Los 14 cheesecakes favoritos de los lectores de Kiwilimón
Recomendaciones de Bebidas

Los 14 cheesecakes favoritos de los lectores de Kiwilimón

Por Kiwilimón - September 2017
¿Con fresas, solo, horneado, sin huevo? ¿Cuál de todas las versiones de cheesecake es tu favorita? Les preguntamos a nuestros lectores y descubrimos cuáles son sus recetas favoritas. Te compartimos los 14 cheesecakes favoritos en Kiwilimón. Si te interesa conocer la receta de alguno, recuerda dar clic en el título de cada uno:

Cupcake de cheesecake marmoleados con frambuesa 

Esta versión individual del cheesecake es ideal para reuniones grandes por ser muy rendidora. Te sugerimos revisar el sabor de la salsa de frambuesa antes de agregarla a la mezcla. Si las frambuesas están muy ácidas, pueden darle un sabor agrio al cupcake.

Cheesecake marmoleado de fresa 

El queso y la mermelada hacen la pareja perfecta en esta receta. Aunque puedes preparar este cheesecake con mermelada comercial, te sugerimos hacerlo con mermelada casera. Créenos, ¡notarás la diferencia!

Cheesecake con fresas 

En esta receta usamos también fresas, pero sin integrarlas a la mezcla. De esta manera, las fresas cumplen la doble función de sabor y presentación. Si te preocupan un poco las calorías, recuerda que puedes sustituir algunos ingredientes sin afectar el sabor.

Cheesecake multicolor sin horno 

Originalmente, esta receta se prepara con mermelada de zarzamora, por lo que se sugiere añadir colorante vegetal morado. Pero, ¡no te limites! Combina tus ingredientes favoritos y haz tu propia versión de este cheesecake multicolor sin horno.

Cheesecake tradicional

Para evitar que tu pay de queso quede seco, vigila constantemente el horno y saca el cheesecake cuando el borde esté firme pero el centro se mueva ligeramente. No olvides la ralladura de limón para darle un toque fresco a tu postre.

Cheesecake de galletas de chispas de chocolate y yogurt 

Si no tienes a la mano frutas o mermeladas, puedes darle un toque diferente a tu cheesecake añadiendo galleta triturada al final. Aunque las galletas de chispas de chocolate siempre son deliciosas, también puedes probar con galletas de canela.

Cheesecake helado de fresa de yogurt griego 

Este riquísimo cheesecake no lleva huevo, por lo que no es necesario hornearlo. Pero de todos modos, te sugerimos prepararlo con anticipación para que tenga la textura deseada cuando recibas a tus invitados.

Cheesecake con pistaches garapiñados sin horno 

La combinación de la cremosidad del cheesecake con lo crujiente de los pistaches lleva este postre a otro nivel. Dale el toque final preparando un rico caramelo para los pistaches garapiñados. Aquí te decimos cómo hacerlo.

Cheesecake de queso y fresa fácil 

Ahórrate el tiempo de horneado con esta receta súper sencilla de cheesecake.  Asegúrate de que la mezcla quede uniforme y sin grumos hidratando previamente la grenetina antes de incorporarla al resto de los ingredientes.

Cheesecake de chocolate y avellanas 

Este es definitivamente uno de los cheesecakes que se encuentra dentro del top 5 de los favoritos de nuestros lectores. No sabemos si es la costra de galleta con avellana, el relleno de queso con chocolate o la cobertura de ganache, pero esta receta vuelve locos a todos.

Vasos de cheesecake de nutella 

Para esas ocasiones en las que te llegan visitas de improvisto o que no tienes mucho tiempo para preparar la comida, estos vasitos te pueden sacar del apuro. Si no tienes a la mano crema de avellanas, puedes usar chocolate amargo derretido con crema de leche.

Cheesecake de calabaza 

Si eres de las personas que todo el año está añorando que regrese el otoño, este postre puede ser tu mejor consuelo. Te aseguramos que la mezcla de calabaza con nuez moscada y canela te hará recordar esta hermosa época del año.

Cheesecake marmoleado

Cuando no puedas decidirte entre un pay de queso y uno de chocolate, lo mejor es que te consientas con un postre doblemente delicioso, como este cheesecake marmoleado. Usa chocolate amargo o semiamargo para que contraste con el sabor dulce del queso.  

Cheesecake sin horno 

Esta es la receta consentida de las personas que les gusta disfrutar de un delicioso postre sin complicaciones. Si te parece demasiado dulce este cheesecake, puedes rebajar la leche condensada con un poco de leche evaporada. Ahora que ya conoces los cheesecakes favoritos de nuestros lectores, ¿cuál se te antoja probar este fin de semana? Recuerda compartirnos tus recetas y opiniones en www.kiwilimon.com
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aunque su nombre refiere que los productos horneados son su forma principal de usarse, el polvo para hornear es útil en muchos otros sentidos cuando cocinas.Claro que cuando haces un panqué o un pastel lo usas para que te quede esponjoso y con la textura perfecta, pero quizá te estás perdiendo de su toque mágico en platillos que no necesariamente van al horno, como unos chiles rellenos de queso capeado, por ejemplo.El polvo para hornear es un agente leudante químico seco, es decir, es una mezcla de bicarbonato y un ácido débil que se utiliza para aumentar el volumen y aligerar la textura de tus recetas, por lo que también es perfecto para empanizar o capear.Quizá no te imaginabas que puedes obtener el rebozado perfecto para un pescado o el capeado ligero y consistente que siempre habías deseado si usas un poco de polvo para hornear, así que sigue leyendo para descubrir estos usos y sacarle todo el provecho a este ingrediente más allá de hornear.Para lograr el rebozado perfectoEl rebozado es una fritura que se aplica a carnes, pescado o verduras con la que podemos conservar el interior jugoso del alimento, pero con una textura crujiente en el exterior.Por ejemplo, para hacer unos ricos tacos de pescado rebozado perfectos, prueba hacer tu mezcla con harina, un poco de ajo en polvo y sal para darle sabor, y añade una cucharada de REXAL polvo para hornear. Luego de que agregues el líquido que prefieras, ya sea cerveza, refresco o agua mineral, notarás que tu mezcla luce espesa pero ligera y cubrirá perfectamente tu pescado, para mejores resultados, recuerda que el líquido debe estar lo más frío posible.Para capearSimilar a la técnica del rebozado, el capeado es una capa exterior crujiente que se le da a ciertos alimentos, pero esta se logra con huevo.Para que el capeado te quede muy esponjoso y cubra bien los alimentos, además de batir primero y por separado las claras de huevo, añádeles una cucharada de REXAL polvo para hornear antes de agregar una a una las yemas y te quedará más esponjoso que nunca y cubrirá a la perfección tus chiles rellenos, por ejemplo.Para freírEl polvo para hornear le da la mejor textura a platillos fritos, como unas quesadillas o unas tortitas de plátano macho. Con solo añadir una cucharadita a la masa de tus quesadillas fritas te quedarán extra crujientes y con una cucharada, tus tortitas lograrán mantener una consistencia esponjosita.También puedes aprovechar el polvo para hornear en tus recetas de pasteles al sartén, en tus hot cakes, en la masa para pizza, en la de tamales o para hacer tortillas de harina. Elige REXAL para esponjar tus platillos, un polvo para hornear que cumple 90 años en las cocinas mexicanas, lleno de historia y recetas, además de que puedes comprarlo en varios tamaños y confiar en que te dará la textura y consistencia más increíbles que puedas imaginar.
El martes México perdió algo: un fogón irreemplazable se nos apagó para siempre. Yuri de Gortari, uno de los grandes investigadores y divulgadores de la gastronomía mexicana, dejó el plano terrenal. Algunos tuvieron la fortuna de llamarlo maestro. Yo no la tuve. Cada año pensaba que ahora sí tomaría el Diplomado de Cultura y Gastronomía Mexicanas y no sucedió. De él me queda al menos el recuerdo de su voz pausada y sus comentarios agudos cuando pude entrevistarlo. Yuri de Gortari fue un letradísimo personaje de la cultura mexicana que desenvainó la espada por la cocina que a muchos avergonzaba antes de la declaratoria de la UNESCO y del boom mediático: antes de los World’s 50 Best Restaurants, de los Enrique Olvera, de los Jorge Vallejo. A él le tocó confrontar a personajes que llamaron ‘poca cosa’ a la cocina mexicana y a quienes se referían a un taco como un gesto culinario vulgar. A Yuri le apasionaron las minucias del paso a paso, los ingredientes endémicos, las personalidades que resguardaban el saber culinario, las recetas que se transmiten como ADN sagrado. Bajo el grito de guerra #hagamospaís, él y su pareja Edmundo Escamilla, reclutaron en sus filas a alumnos, amas de casa y cocineros que como ellos tuvieron la convicción de salvar la cocina mexicana del desuso, del ‘mexican curious’. En la institución que fundaron, la Escuela de Gastronomía Mexicana (ESGAMEX), enseñaron sobre aquello a lo que había que ponerle una lupa grande en la cocina nacional: desmenuzaron sus técnicas, sus regiones y preparaciones, sus periodos históricos. Claudio Poblete, periodista, director y fundador de Culinaria Mexicana, apunta que “Yuri y Edmundo, al fundar ESGAMEX, pusieron la primera piedra en los planes de estudios formales de la cocina mexicana”. ¿Qué más trascendente que eso? Claudio comenta además que la mejor forma preservar su legado sería que, “se instituya la cátedra Yuri de Gortari en todas las universidades gastronómicas de México y que haya por lo menos un año de clases de cocina mexicana con su método de enseñanza”. Hay quienes el martes perdieron una fuente de sabores entrañables. Su amigo Alejandro Cabral afirma que de la mano de Yuri no sólo probó la mejor cochinita de su vida, sino que tuvo un instante de revelación: “Hizo las tortillas y luego les puso un poco de manteca. Las tortillas estaban apiladas para mantener su calor y así la manteca iba derritiéndose. Las comí con frijoles refritos –unos que hacía en manteca hasta que se iban secando–. El sabor de los frijoles combinados con el maíz y la manteca me hicieron llorar”. La gente que conoció a Yuri afirma que nadie defendía la cocina mexicana de las muletillas y las modas pasajeras como él. Hablan de su coherencia en la forma de mirar, decir y hacer cocina, siempre en función de preservar las tradiciones. Sus ideas firmes le significaron partidarios y detractores. “Yuri y Edmundo eran fieles a sus principios y no comprometían su visión de la cocina nacional ante ninguna visión comercial”, comenta Claudio Poblete.Desde el martes, los que tomaron clases con él y los que no recordaremos a Yuri por sus programas interesantísimos en el Canal Once, por su saber en libros como El maíz de boca en boca, Recuerdos de chocolate y Guisos y golosos del barroco, por ser el gran estudioso de la gastronomía mexicana y por dignificar lo nuestro. Lo recordaremos porque cuando éramos libres y salíamos de viaje había alguien que ya sabía que México no sólo vivía de nachos y chimichangas. Divulgadores como él nos hacen llevar con orgullo la camiseta, el mandil y el huipil.Fotos: Bertha Herrera
El delicioso ponche navideño siempre cuenta con una porción de caña, que a todos nos gusta mordisquear para sacarle el sabor, pedacitos de manzana, de guayaba, pero también suele traer una fruta que muchos hacemos de lado: el tejocote.Nativo de México y de Guatemala, el tejocote crece en un árbol llamado manzanillo y aquí en México se produce en Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Michoacán y Durango. También es conocido como manzanita o manzana de la inda y aunque puede que no sea tu fruta favorita, si este diciembre te lo encuentras en un ponche, no le hagas el feo, porque tiene muchos beneficios para ti.Beneficios del tejocoteComo fruta, el tejocote cuenta con varios elementos nutritivos y beneficiosos para el cuerpo humano: Contiene vitamina C. Los tejocotes son ricos en vitamina C, la cual está relacionada con la mejora de las defensas y el sistema inmune que previene enfermedades.Contiene calcio. El calcio es un mineral indispensable para nuestro cuerpo, pues está relacionado con varios procesos importantes, como la contracción muscular o el funcionamiento del sistema nervioso, por ejemplo.Contiene vitaminas del complejo B. Entre sus funciones, estas vitaminas ayudan a formar los glóbulos rojos y ayudan a prevenir enfermedades.Contiene hierro. Entre las funciones del hierro se encuentra una principal: llevar el oxígeno a todo el cuerpo y formar glóbulos rojos.Pero el tejocote no sólo es muy nutritivo, también tiene otros usos medicinales e incluso cosméticos, farmacéuticos y textiles debido a su alto contenido en pectina.Los otros usos del tejocote incluyen alimentos para el ganado (para los cuales se utilizan las hojas y frutos) y usos medicinales tradicionales; por ejemplo, la infusión de raíz del tejocote se usa como diurético y como remedio para la diarrea, y las preparaciones a base de la fruta son un remedio para la tos.Aunque es pequeña, esta fruta mexicana típica de la temporada decembrina contiene grandes beneficios, usos y propiedades que seguro no imaginabas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD