4 estrategias para que coman bien tus hijos
Recomendaciones de Cocina

4 estrategias para que coman bien tus hijos

Por Kiwilimón - Junio 2015

“Siéntate bien”, “te faltan cinco y ya”, “no es posible que no comas”, “no te levantas hasta que acabes”. ¿Se te hacen conocidas estas frases? Tal vez sea así, ya que son muy utilizadas por las mamás para hacer que sus hijos coman todos sus alimentos.

Sin embargo, este método más que invitarlos a comer generan una tensión entre las mamás y los hijos, por lo que perciben el momento de la comida como algo negativo o una pesadilla, señala Aitana Farré, psicóloga especialista en niños.

La especialista, vocera de Lactum detalla que los padres deben incluir al juego al momento de comer, para cambiar la visión negativa a algo placentero, relajado y muy divertido.

“El juego es una actividad básica e indispensable en la infancia que les ayuda a desarrollar habilidades físicas (psicomotricidad fina), cognitivas (de atención y concentración) y socioafectivas (vinculación con otras personas)”

¡Haz que coma bien!

Si no tienes idea de cómo involucrar el juego para que tus hijos coman bien y disfruten de este momento al máximo, sigue estas estrategias.

1. Involúcralo en todo momento

Es importante que ellos tengan la oportunidad de elegir lo que quieren comer, así como participar en la preparación de platillos para hacerlos divertidos.

Sírvelo imitando formas como animales, paisajes, juguetes y todo lo que se te ocurra.

2. Deja  que explore

Los niños entienden el mundo a través de los sentidos. Sentir las texturas y descubrir los sabores de los alimentos les ayudará a relacionarse mejor con la comida.

“Sin embargo, necesitan estructura y límites para que sepan en dónde pueden o no hacer las cosas. El mismo juego tiene reglas”.

3. Sé creativa

Una buena estrategia para que tus hijos coman es cantar una canción o crear una historia con las formas, características y colores de los ingredientes.

Por ejemplo puedes imaginar una carrera donde el brócoli y la zanahoria tienen que ganar. Tu hijo decide qué comer primero y quién ganará.

4. Relájate

Si estás tensa al momento de darle de comer a tu hijo, él lo va a sentir, así que lo mejor es que te relajes y disfrutes ese tiempo con tu hijo.

“Para que un niño coma mejor y se sienta mejor necesita tener una mamá relajada”, agrega la especialista.

¿Está bien alimentado?

La principal preocupación de las mamás es que sus hijos reciban los nutrientes necesarios para su desarrollo y crecimiento.

“Muchas veces las mamás no tienen la noción de cómo incluir los nutrientes en la dieta para que los pequeños coman variado y nutritivo”, detalla Ana Gómez, nutrióloga pediatra.

Una guía para que las mamás estén tranquilas de que sus hijos está bien alimentados es incluir un alimento de los siguientes grupos en cada comida (desayuno, comida y cena):

  1. Frutas y verduras
  2. Proteínas de origen animal (carne, pollo, pescado, queso) y vegetal (legumbres y leguminosas),
  3. Cereales (pasta, tortillas, arroz y galletas)

“Mientras más variedad y colorido exista en cada una de las comidas, el niño tendrá más nutrimentos”

No obstante, se necesita reforzar la alimentación con otros elementos como vitaminas, DHA (ácido graso de la familia de los Omega 3 que ayuda al funcionamiento del cerebro), hierro, calcio, zinc y proteínas.

Una forma de conseguirlo es a través de la ingesta de productos como Lactum Kids, que contiene 35 nutrientes esenciales de todos los grupos de alimentos, sin sacrificar el sabor. De esta manera se logra el 100% de la nutrición que necesitan.

Ver artículo completo.

Notas relacionadas

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Puede que una ensalada sea la definición de comida saludable, pero no por ello tiene que ser aburrida ni mucho menos. Hay formas en las que puedes convertir una simple ensalada en una comida deliciosa y muy completa.Además de ser una comida saludable, puede resultar en un platillo económico, muy práctico y accesible, pues basta con mezclar algunos ingredientes y listo, ¡tienes una comida completa!Para hacer una buena ensalada necesitaras algunas ingredientes básicos:Un vegetal verde como base: lechuga, espinacas, kale.Una proteína, ya sea carne o pescado: pavo, pollo, salmón ahumado, huevo cocido, atún.Un carbohidrato: pasta integral, avena, quinoa, arroz.Además, se le pueden agregar otros complementos para hacerla más completa y deliciosa.Legumbres. El garbanzo, la lenteja y los frijoles son reconocidos como fuentes de proteínas, almidón, fibra, vitaminas y minerales. Eso significa que añadirlos a nuestra ensalada nos dará un aporte extra. Frutas. Si te gustan los contrastes puedes agregarle algún tipo de fruta para darle un toque dulce. Piña, durazno, mango, fresa, manzana, o aguacate son las que mejor quedan en las ensaladas. Frutos secos. Añade a tus ensaladas un puñito de nueces, almendras, pistaches o piñones que le darán el toque crujiente y delicioso. La ensalada ya está prácticamente preparada y sólo nos queda el toque final: el aderezo. Ten mucho cuidado ,porque lo nutritivo de una ensalada puede estropearse con el abuso de aderezos.Lo que te recomendamos es preparar un aderezo casero para que puedas controlar los ingredientes y las porciones. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra con un toque de vinagre blanco o rojo y una pizca de sal será un buen aporte de grasas saludables.La mostaza Dijon, una salsa de yogur natural con cilantro o hierbabuena, jugo de limón o de otras frutas o con una cucharadita de miel, combinará perfectamente con un puñado de frutos secos.Como ves, lo saludable no es sinónimo ni de aburrido ni de insípido y las posibilidad para hacer una ensalada deliciosa y nutritiva son infinitas, lo que necesitas sólo son algunos ingredientes y mucha creatividad.
Las frutas y verduras son alimentos que necesitamos incorporar a nuestra vida diaria, por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que la naturaleza nos proporciona en cada momento del año, tenemos una multitud de posibilidades y sabores, según las preferencias de cada persona.Así, con la llegada de los últimos meses del año despedimos las frutas del verano, que tienen mucha agua, como sandía, melón, ciruelas, duraznos, y sirven para tener el cuerpo hidratado en esta época de calor. Para el otoño, necesitamos otro tipo de frutas y verduras, pues nuestro cuerpo necesita reforzarse en época de frío. Estas son algunas de las frutas y verduras que son ideales para nosotros en el otoño.FrutasGranada. Es una fruta rica en fibra, potasio, vitamina C y antioxidantes. Es ideal para comer sola, como postre, con chilito y limón como snack o para usarlo en ensaladas y en platillos. Su temporada es septiembre-noviembre.Kiwi. Son ricos en agua, potasio, y vitamina C, ideal para protegernos de los resfriados típicos de la época de frío y cambios de temperatura. Además, sus semillitas ayudan al tránsito intestinal.Su temporada es octubre-marzo.Mandarinas. Al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C y una de sus ventajas es su bajo índice calórico. Deben consumirse preferiblemente frescas y recién exprimidos. Su temporada es noviembre-marzo.Uvas. Tienen un gran contenido de potasio, pero también de azúcares; es rica en taninos y polifenoles,  potentes antioxidantes que ayudarán a retrasar el envejecimiento.Temporada: septiembre-diciembre.VerdurasAlcachofa. Rica en minerales y oligoelementos como potasio, fósforo y zinc. Es rica en carbohidratos pero también en proteína. Temporada: noviembre-marzo. Si no sabes cómo incluirlas en tus comidas, aquí te dejamos 4 recetas de alcachofas fáciles.Berenjena. Es una de las frutas más ricas en agua, además, contiene mucho potasio. Su alto contenido de fibra ayuda al tránsito intestinal. Prepáralas en una lasaña vegetariana, o al gratín con un poco de carne molida. Temporada: octubre-abril.Coliflor. Una verdura muy rica en vitamina C y  buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo; también es una muy buena fuente de fibra. Con coliflor puedes hacer mucho más que verduras cocidas, por ejemplo, un arroz de coliflor, unas tortitas en caldillo de jitomate, o para el desayuno, con huevo y aguacate.Lechuga escarola o romana. Quizá no lo sabías, pero la lechuga sí tiene una temporada y es de noviembre a febrero. Sus hojas son ricas en vitamina A, ácido fólico y potasio, tienen niveles muy altos de agua, bajo contenido de calorías y mucha fibra. Pimientos. Muy ricos en vitamina C y carotenos, sin embargo, te recomendamos comerlos crudos, ya que pierden muchas de sus propiedades cuando se cocinan. Temporada: octubre-junio.Con el capitalismo, es probable que veas todo el año todo tipo de frutas y verduras, pero intenta consumir los alimentos de temporada para aprovechar sus nutrientes, que le harán bien al organismo.
El aceite de oliva se ha consumido desde hace miles de años y su uso no sólo se limita al de la comida, pues también funciona en cosmética e incluso tiene usos medicinales. Actualmente ha ganado mucha más popularidad, gracias a sus múltiples beneficios, pues se trata de una grasa monoinsaturada y se considera la piedra angular de la famosa dieta mediterránea. Por su parte, los aceites de oliva extra virgen ofrecen aún más bondades, con un mundo de sabores amargos y frutados que pueden potencializar tus platillos.El alto valor nutritivo del aceite de oliva radica en que es rico en vitamina E, antioxidantes y omega 6 y 3, y entre sus maravillas para la salud, las enfermedades cardíacas o la diabetes son algunas de las dolencias de la larga lista que se pueden evitar y las condiciones que se pueden mejorar con una dieta que incluya aceite de oliva. Un buen aceite de oliva extra virgen debe tener sabor intenso y amargo, con aromas de hierba, tomate y frutos secos, y suele ser una excelente opción para casi todo tipo de cocina. Si lo usas frío, hazlo en aderezos para ensaladas, marinados o en pastas y salsas. Si lo usas caliente, hazlo para asar, rostizar o freír tus alimentos. Ingrediente base de la dieta MediterráneaLa dieta Mediterránea es considerada como una de las más saludables a nivel mundial y está relacionada con la longevidad del ser humano.Esta dieta consiste en un alto contenido de verduras, frutas, legumbres, nueces, frijoles, cereales, granos, pescado y grasas no saturadas, como el aceite de oliva. Además, investigaciones recientes llevadas a cabo por la Manchester Metropolitan University encontraron que las personas que consumen una dieta mediterránea típica son menos propensas a las anomalías en la microbiota gastrointestinal.Todo esto lo aprendimos en la master class con Carbonell, además de poder preparar unas deliciosas hamburguesas botaneras con mayonesa de albahaca y vinagre de ajo.Consulta más recetas preparadas con aceite de oliva:Pescado Empapelado a la VeracruzanaPollo Asado con Chimichurri de AceitunasHuaraches de Nopal con Tinga de Zanahoria
A la hora de comer, todos tenemos hábitos que definen mucho, tanto en nuestro estilo de vida como en la salud. Los alimentos que consumimos y la manera en que lo hacemos pueden afectar directamente tu bienestar y por el contrario, también influye en el riesgo de contraer ciertas enfermedades. Sabemos que cambiar la alimentación es un tema complicado, pues no sólo implica fuerza de voluntad, sino que además están sujetos a factores con muchas variables, por lo que te recomendamos que el cambio sea gradual. Una manera de cambiar tu rutina y tener hábitos más saludables es a través de alimentos que nos den más beneficios y nos aporten más nutrientes. Y para comenzar con esos pequeños cambios que harán una gran diferencia en tu día a día, aquí te dejamos una lista de verduras que puedes comenzar a comer para cambiar tus hábitos según Food Day, una organización encaminada a cambiar la dieta de las personas y hacerlas más saludables.EspinacaLa espinaca es un gran alimento pues tiene la gran mayoría de nutrientes que necesita nuestro organismo. Este alimento nos ayuda a prevenir el riesgo de enfermedades del corazón, artritis y cáncer. Tiene vitaminas A, C, E, K, B2 y B6, así como magnesio, ácido fólico, hierro, potasio, cobre, zinc, entre muchos más; haciéndolo un superalimento. Lo puedes consumir en ensaladas, jugos y smoothies, o como guarnición.Crepas de espinaca rellenas de champiñonesBrócoliEs uno de los mejores alimentos para prevenir el cáncer por su gran cantidad de antioxidantes. También está lleno de vitaminas como A, D, B12, C y B6. Además aporta betacarotenos y ácido fólico, lo cual fortalece nuestro sistema inmune. Es delicioso como acompañante del plato principal, en sopas y hasta como snack. Lechuga romanaLa lechuga romana es un gran alimento por la cantidad de nutrientes y vitaminas, como A, C y K, además de la fibra que contiene, por otra parte, es una hortaliza muy accesible y de bajo costo, es la reina de las ensaladas y tu mejor aliada cuando estás a dieta. ZanahoriaFuente de antioxidantes por excelencia. Además de mejorar la vista, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares por su alto contenido en vitamina A y C. Ensalda de Betabel y ZanahoriaCebollaAdemás de ser uno de los alimentos base de la comida mexicana, es un gran aliado para nuestro cuerpo, pues nos ayuda a mantener el calcio en nuestro organismo y por su alto contenido de vitamina C y ácido fólico, ayuda a controlar enfermedades como la diabetes y osteoporosis.No cabe duda que todas las verduras son sanas y aportan algún beneficio a la salud. Es un ingrediente primordial para la alimentación que sin dudas debes incluir en tu dieta y con ello contribuir a tener mejores hábitos en la comida.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD