6 formas de combatir el estreñimiento
Recomendaciones de Cocina

6 formas de combatir el estreñimiento

Por Kiwilimón - Diciembre 2014
Una parte fundamental del proceso de la digestión consiste en eliminar los productos de desecho de los alimentos que consumimos.  Es una función necesaria para la salud del organismo que para muchos implica dolor y molestia. Cuando esos productos de desecho pasan del intestino delgado al grueso (el colon), éste absorbe el exceso de agua y la materia restante se convierte en heces fecales.  Las contracciones rítmicas del colon van empujando las heces hasta que llegan al recto en donde permanecen hasta que ocurre una evacuación o deposición. Recomendamos: Cómo tener vientre plano en tres días No existe un número mágico de evacuaciones o deposiciones para todas las personas, ya que no es el mismo para todas.  El rango de lo “normal” o saludable puede oscilar entre más de una vez al día para algunos a tres veces a la semana para otros.  Menos de tres, ya se considera estreñimiento, que ocurre debido a una de las siguientes causas o a la combinación de ambas:
  • El colon absorbe demasiada agua, de manera que las heces se resecan y se endurecen demasiado
  • Los músculos del colon se contraen y relajan muy lentamente, por lo que las heces no se mueven tan rápidamente como debieran
Las evacuaciones o deposiciones poco frecuentes van acompañadas de otros síntomas, entre ellos:
  • Heces duras y secas
  • Dolor al defecar
  • Necesidad de pujar para expulsar las heces
  • Sensación de no poder vaciar el recto
  • Abdomen distendido (inflamado)
Recomendamos: Beneficios del Aceite de Oliva ¿Y por qué ocurre? Si sufres de estreñimiento, éste puede deberse a una o más de las causas siguientes:
  • No consumir suficiente fibra en la dieta
  • No beber suficiente agua o estar deshidratado. Beber bebidas ricas en cafeína, como sodas o café, y el alcohol, podrían empeorar la deshidratación
  • Poca o ninguna actividad física
  • Tomar ciertos medicamentos (como sedantes, narcóticos y algunas medicinas para bajar la presión arterial)
  • Algunos cambios como el embarazo
  • Condiciones de salud como el hipotiroidismo y la diabetes u otras que afectan el funcionamiento del sistema digestivo (como el síndrome del colon irritable)
  • Exceso de laxantes
Recomendamos: Cómo limpiar los oídos El estreñimiento puede aliviarse temporalmente mediante el uso de laxantes. Los hay de diferentes tipos y generalmente, pueden adquirirse sin receta.  Entre los más comunes están:
  • Los laxantes formadores de masa: añaden fibra de tipo soluble a las heces.  Esto causa que las heces absorban más agua, se suavicen y sean más grandes. Al aumentar de tamaño, hacen que los intestinos se contraigan y las empujen más fácilmente hacia afuera. Estos tipos de laxantes son los más seguros y pueden incluir como elemento activo el psyllium (como el Metamucil), el policarbofil (como el FiberCon) o la tetilcelulosa (como el Citrucel).  Para evitar efectos secundarios negativos, se debe comenzar lentamente y tomar mucho líquido, e ir aumentando la dosis, hasta llegar a la frecuencia deseada.
  • Laxantes lubricantes, como los supositorios de glicerina, que recubren la superficie de las heces para que resbalen y puedan salir del cuerpo con facilidad.
  • Los ablandadores de heces, que añaden humedad a las heces para suavizarlas y puedan salir del recto sin causar dolor.
  • Los laxantes de tipo osmótico, por su parte, hacen que el intestino retenga más líquidos, lográndose entonces que las heces se suavicen y se expulsen más fácilmente (entre ellos están el glicol polietileno, o Miralax, y la solución de hidróxido de magnesio, comúnmente conocida como leche magnesia).
  • Los laxantes estimulantes son los más agresivos y causan que el intestino se contraiga con más fuerza para expulsar las heces. Este tipo de laxante no se deben tomar por mucho tiempo para evitar que el colon pierda la capacidad de funcionar por sí mismo.
Recomendamos: Remedios caseros para aliviar las hemorroides Cualquiera que sea el laxante que se utilice, se deben seguir estrictamente las recomendaciones del producto y no excederse ni en la dosis ni en el tiempo máximo continuo de uso.  Consulta con tu médico si decides usar un laxante de tipo estimulante, no solamente para que te recomiende un producto específico y el tiempo que debes tomarlo, sino para que descarte una posible interacción con otro medicamento que estés tomando. Además, en el caso de niños o las personas diabéticas o con falla renal el doctor debe supervisar que los laxantes no le causen un desbalance en los electrolitos (los minerales) del cuerpo. Recomendamos: Jugo Verde para quemar grasa Una buena fórmula: los cambios a largo plazo Como te expliqué, el alivio que proporcionan los laxantes tiende a ser por un plazo corto, ya que no te conviene prolongar su uso durante muchos tiempo. Lo más efectivo es hacer pequeños cambio en tu vida diaria que en conjunto ayudan a combatir el estreñimiento, como los que siguen a continuación: 1.  Bebe suficiente agua, al menos de 6 a 8 vasos al día.  Este paso es absolutamente necesario, no solamente para mantenerte bien hidratado, sino para que las heces se suavicen y se humedezcan. Lleva contigo un recipiente que puedas rellenar de preferencia con agua. Evita bebidas que contengan cafeína, como las sodas, el café y el té que tienen un efecto diurético y pueden aumentar la deshidratación. 2.  Ve al baño tan pronto como sientas ganas de evacuar.  No conviene “aguantar” o posponer las ganas de defecar, especialmente si padeces de estreñimiento.  Lo ideal es que puedas acostumbrar a tu cuerpo a evacuar en un horario determinado, en la mañana después del desayuno, por ejemplo, o a cualquier otra hora que te resulte más conveniente.  Trata de disponer del tiempo suficiente para que ocurra la deposición, sin apuro y estrés que dificulte todavía más el proceso. 3.  Aumenta la fibra en tu dieta.  La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento al cambiar la composición de las heces. Por lo regular los adultos necesitan de 25 a 35 gramos de fibra tanto soluble como no soluble:
  • Fibra no soluble: absorbe el agua y añade volumen a las heces de forma que puedan moverse con facilidad a través del colon. Entre las fuentes de este tipo de fibra están los vegetales como el maíz, la zanahoria, salvado de trigo, granos integrales, nueces y frutas como las uvas.
  • Fibra soluble: se disuelve en agua y forma una especie de pasta, que evita que las heces se sequen y endurezcan. Pero como este tipo de fibra hace más lento el paso del estómago a los intestinos, conviene combinar su consumo con alimentos ricos en fibra no soluble. Entre los alimentos que contienen fibra soluble está la avena, los granos y frijoles (habichuelas) guisantes (arvejas o chícharos) y frutas como la manzana, las naranjas, y las ciruelas.
Recomendamos: Remedios caseros para colitis Consulta con el médico si te conviene utilizar un suplemento de fibra. En ese caso, deja que te indique el que considera más adecuado. 4.  Haz más ejercicio. La inactividad conduce al estreñimiento y su opuesto, lo evita. El ejercicio diario ayuda que tus intestinos se contraigan regularmente y contribuye a disminuir el estrés.  El ejercicio de tipo aeróbico, como caminar, aumenta la respiración y el ritmo cardíaco, lo que también estimula el movimiento de los intestinos. Trata de ejercitarte la mayoría de los días de la semana, aunque sólo sea una caminata de pocos minutos. 5.  Reduce el estrés. Las tensiones de la vida diaria pueden afectar el funcionamiento del colon. Para contrarrestar ese efecto negativo, dale prioridad al sueño y al descanso. Intenta dormir al menos 7 horas al día y establece un horario de sueño, incluso durante los fines de semana. Cualquier tipo de ejercicio también te ayuda a controlar el estrés, pero el yoga y los ejercicios de respiración profunda son particularmente efectivos. 6.  Evita alimentos muy procesados y la comida chatarra.  El consumo de este tipo de alimentos puede empeorar el estreñimiento ya que son bajos en contenido de fibra y muy altos en contenido de grasa. Evita los panes de harina blanca, los pasteles, las papas fritas y en general, la comida “rápida”. Si padeces de estreñimiento, comienza a realizar estos cambios desde ahora, pero si no notas mejoría, consulta con tu médico. Podrías tener algún otro problema. Es importante evitar el estreñimiento porque además de molestias, evitarás otras complicaciones como fisuras en el área del ano o las dolorosas hemorroides.  Evacuar es una función vital, si padeces de estreñimiento, los cambios que mencionamos podrían ayudarte a que lo logres más eficazmente.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cada vez crece más la comunidad hispana en Estados Unidos, gracias a lo cual la cultura y tradiciones de los inmigrantes se mantienen más fuertes que nunca, especialmente si hablamos de comida. De hecho, la demanda por la comida hispana se vende como pan caliente, ¡por eso te presentamos los 10 platillos latinos más populares en Estados Unidos! Si bien la lista es mucho más larga y variada, puesto que abarca más allá de la gastronomía mexicana, cubana, salvadoreña, guatemalteca o argentina, seguramente esta corta selección te dará muy buenas ideas. Tacos ¡Los tacos llegaron para quedarse! Este platillo típico mexicano es de los más consumidos en Estados Unidos y es que gracias a su gran versatilidad, cada vez es más fácil encontrar tacos en cualquier rincón del país vecino. Arepas Las arepas, ese plato colombiano y venezolano tan parecido a las gorditas mexicanas, van rellenas de queso, jamón, carne mechada o pollo y los consumidores hispanos y anglos las adoran. Pupusas Para la gastronomía de El Salvador, las pupusas no tienen comparación y parece que lo mismo opinan en Estados Unidos, ya que esta garnachita latina hecha con masa de maíz es todo un éxito. Empanadas Las empanadas son un platillo tradicional en Argentina y el público de Estados Unidos parece amarlas gracias a sus diferentes rellenos deliciosos. Pan de queso El pan de queso, originario de Brasil, es un platillo latino tan rico que incluso ya tiene una cadena de restaurantes dedicados a prepararlo que se ha ido expandiendo en territorio estadounidense rápidamente. ¡Encuéntralos en La Casa do Pao de Queijo! Guacamole El guacamole, esa salsita mexicana hecha a base de aguacate, se ha convertido en la guarnición favorita en Estados Unidos para botanear a gusto. ¡Nunca falta en las mesas! Sancocho Las sopas latinas también han cobrado gran importancia en el menú predilecto americano, por eso es que el sancocho colombiano es un platillo al que pocos se pueden resistir en Norteamérica. Congrí La población cubana ha traído su son y sabor al país americano y con ellos, podemos destacar el congrí, una receta de arroz y frijoles negros que a todos les encanta. Tamales Los tamales son un platillo tradicional que puedes encontrar en muchos países latinos, ya que sus orígenes datan desde la época prehispánica, por eso no pueden faltar entre la comunidad hispana de los Estados Unidos. Ceviche El ceviche peruano es un platillo que ha conquistado tanto a paladares hispanos, como a anglos y poco a poco se ha expandido a nivel mundial porque nadie puede resistirse a esa fresca y deliciosa receta hecha con mariscos. ¿Añadirías otro platillo a esta riquísima lista de comida latina en Estados Unidos?
Las semillas de girasol son una colación muchas veces recomendada por los nutriólogos y también son incluidas comúnmente en mezclas de frutos secos, pan de granos múltiples y barras nutritivas, así que será que sirven para perder peso.Las semillas de esta flor son ricas en grasas saludables, compuestos vegetales beneficiosos y varias vitaminas y minerales, nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas de salud comunes, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo.Sin embargo, dado que tienen un alto contenido de grasas y calorías, eso causa confusión al momento de incluirlas en una dieta, por lo que aquí te contaremos cómo afectan las semillas de girasol al bajar de peso.Los nutrientes y calorías de las semillas de girasolLas semillas de girasol están llenas de proteínas, grasas saludables y fibra. Sus valores nutricionales varían de acuerdo con la forma en la que se cocinan, pero 28 gramos, o aproximadamente un cuarto de taza de semillas de girasol tostadas en seco y sin cáscara contienen los siguientes nutrientes: Calorías: 165Grasa total: 14 gramosGrasa monoinsaturada: 3 gramosGrasa poliinsaturada: 9 gramosGrasa saturada: 1.5 gramosCarbohidratos: 7 gramosFibra: 3 gramosProteína: 5.5 gramosLas semillas de girasol también proporcionan 21 vitaminas y minerales esenciales, lo cual incluye 49% del valor diario recomendado de vitamina E y 41% del de selenio por porción de 28 gramos.A pesar de que su contenido de grasa es alto y las semillas de girasol son ricas en calorías (165 calorías en una porción de ¼ de taza), el tipo de grasa que se encuentra en las semillas de girasol puede ser muy beneficioso para el corazón, pues se trata de grasas insaturadas, las cuales reducen los niveles de colesterol en la sangre.Cómo ayudan las semillas de girasol a bajar de pesoAunque aún falta realizar más investigaciones sobre las semillas de girasol y la pérdida de peso, los nutrientes en estas semillas sí pueden ayudar a perder peso pues aumentan la sensación de saciedad, preservan la masa muscular y te ayudarán a seguir un plan de pérdida de peso por más tiempo.Las semillas de girasol pueden mantenerte lleno y evitar comer en exceso porque comerlas como colación ayuda a reducir el hambre y así previenes comer en exceso en las comidas posteriores.Por otra parte, pueden ayudarte a mantener los músculos, pues al seguir una dieta baja en calorías, los estudios han sugerido que más de 35% de la pérdida de peso puede deberse al músculo. Sin embargo, para limitar la pérdida de masa muscular, muchos estudios sugieren comer una cantidad adecuada de proteínas y como las semillas de girasol sin cáscara contienen alrededor de 2 gramos de proteína por cucharada, son una excelente manera de aumentar el contenido de proteína de sus refrigerios y comidas.Así que sí, aunque tiene un alto contenido de calorías, las semillas de girasol son ricas en nutrientes que pueden ayudarte a bajar de peso.
El home office puede ser una bendición muchas veces, pero en este contexto en el que probablemente además de trabajar desde casa tienes que ayudar a los pequeños a estudiar desde casa, hacer todo junto y en el mismo lugar puede resultarte complicado.Si además sientes que todos están constantemente hambrientos y temes que no estén consumiendo alimentos nutritivos, estos consejos te ayudarán con ideas de comidas saludables y fáciles para que todos coman bien.1. Planea las comidasLa planeación de comidas es una forma de configurar las comidas de modo que estén bajo tu control y no hagas comidas al azar porque tienes poco tiempo o ingredientes.Para planificar las comidas de manera controlada para sus días laborales, date un tiempo los domingos para planear el menú, comprar los ingredientes y comienza a preparar la comida la noche anterior o el día antes de regresar al trabajo en tu oficina en casa.2. Come un platillo un día, cénalo al siguienteCocina comidas de las que puedas consumir la mitad y guardar la otra mitad para la cena, especialmente si estás haciendo más de lo que crees que necesitas. Así podrás relajarte en el momento que termine la jornada laboral, abrir el refri y simplemente calentar la cena que ya está preparada. Puedes hacer esto guardando la comida de un día para otro como cena.3. Haz de la cocina una actividad agradableSi trabajar desde casa te orilló a comenzar a cocinar o si estás tratando de que te guste hacerlo, puedes probar ciertos tips para disfrutarlo más. Por ejemplo, cocina con un compañero, puede ser tu pareja, tu compañero de departamento o tus hijos. Incluso puedes cocinar mientras tu perro o gato te hace compañía.También puedes hacerlo en compañía de un excelente video de cocina en YouTube, para que estés motivado y también aprendiendo, mientras picas cebollas y salteas el ajo.4. Si no te gusta cocinar, piensa en comidas cortas Busca y descubre recetas de cocina que te inspiren y con las que puedas experimentar creativamente con los ingredientes normales de la despensa que tienes en casa. Hay muchos alimentos que pueden ser bastante prácticos si no te gusta pasar mucho tiempo en la cocina, además de muchas recetas mexicanas cortas y rendidoras.5. Establece un horario de comidas para tu día de trabajo desde casaTrabajar desde casa no necesariamente incluye la rutina de cuando estás en la oficina, en la que todos comen aproximadamente a la misma hora, o terminan el día laboral más o menos a la misma hora.Si esto te ha ocurrido y ya no tienes una rutina qué seguir, dicta tú mismo un horario de comidas que coincida con tu nuevo horario de trabajo. Por ejemplo, si solo quieres comer tres veces al día, podrías programar tus descansos para comer en tu calendario. 6. Ten una reserva de productos y alimentos enlatados saludablesTener comida enlatada en la alacena siempre te salvará si no alcanzaste a planear la comida del día o si simplemente no tienes ganas de cocinar. Como tip saludable, compra enlatados que no tengan mucha sal agregada. Por ejemplo, garbanzos enlatados, frijoles negros o puré de tomates triturados y no olvides que las recetas con atún enlatado siempre son una buena opción.7. Si trabajas desde casa con tu pareja, dividan las responsabilidadesCuando trabajas desde casa como pareja, ambos tienen responsabilidades posteriores al trabajo. Pueden repartirlas equitativamente, por ejemplo, si uno cocina, entonces el otro limpia. Esto hará que la rutina se sienta eficiente y que no se cargue el trabajo en una sola persona.
Este año, los niños regresaron a clases pero se quedaron en casa, así que si eres mamá o papá, lo más probable es que tengas niños o adolescentes hambrientos todo el día en casa, todo esto mientras tú tienes que trabajar.Hacer la comida y trabajar desde casa puede resultarte complicado, pero puedes ahorrarte un poco de tiempo planeando tus comidas desde antes e incluir cuando se pueda a los integrantes de la familia, por ejemplo, así que tráelos a la cocina y enséñales estas ideas de snacks saludables para comer mientras estudian desde casa.1. Frutas con crema de cacahuateLas cremas de nueces, ya sea almendras o cacahuate, por ejemplo, van muy bien combinadas con frutas como manzana o plátano y te dejarán satisfecho por un buen rato. Puedes aplicar la crema directamente en la fruta y hacer tostadas de rebanadas de manzana, por ejemplo, o hacer sándwiches ricos en fibra y proteínas.2. Mix de frutos secosLa mezcla de frutos secos es snack fácil y súper saludable que sólo requiere de revolver nueces de la india, almendras y frutas secas como arándanos; además, puedes añadir chispas de chocolate negro para obtener una combinación irresistible, pero que no contenga mucha azúcar. Estos ingredientes son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y antioxidantes que los adolescentes necesitan para una salud óptima.3. Pudín de chíaLas semillas de chía están cargadas de nutrientes que incluyen proteínas, grasas saludables, magnesio, calcio, manganeso y fósforo. Puedes hacer pudín de chía con yogurt, leche de coco, con crema de cacahuate y mermelada, y añadir arándanos ricos en antioxidantes, coco rallado, moras, o cualquier fruta que te guste.4. Huevos cocidosPuede que sólo los relaciones con el desayuno, pero los huevos cocidos también pueden ser un gran snack que no requiere de nada más que de poner agua a hervir y dejarlos cocerse en ella por alrededor de 10 minutos. Los huevos son una excelente fuente de proteínas, de grasas saludables y una variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes, y sólo necesitas limón, sal y salsa para que a todos se les antojen.5. Yogurt griego con fruta y nuecesPara los antojos dulces, el yogurt con frutas es perfecto. Puedes preparar un parfait sabroso y lleno de proteínas hecho en capas dentro de un frasco con yogur griego, moras, nueces picadas y semillas de chía. El yogur griego contiene 15 gramos de proteína por porción de 170 gramos y es ideal para el tiempo entre el desayuno y la comida.6. Garbanzos asadosLos garbanzos están llenos de proteína (contienen alrededor de 19 g de proteína en 100 g de garbanzos) y pueden ser un gran snack si los asas en el horno y los aderezas con un poco de aceite de oliva y un toquecito de sal, o de limón.7. Guacamole con totopos horneadosPareciera que el aguacate no necesita presentación en la que se hable de sus beneficios, porque ya es ultra delicioso, pero además de eso, son ricos en grasas saludables, fibra, magnesio, ácido fólico y potasio. Hacer guacamole es súper fácil e incluso los niños o adolescentes pueden prepararlo y combinarlo con verduras y totopos horneados, para evitar el exceso de grasa.8. Barritas de granolaLas barritas de granola son súper prácticas y puedes hacerlas caseras o buscar opciones buenas en el súper, que no contengan mucha azúcar. Deben ser barritas que contengan proteína y granola elaboradas con alimentos integrales, y pueden ser endulzadas con frutas. Estas barras te proporcionarán una buena fuente de proteínas, fibra y grasas saludables.9. Palitos de quesoEl queso de leche entera no sólo proporciona calcio, proteínas y grasas saludables, sino también minerales importantes, como zinc y selenio, que son buenos para la salud inmunológica. Los adolescentes necesitan fuentes de grasas saludables en sus dietas, así que busca quesos como el mozzarella o el quesillo, también conocido como queso Oaxaca.10. Fruta y vegetales deshidratadosTener antojo de comer papitas puede ser reemplazado por frutas y vegetales deshidratados o fritos en aire, y así convertirse en un snack que tanto tú como los adolescentes pueden disfrutar. Pueden ser frutas y puedes acompañarlas con un poquito de nueces o semillas si quieres algo más abundante.Si puedes hacer estos snacks caseros, tendrás el control sobre cantidades de sal, grasa y azúcar, pero si piensas comprarlos ya hechos, recuerda buscar productos que usen ingredientes de calidad.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD