5 postres sin lactosa. Lo delicioso no tiene por qué ser pesado para el organismo.
Recomendaciones de Cocina

5 postres sin lactosa. Lo delicioso no tiene por qué ser pesado para el organismo.

Por Kiwilimón - Mayo 2016
Para las personas que son intolerantes a la lactosa, disfrutar de un postre puede ser una elección bastante complicada. Sin embargo, existen gran variedad de opciones que te permitirán satisfacer esos antojos dulces sin necesidad de consumir lácteos. La lactosa es un tipo de azúcar presente en todas las leches de los mamíferos y, ya que muchos alimentos se producen a base de lácteos, es muy común encontrar este disacárido en diferentes productos alimenticios. Por lo general, el intestino delgado produce una enzima llamada lactasa, la cual ayuda a digerir la lactosa, descomponiéndola en glucosa y galactosa. Pero, si el cuerpo no produce suficientes cantidades de esta enzima, la lactosa no se digiere bien, lo que provoca malestares, como náuseas, dolor abdominal, espasmos, distensión abdominal, entre otros. Para poder seguir disfrutando de tus platillos preferidos sin molestias, te recomendamos probar la línea de productos de Silk. La bebida de almendra, 100% de origen vegetal, es libre de colesterol, lactosa y gluten. Además de tener un delicioso sabor, su consistencia es ideal para acompañar diversos platillos. Si eres intolerante a la lactosa, la bebida de almendra de Silk es una excelente alternativa a la leche, ya que además de aportar hasta 50% más calcio que la leche entera de vaca, tiene menos calorías. Cuida tu salud mientras disfrutas de deliciosos postres con esta exquisita bebida de almendra y dile Silk a estar mejor. Disfruta de un delicioso chocolate caliente con bebida de almendra. Consiente a los pequeños en casa con unas ricas galletitas de arroz con bebida de almendra. Saborea hasta el último bocado de estas ricas crepas rellenas de fruta, hechas con bebida de almendra. Disfruta de un postre sin culpas con este bowl de frutos rojos, con bebida de almendra. Consiente a todos en tu casa con estos ricos muffins de elote, hechos con bebida de almendra.

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
No todo en esta vida es pavo o lomo. Disfruta la cena de Navidad con estas recetas vegetarianas. Coliflor agridulce Este es un platillo muy rico, fácil de preparar y no lleva ni un gramo de proteína animal. Te recomendamos preparar la receta con tiempo, ya que este es uno de los platillos que saben mejor cuando los ingredientes reposan un rato. Tacos veganos de zanahoria El relleno de estos tacos es muy sencillo de hacer, pero tiene un sabor increíble. El secreto está en la combinación del jitomate, el chile ancho y el ajo. Si quieres dar una textura diferente al relleno, agrega unas flores de jamaica mientras cocinas la zanahoria. Tostadas de chorizo vegano Esta versión del tradicional antojito mexicano es perfecta para las personas que decidido bajar su consumo de carne o eliminarlo por completo. Para darle una textura más similar a la del chorizo, asegúrate de no mezclar demasiado los ingredientes en el procesador. Champiñones rellenos veganos Estos champiñones rellenos son una gran opción para botanear en la cena navideña. Realmente es muy sencillo prepararlos. Para ganar tiempo y servirlos justo después de cocinarlos, deja todos los ingredientes listos previamente. Tostada de tinga de nopales Además de ser una receta deliciosa, es muy nutritiva. Los nopales hacen que sea una opción más saludable sin perder sabor. Cocina los nopales con bicarbonato para disminuir su textura típica. Tostadas de ceviche de jícama Si tu Navidad no está llena de nieve ni bajas temperaturas, tal vez un platillo más fresco sea una buena opción. Por ejemplo, unas tostadas de ceviche (sin pescado ni mariscos) puede ser el platillo estrella de tu cena navideña. Tacos de coliflor al pastor Disfruta todo el sabor de los famosos tacos al pastor sin tener que comer carne. Antes de licuar el achiote dilúyelo en un poco de vinagre. Así será más sencillo que todos los ingredientes se incorporen.   Mixiote de verduras Un paso muy importante en esta receta es el asado de las especias, ya que esto hace que su sabor sea más intenso. Pon los ingredientes en un comal o un sartén y ásalos a fuego bajo para evitar que se quemen. ¿Cuál de estas recetas se te antoja más? Déjanos tus comentarios.
Si nunca has vivido en Zacatecas o en La Laguna te puede parecer extraño ver en la calle una fila de personas llevando un tuper en la mano. Sin embargo, para los habitantes de estas localidades este curioso gesto indica algo bueno: “ahí dan reliquia”. La reliquia es una manera de dar gracias. A diferencia de otras mandas en las que únicamente se involucra la persona que recibió el favor, en las reliquias suelen participar todos los miembros de una familia o comunidad. De hecho, la organización de la reliquia puede heredarse, pasando la tradición de generación en generación. Esta acción de gracias surgió en el estado de Zacatecas hace más de 100 años. Los creyentes católicos de esa época decidieron demostrar su agradecimiento a la Virgen ofreciendo alimentos a los peregrinos. Así, poco a poco se fue haciendo costumbre el regalar comida el 12 de diciembre. Con la apertura de las líneas de ferrocarril a finales del siglo XIX la migración comenzó a expandirse en el territorio nacional, llevando a comunidades de zacatecanos a otros puntos del país. Una de las regiones donde se asentaron fue La Laguna (Torreón, Gómez Palacio y Lerdo, en los estados de Coahuila y Durango). La población de estos municipios comenzó a incorporar poco a poco las costumbres de los migrantes zacatecanos, dando lugar así a la reliquia lagunera. Aunque el objetivo de cualquier reliquia es dar las gracias, existen algunas diferencias entre la tradición zacatecana y la lagunera. Los creyentes del estado de Zacatecas suelen organizar más reliquias para el día de la Virgen, mientras que en La Laguna predominan los festejos el 28 de octubre, el día de San Judas Tadeo. Otro detalle interesante es la comida que se ofrece en estas reuniones. En Zacatecas se sirve comúnmente asado de bodas, mole, arroz, frijoles y pastas. Pero, dependiendo de las posibilidades de la familia que la organiza, también puede ofrecerse reliquia líquida, como birria, pozole o menudo. En cambio, en La Laguna los alimentos de una reliquia siempre son los mismos: asado de puerco y 7 sopas. Si bien estas costumbres tienen un origen religioso, en la actualidad la reliquia tiene un papel importante en la identidad cultural y tradición gastronómica de estas regiones. Según el Sistema de Información Cultural, la reliquia forma parte del inventario del patrimonio cultural inmaterial de nuestro país. La riqueza cultural de México no radica únicamente en el arte o los edificios históricos. La tradición gastronómica de las diferentes regiones del país refleja la herencia y el mestizaje únicos en México. Y de nosotros depende mantener vivas estas tradiciones. ¡A comer reliquia! Recetas para preparar reliquia en casa: Asado de puerco estilo norteño Birria de res casera Fideo seco con chipotle Sopita de fideo con jitomate   Fuentes: Sic.cultura.gob.mx Elsiglodetorreon.com.mx Elsiglodetorreon.com.mx Historiacocina.com Elsoldezacatecas.com.mx Milenio.com Ntrzacatecas.com
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD