6 formas de combatir el estreñimiento
Recomendaciones de Cocina

6 formas de combatir el estreñimiento

Por Kiwilimón - December 2014
Una parte fundamental del proceso de la digestión consiste en eliminar los productos de desecho de los alimentos que consumimos.  Es una función necesaria para la salud del organismo que para muchos implica dolor y molestia. Cuando esos productos de desecho pasan del intestino delgado al grueso (el colon), éste absorbe el exceso de agua y la materia restante se convierte en heces fecales.  Las contracciones rítmicas del colon van empujando las heces hasta que llegan al recto en donde permanecen hasta que ocurre una evacuación o deposición. Recomendamos: Cómo tener vientre plano en tres días No existe un número mágico de evacuaciones o deposiciones para todas las personas, ya que no es el mismo para todas.  El rango de lo “normal” o saludable puede oscilar entre más de una vez al día para algunos a tres veces a la semana para otros.  Menos de tres, ya se considera estreñimiento, que ocurre debido a una de las siguientes causas o a la combinación de ambas:
  • El colon absorbe demasiada agua, de manera que las heces se resecan y se endurecen demasiado
  • Los músculos del colon se contraen y relajan muy lentamente, por lo que las heces no se mueven tan rápidamente como debieran
Las evacuaciones o deposiciones poco frecuentes van acompañadas de otros síntomas, entre ellos:
  • Heces duras y secas
  • Dolor al defecar
  • Necesidad de pujar para expulsar las heces
  • Sensación de no poder vaciar el recto
  • Abdomen distendido (inflamado)
Recomendamos: Beneficios del Aceite de Oliva ¿Y por qué ocurre? Si sufres de estreñimiento, éste puede deberse a una o más de las causas siguientes:
  • No consumir suficiente fibra en la dieta
  • No beber suficiente agua o estar deshidratado. Beber bebidas ricas en cafeína, como sodas o café, y el alcohol, podrían empeorar la deshidratación
  • Poca o ninguna actividad física
  • Tomar ciertos medicamentos (como sedantes, narcóticos y algunas medicinas para bajar la presión arterial)
  • Algunos cambios como el embarazo
  • Condiciones de salud como el hipotiroidismo y la diabetes u otras que afectan el funcionamiento del sistema digestivo (como el síndrome del colon irritable)
  • Exceso de laxantes
Recomendamos: Cómo limpiar los oídos El estreñimiento puede aliviarse temporalmente mediante el uso de laxantes. Los hay de diferentes tipos y generalmente, pueden adquirirse sin receta.  Entre los más comunes están:
  • Los laxantes formadores de masa: añaden fibra de tipo soluble a las heces.  Esto causa que las heces absorban más agua, se suavicen y sean más grandes. Al aumentar de tamaño, hacen que los intestinos se contraigan y las empujen más fácilmente hacia afuera. Estos tipos de laxantes son los más seguros y pueden incluir como elemento activo el psyllium (como el Metamucil), el policarbofil (como el FiberCon) o la tetilcelulosa (como el Citrucel).  Para evitar efectos secundarios negativos, se debe comenzar lentamente y tomar mucho líquido, e ir aumentando la dosis, hasta llegar a la frecuencia deseada.
  • Laxantes lubricantes, como los supositorios de glicerina, que recubren la superficie de las heces para que resbalen y puedan salir del cuerpo con facilidad.
  • Los ablandadores de heces, que añaden humedad a las heces para suavizarlas y puedan salir del recto sin causar dolor.
  • Los laxantes de tipo osmótico, por su parte, hacen que el intestino retenga más líquidos, lográndose entonces que las heces se suavicen y se expulsen más fácilmente (entre ellos están el glicol polietileno, o Miralax, y la solución de hidróxido de magnesio, comúnmente conocida como leche magnesia).
  • Los laxantes estimulantes son los más agresivos y causan que el intestino se contraiga con más fuerza para expulsar las heces. Este tipo de laxante no se deben tomar por mucho tiempo para evitar que el colon pierda la capacidad de funcionar por sí mismo.
Recomendamos: Remedios caseros para aliviar las hemorroides Cualquiera que sea el laxante que se utilice, se deben seguir estrictamente las recomendaciones del producto y no excederse ni en la dosis ni en el tiempo máximo continuo de uso.  Consulta con tu médico si decides usar un laxante de tipo estimulante, no solamente para que te recomiende un producto específico y el tiempo que debes tomarlo, sino para que descarte una posible interacción con otro medicamento que estés tomando. Además, en el caso de niños o las personas diabéticas o con falla renal el doctor debe supervisar que los laxantes no le causen un desbalance en los electrolitos (los minerales) del cuerpo. Recomendamos: Jugo Verde para quemar grasa Una buena fórmula: los cambios a largo plazo Como te expliqué, el alivio que proporcionan los laxantes tiende a ser por un plazo corto, ya que no te conviene prolongar su uso durante muchos tiempo. Lo más efectivo es hacer pequeños cambio en tu vida diaria que en conjunto ayudan a combatir el estreñimiento, como los que siguen a continuación: 1.  Bebe suficiente agua, al menos de 6 a 8 vasos al día.  Este paso es absolutamente necesario, no solamente para mantenerte bien hidratado, sino para que las heces se suavicen y se humedezcan. Lleva contigo un recipiente que puedas rellenar de preferencia con agua. Evita bebidas que contengan cafeína, como las sodas, el café y el té que tienen un efecto diurético y pueden aumentar la deshidratación. 2.  Ve al baño tan pronto como sientas ganas de evacuar.  No conviene “aguantar” o posponer las ganas de defecar, especialmente si padeces de estreñimiento.  Lo ideal es que puedas acostumbrar a tu cuerpo a evacuar en un horario determinado, en la mañana después del desayuno, por ejemplo, o a cualquier otra hora que te resulte más conveniente.  Trata de disponer del tiempo suficiente para que ocurra la deposición, sin apuro y estrés que dificulte todavía más el proceso. 3.  Aumenta la fibra en tu dieta.  La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento al cambiar la composición de las heces. Por lo regular los adultos necesitan de 25 a 35 gramos de fibra tanto soluble como no soluble:
  • Fibra no soluble: absorbe el agua y añade volumen a las heces de forma que puedan moverse con facilidad a través del colon. Entre las fuentes de este tipo de fibra están los vegetales como el maíz, la zanahoria, salvado de trigo, granos integrales, nueces y frutas como las uvas.
  • Fibra soluble: se disuelve en agua y forma una especie de pasta, que evita que las heces se sequen y endurezcan. Pero como este tipo de fibra hace más lento el paso del estómago a los intestinos, conviene combinar su consumo con alimentos ricos en fibra no soluble. Entre los alimentos que contienen fibra soluble está la avena, los granos y frijoles (habichuelas) guisantes (arvejas o chícharos) y frutas como la manzana, las naranjas, y las ciruelas.
Recomendamos: Remedios caseros para colitis Consulta con el médico si te conviene utilizar un suplemento de fibra. En ese caso, deja que te indique el que considera más adecuado. 4.  Haz más ejercicio. La inactividad conduce al estreñimiento y su opuesto, lo evita. El ejercicio diario ayuda que tus intestinos se contraigan regularmente y contribuye a disminuir el estrés.  El ejercicio de tipo aeróbico, como caminar, aumenta la respiración y el ritmo cardíaco, lo que también estimula el movimiento de los intestinos. Trata de ejercitarte la mayoría de los días de la semana, aunque sólo sea una caminata de pocos minutos. 5.  Reduce el estrés. Las tensiones de la vida diaria pueden afectar el funcionamiento del colon. Para contrarrestar ese efecto negativo, dale prioridad al sueño y al descanso. Intenta dormir al menos 7 horas al día y establece un horario de sueño, incluso durante los fines de semana. Cualquier tipo de ejercicio también te ayuda a controlar el estrés, pero el yoga y los ejercicios de respiración profunda son particularmente efectivos. 6.  Evita alimentos muy procesados y la comida chatarra.  El consumo de este tipo de alimentos puede empeorar el estreñimiento ya que son bajos en contenido de fibra y muy altos en contenido de grasa. Evita los panes de harina blanca, los pasteles, las papas fritas y en general, la comida “rápida”. Si padeces de estreñimiento, comienza a realizar estos cambios desde ahora, pero si no notas mejoría, consulta con tu médico. Podrías tener algún otro problema. Es importante evitar el estreñimiento porque además de molestias, evitarás otras complicaciones como fisuras en el área del ano o las dolorosas hemorroides.  Evacuar es una función vital, si padeces de estreñimiento, los cambios que mencionamos podrían ayudarte a que lo logres más eficazmente.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Puede que una ensalada sea la definición de comida saludable, pero no por ello tiene que ser aburrida ni mucho menos. Hay formas en las que puedes convertir una simple ensalada en una comida deliciosa y muy completa.Además de ser una comida saludable, puede resultar en un platillo económico, muy práctico y accesible, pues basta con mezclar algunos ingredientes y listo, ¡tienes una comida completa!Para hacer una buena ensalada necesitaras algunas ingredientes básicos:Un vegetal verde como base: lechuga, espinacas, kale.Una proteína, ya sea carne o pescado: pavo, pollo, salmón ahumado, huevo cocido, atún.Un carbohidrato: pasta integral, avena, quinoa, arroz.Además, se le pueden agregar otros complementos para hacerla más completa y deliciosa.Legumbres. El garbanzo, la lenteja y los frijoles son reconocidos como fuentes de proteínas, almidón, fibra, vitaminas y minerales. Eso significa que añadirlos a nuestra ensalada nos dará un aporte extra. Frutas. Si te gustan los contrastes puedes agregarle algún tipo de fruta para darle un toque dulce. Piña, durazno, mango, fresa, manzana, o aguacate son las que mejor quedan en las ensaladas. Frutos secos. Añade a tus ensaladas un puñito de nueces, almendras, pistaches o piñones que le darán el toque crujiente y delicioso. La ensalada ya está prácticamente preparada y sólo nos queda el toque final: el aderezo. Ten mucho cuidado ,porque lo nutritivo de una ensalada puede estropearse con el abuso de aderezos.Lo que te recomendamos es preparar un aderezo casero para que puedas controlar los ingredientes y las porciones. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra con un toque de vinagre blanco o rojo y una pizca de sal será un buen aporte de grasas saludables.La mostaza Dijon, una salsa de yogur natural con cilantro o hierbabuena, jugo de limón o de otras frutas o con una cucharadita de miel, combinará perfectamente con un puñado de frutos secos.Como ves, lo saludable no es sinónimo ni de aburrido ni de insípido y las posibilidad para hacer una ensalada deliciosa y nutritiva son infinitas, lo que necesitas sólo son algunos ingredientes y mucha creatividad.
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
Seguramente cuando piensas en una cena romántica, piensas en dos personas en una mesa, a la luz de las velas y lo más probable es que el escenario sea un restaurante lujoso, sin embargo no necesariamente tienes que gastar ni mucho dinero ni tiempo para hacer algo especial para la persona que quieres.Se acerca el 14 de febrero y una de las cosas más especiales que puedes hacer para tu pareja es regalar una experiencia romántica. Para hacerla y conseguir una noche mágica y llena de amor, es necesario pensar en diferentes aspectos como la decoración, las bebidas y la música, pero no te abrumes, aquí te vamos a decir qué necesitas para hacer una cena romántica en poco tiempo.Decoración:La decoración hará gran parte de la magia para hacer un entorno romántico y para eso necesitas tener algunos elementos básicos como: -Una mesa: si es pequeña es mejor, ya que así podrán estar más juntos y compartir la comida, también puedes hacer algo más inesperado como un picnic (aunque no tengas jardín) simplemente puedes delimitar el área donde va la comida con un mantel lindo y puedes poner cojines alrededor. -Velas: todo es más romántico a la luz de las velas, además de usarlas como elemento de iluminación, también puedes colocarlas como un elemento de decoración. Se estratégica y cuidadosa con su colocación, no queremos que te quemes o que se apaguen con el viento .-Flores: poner pétalos de rosas sobre la mesa o alrededor del lugar es algo muy común pero, sin duda, es un detalle que grita romanticismo. También puedes ponerte creativa y hacer figuras o formar sus iniciales con los pétalos. MúsicaLa música es esencial para crear un ambiente romántico, procura usar música suave, tranquila y de preferencia haz tu lista de reproducción desde antes para que en ese momento te puedas despreocupar de la música. ComidaSin duda alguna, uno de los puntos esenciales es la comida. Existen muchas de opciones de menús: románticos, afrodisíacos, apasionados, pero más importante es conocer los gustos del otro para evitar contratiempos. La cena debes tenerla preparada desde antes para que durante la cena podrás centrarte en disfrutar y no estar pendiente de servir o preparar cosas.Aquí te dejamos algunas opciones del menú que puedes preparar:EntradasLas entradas más fáciles suelen ser las ensaladas, pues con ellas sólo tienes que limpiar los ingredientes, mezclarlos y aderezarlos. Prueba con diferentes mezclas de lechugas y prepara aderezos en casa, para que tengan el toque de sabor perfecto.ENSALADA DE MANDARINA CON VINAGRETA DE AJONJOLÍ4 ADEREZOS CASEROSPlato fuertePara el plato principal, una pasta siempre te salvará, pues se cocinan en alrededor de 15 minutos y hacer una salsa cremosita tampoco toma mucho más tiempo.Fetuccini cremoso con salmónEste plato fuerte es una gran combinación, con el sabor del salmón, lo versátil y delicioso de la pasta y lo cremosito, sin duda, una muy buena opción para tu cena romática.Rollitos de carne envueltos en tocinoLa carne siempre es una buena opción para la cena, pero si quieres darle más sabor y volverla especial, hacerla rollitos y envolverlos en tocino es lo único que necesitas. Con un relleno delicioso de papa y queso manchego, esta receta fácil siempre te será útil y práctica para una ocasión tan especial como esta.PostresPara el postre, puedes ponerte práctica y simplemente comprar un bote del helado favorito de tu persona especial, pero si aún tienes tiempo o quizá planeaste con antelación la cena, prueba con postres sin horno, que sólo requieran de un poco de refrigeración para que estén listos.Pay de yogurt con mandarinaYa tienes todo para hacer una cena romántica especial aún cuando tienes poco tiempo para prepararla. Ahora lo único que falta es hacer la cita con esa persona, ponerle mucho amor y mucha creatividad.
La pasta es uno de los platillos más comunes y fáciles de cocinar que existe, un ingrediente que siempre tenemos en nuestra despensa y que puede transformar una comida o cena perfecta. Son tantas las posibilidades que nos ofrece la pasta en sus más de 300 variedades, que merece la pena que exploremos con las diferentes salsas que podemos preparar.Aunque no hay reglas escritas respecto a las salsas y la pasta, hay algunas combinaciones que funcionan mejor, por ejemplo:-El espagueti por lo regular es acompañados de salsas ligeras con tomate, aceite y ajo.-Las pastas largas y gruesas o macarrones son bañadas con salsas espesas y condimentadas. -A los tallarines y cintas se les vierten salsas verdes o blancas y pueden estar acompañadas de vegetales como brócoli o champiñones.Luego de estos tips, te enseñaremos los básicos para las salsas más comunes y exquisitas, para que acompañes tus pastas y dejes boquiabiertos a tus invitados.Salsa AlfredoEl creador de esta salsa es el chef Alfredo di Leilo, quien picó finamente un diente de ajo y lo frió en mantequilla. Antes de dorarse agregó nata líquida, la cual dejó cocinar a fuego lento por tres minutos. Al cumplirse el tiempo agregó queso parmesano rallado para darle un último hervor.Recetas con salsa AlfredoCarbonaraEsta salsa es la más utilizada a la hora de preparar el espagueti, ya que es muy fácil y sencilla. Su preparación incluye bañar la pasta cocida con seis yemas de huevo y queso parmesano y a la hora de servir en el plato, se incorpora el tocino (previamente cocinado), pimienta negra molida y más queso.Pesto Esta salsa la podemos preparar en el molcajete. Para lograr el sabor característico del pesto necesitarás dientes de ajo junto, un puñado de piñones y un manojo de albahaca para crear una pasta. Luego se le añade queso de cabra seco rallado y aceite de oliva poco a poco hasta conseguir una crema espesa, además de un chorro de agua con la que herviste la pasta para que quede un poco más liquida y añadirla a la pasta una vez que esté en el plato. Este Pesto también puede ser rojo, únicamente cambia la albahaca por jitomates secos.En caso de que tus salsas queden muy aguadas, puedes aplicar los siguientes consejos para espesarlas.- Cuando estés hirviéndola, déjala a fuego lento sin taparla, esto estimulará la evaporación del agua adicional. Este método no cambiará el sabor.- En caso de que no quieras evaporar el agua, podrías agregarle una cucharadita de maicena para espaguetis y cambiará la consistencia.- Otra forma de espesar es terminar de cocinar la pasta con la salsa. El almidón de la pasta hará que la salsa espese y de paso, tu espagueti esté bien cubierto.Seguramente en más de una ocasión has recurrido a las pastas, así que esperamos que estos tips te hayan servido para prepararlas como toda una experta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD