5 recetas de tamales para el Día de la Candelaria

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Ya llega el 2 de febrero, el día de saldar cuentas y pagar lo debido. Si te tocó el muñequito durante la celebración de Reyes, entonces to toca invitar la tamaliza. Ahora, no tienes porqué gastar demasiado, es más, puedes hacer tamales caseros igual o más ricos de los que puedes comprar. Para ayudarte te dejamos cinco recetas deliciosas de tamales que puedes acompañar con un rico atole para impresionar a todos. Tamales de huitlacoche Esta es una de las recetas más tradicionales. Puedes acompañarla de crema y queso fresco para darle un toque de textura y sabor, aunque solitos también saben muy bien. Sírvelos acompañados de champurrado o incluso chocolate caliente si los sirves a la hora del desayuno, con este frío será un acompañante ideal. Trata de utilizar huitlacoche fresco y no de lata, hace toda la diferencia. Tamal dulce de elote Digamos que quieres cambiar un poco las cosas y no quieres servir los típicos tamales que se comen en todos lados el 2 de febrero. Esta receta es, de hecho, guatemalteca y el resultado es delicioso: tamales sedosos y esponjosos con un rico y dulce sabor a maíz. Vienen envueltos en la propia cáscara del elote por lo que la presentación es muy atractiva. Tamales rojos con chile poblano Chile poblano, queso fresco y elote, ese es todo el relleno que lleva este tamal tan rico y picosito ideal para el Día de la Candelaria. Además es una receta muy fácil y excelente para quienes nunca hayan hecho un tamal antes. La otra virtud de esta preparación es que puedes ser un poco más creativa y rellenarlos con cosas diferentes para dejar volar tu creatividad. Tamales de coco con piña A todos nos gustan unos ricos tamales dulces y para darle un pequeño giro al tradicional sabor del tamal rosa te dejamos esta receta. La piña en almíbar y el coco rallado le dan un sabor muy diferente, casi tropical a una receta muy antigua. Te aseguramos que niños y adultos la disfrutarán, ese sabor dulce con la textura crocante del coco es algo que no has probado antes. Tamales oaxaqueños Para que puedas servir variedad y tengas otra alternativa que no sea el tamal de elote, también te dejamos esta receta de tamales oaxaqueños, una variación que no usa la típica cáscara de maíz, sino hoja de plátano. Tú puedes elegir el relleno que gustes pero en esta ocasión te recomendamos esta receta de de cerdo en salsa verde, picosita y deliciosa.  
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
Los pistaches son más que una rica botana. Estos pequeños frutos secos tienen muchas propiedades benéficas para la salud. Conoce algunos de los beneficios de comer pistaches y descubre cómo puedes incorporarlos en tu dieta diaria. En comparación con otras nueces, los pistaches tienen mucho menos calorías. Por ejemplo, la nuez pecanera tiene 193 calorías, mientras que el pistache solo contiene 156. Esto en una porción de 28 gramos. Pero eso no es todo. El pistache es la segunda fruta seca (después de la almendra) con mayor aporte proteico. Alrededor del 20% de su peso son proteínas.Comer pistaches puede ayudarte a perder peso. Los altos niveles de proteína y fibra hacen que te sientas satisfecho por más tiempo, lo cual evita que comas en exceso. Pero eso sí, hay que medirse en la cantidad de pistaches que comes al día, o de lo contrario su efecto puede ser contraproducente.De acuerdo con la Asociación Americana de Optometría, dos antioxidantes presentes en los pistaches (luteína y zeaxantina) ayudan a conservar la salud de los ojos, previniendo enfermedades como las cataratas.El consumo regular de pistaches está asociado con una mejor flora intestinal. De acuerdo con un estudio realizado en 2012, los prebióticos presentes en los pistaches ayudan a aumentar los niveles de bacterias buenas en los intestinos.Los niveles de cobre en los pistaches son bastantes altos, por lo que incluirlos en la dieta diaria puede impactar en la absorción de hierro. De esta manera, los pistaches son grandes aliados en el tratamiento de enfermedades como la anemia.Los pistaches también ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Su consumo se recomienda especialmente entre mujeres embarazadas que padecen diabetes gestacional, ya que el comer una ración de pistaches diariamente reduce los niveles de azúcar.¿De qué manera puedes comer pistaches?Como botanaPara hornear pasteles o panesPulverizando en smoothies o postresSimplemente tostado en ensaladas o pastasDentro de un mix de granola o cerealesEstas son algunas recetas para cocinar usando pistaches:Crema de PistachesPaleta de Mango y PistacheSanck de queso, plátano y pistacheYoghurt de Kiwi con quinoa y pistaches
¿La celulitis de tus piernas no te deja andar a gusto en tu traje de baño? ¡No te preocupes! Existen muchos remedios que pueden ayudarte a librarte de la piel de naranja, pero antes de que pongas manos a la obra debes saber qué es exactamente la celulitis y cuáles son las razones por las que aparece. La celulitis es la acumulación de grasa en forma de cavidades justo debajo de la superficie de la piel. Suele presentarse más frecuentemente en las zonas de los muslos, caderas y glúteos, pero también hay ocasiones en las que puede haber celulitis en la zona abdominal y los brazos. Las causas de la celulitis son muchas. Factores genéticos, cambios hormonales y el uso de ciertos medicamentos pueden propiciar la aparición de la piel de naranja. Pero, eso no es todo. Hay algunos hábitos que, aunque parezcan irrelevantes para el cuidado de tu piel, pueden estar causándote celulitis. Estas son las causas más comúnes por las que sale celulitis:  Permanecer en la misma posición mucho tiempoEl estar de pie o sentada por largos periodos afecta la circulación en las piernas. Esto, además de provocarte várices, puede propiciar la aparición de la celulitis. Procura cambiar de postura constantemente y caminar todos los días.Llevar una mala alimentaciónLos alimentos procesados y el azúcar refinado hacen que sea más difícil que el cuerpo elimine las toxinas. Entonces, si comes muchos alimentos chatarra las toxinas comienzan a acumularse y surge la piel de naranja.No tomar suficiente aguaNuestro cuerpo está mayoritariamente compuesto por agua, así que cuando no bebemos suficiente agua (por lo menos dos litros al día), la piel se debilita y las células adiposas no se metabolizan correctamente.Usar ropa muy ajustadaLos pantalones muy apretados impiden que la sangre circule bien por las piernas, con lo cual los muslos, las caderas y los glúteos no reciben suficiente oxígeno. Esto provoca que se acumulen toxinas y salga celulitis.Fumar y beber alcohol en excesoLas personas que fuman tienen más probabilidades de desarrollar celulitis, y esto se debe a la falta de oxigenación y a las toxinas que entran al organismo a través del humo del tabaco. Y el alcohol tiene un efecto similar. Su consumo excesivo aumenta la presencia de ácidos grasos y toxinas, dando como resultado una piel menos lisa.Tener un estilo de vida sedentarioLa falta de actividad física también influye en la apariencia de la piel. Si nunca haces nada de ejercicio, es más probable que tarde o temprano tengas piel de naranja o que se agrave su aspecto si ya la tienes.Hacer dietas muy estrictasLos regímenes alimenticios que se enfocan en perder mucho peso en poco tiempo muchas veces hacen que el propio organismo se alimente del músculo y almacene más grasa. Por lo cual provocan la formación de celulitis.Comer mucha salLa sal tiene muchos beneficios para la salud, pero cuando se consume en exceso puede provocar daños en el organismo. Uno de los principales efectos negativos que tiene es la deshidratación, lo que provoca celulitis.Beber demasiado caféAunque es cierto que los productos a base de cafeína o las exfoliaciones con café pueden ayudar a mejorar la apariencia de la piel, beber mucho café hace que se acumulen toxinas debajo de la piel, así que mide tu consumo diario.Tener altos niveles de estrésEstar constantemente bajo situaciones de mucha presión hace que el cuerpo genere más cortisol. Esta hormona, además de prepararnos para enfrentar momentos estresantes, hace que aumenten los depósitos de grasa en el cuerpo.Combate la celulitis con estas recetas:Wrap cremoso de pechuga de pavo y quesoAguacates rellenos de cóctel de camarónEnchiladas de Nopales bajas en carbohidratosSopa de Pasta con pollo
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD