15 tips para reducir el consumo de grasa
Recomendaciones de Cocina

15 tips para reducir el consumo de grasa

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
Una de las costumbres más peligrosas en cuanto a comer es el consumir demasiada grasa. Hacerlo por un tiempo extendido puede llevar a enfermedades crónicas, problemas de corazón y un deterioro rápido de la salud en general. Sabemos que a muchos les es difícil disminuir su consumo de grasa pero por eso hoy tenemos 15 tips para reducir el consumo de grasa en tu dieta. 1.- Come más pescado y pollo, tienen mucho menos grasa que la carne roja. Utiliza pavo molido en lugar de carne de res picada y quítale la piel al pollo cuando lo consumas.   2.- Pídele a tu carnicero que retire todos los rastros de grasa de tu carne de res y cerdo. De esta manera cocinarás con un producto magro con mucho menos tóxicos.   3.- Cocina al horno o a la parrilla en vez de freí, esto reduce el uso de aceites y grasas animales.   4.- Cocina tus vegetales y arroces al vapor, esto nulifica casi al 100% el uso de grasas en tu preparación.   5.-Sustituye cada huevo completo que usas por dos claras. La parte de la yema tiene proteína sí, pero también bastante colesterol.   6.- Usa leche descremada o light, sigue teniendo el calcio que ayuda a los huesos pero sin mucha de la grasa que existe en la leche entera.   7.- Si vas a usar aceites usa de olivo o de canola y trata de evitar grasas animales como la mantequilla y la manteca que añaden mucha grasa a tus alimentos.   8.- Al comer en restaurantes pide que te sirvan las salsas y aderezos por separado, así podrás controlar tu consumo de estos ingredientes que, normalmente, llevan mucha grasa.   9.- Sustituye la mantequilla y margarina con hierbas y especias para darle sabor a tus platillos sin llenarlos de grasa.  
  1. Lee las etiquetas, aunque algunos productos digan que son light la realidad es que mucho son bajos en azúcar pero igual de pesados en grasas.
 
  1. Cuidado con las grasas escondidas
A veces hay ingredientes que no deberían ser grasosos pero que lo son por cómo los prepararon. Un ejemplo claro son los frijoles refritos.  
  1. Cambia de proteínas
Trata de consumir, cuando puedas, frijol, soya y tofu en vez de carnes animales como res, cerdo o pollo.  
  1. Consume quesos frescos
Los quesos maduros tienen más grasa pero los frescos como el cottage o el panela tienen un monto mucho menor.  
  1. Come fruta de postre
Cuando salgas trata de no ordenar pasteles ni helados, en vez escoge postres de fruta o yogurt para reducir tu consumo de grasas.  
  1. Refrigera salsas, sopas y guisados
Al refrigerar estas preparaciones la grasa se irá hacia arriba, sólo quítasela y come, así te desharás de mucha de la grasa que contenían. También te dejamos algunas recetas bajas en grasa para que disfrutes sin remordimiento: Huevos estrellados sin grasa Postre de tapioca light Arroz al vapor Pescado al horno Wrap de pavo
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Después de una mascarilla de arroz, el rostro se siente súper hidratado, terso y flexible, suave y de tono uniforme, quizá por eso es tan popular entre los remedios caseros de belleza japonesa y si no la has probado aún, aquí te contamos un poco de sus beneficios y cómo hacerla.Algunos de los componentes bioactivos del arroz, como los extractos de ácido ferúlico, PABA y ácido fítico, se utilizan en productos para el cuidado de la piel para aclarar las manchas oscuras, exfoliar la piel y protegerla de los rayos UV, así que ciertamente pueden beneficiarte si haces una mascarilla casera, sin embargo, debes tener en mente que estos ingredientes están más concentrados en extractos que en la propia harina de arroz.El almidón de arroz también se usa en productos cosméticos para absorber la grasa y reducir el brillo, por lo que si deseas hacer una mascarilla casera de harina de arroz, es probable que obtengas mejores resultados combinándola con ingredientes que han demostrado ser beneficiosos para la piel, como el aceite de oliva. Exfoliante de harina de arroz y aceite de olivaLa harina de arroz definitivamente podría eliminar el aceite de la piel y frotar suavemente la piel puede provocar cierta exfoliación, así que prueba con esta receta:Mezcla 3 cucharadas de leche en polvo con 5 cucharadas de harina de arroz integral, luego añade 1 cucharada de aceite de oliva (si tu piel es muy grasa, no lo agregues) y mezcla nuevamente. Por último, agrega agua de rosas gradualmente, hasta obtener una pasta espesa.Aplica la pasta sobre el rostro, luego dejar secar al aire de 10 a 15 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, aplica un poco de agua para aflojar la mascarilla y luego simplemente frota suavemente para exfoliar la piel. Enjuaga por completo y listo.Mascarilla de arroz con leche y mielEsta es una de las mascarillas faciales de arroz caseras más nutritivas y ayuda a rejuvenecer la piel, iluminarla y le devuelve su brillo saludable. La miel es uno de los mejores ingredientes naturales, apto para todo tipo de pieles. Hidrata la piel sin engrasarla y tiene efectos antibacterianos, antiinflamatorios, antioxidantes y cicatrizantes, mientras que la leche exfolia y aclara la piel y la vuelve tersa y juvenil.Para hacerla, necesitas los siguientes ingredientes:3 cucharaditas de arroz hervido2 cucharaditas de miel1 cucharada de lecheHierve el arroz hasta que los granos estén completamente blandos, luego cuélalo y tritúralo con un tenedor hasta obtener una pasta homogénea. Entonces agrega la leche, la miel y mezcla bien.Aplica la mascarilla sobre el rostro limpio, preferiblemente después de un exfoliante facial suave. Déjala actuar durante 20 a 30 minutos, luego enjuaga con agua y aplica tu crema facial de inmediato para retener la humedad.*Foto de portada de Luba Ertel en Unsplash.
Mundialmente se conocen los efectos perjudiciales para la salud que tiene el llevar una dieta con exceso de azúcar, por ejemplo, hay una relación con el consumo de ella y enfermedades como la diabetes u afectaciones a órganos vitales como el corazón, el riñón y el páncreas. Por ello, en #KiwiTeCuida compartimos recomendaciones de ingredientes y platillos que te ayuden a mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre. Los beneficios de una alimentación sin azúcar son múltiples, pues reduce el riesgo de obesidad y síndrome metabólico, disminuye los triglicéridos en la sangre, así como la enfermedad de hígado graso no alcohólico.La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no excederse de 25 gramos de azúcar. Sin embargo, la problemática se encuentra en que por lo menos 10 de los grupos de alimentos terminaron calificados con alto contenido en azúcar (helados, galletas, cereales de desayuno, barritas de cereales, bizcochos, pasteles, postres, chocolates, mermeladas, otros dulces y golosinas).  Esto ha traído como consecuencia el aumento en enfermedades como la Diabetes Mellitus tipo 2, la Hipertensión Arterial y los triglicéridos elevados, que desencadenan sobrepeso y obesidad, síndrome metabólico, entre muchos otros. Por ello una dieta reducida en azúcar nos encamina a una vida más sana. Así en este reto quincenal de #KiwiTeCuida presentamos los beneficios de una dieta sin azúcar, con recetas llenas de sabor pero con bajos niveles de azúcar como las calabacitas rellenas de rajas poblanas y elote que preparó la chef Colibrí Jiménez, y este lunes 24 de mayo realizaremos un conversatorio con Jennifer Asencio, nutrióloga clínica, especialista en diabetes con más de 20 años de experiencia y Fernanda Balmaceda, editora adjunta de Kiwilimón, para que conozcas de primera mano todos los beneficios de iniciar una dieta baja en azúcar. ¡Te esperamos este lunes 24, a las 18 horas, en el Instagram oficial de Kiwilimón para resolver todas tus dudas!
Tortilla, relleno, salsa. Tres posibilidades que, con cierta dosis de creatividad, se vuelven infinitas. Una trilogía sencilla, justa en cada una de sus partes. Un número ecuménico sin aristas en el que nada sobra, en el que todo huele y sabe a armonía. Este gran portador del número tres –según la numerología, sinónimo de paz y estabilidad–, las enchiladas mexicanas, es uno de los platillos que han sabido colarse al día a día de los hogares. Las “enchiladas mexicanas” son cultura: son desde el antojito de puesto, la comida formal cuando se hornean, o el desayuno de los trasnochados. Las enchiladas son sustantivo, son adjetivo, porque ya saben, los mexicanos cuando nos enojamos, nos enchilamos. En el caso del alimento, la enchilada mexicana debe su nombre a la tortilla, ya sea que se remojó en salsa y se frío, o se le aplicó el sistema a la inversa. Si la tortilla va primeramente frita en aceite, hay que cuidar que la temperatura y la cantidad de la grasa sea suficiente para no entiesarla. Si va revolcada en salsa y luego frita, hay que tener buen tino para no convertirla en chilaquiles. Y es que la enchilada debe ir doblada. Es su promesa de marca, su sine qua non. No puede ir enrollada como unas flautas ni simplemente doblada; es símbolo de egoísmo si sólo lleva unas gotas de salsa; de tacos, si lleva la salsa por dentro; de chilaquiles, si va fragmentada. La enchilada debe ser suave, blandita; no sólo cocida al comal, para que penetre la salsa en su crispida superficie. El origen se remonta al calendario precolombino. El Códice Florentino hablaba de las chillapitzalli, unas tortillas enrolladas que se condimentaban con chile. De hecho, existía un oficio, el de la tlailacatzoa, en el que la cocinera se convertía en experta de doblar tortillas. Tras la Conquista se incorporaron a la receta decenas de ingredientes como el caldo de pollo en las salsas o las proteínas como el pollo y el cerdo. Como tal, “la tortilla enchilada” apareció por primera vez en el gran recetario de 1831, El cocinero mexicano.Las recetas fueron variando regionalmente. Ahora los dedos de las manos nos faltan para enumerarlas. Las variaciones tienen que ver con los chiles que se incorporan a la salsa. Aunque claro, en los rellenos y los ingredientes que las coronan están las acepciones; el diablo, dirían algunos. En algunos mercados como en Veracruz, el relleno va por fuera. En otros casos, la variedad está en la masa a la que se le incluye chile cascabel, como en el caso de las potosinas. Hay una enchilada mexicana para cada ocasión, para cada presupuesto. No faltan las de mole y guajolote para las ocasiones especiales, ni las frugales que se dejan ver cuando en el refrigerador hay más cervezas que ingredientes; tortilla, huevo y salsa de chipotle bastan para prepararlas. La versatilidad y capacidad de adaptación a lo que hay es un homenaje al saber hacer de cada estado, al de cada pueblo, al de cada familia. Estas son algunas de nuestras favoritas.Enchiladas mineras de GuanajuatoUn platillo de época virreinal. Se les llama mineras por ser la labor primordial del estado; las enchiladas van rellenas con queso ranchero y van coronadas por una mezcla de verduras –papa, zanahoria y lechuga–. Que a nadie se le escape el detalle mágico del tocado: chile y cebollitas encurtidas.Enchiladas queretanasSon bastante similares a las mineras, sin embargo, estas no llevan encurtidos. La tortilla va igualmente frita en la salsa para lograr esa sensación adobada y pueden ir rellenas de pollo o de huevo. Enchiladas suizas Más mexicanas que el mole, las enchiladas suizas toman su nombre por el gratín de queso que las cubre al exterior. Generalmente van rellenas con pollo y en la composición de la salsa se incorpora un agente lácteo como la crema. Esto las hace ligeramente dulces, suficientemente perfectas.Enchiladas suizas rojasSe elaboran de forma similar a las verdes, pero con la adición de jitomate al hervido de salsa. En las suizas, se vale hacerse de la vista gorda con lo de “deben ir dobladas” pues, para que se amolden orgánicamente y consigan esa corteza doradita en el horno, se enrollan y se ponen al refractario.Enchiladas de mole verde¿Dos best sellers nacionales en un mismo plato? El buen karma se hace realidad cuando un mole verde es lo enchiloso de unas sencillas tortillas de maíz. Digno de cualquier celebración –boda, quinceaños, semáforo amarillo, promoción 2X1 en tu súper favorito– estas enchiladas son una fiesta de pepita con final picosito.Enchiladas enacahuatadasEn México incluimos los cacahuates también en las salsas como la macha o en algunos moles oaxaqueños. Esta salsa espesa, balanceada en acidez y tersa es la cobija que toda tortilla quisiera llevar. Enchiladas de chile poblanoEn el mundo de las enchiladas verdes, tenemos unas de pantones más claros que no proceden del tomatillo, sino de una crema elaborada a partir de chile poblano y queso, queso doble crema, crema o bien, todas las anteriores. Pueden ir rellenas de pollo o de un salteado de setas para completar la experiencia vegetal. 
Seguramente has escuchado que la belleza que importa es la de adentro y no podemos estar más de acuerdo, pues el cómo luces tiene que ver con el estilo de vida que llevas y sobre todo con el tipo de alimentación que ingieres. Si crees que es tiempo de ponerte botox o de someterte a procedimientos cosméticos, pues en tu piel ya se ven signos de la edad, es porque el colágeno y la elastina, las dos proteínas principales de tu piel, comienzan a escasear con el tiempo. Hábitos como estar expuesto a los rayos del sol, fumar y comer alimentos pocos nutritivos generan moléculas adicionales de radicales libres que dañan aún más la piel y provocan que luzca más frágil y seca, y magnifica las arrugas de tu rostro y líneas de expresión.Sin embargo, con una buena alimentación podemos hacer que la piel mejore significamente sin procedimientos estéticos: "Hay investigaciones que sugieren que una dieta saludable con nutrientes específicos puede ayudar a reducir los signos del envejecimiento", dice la Dra. Patricia Farris, dermatóloga y portavoz de la Academia Estadounidense de Dermatología.Estos son algunos alimentos que pueden ayudar y ser más efectivos que el bótox:Kiwis, Fresas, Cítricos, BrócoliDe acuerdo con diversos estudios de la nutricosmética, la vitamina C puede ayudar a regenerar las células de la piel, reducir las arrugas y luchar contra el envejecimiento de la piel cuando se expone a la luz solar, además ayuda a producir colágeno, por lo que comer alimentos que la contengan, puede ser muy beneficioso para nuestra apariencia. Nueces, almendras y aceitesEl ácido linoleico es el más abundante que tenemos en la piel, por lo que tener una dieta alta en este ácido reducirá el adelgazamiento de la piel y las arrugas que delatan la edad. Huevo, pescados, carne, quesosEl colágeno es una proteína que puedes encontrar en alimentos de origen animal como las aves y la carne. Juega un papel importante en el fortalecimiento de la piel, y además puede beneficiar la elasticidad y la hidratación para prevenir resequedad de la piel y a la formación de arrugas.El tiempo es algo que no podemos frenar, pero sin duda, sí podemos prevenir que se refleje en nuestra piel, recuerda: todo parte de una buena alimentación. ¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD