A este artista nunca le dijeron que no jugara con su comida.  El resultado es ALUCINANTE
Recomendaciones de Cocina

A este artista nunca le dijeron que no jugara con su comida. El resultado es ALUCINANTE

Por Kiwilimón - December 2016
Jugar con la comida es una falta de respeto, o por lo menos eso solían decirnos nuestros padres cada vez que iniciábamos una batalla campal sobre la mesa del comedor. Sin embargo, ya como adultos podemos admitir que jugar con la comida se ha convertido en uno de los mayores placeres. Combinar sabores, mezclar texturas y maridar platillos son algunas de las maneras en las que ahora jugamos con la comida. Pero si creías que el lado lúdico de los alimentos se limita a las experiencias culinarias, tienes que conocer el trabajo de este artista. ¿Lista para ver los resultados de un artista jugando con la comida? Hasan Kale es un pintor turco que se especializa en micro arte. Sus lienzos suelen ser objetos tan pequeños como un grano de arroz.
La suave textura de unos macarrones se convierte en un increíble atardecer en la playa gracias al ingenio de Hasan.
Esta pequeña almendra es el lienzo ideal para esta preciosa arquitectura. Los detalles de la pintura son extraordinarios.

#hasankale 😍😍😍😍👏👏👏

Una foto publicada por Gulstan Shikho (@gulstanshikho) el

Sin duda, Hasan sabe sacarle el máximo provecho a las leguminosas.
La próxima vez que te sobre un poco de pasta, piénsalo bien antes de tirarla. Mira el potencial de este pequeño trozo.
Con un poco de azúcar glas, el relleno de estas galletas de chocolate se convierte en un precioso paisaje nevado.
Los asientos del café también pueden ser una bellísima obra de arte.
Admítelo: después de ver estas fotos también tienes ganas de jugar con tu comida. Con estas recetas tendrás el pretexto perfecto para ponerte creativa y divertirte mientras cocinas:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida típica de México es muy variada, pues en cualquier rincón del país hay un platillo emblemático, característico y delicioso para probar, pero también los hay por temporadas, como los chiles en nogada, o las comidas para celebrar Navidad y Año Nuevo.Si este año tienes ganas de ponerte tradicional con la cena, quizá te sorprendas y descubras que tu pierna o tu lomo de cerdo ya lo es, o consigas nuevas ideas o la receta de los romeritos que nunca te has animado a hacer.Pavo El pavo con su relleno de carne molida por lo general de sabor agridulce es uno de los platillos más típicos en las cenas de Navidad mexicanas, así como sus derivados, es decir, pechugas de pavo rellenas, por ejemplo; sin embargo, si esta ocasión le quieres dar un giro aún más mexicano, prueba con nuestra receta de pavo pibil, marinado con achiote, naranja y orégano como la clásica marinada de la cochinita pibil, y relleno de cítricos que le darán un sabor inigualable.Pierna y lomo de cerdo La pierna o el lomo de cerdo también son típicos platillos para la Navidad. Suelen ir acompañados de una salsa o gravy, que puede ser de ciruela o de arándano, por ejemplo, y en nuestra receta pierna a la ciruela, no falta el refresco de cola que le da ese sabor característico y le aporta color al cerdo.TamalesEn muchas casas mexicanas, los tamales no faltan en las cenas navideñas. Dulces o salados, rellenos de diversos guisados, en hoja de plátano o de totomoxtle, si este año quieres probar con tamales caseros para Año Nuevo o Navidad, te dejamos una receta de tamales de requesón y rajas, y una rosca de tamal dulce.PozoleLos mexicanos amamos tanto el pozole que no nos limitamos a comerlo sólo en las fiestas patrias. El pozole es ese platillo especial que funciona tanto para celebrar un cumpleaños, como para la cena de Navidad o de fin de año sin problema. Prueba nuestra receta de pozole jalisciense para recibir el Año Nuevo, te encantará. Romeritos y BacalaoEl bacalao a la vizcaína es tan típico en las cenas de Navidad y Año Nuevo mexicanas, que hasta tenemos nuestra propia versión a la mexicana. Por su parte, los romeritos con mole y tortitas de camarón suelen servirse más como un acompañamiento para el pavo.Estas opciones de comida típica de México para celebrar Navidad y Año Nuevo no son las únicas, muchas personas también hacen birria, carne asada o menudo y por supuesto, no puede faltar la ensalada de manzana como guarnición, el ponche y muchos postres.
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
La comida de la temporada decembrina nunca decepciona, ni la local, ni la extranjera, pues así como aquí se nos antoja el ponche, los atoles o el chocolatito caliente, de Europa podemos adoptar el delicioso vino caliente, conocido como vino especiado o mulled wine.Su origen su puede rastrear hasta Roma, durante el siglo II, cuando los romanos viajaban por el continente mientras conquistaban gran parte de él y comerciaban con el resto de Europa. Es así como las legiones trajeron vino y viticultura, junto con sus recetas.En la actualidad, el vino especiado se vende en los mercados europeos durante la temporada invernal, y puedes encontrarlo en Francia, Alemania o incluso en España, y ahora cada vez más se prepara en otras partes del mundo, como Estados Unidos, pues tiene una receta sencilla muy fácil de hacer.Sin importar en dónde estés, te aseguramos que hacer esta receta de vino caliente será un éxito y será perfecto para compartirlo con familia y amigos. Prueba esta receta y no dudes en hacer tus propias mezclas, para lograr el equilibrio perfecto de especias, dulzura y calidez.Mulled wine o vino caliente especiadoLa receta tradicional del vino caliente consiste en vino (generalmente tinto) que se calienta con una mezcla de especias, además de ingredientes opcionales como sidra de manzana y cítricos, y adiciones opcionales (y especiales) como brandy.El mejor vino para hacer mulled wine o vino caliente es uno seco y con cuerpo como un cabernet sauvignon o shiraz, pues estos tipos de vino resistirán los otros sabores y asegurarán que el vino especiado no sea demasiado dulce. Por otro lado, ya que añadiremos varios sabores, lo mejor será usar una botella económica.Para hacerlo necesitarás:Vino tintoSidra MielNaranjaEspecias como canela, anís estrella, clavos de olor y cardamomoBrandyPara hacerlo, primero vierte el vino en una olla grande y calienta a fuego lento. Añade las especias enteras y evita en lo posible usar especias molidas o en polvo, pues si lo haces así, flotarán en el vino. Agrega la sidra de manzana, la naranja en rodajas y mantén la cocción a fuego lento para permitir que las especias infusionen el vino y que los otros ingredientes se unan en una bebida única y deliciosa, hasta que hierva. El brandy, que es opcional, se integra hasta el final, si lo deseas.Al momento de servirlo, puedes decorarlo con una rajita de canela y rodajas de manzana o de naranja y listo.
Lo que más me gusta de los remedios caseros es que, aunque quizá parezcan algo novedoso, pues estamos ya acostumbrados a usar productos prefabricados, muchos son casi milenarios, como el uso del agua de arroz para el cabello largo.De acuerdo con una investigación de 2010, las mujeres en japón durante el periodo Heian, de 794 a 1185 d.C., tenían el cabello hasta el suelo y lo mantenían saludable con agua de arroz.En China también hay un equivalente moderno de esta historia con las mujeres Yao, que viven en un pueblo llamado Huangluo en China, famosas por tener un cabello de un promedio de casi dos metros de largo, además de mantener su color por más tiempo, ya que no comienzan a tener canas hasta que alcanzan los 80 años. Las mujeres Yao también atribuyen la longitud y el color de su cabello al hecho de que lo lavan con agua de arroz.Beneficios del agua de arroz en el cabelloEl agua de arroz es el agua con almidón que queda después de que el arroz se enjuaga, se cocina o se deja remojar. Se cree que deja el cabello suave y brillante, además de ayudarlo a crecer más rápido, y quienes lo usan, afirman que desenreda el cabello, lo suaviza, aumenta el brillo, fortalece y ayuda a que el cabello crezca largo.Por su parte, el agua de arroz contiene muchas de las vitaminas y minerales que contiene el arroz. Éstas incluyen:aminoácidosVitaminas Bvitamina EmineralesantioxidantesLa investigación científica señala que los beneficios del agua de arroz en el pelo pueden ser verdaderos, pues esta puede reducir la fricción superficial y aumentar la elasticidad del cabello. Sin embargo, los estudios no son contundentes o tienen fines comerciales, por lo que los beneficios del agua de arroz para el cabello siguen sin demostrarse. Aunque se necesita más investigación para respaldar la evidencia anecdótica sobre los beneficios del agua de arroz para el cabello, si tú la pruebas o la has probado, cuéntanos qué notaste de diferencia en tu cabellera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116