5 Alimentos que no se deben refrigerar

Por Kiwilimón - September 2014

Ahora que por fin la primavera ha hecho su gloriosa aparición, también la verdura se presenta más fresca y apetitosa. Pero para poder conservarla por más tiempo, y sobre todo que no pierda sus propiedades nutricionales, es importante saber cómo guardarla bien.

A continuación te presentamos cinco vegetales que no deben estar en el refrigerador y los motivos de por qué no hacerlo:

Tomates:  técnicamente el tomate es una fruta, cierto, pero sus usos hacen que se acerque más a ser un vegetal. Si alguna vez has cosechado tomates, sabrás que aman el calor y detestan el frío. Incluso después de haber sido cosechados, mantienen su amor por las altas temperaturas. El refrigerador, entonces, no es el mejor lugar para conservarlos. Si los guardas en el cajón de las verduras, te darás cuenta que su sabor disminuye así como su consistencia. Sí te servirán para cocinar y quizá muchos no noten cambios en su sabor pero sus propiedades y su consistencia sí cambiarán. Es mucho mejor tenerlos en un cajón exterior o bien sobre la barra y consumirlos cuando estén maduros, que es su mejor momento.

Albahaca: una pareja sin duda explosiva en la cocina son el tomate y la albahaca y resulta que tienen similares necesidades –y gustos-. La mata de la albahaca también adora el calor, por lo cual períodos extendidos de frío dentro del refri la apachurran y hace que se marchite prematuramente. La mejor manera de tratarla es como si fueran flores que compraste en el puesto. Con agua fresca que se cambie cada segundo día y lejos de la luz directa del sol. Cubrirla con una bolsa de plástico que quede floja ayudará a mantener la humedad (pero asegúrate que la bolsa tenga hoyitos o alguna abertura para que el aire fresco entre).

Papas: a las papas, a diferencia de las anteriores, les gusta lo húmedo más no frío. La temperatura ideal para guardarlas es alrededor de 7 grados. Como sabemos que es muy difícil estar midiendo la temperatura ambiente y tener un espacio con los grados exactos para ellas, te sugerimos guardar las papas en una caja de cartón o bien una bolsa de papel dentro de la alacena. Mejor papel que plástico puesto que no generará humedad que pueda pudrir a la papa. ¿Y por qué no en el refri en el cajón húmedo de verduras? La humedad y el frío convierten el almidón de las papas en azúcar, alterando su composición, sabor y textura así como la forma en que se cocinarán. u

Cebollas: Las cebollas cuando se cosechan no traen ya esa pielecita característica como de papel. Para desarrollarla y mantenerla, deben ser “curadas” y mantenidas en un ambiente seco como la alacena, que no es tan húmeda como el refrigerador. También la falta de circulación de aire en el refrigerador provocará que las cebollas pues las pudre y guardarlas cerca de las papas genera una combinación de humedad y gases que pueden provocar que se pudran rápidamente. Sin embargo el cebollín y las cebollitas de rabo, que tienen una mayor cantidad de agua, se mallugan más rápidamente y tienen una vida de anaquel más corta, por lo cual sí toleran ser almacenadas en el refrigerador.

Aguacates: Los aguacates no se maduran sino hasta que son cortados del árbol, así que si compraste un aguacate que está duro, jamás lo almacenes en el refrigerador, pues interrumpirás su proceso de maduración. Por el contrario, envuélvelo en papel o periódico y guárdalo en un lugar calientito (el horno puede ser una buena opción). En la misma medida, si tienes un aguacate muy maduro, mételo lo más pronto posible al refri pues así retardarás su proceso.

Pronto continuaremos ofreciéndote más tips sobre cómo almacenar la comida… mientras tanto, ¡manos a la obra!

Ver artículo original

Artículo cortesía de Inicio

Receta de Ensalada de Espinacas con Gorgozola y Uvas

Ensalada de Espinaca con Gorgonzola y Uva

Receta de Ensalada de Mango, Jícama y Aguacate

Ensalada de Mango, Jícama y Aguacte

Receta de Ensalada de Arúgula con Pera

Ensalada de Arúgula con Pera

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
Una parte importante del éxito en la cocina se debe a los utensilios con los que contamos. Puedes conocer exactamente los pasos a seguir y dominar la técnica para preparar unos deliciosos hot cakes o el mejor platillo gourmet que te puedas imaginar, pero si tus sartenes ya no sirven, invariablemente terminarás con un desastre pegado y quemado. Para que todas tus recetas te quedan perfectas, es importante que cuides tus herramientas. Por eso en esta ocasión te compartimos algunos tips para que puedas mantener en buen estado los sartenes por más tiempo. Usa los utensilios adecuados.Un detalle que debes evitar a toda costa es el uso de pinzas, palas o cucharas de metal cuando estás cocinando con un sartén antiadherente. La razón es muy sencilla: este tipo de material puede tallar la superficie antiadherente haciendo que ya no sirva tu sartén. Otra cosa que tampoco debes hacer es cortar los ingredientes que estés cocinando directamente en el sartén. Los cuchillos son de los peores enemigos de los sartenes antiadherentes.Guarda bien tus sartenes.Una costumbre que puede prolongar o reducir la vida útil de tus sartenes es la manera en la que los guardas. Si sueles apilarlos uno dentro de otro, esto puede hacer que se raspen afectando su desempeño. Recuerda que por más pequeña que sea la raspadura en un sartén, esta irá creciendo poco a poco, haciendo que deje de servir tarde o temprano. Para evitar esto, lo mejor es que coloques los sartenes uno contra otro (fondo con fondo) y si tienes que apilarlos, pon una toalla o pieza de tela entre cada uno para que no se tallen.Vigila la temperatura. No dejes que te gane la impaciencia y controla la temperatura de tu estufa. Cuando pones el sartén a fuego muy alto este puede dañar la superficie antiadherente, haciendo que se reduzca su vida útil. De igual manera, nunca sometas el sartén a cambios de temperatura drásticos. Por ejemplo, es una pésima idea meter el sartén en agua fría justo después de terminar de cocinar. Esto, tarde o temprano, terminará dañando el sartén, sin importar su calidad.Lava suavemente los sartenes.Esto es algo básico: nunca debes lavar los sartenes con estropajos de metal ni con detergentes muy abrasivos. Aunque pueda parecer cómodo, tampoco debes meterlos al lavavajillas, precisamente porque los jabones que se usan en estas máquinas suelen ser más fuertes que los lavatrastes comunes. Para mantener en buen estado tus sartenes lávalos con agua tibia, un poco de detergente y talla suavemente con una esponja. Si tiene comida pegada, deja el sartén remojando con agua tibia y un poco de bicarbonato.¿Conoces algún otro tip para mantener en buen estado los sartenes? Compártelo en los comentarios de esta publicación.
Presta atención a la manera en que haces el mandado. Antes de que vayas a comprar la comida de la semana, fíjate en estas 5 cosas. Te aseguramos que no volverás a hacer la compra de la misma manera.Variedad. No te compliques comprando productos de origen animal en diferentes lugares. Por cuestiones de practicidad lo mejor que puedes hacer es elegir una tienda que ofrezca todo lo que necesitas: desde un corte de carne o piezas de pollo, hasta pescados, mariscos y platillos listos. En lugar de visitar la carnicería y la pescadería por separado, compra en tiendas que tengan los productos que necesitas, tanto para tus parrilladas y ocasiones especiales, como para la comida del día a día. Calidad.Esto es esencial al momento de hacer la compra. Si no te aseguras de la calidad de los productos que adquieres, de nada sirve que cuides los métodos de cocción en la cocina. Para garantizar el buen estado de los ingredientes, elige productos que estén bien empacados, pero que no tengan conservadores. Por ejemplo, en las tiendas meatme puedes encontrar carne conservada mediante congelado rápido, el cual mantiene las propiedades de la proteína animal sin necesidad de añadirle ningún aditivo.Control y regulación.Cuando se trata de comida no debes arriesgarte comprando ingredientes en lugares insalubres o sin las condiciones higiénicas necesarias para conservar los alimentos adecuadamente. La manera más sencilla de garantizar la calidad y el buen estado de tus ingredientes es adquirirlos únicamente en comercios debidamente establecidas. Cuando compras en las tiendas meatme, las cuales cuentan con el respaldo de una marca seria, puedes tener la tranquilidad de que tu comida estará siempre en óptimas condiciones.Comodidad.Si siempre andas con el tiempo encima, busca una tienda que te ofrezca comodidad y que se ajuste a tus necesidades. Asegúrate de elegir un establecimiento que tenga servicio a domicilio para que te sea más sencillo hacer el mandado sin tener que perder tiempo en el tráfico. En las tiendas meatme ® también puedes pedir tu mandado y recibirlo directamente en tu casa para tu mayor comodidad.Experiencia.Por supuesto que muchas veces hacemos el mandado corriendo porque tenemos otros 50 pendientes en nuestra lista de cosas por hacer. Pero, ¿qué pasaría si pudieras comprar tu comida en un lugar agradable, diseñado para elegir fácilmente tus alimentos? Seguramente, la experiencia de la compra sería mucho más placentera.  En el caso de las tiendas meatme ® esto es posible. Cada una de sus sucursales está diseñada para que disfrutes la experiencia de la compra mientras recorres sus espacios amables y modernos.Saber comer es saber elegir y saber disfrutar. Fíjate en estas 5 cosas cuando vayas a comprar tu comida para que puedas elegir la mejor opción. Si estás buscando una tienda que incluya todo esto, te recomendamos visitar alguna de las sucursales de meatme ®. En estas encontrarás una gran variedad de productos de calidad, desde carne de res, cerdo, pollo y pescados, hasta platillos listos. Date una vuelta por las tiendas meatme ® o visita Meatme y aprende sobre nuevas opciones y recetas a través de sus especialistas en carne, mientras haces el mandado en un espacio novedoso y moderno meatme ® - Mercado de Carnes.
Aunque el embarazo es una etapa muy especial para muchas mujeres, esto no significa que sea siempre sencilla. La montaña rusa hormonal por la que atraviesa el cuerpo de una mujer provoca malestares y todo tipo de síntomas que pueden complicar actividades tan cotidianas como comer. Precisamente, uno de los malestares más comunes es tener agruras en el embarazo. Si tú también sufres de dolor o ardor en el pecho después de comer, échale un ojo a estas recomendaciones. ¿Por qué son tan comunes las agruras en el embarazo? Las agruras en el embarazo se deben básicamente al efecto de la progesterona en el esfínter esofágico. Esta hormona hace que la válvula que separa el estómago del esófago se relaje, por lo que los ácidos estomacales pueden pasar hacia el esófago, provocando esa sensación de ardor y dolor. Otra de las razones por las cuales puedes sufrir de agruras durante el embarazo tiene que ver con el tamaño de tu bebé. Conforme el bebé se va desarrollando, el útero comienza a ocupar más espacio. Esto genera presión en el estómago, lo que hace que los ácidos estomacales suban por el esófago. ¿Qué es lo que debes evitar para tener agruras en el embarazo?Consumir alimentos irritantes o grasosos.Ingerir comidas demasiado abundantes o muy pesadas.Dejar que pase mucho tiempo entre una comida y otra.Comer justo antes de irte a dormir o cuando tomarás siesta.Beber café o refrescos.¿Qué alimentos pueden ayudarte a prevenir las agruras durante el embarazo?Almendras: estos frutos secos contienen nutrientes que ayudan a fortalecer la válvula que separa el estómago del esófago. Procura incluir un puñado de almendras en cada comida para evitar la aparición de agruras.Plátanos: los alimentos que contienen altos niveles de potasio, como los plátanos, ayudan a reducir la acidez. De igual manera, los plátanos tienen un nutriente que fortalece el revestimiento del estómago, lo que lo protege contra los efectos del ácido gastrointestinal.Jengibre: a diferencia de lo que se pensaría porque tiene un sabor fuerte, el jengibre no solo te ayuda a calmar las náuseas durante el embarazo, también puede usarse para tratar las agruras. Prepara un té con esta raíz y bébelo cada vez que sientas malestar estomacal.Aguacate: el aguacate tiene propiedades analgésicas y desinflamantes. Además, se ha visto que el consumir frecuentemente esta deliciosa fruta puede ayudar a reparar los daños en las paredes estomacales provocados por la acidez.Avena: este cereal es un gran alimento durante el embarazo. Además de que la avena no provoca reflujo, aporta mucha fibra. Esto hace que te mantengas satisfecha por más tiempo y te ayuda a prevenir el estreñimiento.¿Cuáles han sido tus mejores opciones para cuando tienes agruras en el embarazo? Cuéntanos tu experiencia.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD