8 películas increíbles que te contagiarán el amor por la comida
Recomendaciones de Cocina

8 películas increíbles que te contagiarán el amor por la comida

Por Kiwilimón - Junio 2016
El séptimo arte no tiene escasez de películas sobre comida, pero hay ciertas obras maestras que plasman la pasión por la gastronomía de una forma magistral. De entre tantas, elegimos siete que pensamos rinden tributo a lo rico que es comer, y que además, nos cuentan una historia trascendente en le proceso. Éstas son 8 películas que todos los amantes de la comida deben ver. Ratatouille (2007) Esta película animada celebra la clásica gastronomía francesa como ningún otro largometraje lo había hecho. Puede que sea una rata la que está cocinando, sí, pero justamente ese es el punto de la historia: un increíble talento puede salir de cualquier lugar, incluso del rincón más inesperado. Muchos platillos desfilan por la pantalla, pero sin duda el más icónico de todos es el afamada ratatouille, un platillo de campo que conquista al crítico de la gran ciudad. https://www.youtube.com/watch?v=HtOLXwbZSIk Receta recomendada: Ratatouille Jiro, Dreams of Sushi (2011) Este documental no sólo se trata sobre sushi, se trata de la búsqueda de la perfección. Jiro es bien conocido como el mejor maestro de sushi del mundo, y su restaurante en Tokio, aún encontrándose en una estación de metro es considerado, como él, el mejor del planeta en cuanto a sushi. La historia del octogenario inspira, pues sabiendo bien que la perfección es inalcanzable, el la sigue buscando cada día de su vida. https://www.youtube.com/watch?v=I1UDS2kgqY8 Receta recomendada: Sushi California Burnt (2015) Si nunca te has imaginado la presión que se vive en los restaurantes de alta cocina entonces esta cinta con Bradley Cooper como protagonista te mostrará que para alcanzar tres estrellas Michelin se necesita de traición, sangre y sacrificio. Si bien la película se trata de la historia de un hombre y su camino a la redención, también vemos un desfile de platillos de primera que se le antojan a cualquiera. https://www.youtube.com/watch?v=MHHM2En5a30 Receta recomendada: Filete mignon con salsa bernesa Chef (2014) ¿Qué pasa cuando un chef galardonado es despedido de su restaurante? En chef la respuesta es tomar un foodtruck y cruzar por todo Estados Unidos vendiendo sándwiches cubanos. Esta comedia se trata de familia y la verdadera pasión que debe existir en un restaurante, además del fuego que debe sentir un cocinero por lo que hace. Quién sabe qué se antoja más, si el sándwich, las pastas que crea el chef, el famoso pastel volcán de chocolate o los postres de Nueva Orleans. https://www.youtube.com/watch?v=PqKCyONHolI Receta recomendada: Pasta con pesto de la casa Chef’s Table (2015 - 2016) Este documental de Netflix va, capítulo a capítulo, inspeccionando la vida y el trabajo de los mejores chefs del mundo. En la temporada actual hay un capítulo de Enrique Olvera, considerado uno de los mejores chefs de México. Podemos ver cómo traduce, en su restaurante Pujol, los antojitos de la calle y el clásico mole oaxaqueño a preparaciones que se acercan a ser obras de arte. https://www.youtube.com/watch?v=qKqj85oo2wI Receta recomendada: Mole colorado Sopa de Tortilla (2001) Extrañamente una de las películas que mejor representa la gastronomía mexicana es estadounidense. Se trata de una familia latina que, entre las turbulencias y dramas de la cotidianeidad, encuentran consuelo no sólo en la comida que prepara el padre de familia, sino también alrededor de la mesa donde cada fin de semana una comida normal se transforma en un festín. https://www.youtube.com/watch?v=wWYj8gVdgZU Receta recomendada: Sopa azteca con chicharrón Matilda (1996) Esta película no puede considerarse como una cinta gastronómica, pero hay una escena que ha traspasado generaciones y que, si la viste, te dejó un sentimiento agridulce hacia el pastel de chocolate. En la escena, Bruce, un joven estudiante roba un poquito de pastel y como castigo debe acabárselo todo de una sentada y en frente un auditorio lleno de maestros y compañeros. Por supuesto, él está a la altura, y no es poca cosa, pues hablamos de uno de los pasteles de chocolate de mayor tamaño que se hayan puesto en la pantalla grande. https://www.youtube.com/watch?v=G-43FEaWcf0 Receta recomendada: Pastel truffle The Lunchbox (2013) No hay duda de que la comida une a la gente, y en este largometraje una ama de casa maltratada trata de reavivar la flama del amor con su esposo mandándole una comida india tradicional. La cosa se pone interesante cuando la deliciosa preparación le lega por erros a un viudo en depresión. Ellos empiezan una relación a larga distancia que reaviva su amor por la vida y la comida. https://www.youtube.com/watch?v=zxYDyib9Uz4 Receta recomendada: Pollo al curry  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Uno de los grandes atractivos de la famosa dieta keto es que no tienes que limitar tu consumo de grasas, pero hay de grasas a grasas y buscar las buenas y las más adecuadas para esta dieta será lo óptimo para llevarla a cabo con éxito. Sí, aunque parece fácil sólo comer queso, mantequilla o poder usar cualquier aceite, es un poco más complejo que eso, porque lo ideal es elegir las grasas buenas que le servirán más a tu cuerpo. Por ejemplo, las grasas saturadas (como la mantequilla y el aceite de coco) están bien con moderación, pero también pueden elevar tus niveles de colesterol LDL (también conocido como el colesterol malo), además de los buenos niveles de colesterol HDL. Por su parte, las grasas trans (las que se encuentran en cosas fritas) nunca son una buena idea; en realidad, elevan los niveles de colesterol LDL (el tipo malo), al mismo tiempo que reducen los del colesterol HDL. Es por eso que lo mejor es aferrarte con todo a las grasas buenas, también conocidas como poli o insaturadas (mezclando grasas saturadas ocasionalmente), para mantener los  niveles de colesterol bajo control y aun así perder peso siguiendo la dieta keto.  A continuación, te mencionamos algunas de las mejores fuentes de grasas para consumir en la dieta cetogénica. Aceite de aguacate El aceite de aguacate (o incluso los aguacates en general) está repleto de ácidos grasos saludables para el corazón. El aceite de aguacate también tiene un alto punto de humo, lo que lo convierte en una excelente opción para cocinar y freír a fuego alto. Aceite de coco En los últimos años, el aceite de coco se ha vuelto muy popular para todo, desde para cocinar hasta para problemas de la piel. En la cocina, el aceite de coco proporciona una dosis sólida de ácido láurico, un nutriente que estimula el sistema inmunológico y es un excelente sustituto de la mantequilla, pero sigue siendo una grasa saturada, así que trata de no comerla en absolutamente todo. Aceite de oliva Es muy probable que el aceite de oliva o aceite de oliva virgen extra haya estado en tu despensa incluso antes de la dieta keto, porque es fácil de usar para cocinar o saltear, pero también como aderezo para ensaladas o sobre verduras recién asadas. Otro beneficio de esto es que combinar el aceite de oliva con verduras ayuda al cuerpo a absorber más fácilmente ciertas vitaminas, como A, D, E y K. Aceite de canola El aceite de canola es un alimento básico de la cocina y hay una buena razón para tenerlo a la mano si sigues la dieta cetogénica: su ligero sabor no sólo lo convierte en una gran opción para freír o saltear, sino que también contiene una dosis moderada de omega-3, por lo que es beneficioso para todos. Mantequilla Con esta opción que hace de la dieta keto más atractiva sólo tienes que asegurarte de elegir una mantequilla de alta calidad, que sea más rica en ácidos grasos omega-3. Sin embargo, la mantequilla sigue siendo una grasa saturada, por lo que es importante usarla con menos frecuencia que otras grasas insaturadas. 
Para lograr los objetivos físicos que deseas, ya sea bajar de peso o ganar músculo, la alimentación es la parte más importante en tu vida fitness, por lo que deberías planificar tus comidas para afrontar la rutina deportiva que realices, así como la recuperación óptima del desgaste realizado.Ante esto, deberás conocer qué alimentos podrás consumir antes y después de cada entrenamiento, además del tiempo recomendable para realizar tu práctica deportiva después de ingerir tus alimentos. Este último punto nos lleva a la interrogante ¿puedo comer antes de entrenar?, respuesta que aquí te daremos.El proceso digestivo sí puede influir en tu entrenamiento, por lo que deberás esperar un tiempo considerable en el que la comida y la bebida se transformen en los nutrientes que absorberá nuestro organismo, para proporcionarnos la energía suficiente y así tener un mejor desempeño en la actividad física que se llevará a cabo.Durante este proceso se acumula una gran cantidad de sangre en el aparato digestivo, por lo que hacer ejercicio durante este momento compromete el flujo sanguíneo a los músculos, los cuales no se desarrollarán de forma efectiva, pues no llenarás la demanda que exigen los dos procesos.¿Cuánto tiempo hay que esperar?La recomendación estándar que todos los entrenadores y nutriólogos brindan a los atletas es la de esperar dos horas para entrenar después de comer, sin embargo, todo dependerá del tipo y la cantidad de comida que ingieras antes de realizar tu práctica deportiva.Si es un plato balanceado con proteína, verduras verdes, carbohidratos, agua simple o de sabor, tendrás que esperar como mínimo los 120 minutos recomendables, pero en caso de que tu alimentación sea pesada en grasas, azúcares, carbohidratos, sales e irritantes, aumentaría el tiempo de espera a cuatro horas, pues el proceso digestivo será más largo y lento. "Básicamente, cuanto más comas, más tiempo debes esperar para hacer ejercicio", así lo indica la nutrióloga Amie Rowe en Business Insider.Estas recomendaciones son para no arriesgar tu organismo, pues al realizar un entrenamiento de alto rendimiento tu cuerpo deberá estar en óptimas condiciones, ya que de estar con el estómago lleno podrías tener problemas gastrointestinales como “náuseas, gases, diarrea, vómito e incluso desmayos, debido a la competición por la sangre que se da entre los músculos y tu sistema digestivo", puntualiza Rowe.En caso de que por tus horarios sea complicado esperar las dos horas para hacer ejercicio después de comer, se recomienda practicar una actividad física de baja intensidad con descansos prolongados que permitan continuar con el proceso digestivo de una forma correcta.Luego de estas recomendaciones, tú tienes la última palabra sobre tu alimentación y desempeño físico. ¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD