13 increíbles maneras de comer pastel de zanahoria
Recomendaciones de Cocina

13 increíbles maneras de comer pastel de zanahoria

Por Kiwilimón - Septiembre 2017
¿Te gusta el queso crema? ¿Eres fan de la zanahoria? ¿Le quieres poner canela a todo? ¡El pastel de zanahoria es TU postre! Como sabemos que una sola receta de pastel de zanahoria no es suficiente, reunimos 13 increíbles maneras de disfrutar este exquisito postre. Prueba estas deliciosas versiones del tradicional pastel de zanahoria y deléitate con todo el sabor de sus ingredientes:

Pastel de zanahoria

Si apenas empiezas a hacer tus pininos en la cocina, te recomendamos que pruebes esta receta. Es muy sencilla y no tienes que preocuparte por alguna preparación especial (básicamente lo único que tienes que hacer es mezclar todos los ingredientes y hornearlos).

Pastel de zanahoria y nuez 

Esta receta es un poco más sofisticada que la anterior (aunque no lo parezca, agregar solo dos ingredientes más puede cambiar muchísimo el sabor). Antes de que embetunes tu pastel, deja que se enfríe para que no se derrita el glaseado.

Galletas de pastel de zanahoria 

Con esta preparación te demostramos fácilmente la magia de la cocina: agrega avena a la receta del pastel de zanahoria de toda la vida y ¡voilá! Disfruta unas riquísimas galletas con el sabor de tu pastel favorito.

Rosca de pastel de zanahoria 

Existen algunos ingredientes que pueden ayudarte a aligerar tus postres, por ejemplo el yogurt griego. De igual manera, puedes realzar los sabores de los postres agregando ingredientes que jamás te habrías imaginado, como pimienta.

Rollo de pastel de zanahoria 

Si quieres lucirte con un postre rico y vistoso, este rollo es una excelente opción. Para evitar problemas al momento de enrollarlo, lo mejor es que pongas poca mezcla en la charola y así quede más delgado el bizcocho.

Pastel de zanahoria sin horno 

Si de plano le huyes a todas las recetas que requieren horno o no tienes mucho tiempo, este pastel de zanahoria sin horno será tu favorito. Elige un panqué de vainilla o nuez para que combinen mejor los sabores de los ingredientes.

Pastel de zanahoria con glaseado 

Para decorar un pastel con un glaseado rico no necesitas más que dos ingredientes, y esta receta es la prueba. No olvides cernir los ingredientes secos antes de mezclarlos para evitar grumos en la masa.

Carlota royal de pastel de zanahoria 

¿Te encanta el pastel de zanahoria, pero quieres consentir a tus comensales con un postre muy especial? Esta carlota es todo lo que estás buscando: ingredientes ricos y accesibles más una presentación espectacular. ¡Tienes que probarla!

Pastel de zanahoria clásico 

Aunque la receta del pastel de zanahoria ya es de por sí una de las opciones más saludables dentro del universo de los postres, esta versión incluye ingredientes como puré de manzana y arándanos que aumentan su aporte nutrimental

Carrot cupcakes 

Tal vez tengan un sabor muy similar, pero la textura de los cupcakes es mucho más ligera y esponjosa. ¿Cuál es el secreto? Batir los huevos a punto de nieve para que tengan mucho aire y la mezcla no quede apelmazada.

Pastel de zanahoria y yogurt 

Cuando tengas antojo de un postre, pero te remuerda la conciencia por romper la dieta, recuerda que existen opciones saludables a las recetas tradicionales. Este pastel es muy ligero y además lleva germen de trigo, semillas de girasol y harina integral para una dosis extra de fibra.

Pastel de zanahoria relleno de cheesecake 

A todas alguna vez nos ha pasado que nos cuesta escoger entre un postre y otro (una de las decisiones más difíciles de la vida), pero ese ya no será un problema. Esta receta combina dos de tus consentidos: el pastel de zanahoria y el cheesecake.

Betún de queso crema 

Finalmente, te compartimos una receta muy sencilla pero increíblemente deliciosa de betún de queso crema. Unta un poco de esta delicia sobre un pan de zanahoria y convierte la bollería más sencilla en un postre espectacular. Pastel, rollo, cupcakes, sin horno, con harina integral, sin huevo… el pastel de zanahoria es delicioso en todas sus versiones. ¿Qué esperas para experimentar en tu cocina con estas exquisitas recetas?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tlaxcala se ubica en un lugar estratégico, justo al centro de la megalópolis mexicana. Su geolocalización, cercana a la capital y a otros estados, históricamente le ha valido bendiciones y una serie de vuelcos a su destino que se tradujeron en el enriquecimiento de la cultura y un sinfín de delicias culinarias que no pasan desapercibidas.El origen de la cocina tlaxcalteca data de más de setecientos años, con el asentamiento de los primeros grupos que conformaron esta gran civilización. “Al estar cerca del eje neo volcánico Tlaxcala recibe muchas aguas de los deshielos que luego se van al subsuelo y que hacen rica y bondadosa a la tierra”, comenta Irad Santacruz, catedrático de la cocina de su entidad por la Culinary Art School. De ahí que la gastronomía emerge entre insumos inmejorables donde la tortilla es reina. No por nada, Tlaxcala significa lugar de tortillas. Para Francisco Molina, uno de los cocineros más emblemáticos del estado y cuyo restaurante Evoka es una parada imperdible en la visita, los ingredientes primordiales de la región son el maíz y el maguey. Este último es el ingrediente que más orgullo le genera: “De él se ocupa todo. Trato de utilizar la filosofía del maguey en mi restaurante”. Del agave se extrae el agua miel y la miel de agave con sus sabores herbáceos; al fermentarlo se produce el pulque; sus pencas se utilizan para cocciones como la barbacoa; hasta con la plaga del maguey, que es el gusano, se elaboran platillos de buena complejidad. Las milpas crecen por las planicies y ofrecen un puñado de ingredientes que terminarán en una buena sopa. Adicionalmente existe el llamado metepantle, un concepto proveniente de la agricultura prehispánica en el que el ecosistema se crea en torno al maguey. “Cada árbol le otorga ciertas características y ciertos nutrientes al piso, dándole una especie de equilibrio a la tierra. Para mí este es básicamente el origen de la cocina tlaxcalteca”, comenta el chef Francisco. No es un secreto que antes de la llegada de los españoles los tlaxcaltecas estaban sometidos a los aztecas. A forma de castigo por querer deslindarse de pagar impuestos a los habitantes de la región se les prohibió la compra de sal y otros insumos. De ahí que los guisos regionales ocupen pocos ingredientes, pero que aunados a la creatividad y las técnicas han hecho posible una buena variedad.“Aproximadamente se obtienen treinta y cinco ingredientes que forman parte de la culinaria tlaxcalteca, de la cocina tradicional” afirma Irad, en los que los más emblemáticos son el mole de ladrillo, el mole prieto y el atole agrio. “El mole prieto es un mole más ceremonial, un mole más líquido que espeso y que se hace con puerco. El mole de ladrillo es un mole también ceremonial de origen otomí”. Por su parte el atole agrio se elabora a partir de especies de maíz rojo y se sirve con un frijol o ayocote en el fondo.El mole que puede encontrarlo a uno en casi todo el estado es el mole de fiesta, pero claro, con ciertas sazones que van mutando en cada comunidad. Junto al estado de México e Hidalgo, comparte la tradición de la mejor barbacoa del país y la técnica del mixiote. De sopas están las tlatlapas, una sopa espesa que se preparara con frijol amarillo, el chileatole verde y la sopa de milpa común en temporada. El insumo predilecto de la época de lluvias es el hongo comestible que es proteína vegetal en guisos y moles típicos. Pero nada de eso terminaría de amalgamar sin el rey de las bebidas milenarias: el pulque. El pulque es cultura, es ingrediente en copiosos platillos, es la predilección de Quetzalcóatl y por lo que tuvo que redimirse en el exilio. En el lado dulce, Tlaxcala es un paraíso por descubrir. “Están los muéganos tradicionales de Humantla, de Santa Ana, de Santa Cruz y de la capital”; pero también están los tlaxcales –tortitas elaboradas con masa de maíz y azúcar–, los dulces de pepita, las conservas de guayaba, de camote, o de cualquier fruta de temporada. No hay que perderse tampoco los burritos –y olvida el gran envoltorio hecho con tortilla de harina–. En Tlaxcala están hechos de maíz a punto de reventar y van cubiertos por aguamiel, piloncillo o azúcar. Otros postres tradicionales son el chacualole, un postre elaborado a partir de calabaza u otras frutas y aromatizado con canela, piel de naranja y clavo, o los buñelos de rodilla y de viento. Por supuesto, en las fiestas patronales, hay que dejarse conducir hasta el aroma de unos panes de feria. Si de gastronomía callejera hay que hablar, el chef Francisco recomienda las tortas de la 2 de abril. “Son unas tortas que vienen con milanesa de cerdo, chalupa, quesadilla de huitlacoche o de queso, todo va frito. Viene con su ensalada, su jitomate y su pan”. Si se prefiere la tortilla por sobre el bolillo, hay que detenerse en una esquina por tacos de canasta, supuestamente originarios de la entidad. Irad recomienda asistir los viernes el mercado alternativo de productores agroecológicos que se instala en el parque de San Nicolás, el tianguis sabatino de Tlaxcala y el de los miércoles de la Loma: “Ahí no solamente encuentras el producto y a las personas, sino que también seguramente vas a comer delicioso en alguno de sus múltiples puestos”. Y es que sí, dar un paseo por este pequeño estado es probar tradiciones bien conservadas en un contexto de haciendas, de leyendas vivas y cruces de camino.
¿Término medio o bien cocida? ¿Con o sin cátsup? Todos tenemos una hamburguesa favorita diferente y es que son muchísimos los elementos que pueden acompañar a una hamburguesa el tipo de carne, el pan que la envuelve, las guarniciones y hasta los aderezos que preferimos para acompañarlas. En este universo todo se vale y depende enteramente de lo que más te guste, porque las hamburguesas son un platillo que simplemente se creó para hacernos felices en cada bocado. Este KiwiFav se lo dedico a mi hamburguesería favorita: Kitchen 6. Es el gastropub del chef Rodrigo Carrasco, donde expresa su pasión por la carne, las cocciones largas, la cerveza y los buenos momentos con amigos. Inició en la Colonia Condesa, Ciudad de México, y ahora tienen una nueva sucursal en Pedregal, donde también elaboran pizzas al horno con masa madre en colaboración con el chocolatero Mau Montiel. La Pibe, una hamburguesa de sirloin con chimichurri, queso manchego y chorizo argentino fue la primera que pobre en Kitchen 6 y a lo largo de estos diez años no ha dejado de sorprenderme con nuevas combinaciones y estilos, siempre garantizando la calidad de todos sus ingredientes. Prueba La Taquera, elaborada con cordero al pastor, La Gabacha, con mac & cheese y tocino, o la que preparan con un toque de cerveza. Algunos de los clásicos de la casa son las papas K6 con 6 aderezos (mi favorito: el de cuatro quesos), las malteadas y su variada carta de cervezas artesanales. ¡Sigue el proyecto a través de kitche6mx!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD