3 cenas ligeras para días pesados

Por Kiwilimón - Abril 2015
  Fuente del artículohttp://bit.ly/1GO1qBS Seguramente después de un día con mucho trabajo llegas a casa y estás tan cansado que prepararte algo de cenar suena imposible, o bien, tu desayuno y comida fueron muy ligeros y a la hora de la cena tienes un hambre voraz. No importa cuál sea el caso, recuerda que en la noche nuestro cuerpo consume muy pocas calorías y el metabolismo se vuelve más lento, por lo que no necesitamos comidas muy ligeras. La nutrióloga Sonia Ruenes nos ofrece tres recetas fáciles para convertir nuestras cenas en una opción deliciosa y saludable: 1) Huarache de nopal: • Asar dos nopales. • Sobre ellos untar frijoles bayos o negros molidos, no refritos. • Agregar 100 g., un puñado grande o una taza de pollo desmenuzado o queso fresco rallado. • Añadir tres rebanadas delgadas de aguacate. • Añadir verdura al gusto como lechuga, cebolla y jitomate. 2) Tacos de atún en lechuga: • Picar jitomate y cebolla. • Utilizar una lata de atún en agua y mezclar con las verduras. • Añadir a la mezcla limón, vinagre y una cucharadita de aceite de olivo. • Colocar la mezcla sobre hojas de lechuga romana como tortillas. • Se recomienda acompañar con un poco de arroz blanco cocido o al vapor. 3) Pizzas de berenjenaSeguramente después de un día con mucho trabajo llegas a casa y estás tan cansado que prepararte algo de cenar suena imposible, o bien, tu desayuno y comida fueron muy ligeros y a la hora de la cena tienes un hambre voraz. No importa cuál sea el caso, recuerda que en la noche nuestro cuerpo consume muy pocas calorías y el metabolismo se vuelve más lento, por lo que no necesitamos comidas muy ligeras. La nutrióloga Sonia Ruenes nos ofrece tres recetas fáciles para convertir nuestras cenas en una opción deliciosa y saludable: 1) Huarache de nopal: • Asar dos nopales. • Sobre ellos untar frijoles bayos o negros molidos, no refritos. • Agregar 100 g., un puñado grande o una taza de pollo desmenuzado o queso fresco rallado. • Añadir tres rebanadas delgadas de aguacate. • Añadir verdura al gusto como lechuga, cebolla y jitomate. 2) Tacos de atún en lechuga: • Picar jitomate y cebolla. • Utilizar una lata de atún en agua y mezclar con las verduras. • Añadir a la mezcla limón, vinagre y una cucharadita de aceite de olivo. • Colocar la mezcla sobre hojas de lechuga romana como tortillas. • Se recomienda acompañar con un poco de arroz blanco cocido o al vapor. 3) Pizzas de berenjena • Cocer una berenjena en agua con sal. • Cortar la berenjena en rodajas. • Asar las rodajas por algunos minutos sobre una parrilla con poco aceite vegetal. • Colocar sobre las rodajas rebanadas de queso Oaxaca, mitades de jitomate cherry y hojas de albahaca. Esto último se puede hacer mientras la berenjena se sigue asando o después en el horno por menos de un minuto en el horno de microondas. Si desarrollas el buen hábito de cenar ligero, tu cuerpo te lo agradecerá. Tus sueños serán reparadores, producirás hormonas que retrasen el envejecimiento y tendrás la energía suficiente para recuperarte de un día agotador, así como la energía suficiente para enfrentar un nuevo día. • Cocer una berenjena en agua con sal. • Cortar la berenjena en rodajas. • Asar las rodajas por algunos minutos sobre una parrilla con poco aceite vegetal. • Colocar sobre las rodajas rebanadas de queso Oaxaca, mitades de jitomate cherry y hojas de albahaca. Esto último se puede hacer mientras la berenjena se sigue asando o después en el horno por menos de un minuto en el horno de microondas. Si desarrollas el buen hábito de cenar ligero, tu cuerpo te lo agradecerá. Tus sueños serán reparadores, producirás hormonas que retrasen el envejecimiento y tendrás la energía suficiente para recuperarte de un día agotador, así como la energía suficiente para enfrentar un nuevo día.   banner_recetas_de_cocina  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
La gastronomía argentina es una verdadera delicia y sin duda alguna, los postres que encontramos dentro del país sudamericano, son unos de los más sabrosos de todo el continente. ¿Estás listo para conocer los 5 más irresistibles postres de Argentina? Alfajores Los alfajores son quizás el postre argentino más conocido en todo el mundo y es que ese sándwich de galletas relleno de dulce de leche, chocolate o hasta mermelada de frutas, son un pedacito de cielo. Aunque los alfajores pueden prepararse como un sinfín de combinaciones, el tradicional se prepara a base de maizena y mantequilla para las galletas, se rellena de dulce de leche y sus orillas se bañan con coco. Dulce de leche Como mencionamos anteriormente, el dulce de leche es parte importante de los alfajores y de muchos otros postres argentinos. Se trata de un dulce untable, muy parecido a la cajeta mexicana, hecho con leche, azúcar, esencia de vainilla y bicarbonato. Vigilante argentino Si te gustan las gelatinas de mosaico, el postre vigilante seguramente te cautivará pues se trata de cuadritos de dulce de membrillo combinados con pedacitos de queso, un clásico de la gastronomía argentina. Mazamorra argentina La mazamorra es un postre de origen indígena que también se encuentra en Colombia, Paraguay y Perú. La mazamorra nos recuerda al atole mexicano, ya que se prepara a base de maíz blanco, acompañado de agua, canela, azúcar y vainilla. ¿Te suena familiar? Pastafrola La tarta tradicional argentina, mejor conocida como pastafrola, es una explosión de sabores, ideal para acompañar con un rico cafecito o mate. La pastafrola prepara con una masa cubierta de dulce de membrillo, dulce de leche y hasta guayaba. ¿Ya probaste alguno de estos postres de Argentina?
La gastronomía de Bolivia es un diamante en bruto que definitivamente debes conocer, ya que posee deliciosos platillos con la extravagante influencia de los Andes, lo cual les otorga un característico sabor difícil de encontrar. Por eso te invitamos a conocer algunos de los mejores platillos andinos típicos de Bolivia. Silpancho El silpancho es una irresistible milanesa de carne empanizada de gran tamaño, cubierta con huevos estrellados, papas y acompañada de arroz con ensalada. El silpancho es originario de Cochabamba, en los valles de Bolivia. Anticucho Similar a las espadas brasileñas, el anticucho se trata de una brocheta de corazón de res a la parrilla. Generalmente se acompañan con papas y una tradicional salsa de cacahuate bien picosita. Sándwich de chola Uno de los platillos tradicionales de la capital bolivia, es sin duda, el sándwich de chola. Este emparedado de jamón crujiente, con chicharrón de puerco, encurtido de cebolla, ají y salsa picante es un irresistible antojito que seguro te encantará. Humintas El equivalente a los tamales mexicanos, las humintas son tamales dulces hechas con maíz rallado, que se mezcla con canela, pasas, azúcar y queso en el centro. Puede tener sus variaciones dependiendo de la región, pero siempre se come durante el desayuno o como snack durante el día. Salteñas bolivianes Las salteñas son unas empanadas originarias de la región de Salta, al norte de Bolivia. Su relleno puede variar entre jugosas carnes de ternera, pollo y otros tipos. Cuñapés Los cuñapés son unos deliciosos panecillos con quesos, ideales para acompañar con café caliente. Son bollos calientes hechos con harina de yuca que provienen de Santa Cruz, al oriente de Bolivia. ¿Qué platillos bolivianos se te antojan más?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD