5 deliciosos cortes de res y cómo cocinarlos

Por Kiwilimón - Julio 2014
  No sólo basta decidir entre res, pollo, cerdo u otra proteína, la elección de un corte de carne también influirá en el sabor y textura de tus platillos. Por eso te damos esta guía de los cinco cortes de res más usados, sus características y una receta para cada uno, ¡buen provecho!

De las Costillas

Los conocedores dicen que de aquí provienen los mejores cortes. El prime rib, rib eye steak y  short rib se desprenden de esta zona y conllevan el sabor más fuerte dentro de todos lo cortes porque incluyen grasita.

Receta Prime Rib a la Sal Receta de Prime Rib a la Sal

Lomo corto

Esta es una carne más suave y con menos grasa, pero también tiene su parte pegada a las costillas; de aquí vienen cortes muy estimados por los expertos como el t-bone y el porterhouse.

Tablitas norteñas al carbón y mezquite Receta de Tablitas Norteñas al Carbón y Mezquite

Filete

Se encuentra en la parte inferior de la res, y, como se aleja un poco de las costillas, no tiene tanta grasa, pero conserva el sabor de los cortes más caros. El filete se emplea en varias recetas en la gastronomía francesa.

Receta Filete con salsa de vino tinto Receta de Filete con Salsa de Vino Tinto

Pecho En inglés se le conoce como brisket, y este es uno de los cortes favoritos. Este tipo de carne se cocina lentamente, lo que resulta en un corte suave que se desprende con gran facilidad.

Carne en su jugo Receta de Carne en su Jugo

Pierna

Este es uno de los cortes más difíciles de cocinar, ya que la pierna incluye un músculo bastante duro; pero esta parte otorga un gran sabor a res, así que es ideal para darle sabor a un consomé o guisado.

Caldo de res Receta de Caldo de Res

 

Encuentra otras deliciosas recetas con carne en Kiwilimón.com

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
Probablemente más de una vez has pensado que la verdadera felicidad antes de comer postres, está al alcance de una cucharada directo del tarro de la leche condensada, ¿cierto? Y si no es así, tampoco debes agobiarte, porque posiblemente has sido más prudente en cómo consumes los alimentos azucarados y tal vez prefieras preparar algún postre con leche condensada para compartir con familia o amigos y así no sentir tanta culpa. Claro, antes queremos explicarte cuál es la razón por la cuál este ingrediente ha sido el favorito de muchos a lo largo de los años y al que muy a menudo confunden con la leche evaporada. Entonces, la diferencia está en que la leche condensada es un tipo de leche concentrada a la que le han eliminado aproximadamente el 60% de agua, que se suple por azúcar previo a ser enlatada. De hecho, algunas marcas tienen señalado que la leche condensada contiene 40 a 45 % de azúcar y es ideal para agregar ese sabor rico y esponjoso, con color caramelo a los postres como pasteles, budines, helados, tartas, cheesecakes y muchísimas opciones más; además, sirve como saborizante para café y té.Ahora que sabes para qué se usa principalmente este delicioso producto, queremos compartir contigo 10 recetas de postres con leche endulzada, que le agregarán un extra de felicidad a cualquier día complicado. Cheesecake sin hornoEsta rica receta de cheesecake no requiere de un horno, ya que va congelado, por lo que debes ser paciente para este proceso, porque todo dependerá de la potencia de tu refrigerador. Puedes acompañar con frambuesas y mermelada de fresas. Un gran tip para que este postre con leche condensada quede mucho más firme, es que agregues un poco de grenetina disuelta y la revuelvas con la mezcla del pastel. Pay de Limón con Galletas MaríasSí, el postre original, Carlota de Limón va a conservar su lugar en nuestro recetario de postres para siempre. Aunque tenemos que decir que esta variedad con limón y galletas Marías hará que te atrevas a preparar algo un poquito diferente, pero conservando principios básicos de repostería previamente aplicados. Flan Napolitano tradicionalOtra de las recetas de postres con leche condensada es, sin duda, este Flan Napolitano tradicional, un básico de la cocina mexicana, ya que su sencilla preparación, está basada en licuar los pocos ingredientes y después esperar a que la magia suceda. No olvides que para que un buen flan quede perfecto, debes seguir con cautela las porciones. Pay de Queso con Costra de GalletaSi quieres consentir a tu familia con un postre fácil y diferente, debes probar esta receta de Pay de Queso con Costra de Galleta. Este pay de queso es muy fácil de hacer porque lo preparas con leche condensada, leche evaporada, queso crema, mantequilla y huevo. Recuerda, ahora ya sabes la diferencia entre leche condensada y leche evaporada. Cheesecake de Oreo frío¿Cuántas personas en tu casa aman comer más de 3 galletas oreo remojadas en leche fría? Pues este podría ser su próximo postre favorito. El pay de queso es un postre que le gusta tanto a chicos como a grandes, en especial si la receta incluye las deliciosas galletas tan populares como estas. Gelatina de Mosaico de CorazónLos postres con leche condensada quedan excelentes porque tienen esa textura perfecta cremosita, gracias a la pequeña porción que agregues de este producto tan popular. Recuerda que la leche condensada se puede usar en muchísimos postres y para gelatinas, es un excelente recurso. Pay de Queso MarmoleadoAunque seguramente pensabas que en este pequeño artículo encontrarías cuál es secreto para un marmoleado perfecto, queremos decirte que por el momento no será compartido aquí, pero lo tendrás muy pronto en un espacio especial para hablar del tema. Mientras tanto, te podemos decir que la textura de este pay de queso con forma espectacular, tendrá como ingrediente secreto a la leche condensada, por lo tanto, te sugerimos que cuides mucho la porción que usarás. Flan Volteado de Piña¡El clásico pastel volteado de piña lo hemos convertido en un cremoso y rico flan! Cocina este rápido y fácil flan de vainilla, con una base de piñas en almíbar y caramelo, decorado con cerezas en almíbar. Este postre hará que quedes como todo un profesional.Gorditas de NataNadie puede resistirse al aroma que emiten unas gorditas de nata, así que este es el momento de prepararlas y no quedarse con las ganas de comerlas, porque además de ser una receta muy tradicional, son muy fáciles de hacer. Un gran tip para que este postre con leche condensada sea un éxito, es que tengas mucho cuidado con la temperatura del comal, ya que si es muy alta, podrían quemarse pero quedar crudas por dentro. Recuerda: son de cocción lenta. Pastel de Tres Leches en Plancha¿Eres de las personas que se emociona al leer que su postre favorito no necesita horno? Entonces este será tu próximo postre con leche condensada a preparar. El gran secreto de la perfección de este pastel es que al usar plástico antiadherente podrás manipular mejor el pan y además, que tomes muy en cuenta que todo podría variar dependiendo el tamaño de tu molde. No olvides que en los comentarios nos puedes dejar tus sugerencias para preparar o cuáles son las recetas de postres con leche condensada que agregarías. 
Desde diciembre de 2019, un nuevo virus conocido como coronavirus COVID19 se propagó desde la ciudad de Wuhan, China, hacia el resto del mundo contagiando a más de 115,000 personas y cobrando la vida de 4,000 víctimas en 114 países. Es por esta razón que en diversos países como España, Estados Unidos, Argentina y recientemente en México, se han implementado medidas de seguridad como la cuarentena, para evitar que los contagios continúen incrementando. De hecho, en marzo del 2020 se dieron indicaciones para que las escuelas y universidades suspendan clases hasta finales de abril y también algunas empresas se han sumado a la estrategia, implementado el home office (trabajo desde casa) para salvaguardar la salud de sus trabajadores, instando a todas las personas a mantener el aislamiento social en la mayor medida de lo posible. Ahora, tomando en cuenta que los cambios radicales dentro de la rutina y la falta de actividad física pueden tener graves repercusiones para nuestro sistema digestivo, es necesario cuidar nuestra alimentación para equilibrar la flora intestinal. La mejor manera para cuidar de nuestra digestión y evitar problemas como la inflamación, el estreñimiento y la pesadez en el estómago, es reducir el consumo de alimentos procesados, con altos niveles de azúcar, hidratarse constantemente y consumir frutas y verduras pero, ¿cuáles son los mejores alimentos para una buena digestión? De acuerdo a la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), la ingesta constante de agua y alimentos altos en fibra favorecen la flora intestinal, por ello, a continuación te presentamos algunas frutas y verduras que no pueden faltar en tu dieta. Plátanos Los plátanos son frutas altas en fibra, que además contienen fructooligosacáridos, un componente que permite mejorar la flora intestinal y propicia la buena digestión. Procura comer uno al día y notarás como tu sistema comienza a funcionar mejor. Frutos rojos Los frutos rojos como las fresas, frambuesas y arándanos, además de ser excelentes antioxidantes, contienen sustancias que ayudan a prevenir el estreñimiento. Estos se pueden combinar con diferentes cereales como la avena y el amaranto, que mezclados hacen una excelente combinación para cuidar del sistema digestivo. Papaya Esta fruta es rica en antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas digestivas para la salud, por lo que cuida tanto de tu estómago como de tus intestinos. La puedes comer al natural, en jugos, licuados y hasta en ensalada y siempre tendrá grandes beneficios para tu digestión. Verduras crucíferas Las verduras como la col rizada, la coliflor y las coles de Bruselas poseen altos contenidos de fibra dietética y folato, por lo que ofrecen propiedades antiinflamatorias y depurativas que ayudan a tener una mejor digestión. Lo ideal es cocerlas al vapor o saltearlas para facilitar el proceso digestivo. Agua Es imperante comprender que no importa la cantidad de fibra que se consuma, si no se toma agua suficiente, la digestión, la absorción y la circulación de nutrientes en el cuerpo, no se logrará de manera correcta. Existen algunos alimentos como pepinos, melones y jitomates que también pueden ayudarte a mantenerte hidratado. Recuerda que en esta época de cuarentena no solo debes protegerte de las enfermedades respiratorias, sino cuidar de tu salud en general, balanceando tu dieta y manteniendo una higiene impecable en tu hogar.
La pasta es uno de los platillos más comunes y fáciles de cocinar que existe, un ingrediente que siempre tenemos en nuestra despensa y que puede transformar una comida o cena perfecta. Son tantas las posibilidades que nos ofrece la pasta en sus más de 300 variedades, que merece la pena que exploremos con las diferentes salsas que podemos preparar.Aunque no hay reglas escritas respecto a las salsas y la pasta, hay algunas combinaciones que funcionan mejor, por ejemplo:-El espagueti por lo regular es acompañados de salsas ligeras con tomate, aceite y ajo.-Las pastas largas y gruesas o macarrones son bañadas con salsas espesas y condimentadas. -A los tallarines y cintas se les vierten salsas verdes o blancas y pueden estar acompañadas de vegetales como brócoli o champiñones.Luego de estos tips, te enseñaremos los básicos para las salsas más comunes y exquisitas, para que acompañes tus pastas y dejes boquiabiertos a tus invitados.Salsa AlfredoEl creador de esta salsa es el chef Alfredo di Leilo, quien picó finamente un diente de ajo y lo frió en mantequilla. Antes de dorarse agregó nata líquida, la cual dejó cocinar a fuego lento por tres minutos. Al cumplirse el tiempo agregó queso parmesano rallado para darle un último hervor.Recetas con salsa AlfredoCarbonaraEsta salsa es la más utilizada a la hora de preparar el espagueti, ya que es muy fácil y sencilla. Su preparación incluye bañar la pasta cocida con seis yemas de huevo y queso parmesano y a la hora de servir en el plato, se incorpora el tocino (previamente cocinado), pimienta negra molida y más queso.Pesto Esta salsa la podemos preparar en el molcajete. Para lograr el sabor característico del pesto necesitarás dientes de ajo junto, un puñado de piñones y un manojo de albahaca para crear una pasta. Luego se le añade queso de cabra seco rallado y aceite de oliva poco a poco hasta conseguir una crema espesa, además de un chorro de agua con la que herviste la pasta para que quede un poco más liquida y añadirla a la pasta una vez que esté en el plato. Este Pesto también puede ser rojo, únicamente cambia la albahaca por jitomates secos.En caso de que tus salsas queden muy aguadas, puedes aplicar los siguientes consejos para espesarlas.- Cuando estés hirviéndola, déjala a fuego lento sin taparla, esto estimulará la evaporación del agua adicional. Este método no cambiará el sabor.- En caso de que no quieras evaporar el agua, podrías agregarle una cucharadita de maicena para espaguetis y cambiará la consistencia.- Otra forma de espesar es terminar de cocinar la pasta con la salsa. El almidón de la pasta hará que la salsa espese y de paso, tu espagueti esté bien cubierto.Seguramente en más de una ocasión has recurrido a las pastas, así que esperamos que estos tips te hayan servido para prepararlas como toda una experta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD