9 deliciosas recetas de trufas
Recomendaciones de Cocina

9 deliciosas recetas de trufas

Por Kiwilimón - Septiembre 2017
El chocolate es delicioso, no importa la presentación o la preparación. Si estás buscando nuevas maneras de consentir tu paladar con un postre chocolatoso, las trufas son tu mejor opción. Estas 9 recetas de bolitas llenas de chocolate y sabor te cambiarán la vida:

Brigadeiro brasileño

Esta es probablemente la herencia más dulce que nos han dejado los brasileños. Con solo 3 ingredientes (puedes prescindir del granillo si quieres restarle calorías) y unos lindos capacillos, tendrás un postre exquisito con una presentación envidiable.

Chocobolitas sin horno 

Esta receta es muy divertida, por lo que te recomendamos invitar a tus hijos para que te ayuden a prepararla. Además, puedes aprovecharla para habituarlos a incluir ingredientes saludables en sus postres, como frutos secos.

Trufas de chocolate y oreo 

Estas trufas lucen mucho gracias a la mezcla del chocolate oscuro con el blanco. Para que la textura de la cobertura quede uniforme, debes asegurarte de enfriar bien las trufas antes de sumergirlas en el chocolate oscuro.

Trufas de chocolate de dos ingredientes

Esta receta es sencillísima y solo requiere dos ingredientes que seguramente tienes en casa: queso crema y chocolate oscuro. Te recomendamos dejar reposar la mezcla antes de que empieces a manipularla para que batalles menos.

Trufas de chocolate estilo Chocolat 

Esta versión es un poco más elaborada que las anteriores, pero bien vale la pena probarla. Puedes hacer varias opciones de la misma receta bañando las trufas en coco, café triturado, avena, sal de mar o simplemente cocoa.

Trufas de borreguito 

Las trufas con chocolate blanco y coco, además de ser deliciosas, son muy bonitas, ideales para fiestas infantiles. El resultado final de las trufas de borreguito está en los detalles, así que procura esmerarte en el arreglo de los ingredientes.

Trufas de chocolate rápidas

Estas trufas son una opción muy práctica de postre, ya que puedes usar algún panqué comercial para prepararlas. Si quieres preparar esta misma receta para niños, sustituye el brandy por vainilla líquida.

Trufas de ron y chocolate

Cuida mucho la temperatura de los ingredientes, ya que si te excedes puedes quemarlos. Vigila y bate constantemente para que no se pegue la mezcla a la cacerola. Antes de refrigerarla, tapa la mezcla para las trufas con papel plástico.

Trufas de almendra

Es muy importante que dejes reposar la mezcla después de añadir las almendras y el coñac. Si batallas para formar las bolitas o notas la mezcla un poco pegajosa, espolvorea tus manos con un poco de cocoa. Ya sea que tengas antojo, que quieras consentir a tus niños o que te apetezca hacer un regalo a una persona especial, las trufas serán siempre la mejor opción. Prueba estas recetas y cuéntanos cuál te gusta más.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La gastronomía de Francia es un paraíso culinario que pocas personas podrían resistir, especialmente si hablamos de sus postres, aquéllos que siempre lucen como un tesoro inmaculado a través de las vitrinas en las clásicas pâtisseries. Por ello, si tienes ganas de viajar a Paris, te recomendamos probar estos 6 postres franceses que sin duda te transportarán a lo mejor de la capital francesa. Éclairs Un éclair es un pan hecho de masa choux, preparada con agua, harina, mantequilla y huevo. Al hornearlo queda un hueco en su interior, que posteriormente se rellena con crema pastelera o ganache de algún irresistible sabor, como crema de chocolate o frutos rojos. El éclair también va glaseado del sabor de su relleno, es un verdadero manjar. Gâteau Saint Honoré Saint Honoré es uno de los pasteles más antiguos y quizás más complicados de preparar, cuyo nombre hace honor al patrón de los pasteleros, San Honorato. Esta delicada tarta de profiteroles, nata y caramelo contiene una base de masa quebrada, que se complementa con pasta choux y se rellena de crema Chiboust. ¿Acaso es un pedacito de cielo? Macarrones Los favoritos de la gastronomía de Francia son una especie de sandwichitos cuyas bases están hechas de merengue con polvo de almendra y van rellenos de chocolate, jalea de frutas o cualquier otro ingrediente. Sus colores son tan diversos como los sabores que puedes encontrar. Aquí puedes encontrar recetas para hacerlos tú mismo en casa. Crème brûlée Otro de los postres franceses favoritos es el tan aclamado crème brûlée, una natilla con crujiente capa de caramelo que debajo esconde una mezcla de crema para batir emulsionada con yemas de huevo y azúcar y tímidos aromas a naranja y vainilla. Romper esa fina corteza de azúcar caramelizada es un verdadero placer. París Brest Curiosamente, el París Brest nació para conmemorar una carrera ciclista entre París y Brest, precursora del Tour de Francia. Está hecho con la misma pasta de los éclairs y va rellena de una deliciosa crema de avellanas que simula ser una llanta de bicicleta. Se espolvorea con azúcar glass y se acompaña con tu café favorito. ¿Ya lo estás saboreando? Pastel de Mil Hojas Muchos podrían pensar que el Mil Hojas es un error de la gastronomía francesa, pero ¡qué afortunado error! Este postre de Francia se ha convertido en un clásico gracias a sus exquisitas capas de hojaldre, rellenas de crema pastelera. También va coronado con un toque de chantilly, esa deliciosa crema de nata de leche endulzada con azúcar que nadie puede resistir. Es evidente que, con un bocado de cualquiera de estos postres franceses, te sentirías envuelto en un paisaje parisino, por ende, es necesario lanzar la pregunta obligada: ¿cuál es tu postre favorito dentro de la gastronomía francesa?
Echando a perder se aprende. Pero ¿será que podemos aprender a ser sanos antes de echar a perder nuestro cuerpo o el de nuestros hijos? Como amar, aprender un idioma o usar picante hasta en la sopa, los hábitos que los niños observan en sus padres son reproducidos como espejo. De la misma forma, un niño que desde pequeño observa a sus papás comer vegetales, tarde o temprano hará de esa rutina una ley. La comida es, a todas luces, bendición. Mal usada es veneno. Su misión es cuidar cada parte del cuerpo y procurar su funcionamiento. Aún así es difícil no obsesionarse con el sonido de la fritanga cociéndose en el aceite, difícil que no nos provoque un panqué en el horno, difícil no quejarse de lo sano cuando no es un hábito. Pero aquí la buena noticia: ser un padre sano no cuesta trabajo cuando se hace por amor propio, por amor a los hijos. Además, visto por el lado goloso, comer saludablemente nos regala un comodín para ser usado sin culpa algún día de la semana. Ese es un buen balance. ¿Nos echamos ese panqué de plátano o esos antojitos el domingo? Como muchos de ustedes, también pertenezco a esa generación que creció viendo comerciales infantiles no regulados en la tele. Ya saben, los maguitos, los payasos y las panteras que nos decían que los dulces nos daban súper poderes. Recuerdo que siempre que iba a casa de mis amigas –ciertamente, con alacenas más coloridas y seductoras– me daban envidia sus postres y, sobre todo, sus padres. Los míos eran raritos. Eran sanos. Hoy sinceramente se los agradezco. No es casualidad que México sea el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos. Y no, los niños no tienen la culpa. En los años ochenta y noventa estaban de moda los añadidos, los conservadores y los colorantes artificiales. Entre más rápido se preparaba algo, mejor. A algunos alimentos reales incluso se los satanizó públicamente hasta que, con el paso de los años, nos enteramos de que el huevo no era esa máquina productora de colesterol y que los carbs y las grasas no eran del todo malos. Al contrario, según me cuenta la Nutrióloga Clínica especializada en diabetes, Jennifer Asencio, necesitamos los carbohidratos para funcionar y pensar. Claro, ella habla de los carbs complejos, no de los que vienen incluidos en la torta de tamal –que, si la amamos, será el motivo por el que valga la pena cuidarse previamente– . Balance, ¿recuerdan? La doctora Asencio afirma que “la glucosa aporta energía al cuerpo, es decir, es el “combustible “. El cerebro, hígado y nuestros músculos funcionan gracias a ella. La glucosa constituye la única fuente de energía del sistema nervioso y de las células sanguíneas, por lo que una persona sana debe ingerir carbohidratos complejos, como granos, arroz, panes integrales y cereales todos los días pero de forma consciente, en un plato balanceado”. No aplica igual en personas con diabetes.Según la American Academy of Pediatrics, antes de los dos años es cuando se forman los hábitos alimenticios de nuestros hijos así que, sobre todo en este tiempo, debe tomarse decisiones nutricionales inteligentes. Un padre sano evitaría para él mismo y para sus hijos azúcares simples como dulces, caramelos, gomitas o pan dulce y los consumiría sólo en ocasiones especiales, en un sábado por la mañana o un día de toda la semana, sin atracones. Elegiría mejores productos, con etiquetas más limpias –esas en las que pueda pronunciar la mayoría de los componentes–. Aprendería a leer la información nutrimental para distinguir en ella los otros nombres del azúcar (edulcorante, sorbitol, dextrosa, etcétera). Haría un consumo responsable.Sólo con mejores decisiones alimenticias podemos tener hijos con mejores posibilidades de vida. Dejar de ver lo “sano” como un estigma y mejor verlo como lo que es: nuestra mejor herencia, la única vía para vivir más y vivir mejor. ¿Me acompañan? Lo podemos hacer juntos.Ensalada de nopal con frijolesSalmón a la parrila con salsa de aguacateSalmón al pibil
La sal realza sabores, es casi con seguridad el condimento que nunca falta en la cocina y podría ir en todo lo que cocinas, desde ensaladas hasta helados y bebidas como micheladas o margaritas. La sal es maravillosa, pero la química de los alimentos es tan basta, que provee de otras formas de condimentar sin usarla.Por ejemplo, podrías usar salsa de soya al cocinar carnes o pescados y esta también destacaría el sabor de tu comida y aportaría otros toques, porque puedes sazonar la comida con ella. Esto puede que te vuele la mente (a mí sí me pasó, luego de descubrirlo en el documental de Netflix ‘Sal, grasa, ácido, calor’), porque piénsalo, la sal es básica al preparar comidas y ¿realmente alguna vez te habías planteado condimentar con algo más que no fuera sal?Hay muchos ingredientes y condimentos cercanos a la sal que no sólo sacarán lo mejor de los alimentos, sino que también aportan sus propios sabores únicos. Ya sea que los usemos además o directamente en lugar de sal, estos potenciadores de sabor se pueden convertir en una parte indispensable de tu cocina una vez que aprenda a usarlos.Salsa de soya La salsa de soya, hecha de soya fermentada, está llena de sal y un profundo y oscuro sabor a umami, por lo que le da un sabor profundo e inconfundible a todo lo que toca, desde arroz frito hasta brochetas de pollo marinado. Con ella, por ejemplo, podrías sazonar un pollo asado antes de meterlo en el horno, unas verduras asadas, o incluso usar un poco para sazonar el líquido para estofar costillas.Pescados curados en salSi te gustan las sardinas o las anchoas enlatadas, puedes triturarlas para hacerlas una pasta e integrarlas en un aderezo para ensaladas, de igual forma puedes incluirlo en salsas caseras para pastas. Lo mejor de los pescados curados en sal es que puedes hacerlos menos salados si por ejemplo, los enjuagas bajo el chorro de agua o los remojas en agua fría unas cuantas veces.MisoEl miso es una mezcla fermentada de frijoles de soya y koji (un tipo de moho totalmente seguro que crece en el arroz) que puede diluirse y extenderse a las carnes, mezclarse en adobos y salsas, o en aderezos. Puedes usarlo en casi todas las sopas o estofados que te imagines, desde uan clásica sopa de fideos con pollo hasta un chili de carne de res. Lo mejor es que hay varios tipos diferentes para elegir, con perfiles de sabor que van desde suaves y dulces hasta oscuros y amargos, así que puedes buscar uno que se adapte mejor a lo que sea que quieras condimentar.Salsa de pescadoEsta salsa es como una mezcla entre la salsa de soya y el pescado curado, pero con un sabor más grande y audaz. La salsa de pescado está hecha de pescado salado y fermentado, y aporta a la mesa una salinidad como de mar, junto con muchos sabores a pescado y caramelo. Es común encontrarla en platillos al estilo tailandés, pero puedes usarla en aderezos para ensalada César, platos simples de pasta e incluso en salsa de pizza. Vegetales fermentados o en salmueraLa mayoría de las verduras fermentadas se envasan en una mezcla de sal, agua y especias mientras se someten a su transformación, lo que significa que tanto las verduras como el líquido en el que están pasando son muy saladas. Cortar las partes sólidas y echarlas en una ensalada de granos o revolverlas en una sopa es una excelente manera de agregar condimento y un toque de escabeche. Y una vez que has usado o comido los encurtidos puedes usar la salmuera como cualquiera de los condimentos líquidos anteriores, en un adobo, en un aderezo para ensaladas o en un estofado.Ten en consideración que todas estas opciones son alternativas para condimentar que contienen sal, así que a excepción de la salsa de soya elaborada naturalmente, no serán una forma de reducir tu ingesta de sal, si eso es lo que buscabas, pero sí una manera diferente de darle sabor a tu comida.
Ecuador podrá ser un país pequeño en tamaño pero inmenso en cuanto a gastronomía se refiere, ya que la comida tradicional ecuatoriana es abundante, exótica y diversa. Es por eso que a continuación te mostramos un listado con los platillos típicos de Ecuador que no podrás resistir y que te servirán para identificar la gran cantidad de ingredientes que los distinguen de otros países latinos. Fanesca de Ecuador La fanesca, también conocida como juanesca, es un guiso hecho con granos tiernos y bacalao con leche, que se prepara en Ecuador durante cuaresma. Este plato nace de la mezcla de la tradición indígena y la cultura española. Se dice que lleva 12 ingredientes, entre los cuales destacan los granos típicos andinos como choclo, chochos, habas y arvejas, en honor a los doce apóstoles. Locro de papa Si de comida tradicional de Ecuador hablamos, el locro de papa es una de las sopas más populares. Se trata de un guiso espeso originario de la sierra ecuatoriana, que se prepara con papa, queso, aguacate y salsa de ají. ¿Se te antoja? Encocado El encocado es un platillo típico de Ecuador originario de la provincia costera Esmeraldas. Puede hacerse con pescado o camarones bañado en salsa de coco, acompañado de arroz y plátanos fritos. ¡Es una verdadera delicia! Churrasco ecuatoriano Si bien el churrasco es un plato tradicional en toda América Latina, en Ecuador posee un sabor singular gracias a que la carne de res se asa a la plancha o a las brasas y se sirve con papas fritas, huevo frito y ensalada. Llapingachos Dentro de la gastronomía de Ecuador también destacan los llapingachos, unas sabrosas tortillas de papa cocida, rellenas con queso, bañadas en una deliciosa salsa de maní, que se acompañan con chorizo, huevo frito, ensalada y aguacate. Éste es quizá uno de los platillos ecuatorianos favoritos. Bolón de verde El bolón de verde, normalmente consumido a la hora de desayunar, es una esfera hecha de masa de plátano verde frita o asada, rellena de queso, carne o chicharrón. ¿Se te antoja con un cafecito? Como puedes observar, la combinación de sabores en la gastronomía ecuatoriana tiene resultados deliciosos, así que cuéntanos, ¿cuál es el platillo típico de Ecuador que se te antojó más?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD