de chef con alvéolos Para preparar tus recetas favoritas, no te puede faltar el cuchillo de chef con alvéolos de la marca Victorinox®. Es perfecto para cualquier corte, pues gracias a los alvéolos en su hoja se desliza más fácilmente al momento de cortar, su mango ergonómico facilita el agarrarlo. ¡Es perfecto para cualquier reto culinario en familia! Disponible en: www.victorinox.com/mxBatería oficial de MasterChef MéxicoSi eres amante de la cocina y del programa MasterChef, este será el regalo perfecto para ti. Es la línea Vitroacero The Champions Collection de Vasconia®, la cual al estar recubierta con vitroacero es más resistente y duradera, además de que con el tiempo no perderá su brillo ni su color. Puedes usarla en estufas de gas, eléctricas, de inducción o en horno y lo mejor: ¡nada se les pegará! Disponible en: Liverpool Tu robot de cocinaAsí es, ahora ya puedes tener tu propio robot de cocina que hará todos tus deseos realidad: cortar, batir, mezclar y cocinar, o sea, sellar, dorar, cocer al vapor y hasta caramelizar frutas. Prep&Cook llegó este año a México y ha enamorado a todos los amantes de la cocina porque en él puedes cocinar todo tipo de alimentos y platillos, gracias a sus aditamentos base. ¿No lo crees? Ve esta receta de mole blanco de novia, fácil, rápida y deliciosa. Disponible en: Liverpool
Beber vino es delicioso, pero por una extraña razón, muchas veces el vino sigue siendo una bebida poco familiar para nosotros: ¿qué uva, de qué país, de qué año? Por fortuna, el vino mexicano no sólo se ha ido abriendo paso para ser más accesible y prestigioso, sino que además, se preocupa por ser inclusivo.En el marco de la Semana de la Inclusión de personas con discapacidad, celebrada del 1 al 8 de diciembre, el Consejo Mexicano Vitivinícola presenta etiquetas en braile para cada tipo de vino, para así volverse más inclusivos con los consumidores.Esta semana de la inclusión de personas con discapacidad es una iniciativa en conjunto con esta empresa de etiquetas, el consejo, Libre Acceso AC e intérpretes de lengua de señas mexicana, que buscan hacer conciencia sobre la inclusión de minorías, tanto en la industria vitivinícola, como en otros sectores y no sólo para su consumo, sino que también en el área laboral.Las etiquetas se incluyen en las botellas de diversos socios y se elaboran con la colaboración de MCC Labels. Su finalidad es “que las personas con discapacidad visual puedan sumarse a la cultura vitivinícola en México, por lo que esta alianza con el CMV nos permitirá llevar este mensaje a todas las personas que disfrutan y aman el vino mexicano”, de acuerdo con Juan Moreno, director comercial de MCC Labels.Además de las etiquetas, en la semana de la inclusión habrán diversas actividades en bodegas de vino mexicanas, como Tres Raíces, Freixenet, Monte Xanic y Las Nubes. También se realizarán transmisiones en vivo con diversas asociaciones civiles y una cata maridaje, en la cual las personas que la adquieran podrán disfrutar de un menú único a 4 tiempos y maridaje con dos vinos especiales para 2 personas.Esta cena tiene un costo de 2840 pesos y puedes reservar al correo jimena.cuevas@uvayvino.org.mx.
Beber vino es delicioso, pero por una extraña razón, muchas veces el vino sigue siendo una bebida poco familiar para nosotros: ¿qué uva, de qué país, de qué año? Por fortuna, el vino mexicano no sólo se ha ido abriendo paso para ser más accesible y prestigioso, sino que además, se preocupa por ser inclusivo.En el marco de la Semana de la Inclusión de personas con discapacidad, celebrada del 1 al 8 de diciembre, el Consejo Mexicano Vitivinícola presenta etiquetas en braile para cada tipo de vino, para así volverse más inclusivos con los consumidores.Esta semana de la inclusión de personas con discapacidad es una iniciativa en conjunto con esta empresa de etiquetas, el consejo, Libre Acceso AC e intérpretes de lengua de señas mexicana, que buscan hacer conciencia sobre la inclusión de minorías, tanto en la industria vitivinícola, como en otros sectores y no sólo para su consumo, sino que también en el área laboral.Las etiquetas se incluyen en las botellas de diversos socios y se elaboran con la colaboración de MCC Labels. Su finalidad es “que las personas con discapacidad visual puedan sumarse a la cultura vitivinícola en México, por lo que esta alianza con el CMV nos permitirá llevar este mensaje a todas las personas que disfrutan y aman el vino mexicano”, de acuerdo con Juan Moreno, director comercial de MCC Labels.Además de las etiquetas, en la semana de la inclusión habrán diversas actividades en bodegas de vino mexicanas, como Tres Raíces, Freixenet, Monte Xanic y Las Nubes. También se realizarán transmisiones en vivo con diversas asociaciones civiles y una cata maridaje, en la cual las personas que la adquieran podrán disfrutar de un menú único a 4 tiempos y maridaje con dos vinos especiales para 2 personas.Esta cena tiene un costo de 2840 pesos y puedes reservar al correo jimena.cuevas@uvayvino.org.mx.
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes. Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia. Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer. El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas). Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre. Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño. Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico. No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):4 jitomates bola, grandes1 cebolla blanca, grande3 manojos de perejil½ manojo de hierbabuena¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)½ taza de aceite de oliva extra virgen1 ½ cucharadas de sal1 cucharada de pimientaEn una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD