8 hamburguesas para morirse de antojo
Recomendaciones de Cocina

8 hamburguesas para morirse de antojo

Por Kiwilimón - Junio 2015
  La hamburguesa es uno de esos platillos que no pasan de moda. Su inmensa versatilidad la hace aplicable a todos los gustos y, aceptémoslo, de vez en cuando vamos por la calle y vemos una tremenda hamburguesa que nos hace salivar. Para antojarte, hoy queremos dejarte 8 hamburguesas para morirse de antojo. 1. Ésta con tortilla, pico de gallo y guacamole, todo un tributo a la cocina mexicana en medio de dos panes doraditos. Agregándole un poco de adobo o salsa chipotle quedaría una hamburguesa azteca sensacional. 2. Ésta de 5cm de ancho, hoy en día no es raro encontrarse una competencia por quién tiene la hamburguesa más grande, y esta es una alternativa monstruosa para impresionar a cualquiera. 3. Ésta clásica con queso amarillo, jitomate y cebolla. Dicen que si algo no está roto, no lo arregles. La receta tradicional norteamericana fue el inicio del imperio de la hamburguesa y es igual de rica hoy que hace 50 años. 4. Ésta torre de carne, sólo para los carnívoros más voraces. Por supuesto, sería difícil comérsela sin ayuda de cubiertos, u otra alternativa es compartirla junto con un par de malteadas muy al estilo de los 50. 5. Ésta de salmón y wasabi, porque no todo es carne en el mundo de la hamburguesa. No sólo se trata de una hamburguesa de pescado, sino una de influencia asiática que es muy sana y además tiene ese extra picor del wasabi. 6. Ésta doble con queso y tocino, otro gran clásico. Quien sea que haya dicho que todo mejora agregándole tocino, debe estar muy orgulloso de esta hamburguesa que se ve tan antojable como llenadora. 7. Ésta con huevo y tocino, porque nadie dijo que uno no puede agregarle todos sus ingredientes favoritos del desayuno a una hamburguesa. Un jugo de naranja y tienes la comida más importante del día cubierta. 8. Y ésta con chili tipo Texas, que no es para aquellos que odien ensuciarse las manos. Esta hamburguesa mancha manteles también es un ícono de la comida rápida estadounidense y la foto demuestra exactamente por qué. No olvides que puedes encontrar recetas para hamburguesas deliciosas en nuestra página (www.kiwilimon.com).    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los niveles de colesterol elevados en sangre se han convertido en un gran problema de salud pública que en muchos casos pasa desapercibido. Cada año mueren más personas por enfermedades cardiovasculares que por cualquier otra causa, señala la Organización Panamericana de la Salud.¿Qué es el colesterol?El colesterol es una sustancia grasosa, similar a la cera, que se encuentra en nuestra sangre y que participa en la producción de membranas celulares, hormonas, vitamina D y demás sustancias que ayudan a la digestión. Sin embargo, el exceso de colesterol, combinado con otras sustancias, causa acumulación de placa en las arterias, estrechándolas y aumentando la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular. ¿Necesitas bajar tu colesterol malo? Aprende más. ¿Cuántos tipos de colesterol hay? El colesterol se divide en tres tipos:Colesterol bueno (HDL)Las lipoproteínas de alta densidad recogen el exceso de colesterol en la sangre y lo llevan de vuelta al hígado, donde se descompone y se elimina del cuerpo.Colesterol malo (LDL)Las lipoproteínas de baja densidad se adhieren a las paredes de los vasos sanguíneos generando una resistencia al paso de la sangre.Lipoproteína de muy baja densidad (VLDL o No HDL)Las lidoproteínas de muy baja densidad se encargan de trasportar los triglicéridos y el colesterol LDL. Cabe mencionar que el colesterol no HDL también se clasifica como colesterol malo.Factores de riesgoEntre los principales factores que pueden aumentar el riesgo de tener niveles de colesterol elevados se encuentran:SedentarismoLa falta de ejercicio reduce los niveles de colesterol HDL.SobrepesoEl exceso de peso propicia la reducción del colesterol HDL, el aumento del colesterol LDL y de triglicéridos.Alimentación poco saludableUn bajo consumo de frutas y verduras aunado al consumo excesivo de sal, azucares y grasas elevan los niveles de colesterol en la sangre. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí.Evita que el colesterol elevado dañe tu corazónSin lugar a dudas, reducir los niveles de colesterol requiere un cambio a nuestro estilo de vida: realizar ejercicio físico, bajar de peso y llevar una alimentación sana son algunos de los cambios que pueden ayudar a combatir esta patología.Llevar una alimentación sana es fundamental a la hora de tratar de reducir los niveles de colesterol, por lo que aquí te decimos qué alimentos que debes evitar si tienes el colesterol alto.Tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Kiwi Te Cuida, éstos son los cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol alto: 1. AlcoholEl consumo excesivo de alcohol se traduce en un aumento de grasa en sangre, por tanto, se recomienda disminuir o eliminar el consumo de alcohol. 2. Carnes rojas y víscerasEl colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda limitar alimentos altos en colesterol como carnes grasosas y vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. 3. Lácteos enterosLos lácteos enteros tienen un alto contenido de grasas saturadas, por tanto, se recomienda preferir aquellos productos lácteos desnatados. 4. Grasas saturadasEl consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol, por tanto, se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 5. Alimentos procesadosLas grasas trans o parcialmente hidrogenadas se encuentran en alimentos procesados como pan, galletas, pasteles, frituras, tortillas de harina o manteca vegetal, por tanto, se recomienda evitar este tipo de alimentos. Si bien se recomienda consumir alimentos en su estado natural y evitar estos cinco tipos de alimentos para tratar de reducir los niveles de colesterol en la sangre, también es importante fomentar el hábito de leer las etiquetas para así elegir aquellos productos que contienen un bajo contenido de grasa o un contenido limitado de grasas saturadas por encima de productos altamente procesados.Llevar una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre una rica ensalada de lentejas, una deliciosa sopa de calabacitas con chile poblano, un suculento pescado empapelado al limón o una dulce capirotada saludable. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
El mole de pipián es una de las recetas mexicanas más antiguas y deliciosas que existen en nuestro país. Es un platillo que se disfruta a la hora de la comida y durante reuniones familias, pero también durante fiestas tan importantes como el Día de Muertos. El pipián, también conocido como pepián, es un tradicional platillo mexicano que se prepara a base de una salsa espesa preparada con pepitas de calabaza, especias y otros ingredientes, para luego acompañarse con pollo, pato, cerdo, res y hasta conejo. Cabe mencionar que no solo existe un tipo de pipián, pues dependiendo de la región, hay pipián verde, pipián rojo y pipián blanco. Por otro lado, esta salsa es tan popular en nuestro país que suele venderse en pasta o polvo, para que su cocción sea más fácil y práctica. Un dato interesante sobre el mole de pipián es que fue creado por los pueblos prehispánicos, quienes acompañaban la salsa preparada a base de pepitas y chiles con pescado o carne. Según los expertos, en la antigüedad, el pipián se preparaba con carne de gallina bañada con una salsa de chile rojo, tomates y pepitas molidas. En aquellos años, el mole de pipián era tan importante que era uno de los platos favoritos del emperador Moctezuma, así lo relató Fray Bernardino de Sagahún en la “Historia General de las Cosas de la Nueva España”, también señaló que se le llamaba totolin patzcalmollo. Años más tarde, después de la colonización, las monjas se encargaron de modificar la receta al añadir especias, hierba y carne de pollo o cerdo.También puedes leer: 5 datos curiosos del chile en nogada que no conocesPipián verde, blanco y rojoEl tradicional pipián se puede preparar de diferentes maneras: verde, blanco y rojo. Por ejemplo, en el Estado de México este mole se prepara con pepitas, perejil, lechuga, chile poblano, chile verde, cilantro y epazote. Mientras que en la Ciudad de México se prepara el pipián blanco a base de pepitas, chile güero y almendras. En el estado de Guerrero, el pipián se prepara con pepita, pollo, tomate, chile verde, ajo, pimienta, comino, orégano y clavo. En Oaxaca, el pipián se disfruta durante la vigilia y que cocina con pepitas, chile chilhuacle, chile ancho, chile guajillo, masa de maíz y ajo. En Puebla el más típico es el pipián verde, el cual requiere de pepitas tostadas, cebolla, tomate, chile serrano, hierba santa, cilantro y epazote. En el caso del pipián rojo, este se prepara con pepitas, chile pasilla, ajonjolí, clavo, pimienta, tortilla y jitomate. También puedes leer: 5 beneficios de comer pepitas de calabaza como colaciónEn Veracruz el pipián más popular es el verde, se acompaña con cerdo o pollo y papas cocidas. En la ciudad de Xalapa, el mole de pipián lleva un toque de chile chipotle y flor de izote. En el estado de Yucatán se come el pipián rojo y se requiere de pepitas, achiote, masa de maíz y chile seco. En Chihuahua también se prepara rojo, ya que se usa chile colorado para la preparación. Otras versiones de pipián incluyen ingredientes como nopal, xoconostle, chile poblano, epazote, perejil, cilantro, tomate verde, chile verde, lechuga, hierba santa, chilacayote, chícharos, ejotes, huevo, papa y camarón seco. Además de usar esta rica salsa para bañar pollo, pato, cerdo, res o pescado, también se usa para preparar enchiladas. Las mejores recetas de pipiánEn kiwilimón tenemos recetas de pipián para todos los gustos. ¡Aquí te decimos cómo hacer pipián desde cero!Filete de Pescado con Pipián VerdePierna de Cerdo en Pipían RojoCerdo en Pipián VerdeDelicioso Pipián Rojo con CerdoEnchiladas Tricolor de PipiánEnchiladas de Pipián RojoCarne de Cerdo en Pipián con CalabazasTambién puedes leer: 10 elementos que no pueden faltar en tu altar de muertos
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD