15 trucos que no conocías para lograr unas piernas sin celulitis
Recomendaciones de Cocina

15 trucos que no conocías para lograr unas piernas sin celulitis

Por Kiwilimón - Julio 2016
La gran mayoría de las mujeres sufre por la odiosa piel de naranja. Aunque es una condición muy común, deshacerse de ella es muy complicado. Descubre nuevos trucos para lograr una piel libre de celulitis.
  • Mantente hidratada
  • Estar bien hidratada puede ayudar a disminuir la apariencia de la piel de naranja.
    1. Desintoxícate con jugo de limón
    Prueba tomando tres veces al día una mezcla de dos cucharadas de jugo de limón con una cucharadita de pimienta de cayena.
    1. Consume alimentos alcalinizantes
    Aumenta el consumo de vegetales crudos y frutas, ya que la naturaleza alcalina de estos alimentos atrae las toxinas, lo que permite deshacerse de ellas más fácilmente.
    1. Toma tés herbales
    Procura tomar una taza de té verde por las mañanas.
    1. Tonifica tu piel
    Llevar una rutina de limpieza y cuidado de la piel puede ayudar a mejorar considerablemente la apariencia de esta. Complementa la aplicación de cremas y geles con duchas frías por la mañana.

    Today is leg day with my trainer! @alwaysmissfancypants is #motivation 💃#instastylelover #fashion #wednesdayworkout #legsfordays

    Una foto publicada por InstaStyleLover (@instastylelover) el

    1. Olvídate de la ropa muy ajustada
    Las fajas y, en general, la ropa extremadamente ajustada impiden la correcta circulación sanguínea del cuerpo. Esto únicamente favorece la aparición de la piel de naranja.
    1. Disminuye el consumo de sal
    La sal refinada deshidrata y provoca la acumulación de toxinas en el cuerpo.
    1. Toma baños con sal
    Bañarse en agua tibia con sal durante 20 minutos puede ayudar a reducir la celulitis.
    1. Usa el vinagre de sidra de manzana
    Mezcla una parte de vinagre de sidra de manzana con dos partes de agua y un poco de miel. Unta suavemente esta mezcla sobre tu piel y déjala actuar durante 30 minutos.
    1. Duerme más
    Si no duermes bien y no logras relajarte, tus problemas de celulitis pueden agravarse.

    'I like the Eiffel Tower because it looks like steel and lace.'

    Una foto publicada por Ela Arjandas (@ela_arjandas) el

    1. Deja de fumar
    Fumar disminuye la elasticidad de la piel, provoca la aparición de arrugas prematuras y flacidez.
    1. Consume ácidos grasos
    Una dieta rica en ácidos grasos refuerza los tejidos en torno a las células de grasa, lo que ayuda a reducir la celulitis.
    1. Aplica aceite de enebro
    Mezcla de 20 a 30 gotas de aceite de enebro con 4 onzas de aceite de oliva y aplícalo con un masaje suave por 10 minutos.
    1. Camina
    Si pasas mucho tiempo sentada, procura levantarte cada hora para caminar unos minutos.
    1. Olvídate de la comida chatarra
    La mayoría de estos alimentos contienen pocos nutrientes y muchos elementos dañinos, lo cual impacta en los niveles de toxinas del cuerpo. Desintoxica tu cuerpo con estas recetas:
    Califica este artículo
    Calificaciones (0)
    Sé el primero en dar una calificación
    PUBLICIDAD
    Lo mas leído
    Hemos escuchado muchas recomendaciones para usar los residuos orgánicos en nuestras plantitas, pero a veces, no estos consejos pueden resultar contraproducentes.Por ejemplo, ¿sabías que lo mejor es triturar las cáscaras de huevo para ponérselas a las plantitas en lugar de sólo colocarlas encima y completas? Los beneficios de este tipo de fertilizantes naturales son increíbles, no cuestan nada y con ellos, reutilizas los restos de comida para nutrir el suelo en macetas o en el jardín, así que usados correctamente, verás mejorar el crecimiento de tus plantas.Cáscaras de huevoLas cáscaras de huevo están llenas de calcio, útil para que las plantas necesitan desarrollen una estructura celular fuerte. También contienen pequeñas cantidades de hierro, fósforo y magnesio, que son esenciales para su crecimiento. Sin embargo, las cáscaras de huevo pueden tardar años en descomponerse y liberar los nutrientes a las plantas, a menos que las muelas muy bien. La mejor manera de aprovechar sus nutrientes en nuestras plantas interior es remojar las cáscaras en agua hirviendo durante al menos 24 horas. Luego sólo tienes que usar esta agua para regar tus plantas de interior. Si quieres usar las cáscaras directamente, asegúrate de limpiarlas bien con agua tibia para que no tengan huevo crudo o membrana que pueda oler mal o atraer moho, tritúralas y colócalas sobre sobre la tierra para macetas para ayudar a retener un poco de humedad.Restos de café y téLos granos de café, las hojas de té usadas y las bolsas de té hechas de material natural y sin grapas son excelentes adiciones al compost, pero debido a que la descomposición tiene que ocurrir para liberar los nutrientes que las plantas pueden usar, es mejor compostar estos elementos primero que agregarlos directamente a las plantas. De lo contrario, pueden alentar el crecimiento de moho y si se coloca una capa demasiado gruesa, pueden dificultar la absorción de agua.Cáscara de plátanoMuchas personas recomiendan por experiencia propia usar las cáscaras de plátano como solución milagrosa de la naturaleza para cualquier problema de las plantas, como repeler los pulgones o eliminar el polvo de las plantas de interior. Aunque algunos estudios científicos han encontrado que las cáscaras pueden ser un fertilizante natural efectivo, si decides usar las cáscaras, ten en cuenta que si bien no es probable que dañen tus plantas de interior, las plagas como las moscas de la fruta abundarán.Cáscaras de naranjaPuedes usar las cáscaras de las naranjas y otras frutas cítricas para mantener a las mascotas alejadas de tus plantas, pues muchos gatos y perros evitan el olor. Para usarlas adecuadamente, corta la cáscara en trozos de aproximadamente dos o tres centímetros cuadrados y déjalas en la superficie de la maceta. Si están frescas, suelen funcionar mejor, así que puedes reemplazarlas cuando estén secas.Agua de cocciónAl cocinar verduras o huevos en agua, algunos nutrientes se hierven y se quedan en esa agua. Una vez que esta agua se enfríe, puede usarla para regar tus plantas. Si deseas hacer de esto una práctica constante, espere a salar los alimentos hasta después de cocinarlos, porque el agua salada podría quemar sus plantas.Cáscaras de nuecesCáscaras de pistaches e incluso de cacahuates pueden usarse para ayudar con el drenaje del suelo de una planta. Después de enjuagarlas para eliminar la sal agregada, cubre el fondo de la maceta con cáscaras vacías para ayudar a que el exceso de agua se drene de las raíces. O si lo que quieres es mantener húmeda una planta, usa las cáscaras como una capa de mantillo sobre la tierra para evitar que se sequen rápidamente.Reutilizar estos restos orgánicos de la cocina no sólo te ayudará a ahorrar en fertilizantes, sino que también será una forma más natural y ecológica de cuidar tus plantas de interior mientras reduce el desperdicio.
    Usar los restos de café para abonar nuestras plantitas es una gran manera de reciclar este tipo de residuos orgánicos y de mantener tu flora casera en perfeto estado.Sin embargo, es importante saber hacerlo correctamente, pues aunque muchas veces hemos visto que basta con poner el café molido usado sobre la superficie de la tierra, hay formas de hacerlo más efectivo.Para empezar, tienes que conocer los beneficios del café como abono para las plantas. El principal y más conocido es que el café molido contiene aproximadamente 2% de nitrógeno en volumen.Además, los posos de café, como también se les conoce, no son ácidos, pues el ácido en el café es soluble en agua, así que se queda principalmente en tu café.Por otra parte, el café molido tiene un pH neutro (entre 6,5 y 6,8 pH), mejora la estructura del suelo y es una excelente fuente de nitrógeno para el compostaje.Y aunque no está comprobado, la evidencia anecdótica sugiere que los posos de café repelen a las babosas y los caracoles en el jardín.Cómo usar el café como abonoUsar el café como abono es muy sencillo, pues simplemente puedes extenderlo directamente sobre el suelo. Pero aquí te dejamos más tips para aprovecharlo en tus plantas.-Extiéndelo sobre el suelo y cubre con hojas secas o composta.-Haz una pila de composta colocando los ingredientes en capas con 1/3 de hojas, 1/3 de recortes de hierba fresca y 1/3 de café molido.-Mezcla el café molido usado con papel picado u hojas secas, para tener un equivalente de una fuente de carbono.Si incorporas café molido directamente en el suelo, agrega un fertilizante nitrogenado al mismo tiempo. Los granos de café estimulan el crecimiento de microorganismos en el suelo, que utilizan nitrógeno para su crecimiento y reproducción, mientras los granos de café se descomponen por los microorganismos, el nitrógeno adicional en el fertilizante proporcionará una fuente de nutrientes para sus plantas.También puedes añadir los filtros de café de papel a tu composta como fuente de carbono. Sólo rómpelos en pedazos pequeños para acelerar la descomposición.Lo mejor de usar café como abono es que los residuos de café no se echan a perder, por lo que puedes almacenarlos para usarlos posteriormente y aplicar estos consejos en tu pequeño jardín en casa.
    Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.Elige la carne correctaSi bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.Enfría los ingredientesPara evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.Añade humedad con un poco de huevoLa proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.Forma las albóndigas con cuidadoSi las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.Haz una prueba de sazón Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.Pon en práctica estos trucos con estas recetas:Albóndigas rellenas de queso cremaAlbóndigas picositas al chipotleAlbóndigas en salsa morita
    Tener un árbol de durazno es el sueño de muchos, pero lograr plantar un hueso de durazno que dé frutos no es tan sencillo, pues hay muchos tipos de duraznos y de ellos dependerá si el hueso da fruto o no, y su sabor también.También del tipo de hueso de durazno del que deriva dependerá si la semilla de durazno germina o no, así que será una tarea de prueba y error con varios tipos de duraznos. Lo mejor será asegurarte de que ese durazno provenía de tu país, pues así tendrá más chance de adaptarse a la tierra y el clima. La mayoría de los duraznos necesitan una temperatura constante inferior a 7 grados Celsius para poder dar fruto.La primera forma de cómo plantar un hueso de durazno puede ser directamente en la tierra durante el otoño y esperar la germinación en la primavera de manera natural. Para preparar las semillas de durazno, frótalas con un cepillo suave en agua limpia. Si el durazno estaba tan maduro que el hueso se ha abierto, se revelará la semilla real en su interior. Si no, puedes quitar la capa dura externa y simplemente plantar el grano de semilla. Siempre maneja las semillas con cuidado, pues contienen cianuro y son altamente venenosas.Si lograste sacar con éxito la semilla sin dañarla, el proceso de germinación se acelerará después de la siembra. Sin embargo, esto no es necesario, porque pequeños árboles crecen de muchos de los huesos duros.Puedes plantar los huesos de durazno directamente en el suelo del jardín si vives en un área donde los inviernos son largos y fríos, pero espera a que haya pasado el calor del verano. Puedes guardar tus semillas en el refrigerador durante al menos 8 semanas o desde el otoño hasta la primavera y tendrán mucha más probabilidad de germinar.Haz un hoyo de aproximadamente 7.6 centímetros (3 pulgadas) de profundidad y planta el hueso de durazno al aire libre en otoño, en un suelo bien drenado y fértil, con un pH de alrededor de 6. Coloca la tierra firmemente alrededor del hueso y asegúrate que esté ligeramente húmeda y de no regar de más.Foto de Joanna Stolowicz, Unsplash.Cómo germinar un hueso de duraznoPara no tener que esperar el proceso natural hasta la primavera y en caso de que vivas en un lugar cálido, puedes germinar el hueso de un durazno a través de un tratamiento frío o estratificación. Después de limpiar los huesos y retirar las semillas, colócalos en una bolsa de plástico con tierra ligeramente húmeda. Deben estar húmedos, pero no mojados durante su período de enfriamiento (estratificación). Guárdalos en refrigerador (o congelador) a una temperatura de 1.1 a 5.6 grados Celsius.Cuando hayan pasado seis semanas, revisa si el hueso de durazno germinó. No te desanimes si aún no sucede, las semillas pueden tardar más de tres meses en germinar.Una vez que el hueso haya desarrollado una raíz de al menos 1.3 centímetros de largo, plántalo en el suelo en una maceta hasta que llegue la primavera, entonces trasplanta tu árbol al aire libre en primavera.Plantar un durazno y verlo florecer tomará entre tres y cinco años, así que no desesperes y siempre germina más de un hueso de diferentes tipos de durazno para aumentar tus posibilidades.¿Esto te produjo antojo de duraznos? Prueba estas recetas:Volteado de duraznoMermelada de durazno caseraCarlota de durazno
    NEWSLETTER
    Suscribirme al Newsletter
    PUBLICIDAD
    PUBLICIDAD