A este artista nunca le dijeron que no jugara con su comida.  El resultado es ALUCINANTE
Recomendaciones de Cocina

A este artista nunca le dijeron que no jugara con su comida. El resultado es ALUCINANTE

Por Kiwilimón - December 2016
Jugar con la comida es una falta de respeto, o por lo menos eso solían decirnos nuestros padres cada vez que iniciábamos una batalla campal sobre la mesa del comedor. Sin embargo, ya como adultos podemos admitir que jugar con la comida se ha convertido en uno de los mayores placeres. Combinar sabores, mezclar texturas y maridar platillos son algunas de las maneras en las que ahora jugamos con la comida. Pero si creías que el lado lúdico de los alimentos se limita a las experiencias culinarias, tienes que conocer el trabajo de este artista. ¿Lista para ver los resultados de un artista jugando con la comida? Hasan Kale es un pintor turco que se especializa en micro arte. Sus lienzos suelen ser objetos tan pequeños como un grano de arroz.
La suave textura de unos macarrones se convierte en un increíble atardecer en la playa gracias al ingenio de Hasan.
Esta pequeña almendra es el lienzo ideal para esta preciosa arquitectura. Los detalles de la pintura son extraordinarios.

#hasankale 😍😍😍😍👏👏👏

Una foto publicada por Gulstan Shikho (@gulstanshikho) el

Sin duda, Hasan sabe sacarle el máximo provecho a las leguminosas.
La próxima vez que te sobre un poco de pasta, piénsalo bien antes de tirarla. Mira el potencial de este pequeño trozo.
Con un poco de azúcar glas, el relleno de estas galletas de chocolate se convierte en un precioso paisaje nevado.
Los asientos del café también pueden ser una bellísima obra de arte.
Admítelo: después de ver estas fotos también tienes ganas de jugar con tu comida. Con estas recetas tendrás el pretexto perfecto para ponerte creativa y divertirte mientras cocinas:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El té, esa bebida caliente que muchos toman para relajarse o para aminorar algún mal común, resulta tener un sinfín de variantes deliciosas con un sabor y olor diferente para cada gusto. Puedes encontrar el té en su presentación más básica, dentro de bolsitas de tela o en hierbas secas, listo para ser transformado en infusión y por ello, es necesario que conozcas los 6 tés más populares que no pueden faltar en tu alacena. Té verde El té verde es quizás el té más popular debido a sus propiedades antioxidantes y nutricionales, porque como explica el el doctor Leonardo López Guzmán, experto en medicina natural y homeopatía, “los antioxidantes combaten el envejecimiento prematuro y protegen a nuestro cuerpo de la contaminación ambiental y química”. Además, las personas lo relacionan con la pérdida de peso y aunque no es la clave para lograrlo, la nutrióloga Nineth Carrillo comenta que gracias a su riqueza de catequinas y polifenoles, el té verde propicia la disminución del colesterol y disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, razón por la cual todas las señoras tienen una cajita lista para abrir en sus cocinas. Té de jazmín Para los amantes de los sabores dulces, el té de jazmín es una opción increíble, ya que además de ser muy rico, Profesionales del Departamento de Epidemiología, Instituto Cardiovascular y Hospital Fu Wai y la Academia China de Ciencias Médicas de Beijing encontraron que ayuda a disminuir los niveles de colesterol, evitando ataques cardíacos y derrames cerebrales, además de aliviar el estrés y retrasar el proceso de envejecimiento. ¿Quién podría resistirse a él? Té negro Otro de los tés que más frecuentemente encontramos en las alacenas, es el té negro, que muchos utilizan como sustituto de café. Esto se debe a que ayuda a mejorar el estado de alerta mental, facilita el proceso de aprendizaje, contribuye a una mejor memoria y la habilidad para procesar la información, según información del sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Medline Plus. Además, también explican que el té negro también es súper efectivo para tratar el dolor de cabeza, la presión arterial alta y baja y el colesterol y para la prevención de las enfermedades cardiacas como la arteriosclerosis, el endurecimiento de las arterias y el infarto de miocardio. Sin embargo, debemos ser cuidadosos con su consumo ya que posee un alto contenido de cafeína. Té de manzanilla El té de manzanilla tiene numerosas propiedades medicinales gracias a sus terpenoides, flavonoides y otros aceites volátiles que, de acuerdo a un estudio publicado por el National Center for Biotechnology Information (NCBI), funcionan como antiinfamatorio, activo antibacteriano y relajante. Esto significa que es ideal para relajarte y conciliar el sueño, para aminorarlos cólicos menstruales y dolores de estómago, así como para reducir el dolor de las articulaciones. Té chai El té chai, un té que ha tomado una fuerte popularidad en los últimos años, es originario de India y se parece mucho al té negro pero posee un sabor diferente, con distintas hierbas y especias aromáticas como clavo de olor, canela, jengibre, pimienta y cardamomo. La reducción de náuseas y el malestar estomacal, el mejoramiento de la digestión y la actividad cardiaca son sólo algunos de los múltiples beneficios del té chai. Té de tila El té de tila es, sin duda, uno de los favoritos dentro de las cocinas mexicanas y es que gracias a su alto contenido de fitonutrientes, flavonoides y otras sustancias diaforéticas, los cuales ayudan a aliviar la presión arterial alta, calmar la ansiedad y conciliar el sueño. De hecho, investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CIENVESTAV), encontraron las hojas del té de tila actúan en nuestro cerebro, inhibiendo la excitación del sistema nervioso, actuando como un relajante. Ahora que conoces los tés más populares y las razones por las cuales deben estar en tu cocina, ¿cuál te hace falta?
Pasar tiempo en casa puede ser complicado, pero si eres de las personas a las que les gusta ver el vaso medio lleno, encontrarás que hay varias actividades en casa que pueden ayudarte a mantenerte activo e incluso quemar calorías, sin necesidad de buscar rutinas de ejercicio.No tienes por qué sentirte culpable si ahora no puedes ir a tus sesiones de yoga o crossfit, o por no haber podido correr 5 kilómetros, porque puedes mejorar tu estado físico simplemente manteniendo tu casa limpia y ordenada.Consulta nuestras recetas keto, si buscas ideas para seguir este tipo de dieta.Por ejemplo, una persona promedio puede quemar hasta 220 calorías después de sólo media hora de quehaceres domésticos simples. Esto es lo mismo que una clase de aeróbics de alto impacto y más que una clase de yoga.De acuerdo con Pete McCall, fisiólogo del American Council on Exercise, existe investigación que ha mostrado que “las personas que están físicamente activas durante el día pueden quemar 300 calorías adicionales por día”.La explicación de estas 300 calorías adicionales por día puede provenir de lo que se llama termogénesis de actividad sin ejercicio, que explica la energía que se gasta cuando no estás durmiendo, comiendo o haciendo actividades físicas estructuradas como correr o hacer deporte.Este tipo de actividades incluye cosas como caminar o andar en bicicleta para transportarse, escribir en la computadora, trabajar en el patio y limpiar la casa.Así que presta atención, porque con estas actividades en casa que sí queman calorías, te ayudaremos a motivarte a limpiar con muchas ganas.Trapear pisos puede quemar 170 calorías por horaBarrer puede quemar hasta 156 calorías por hora.La limpieza de superficies puede quemar hasta 136 calorías por hora.Pasar la aspiradora por una hora quema 170 calorías.Quitar el polvo durante una hora quema 166 calorías.Lavar el auto quema 314 calorías por hora.Limpiar ventanas durante una hora quema 231 calorías.Subir las compras por las escaleras puede quemar hasta 440 calorías por hora.Como puedes ver, tienes que hacer esto con enjundia y por al menos una hora, así que prepárate para una limpieza profunda.Si quieres aumentar el nivel, cuando estés lavando los platos, puedes intensificar la quema de calorías si te paras sobre una pierna, por ejemplo.Si buscas trabajar más duro, pon música mientras trapeas y baila como si nadie estuviera mirando (bailar puede quemar hasta 219 calorías si pesas alrededor de 72 kilos).Entonces tal vez la próxima vez que te toque lavar los platos ya no te dé flojera y pienses en que esa simple actividad casera te mantiene en forma sin tener que ir al gimnasio.No olvides mantener una dieta balanceada, aquí te dejamos unos consejos de una nutrióloga para lograr comer bien durante la cuarentena.
Convivir con un niño significa pasar horas de actividad sin descanso. Los pequeños siempre suelen estar llenos de energía, hasta que notas que un día se despierta y no es el mismo. Como mamá, muchas veces notas que algo sucede e intuyes que podría enfermarse, pero aún no del todo, así que conocer las señales que manda el sistema inmunológico podrían ser útiles para saberlo con certeza.Así como podemos saber que algo va mal si los pequeños amanecen decaídos, también podemos fijarnos en otros indicios que nos alerten sobre el estado de su sistema inmune, pues los niños menores de tres años tienen una respuesta inmune menor, lo cual los hace más susceptibles a virus y bacterias.Pero no te preocupes, porque con cada respuesta inmune que tus hijos tienen a los gérmenes, fortalecen su sistema inmunológico y su cuerpo podrá reaccionar para combatir con éxito una enfermedad. Presta atención a estas alertas si notas que está un poco decaído o no quiere comer y prevé si su sistema inmunitario está comprometido.1. Está somnolientoUn niño cansado no es necesariamente una señal de alerta, pero si tu hijo sólo quiere estar en el sofá y no hacer nada más, y no es por haberse quedado despierto hasta tarde la noche anterior, esto podría ser una señal de que su sistema inmunológico está luchando contra algo.2. Está apagadoComo mamá, conoces bien a tu hijo y sabes cuánta pila tiene durante el día, es por eso que cuando está apático, irritable o simplemente inquieto y molesto, es posible que esté enfermándose.3. Parece que tiene fiebreLa fiebre es una respuesta a las infecciones que indica que el cuerpo está haciendo algo para combatirlas. Muchas veces, no son para preocuparse, pero si tu hijo tiene menos de 2 años y tiene fiebre de 38° o más, acude con el médico lo antes posible.4. No tiene hambreUn sistema inmunitario comprometido podría afectar el apetito de un niño, según la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. Pero no te asustes si se salta una o dos comidas, lo importante es que tu hijo tome muchos líquidos. Finalmente, su apetito volverá.5. Tiene una erupción en la pielUna erupción cutánea que no es atribuible a una alergia podría ser un signo de una infección viral, de acuerdo con Medical News Today. La forma en que se trata la erupción dependerá de la causa, pero si dura más de una semana, se propaga rápidamente y está lastimando a su hijo, lo mejor es buscar atención médica.6. Tiene problemas estomacalesUn problema del sistema inmunológico puede afectar el estómago de un niño y podría presentar síntomas como cólicos o diarrea si su sistema inmunológico tiene alguna deficiencia. Si has notado esto, asegúrate de mantener a tu hijo hidratado y consulta a su doctor.Si bien es casi inevitable que los niños enfermen, hay formas de ayudarlos a fortalecer su sistema inmunológico. Una dieta constante y saludable que incluya nutrientes como vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos buenos es básica para el crecimiento de un niño y un sistema inmune fuerte.Y por irónico que parezca, la exposición adecuada a los gérmenes también puede ayudar a que tu hijo se mantenga más saludable. Entonces, sólo recuerda que con cada resfriado, el sistema de tu pequeño se volverá más fuerte y saludable.Come muchas frutas y verduras que contengan los nutrientes que necesitas con estas recetas:Sopa de papa con rajasTortitas de brócoli con queso panelaEnsalada de garbanzos3 bowls de frutas
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD