5 comidas que no debes refrigerar

Por Kiwilimón - March 2015
Ahorita con el tema fuerte de la alimentación me preguntaron en una plática: ¿Y tú qué verduras metes al refri y cuáles no? Qué rara pregunta, pero la verdad yo aprendí a meter al refri lo que veía en mi casa que ellos refrigeraban. Bueno, en esta plática me di cuenta que unas cosas eran totalmente erróneas, y que al no estar bien informada lo único que estaba logrando era que mis verduras perdieran sus propiedades nutricionales. Te paso las comidas que muchas veces refrigeramos y que no lo deberíamos hacer: Tomates: No sabía pero los tomates aman el calor y generalmente mueren con temperaturas frías, así que si lo guardas en el refri lo único que lograrás es disminuir su sabor como su consistencia. Es mucho mejor tenerlos en un cajón exterior. Papas: Las papas a diferencia de los tomates, les gusta lo húmedo más no lo frío. Lo ideal es guardar las papas en una caja de cartón o bien una bolsa de papel. Aunque mejor es una bolsa de papel porque ésta no generará humedad que pueda pudrir a la papa. ¿Y por qué no en el refri en el cajón húmedo de verduras? La humedad y el frío convierten el almidón de las papas en azúcar, alterando su composición, sabor y textura así como la forma en que se cocinarán. Cebollas: No sé si sea costumbre que parta alguna verdura o fruta y ya de inmediato al refri, pero no es lo correcto. La cebolla no va en el refri, pero ojo el cebollín y las cebollitas de rabo, que tienen una mayor cantidad de agua son perfectas para guardar en el refri. Aguacates: Los aguacates no se maduran sino hasta que son cortados del árbol, así que si compraste un aguacate que está duro, jamás lo metas en el refrigerador pues interrumpirás su proceso de maduración. Un tip es que cuando lo compres lo envuelvas en periódico y lo metas al horno, para que maduren más rápido. Pero en el caso de que tu aguacate esté maduro y quieras retrasar el proceso de maduración, mételo al refri. Ver artículo original. Artículo cortesía de Me lo DIjo Lola

Notas recomendadas

  tips_de_belleza  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El carbón activado ha revolucionado la medicina natural, pues en los últimos años se ha comprobado que es útil para miles de personas y les ayuda a aliviar malestares y enfermedades como la indigestión, cicatrización de heridas, virus y bacterias, reduce los niveles de colesterol, además de otros usos estéticos como el blanqueamiento de los dientes.Según informes, algunos médicos también lo usan en grandes cantidades para tratar a un paciente si ha tomado una sobredosis o ha tomado veneno.¿Qué es el carbón activado?El carbón activado es carbón común y corriente, sometido a un calentamiento con gas que le produce ‘poros’ en su interior, que al ingresar a nuestro sistema ayudan a atrapar sustancias químicas dentro del organismo, lo cual ayuda a la desintoxicación.¿Qué tan efectivo es? Como toda sustancia externa al organismo, cada cuerpo reaccionará de distintas formas y en algunos casos será más efectiva que en otras.A pesar de que está aprobado por instituciones como el Servicio Nacional de Salud (NHS) de Reino Unido y de que se utiliza comunmente para aliviar los síntomas de indigestión, flatulencia e hiperacidez, el mismo sitio web del NHS afirma que no es adecuado para todos y que "algunas personas nunca deben tomarlo", ya que puede interactuar mal con otros medicamentos y evitar que funcionen correctamente.Beneficios del carbón activadoEl primer uso que se le dio a este remedio fue para la desintoxicación del colon. Tomar carbón activado podría ayudar a detener la diarrea e hinchazón estomacal, pues liberaría el exceso de gases y normalizaría la actividad intestinal.Recientemente, se viralizaron las mascarillas de carbón activado, que prometen ayudar a eliminar las impurezas y dejar el rostro limpio y terso; además de ayudar a retardar los efectos del paso del tiempo, pues si lo ingieres, le brindará un apoyo al hígado, riñones y glándulas suprarrenales en su proceso celular.Es importante destacar que no es un remedio mágico y que no es recomendable abusar de su uso, pues podría resultar contraproducente. Si tienes alguna enfermedad como diabetes, hipertiroidismo, depresión o colesterol y estás tomando tratamiento, no es recomendable ingerir el carbón activado, pues podría absorber el medicamento y no tendrá el mismo efecto.Recuerda que a pesar de no tener repercusiones en tu salud, debes usar el carbón activado bajo la supervisión de algún especialista.
Durante la niñez, la nutrición es parte fundamental para la salud y el desarrollo de las habilidades y capacidades motrices y mentales de las personas. Si nuestros hijos tienen la alimentación adecuada, pueden evitar enfermedades como el sobrepeso, caries, anemia y hasta algunas más severas, como diabetes infantil y hasta cáncer. Pero ¿cuál es la clave de una alimentación sana? Todo se trata del balance entre cantidad y la calidad de los alimentos. Es muy importante que los niños coman de todo, pero de manera moderada y equilibrada, y que se le dé prioridad a los alimentos más naturales y sanos, como verduras y frutas, además de que se eviten los azúcares y los alimentos procesados. El Plato del Bien Comer Una buena forma de asegurarnos de que los niños ¬¬(e incluso nosotros mismos) coman correctamente es el Plato del Bien Comer, una iniciativa de la Secretaría de Salud para ayudarte a entender cómo debe ser una correcta alimentación.¿Cómo funciona el plato del bien comer?El plato del bien comer representa los tres grupos de alimentos que debes incluir en tu dieta diaria y se divide de acuerdo con sus características nutrimentales. El verde representa frutas y verduras; el amarillo representa cereales y tubérculos, y el rojo, leguminosas y alimentos de origen animal.En la zona verde podemos agrupar alimentos que se deben consumir en mayor porción, ya que son nutritivos y tienen muchos beneficios para el bienestar. En este grupo se encuentran las frutas y verduras que tienen vitaminas, minerales y fibras. Se deben consumir unas 5 piezas diarias de frutas y verduras para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.Los alimentos en la zona amarilla son los cereales y tubérculos, los cuales brindan la energía necesaria para poder realizar todas las actividades diarias. Se recomienda que la mayor parte del consumo de este grupo sean cereales integrales para aumentar la ingesta de fibra.Además, se recomienda combinar esta porción del plato con leguminosas, fuente de proteínas indispensables para la formación y reparación de los tejidos.Al final, la zona roja está formada por las carnes, los pescados, los lácteos, los huevos, que proporcionan proteínas de origen animal necesarias, y las leguminosas, a las cuales se recomienda darle preferencia a su consumo.Es importante que los niños coman alimentos de todos los grupos, ya que cada uno aporta algo necesario para el organismo, pero se debe hacer en las cantidades indicadas y combinando correctamente unos grupos con otros. Esta labor de alimentación balanceada no sólo se lleva a cabo desde casa. Existen fundaciones como Dibujando un mañana o asociaciones como Comer y Crecer, las cuales velan por el desarrollo de niños y jóvenes, su alimentación y su futuro, y a las cuales puedes apoyar con donativos aquí, para que su trabajo continúe.
Cuando se habla de comida chatarra, quizá te vienen a la mente ciertos platillos específicos, pero ¿sabes realmente lo que significa ese término?El término comida chatarra se usa para referirse a bebidas y alimentos bajos en nutrientes, es decir, que no aportan vitaminas, minerales o fibra y además tienen altos contenidos de calorías, grasas saturadas y azúcares añadidos.Con tu ayuda, podemos transformar la vida de niños y niñas. MIRA CÓMO LOGRARLO.Aunque aún no es posible obtener estimaciones generales sobre la proporción de personas que sufren una enfermedad relacionada con la mala alimentación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala distintas causas de una dieta poco saludable, entre las cuales destacan tres: el alto consumo de sal, de grasas y bajo consumo de frutas y verduras.Frutas y verdurasAlrededor de 1.7 millones (2.8%) de las muertes en todo el mundo son atribuibles al bajo consumo de frutas y verduras; mientras que el consumo adecuado de frutas y verduras reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer de estómago y cáncer colorrectal. Existe evidencia de que ingerir altos niveles de alimentos con mucho contenido calórico, como los alimentos procesados ricos en grasas y azúcares, promueven la obesidad.SalLa recomendación de consumo de sal por persona al día es de 5 gramos, según la OMS, con el fin de prevenir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los datos de varios países indican que la mayoría de las poblaciones consumen mucha más sal de lo indicado.Una persona consume alrededor de 9 a 12 gramos de sal al día, por lo que se estima que si se reduce a los 5 gramos recomendados, causaría un impacto positivo importante en la presión arterial y las enfermedades cardiovasculares.GrasasEl alto consumo de grasas saturadas y ácidos grasos trans está relacionado con enfermedades del corazón. Pero si se reemplaza con aceites vegetales poliinsaturados se reduce el riesgo de enfermedad coronaria. También se ha demostrado que los ácidos grasos insaturados más altos de fuentes vegetales y los ácidos grasos poliinsaturados reducen el riesgo de diabetes tipo 2.Consecuencias de la comida chatarraLejos de nutrirnos, la comida chatarra puede tener consecuencias nada favorables:Puede generar problemas de memoria y aprendizaje.La comida chatarra carece de nutrientes esenciales, el riesgo de padecer depresión aumenta en un 58% si se come muy seguido.Las personas con una adicción a la comida chatarra pueden padecer problemas digestivos, como reflujo o síndrome de colon irritable.Aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.Como los riñones son los encargados de filtrar las toxinas de la sangre, la ingesta de mucha comida chatarra tiene un efecto directo en su funcionamiento.La OMS señala que una dieta poco saludable es uno de los principales factores de riesgo para una variedad de enfermedades crónicas, que incluyen enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y otras afecciones relacionadas con la obesidad. Las recomendaciones específicas para una dieta saludable incluyen comer más frutas, verduras, legumbres, nueces y granos; reducir la sal, el azúcar y las grasas. Por otra parte, también es aconsejable elegir grasas no saturadas, en lugar de grasas saturadas.Mejorar los hábitos alimenticios es un problema social, no sólo individual. Por lo tanto, exige un enfoque basado en la población, multisectorial, multidisciplinario y culturalmente relevante.Recuerda que, si tu alimentación está balanceada, no necesitas sacar por completo este tipo comida, sin embargo, es importante que no abuses de su consumo, que tus alimentos se mantengan variados y en tus platos siempre haya mucho color para que te nutras con lo que comes.Además, es de vital importancia cuidar que los niños aprendan a diferenciar la comida que les aporta nutrimentos y no sólo en casa. A nivel comunidad, puedes aportar al trabajo de fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana o Comer y Crecer, y contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro. Mira aquí cómo puedes ayudar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD