5 razones por las que debes conocer Puerto Vallarta
Recomendaciones de Cocina

5 razones por las que debes conocer Puerto Vallarta

Por Kiwilimón - Julio 2013
¿Por qué visitar Puerto Vallarta en lugar de Cancún, Los Cabos o algún otro lugar turístico de México? La respuesta es ¿Por qué no? Puerto Vallarta es un pueblo mágico, con hermosas playas, cultura y gran oferta gastronómica.  

1.       Las playas Con más de 26 playas en la Bahía de Banderas, Puerto Vallarta ofrece algo para cada tipo de persona. En la playa de Los Muertos  podrás disfrutar de la puesta de sol, en donde encontrarás familias y lunamieleros disfrutando del mar, sí estás buscando una playa con más privacidad podrás ir a  Garza Blanca, uno de los lugares con la arena dorada, el mar cristalino y sin comerciantes a tu alrededor, sí lo que te gusta son los deportes acuáticos como las motos acuáticas, los paracaídas o nadar en el mar  no dejes de ir a la Playa de Oro, para bucear puedes visitar el Parque Marino Nacional Los Arcos. Sin lugar a dudas, en las playas de Puerto Vallarta podrás encontrar una especial para ti, entre Mismaloya, Conchas Chinas, playa Las Gemelas, Yelapa, Cabo Corrientes; no te alcanzarán los días para visitarlas todas.  

2.       El mar

¿Cuál es el punto de ir a un lugar turístico de playa? El mar es uno de los atractivos más importantes de Puerto Vallarta, en donde podrás apreciar toda la gama de colores que van desde el azul hasta el verde esmeralda,  que hacen contraste con la arena blanca y tonos dorados, con una textura casi sedosa. El oleaje del mar de Puerto Vallarta no es muy fuerte, así que los niños pueden jugar a la orilla del mar sin preocupaciones, además de que la temperatura del agua es casi templada haciendo irresistible el querer meterse a nadar o remojar los pies. Además podrás apreciar uno de los fenómenos de la naturaleza más bellos, el paso de las ballenas jorobadas en su hábitat natural, podrás observar los increíbles saltos que realizan para deleite de los turistas. También podrás divertirte con la pesca deportiva, en la que podrás encontrar todo tipo de especies a lo largo del año y encontrar el tour que más se acomode a lo que estás buscando.  

3.       Las actividades de aventura

Visitar Puerto Vallarta no significa ir a tomar el sol nada más y si eres una persona aventurera que le gustan las actividades deportivas éste será el lugar ideal porque además podrás disfrutar de todo tipo de paisajes como la playa, la selva o la montaña. Desde muy temprano podrás escoger las actividades que quieras, desde el salto en tirolesa, práctica de kayak que puedes escoger para dos personas, el rafting, que libera la adrenalina que tenías guardada y también el rappel o caída libre. Además podrás subirte al paracaídas, mientras observas todo lo que el mar tiene para ofrecer o el buceo, si prefieres quedarte  bajo el mar que en las alturas.    

4.        El malecón

Cuando visites Puerto Vallarta, no puedes dejar de visitar su museo al aire libre. Estamos hablando del malecón, en donde podrás observar a orillas del mar, una fila de esculturas formadas en bronce, hierro o resinas. Puedes iniciar tu caminata por los distintivos “Arcos” y recorrer hacia el norte toda la oferta de obras de arte que numerosos artistas han trabajado para ofrecer un  inigualable paisaje de arte, enmarcado por los colores del mar de fondo y los rayos del sol que descansan sobre las palmeras. Y no solo encontrarás la belleza natural de los paisajes, también hallarás una oferta impresionante de tiendas en toda su extensión y para descansar de la caminata, podrás relajarte y disfrutar de la gastronomía local en sus numerosos restaurantes con una hermosa vista a la Bahía de Banderas.  

5.       La gastronomía

    Por situarse dentro del Estado de Jalisco, nos ofrece una oferta gastronómica muy mexicana, así como los platillos que evocan todas las influencias europeas que ha tenido Puerto Vallarta a lo largo de su historia. Si visitas este lugar encantado, no puedes dejar de probar el pescado embarazado, que no se trata de un pescado relleno, se trata de un pescado en vara asado, cubierto con una salsa  y cocinado a las brasas que le da un sabor riquísimo. También encontrarás toda variedad de platillos de pescados y mariscos, como los ceviches, que el de atractivo local es el de mojarra, los pescados zarandeados, las albóndigas de pescado y ricas aguas frescas. Si no eres mucho de pescado, no te preocupes, también puedes encontrar muchos lugares con las típicas tortas ahogadas.   Para que disfrutes de los sabores de Puerto Vallarta en tu casa, te dejamos dos recetas tradicionales de este hermoso lugar turístico.  

Recetas de cocina

  Capirotada Puerto Vallarta La capirotada es un dulce típico de Jalisco, lo puedes encontrar en Puerto Vallarta y aunque existen muchas maneras de prepararla, ésta es la más fácil. Ingredientes:
  • 4 tazas de agua
  • 2 conos de piloncillo
  • 2 rajas de canela
  • 8 bolillos duros rebanados
  • 4 cucharadas de aceite
  • 1 taza de pasas
  • 1 taza de cacahuates naturales
  • 2 tazas de queso fresco
  • 2 cucharadas de grajeas de colores
  • 8 tortillas de maíz
  • 2 cucharadas de manteca
  • 2 clavos de olor enteros
  • 2 estrellas de anís
Para ver el modo de preparación de esta receta, haz click aquí   Ceviche de Mojarra El ceviche de mojarra es típico de Puerto Vallarta porque es el pescado de la zona. Tiene un sabor fresco y delicioso. Ingredientes:
  • ½ kilo de mojarra fresca
  • ½ kilo de limón verde
  • 1 cebolla
  • 3 jitomates
  • 2 pepinos
  • ½ manojo de cilantro
  • 2 chiles jalapeños
  • Sal y pimienta
Para ver el modo de preparación de esta receta, haz click aquí   ¿Después de todo lo que te hemos contado, aún tienes dudas de ir a Puerto Vallarta? Esperamos que no, porque además de todo lo que hemos mencionado, también tiene atractivos naturales como nadar con delfines, observar el paso de las ballenas e infinidad de aves. También puedes aprovechar los festivales gastronómicos, tanto de vino, como de comida. Así que no dejes de visitar Puerto Vallarta, en cualquier época del año, sin duda es uno de los mejores lugares turísticos de nuestro país.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Chileatoles, chamorros y barbacha. En todo el país amamos comer bien y compartir nuestros favoritos. Por eso, en esta entrega de joyas de esquina, recorreremos tres paradas obligadas en Puebla, Querétaro y el Estado de México. Chileatole de El Carmen, Puebla El chileatole es un platillo a base de maíz, con chile y sazonado con epazote y limón. Se prepara por lo general al carbón y lo sirven en piezas de barro. Es un platillo simple y confortable para el clima fresco de Puebla. Para Luis Serdio, cocinero de origen poblano a cargo de Corazón de Pollo, en CDMX, el chileatole es su gran favorito. Al hablar de este platillo típico mexicano, piensa en su infancia y los días lluviosos de verano o fríos de invierno: “Recuerdo esas noches en las que estuve con mi atole picante y el olor a carbón que desprenden los comales de Chileatole El Carmen, esa pequeña vecindad en donde está el mejor chileatole poblano y que visitó desde que tengo uso de razón.” Aquí, además del chileatole, encontrarás molotes y unos sabrosos esquites. Av 16 de Septiembre 1305 colonia del Carmen.Tacos Don Chamorro, QuerétaroPara Mariano Torre, parrillero y cocinero a cargo de Pazcuala House, el imperdible queretano es los tacos Don Chamorro. Están ubicados dentro del mercado Josefa Ortiz de Domínguez "La Cruz", en el área de comida, y es un lugar al que tienes que llegar temprano porque los taquitos vuelan. Su demanda por lo general es alta, pero se distingue por un servicio impecable, rápido y atento. “¡El chamorro se deshace en tu boca y su sabor es impecable! Si los pediste en tacos, te sorprenderá lo bien servidos que te los dan. Acompáñalos con sus chilitos en vinagre y su guacamole, elaborado con aguacate, tomillo, epazote, manteca y sal”. Dirección: Garibaldi 73 Col. Centro Querétaro, Qro.La Plaza del Taco, Estado de MéxicoLa Plaza del taco, en el Estado de México, tiene muchos puestos que presumen tener la mejor barbacoa del condado. Tal vez todos tengan razón. Pero un puesto en especial fue el que le robó el corazón a la directora de contenidos gastronómicos Alina Hernández. “Al principio llamó mi atención que de todos los puestos era el único que tenía guacamole a manos llenas. Los elegí y ahora es mi favorito de los fines de semana. Su barbacoa es suave, recién sacada del hoyo. Los tacos están bien servidos sobre tortilla de maíz azul y acompañarlos con su guacamole -del que no pica mucho- es un lujo, porque con aguacate todo siempre sabe mejor.”Dirección: Avenida Juan Flores y Casas, Juchitepec de Mariano Rivapalacio, Estado de México.
Si buscas un menú completo para preparar en tu día y poder disfrutar de todas las comidas de manera nutritiva y sin complicaciones, tienes que probar este delicioso menú saludable con desayuno, comida y cena. Desayuno saludable: Portobellos rellenos de huevo Inicia el día con un desayuno saludable y delicioso de la mano de esta receta de portobellos rellenos de huevo con salsa de chile de árbol, los cuales están llenos de sabor y no superan las 146 calorías por porción. ¿Lo mejor? Estarán listos en 10 minutos. Comida saludable: Caldo de pollo y tartar de salmón Este caldo de pollo con arroz de coliflor es una entrada perfecta para la comida, ya que es una receta fácil y baja en carbohidratos pero llena de nutrientes que te ayudará a alcanzar saciedad más rápido. Para tu segundo tiempo, prueba este sabroso tartar de salmón y chile serrano, una opción deliciosa y ligera que no te tomará preparar más de 20 minutos. Puedes acompañarla con la guarnición de tu preferencia y si no te gusta el salmón, puedes sustituirlo por atún sin problema. Cena saludable: Espagueti de calabaza con crema de aguacate Por último, no olvides añadir esta rica cena a tu menú saludable. Se trata de un exquisito espagueti hecho con calabaza para que hagas a un lado las harinas y pastas sin dejar de lado el sabor. Este nutritivo espagueti está, además, acompañado de una rica crema de aguacate. ¡Te encantará! Dale la oportunidad a este menú saludable con desayuno, comida y cena y cuéntanos sobre tu experiencia.
La dieta alcalina: otra vereda de la nutrición que asegura ser el “mejor tipo de alimentación”. Su existencia se basa en la creencia de que las enfermedades aparecen en un cuerpo con acidez alta. Para prevenirlas, esta dieta propone alcalinizarnos –recordarán sus clases de química en la secundaria, sobre los ácidos y las bases– a través de alimentos que aumentan el pH en el organismo.Así, los adeptos a la dieta alcalina llenan sus refrigeradores con leguminosas, vegetales y hortalizas. En cambio, los alimentos de origen animal y los lácteos son enviados a la esquina de la vergüenza. ¿Cafecito en la mañana, chocolate en la tarde? Nunca más. Esto porque las dietas ricas en cloruro y sodio promueven la creación de un medio más ácido, mientras que las dietas ricas en potasio y bicarbonato alcalinizan mejor.El principio suena lógico, sin embargo, el Centro de Investigación en Alimento y Desarrollo dice que no hay evidencia científica que confirme la efectividad de la dieta alcalina. Y aquí algo maravilloso: el cuerpo humano ya viene equipado para logar un balance en el pH a través de mecanismos renales y hasta respiratorios. (Por eso la meditación ayuda no sólo a la mente, sino también al cuerpo.) Mientras que los partidarios de la dieta alcalina aseguran que puede vencer varias enfermedades como el cáncer, el Centro de Investigación en Alimento y Desarrollo afirma que ¡las células cancerígenas no pueden vivir en un ambiente alcalino como tampoco lo pueden hacer otras células del cuerpo!Para no quedarme con más dudas y explorar los pros y los contras de la dieta alcalina, hablé con una de nuestras nutriólogas de casa, experta en bioquímica, Jennifer Asencio. Esto fue lo que me dijo. Pros:• Efectivamente un pH alcalino puede reducir la inflamación por el alto consumo de vegetales –sí, también consumir demasiados vegetales puede ser contraproducente–.• La dieta acciona buenas prácticas como eliminar alimentos ultraprocesados, harinas refinadas y azúcares añadidos –responsables de la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares– mientras que impulsa el consumo de alimentos saludables como las legumbres, verduras y hortalizas. • Existen algunas evidencias de que la acidosis inducida por alimentos ácidos podría causar eventos moleculares asociados con la carcinogénesis (cáncer).Contras:• Hasta el momento no está probado que se pueda regular la acidez mediante el consumo de diferentes alimentos.• La dieta alcalina produce falsas expectativas pues a veces las personas esperan que los resultados sean como los de un détox –aunque Jennifer asegura que sí iremos al baño con mayor regularidad y evitaremos el estreñimiento–.• Esta no es una dieta “milagro”; si bajamos o no dependerá de la cantidad de calorías que consumamos.• El organismo es tan perfecto que ya cuenta con sistemas funcionales para mantener la acidez y la alcalinidad.• El pH en nuestro organismo varía de un área a otra, por ejemplo: necesitamos una mayor acidez en el estómago (pH de 1.35 a 3.5) para ayudar a una mejor digestión y a protegernos contra microorganismos oportunistas. Sin embargo, se requiere que la capa que cubre el epitelio sea alcalina para prevenir lesiones de la mucosa. Lo mismo sucede en la piel, en la orina, etcétera.Al final, nada como responsabilizarnos por nuestras elecciones de comida. No hay una dieta como llevar una alimentación balanceada que escuche las necesidades y deficiencias del cuerpo y nos conecte con él.
La diosa del chile era Tlatlauhqui cihuatl ichilzintli o ‘Señora roja del respetable chile’. A nadie le cabía duda: al chile había qué rendirle respeto. El chile, originario de la zona andina o de la selva amazónica, ha sido el alma de muchas cocinas del mundo y sin duda, el fuego artificial de la cocina mexicana. ¿Qué sería de nosotros si faltara este fruto que lastima lo mismo que entretiene la lengua? Los españoles lo llevaron a Europa como souvenir. Allá se declararon sensibles a su picor. En cambio, los paladares árabes, asiáticos y africanos lo recibieron como revelación. Muy pronto lo incorporaron a sus cocinas y comenzaron a producirlo. Ahora el extranjero que se declare intolerante a él, padecerá su influjo en más de un tercio del mundo. En Asia se perdería de cremosos currys de la cocina india, del pad thai de la cocina tailandesa, de las barbacoas de la cocina coreana con kimchi fermentado y guindillas o de las sopas agripicantes de la cocina sichuanesa. Ni qué decir del taco mexicano. El no iniciado se llevará a la boca un sencillo amasijo de carne y maíz sin su bendición de salsa verde. Que momento tan anticlimático tendrá al comer una torta de milanesa sin una mordida intermitente a un chile en escabeche. No hay platillo local donde no se le pueda hacer un huequito. Ya Cristóbal Colón hablaba de él como “una planta tan picante como la pimienta que los nativos consumen en todas las comidas”. Al chile sólo se le deja cuando el estómago lo pide o cuando se emprende ruta a tierras más occidentalizadas. En cada ocasión se le extraña. Todo es culpa de la capsaicina, una sustancia que responde al dolor y que libera opioides y endorfinas que lo neutralizan. Por ella, el chile es motor de placer y adicción.El uso del chile es antiguo. Se cree que las culturas mesoamericanas lo comenzaron a cultivar tan pronto se volvieron sedentarias. La altura y el clima favorecieron su esparcimiento. En las culturas nacionales fue alimento sagrado y leyenda. Aún hoy es signo que aleja el “mal de ojo” a penas se pone un collar vigilante en la puerta. Es sinónimo de fiesta cuando armoniza los alimentos; es suspiro, lágrima y silencio para los que toma desprevenidos.En Perú, la otra gran gastronomía latinoamericana, es una constante. Está presente en la sazón del ceviche, en el rocoto relleno arequipeño. En el sudeste asiático aporta balance a los guisos junto a la lima kafir y el coco. En los restaurantes mexicanos –los finos, los de calle– es cortesía y el centro de mesa más bello junto a un par de bolillos o totopos.Marea porque para mitigar su calor dan ganas de inspirar y con ello se sobre oxigena el cuerpo. Calienta la garganta lo mismo que la mente, por eso es albur y jolgorio del lenguaje –un deambular entre el respeto y la burla–. El o la que aguanta mucho es ‘macho’. El o la que aguanta poco es ‘gallina’. El chile se convierte en dulce cuando se le añade azúcar; en mole, cuando se le añade magia. Hace algunos siglos era correctivo para los niños maleducados y hoy es correctivo cuando se quiere tapar una mala técnica culinaria. El chile es el éxito de muchos negocios, un objeto del deseo en la cultura pop mexicana y erotismo en la poesía urbana. Está presente en rimas leyendas y canciones, como aquella que asegura que es picante pero sabroso. ¡Gracias, chile, por existir!Para terminar de rendirle un homenaje como se debe, te dejamos este compilatorio de salsas que, sin importar del país que seas, le darán alegría a tu comida.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD