10 aguas de sabor bajas en calorías
Bebidas

10 aguas de sabor bajas en calorías

Por Kiwilimón - August 2018
Si regresaste de las vacaciones sintiéndote culpable por todos los tragos coquetos que te tomaste, aquí encontrarás 10 recetas que te ayudarán a regresar a la rutina (y recuperar tu línea). Disfruta el resto del verano con estas deliciosas aguas bajas en calorías:

Agua de chía y limón 

Gracias a la combinación del limón y la chía, esta agua es muy rica, pero también nutritiva. Bájale a las calorías sustituyendo el azúcar por jarabe de agave.

Agua de limón y sandía 

Aprovecha antes de que termine la temporada de sandía para preparar esta refrescante bebida. Para endulzarla puedes usar un poco de miel de abeja.

Agua de frambuesa con chía 

La frambuesa suele ser un poco agria, por lo que es necesario usar azúcar para neutralizar la acidez. Si quieres ahorrarte calorías, combina las frambuesas con fresas, así necesitarás menos endulzantes.

Agua de alfalfa con piña 

Además de ser buenísima para el sistema digestivo, esta agua tiene un sabor delicioso. Si consigues una piña lo suficientemente madura, no será necesario que la endulces.

Agua refrescante de tuna y menta 

La bebida ideal para los días de más calor sin duda debe llevar menta. Disfruta esta agua sin remordimientos endulzándola con un poco de azúcar de coco.

Agua de melón con fresas

Puedes conservar todas las propiedades del melón sin agregar calorías extras usando hojas de estevia como endulzante. Pon a hervir unas hojitas de esta planta y usa esa agua para preparar la bebida.

Agua de amor

Si eres fan de la tradicional agua de jamaica, esta bebida te va a encantar. Elige el endulzante sin calorías de tu preferencia para darle un toque dulce.

Agua fresca de limón y hierbabuena 

Aunque en la receta original se recomienda el uso de media taza de azúcar, también puedes sustituirla por unos sobrecitos de edulcorante bajo en calorías.

Agua de piña con jengibre 

Un vaso de esta agua es el shot de energía que necesitas para arrancar todas las mañanas. Olvídate del azúcar tradicional y mejor usa jarabe de agave

Agua de zanahoria 

La zanahoria se oxida rápidamente, por lo que lo mejor es preparar esta agua justo antes de que vayas a tomarla. Te sugerimos probarla sin azúcar para que puedas aprovechar todas las propiedades de sus ingredientes. ¿Cuál de estas bebidas se te antoja más? Déjanos tus comentarios.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Después de hacer unas papas fritas o empanizar un pescado, ¿qué se puede hacer con el aceite? ¿Tirarlo al drenaje, ponerlo en una botella de plástico y echarlo a la basura, o usarlo un par de veces más? Aunque te parezca raro, la opción más recomendable es, irónicamente, la última. Pero cuando ya finalmente el aceite deba desecharse, tienes que tener mucho cuidado en la manera en que lo haces para no perjudicar el medio ambiente. Aquí te contamos cómo puedes desechar correctamente el aceite de cocina. ¿Por qué no puedo tirar el aceite por el desagüe?Esta es probablemente la solución más sencilla y “lógica”, ya que se trata de un alimento líquido. Sin embargo, el vaciar el aceite de cocina por la tubería acarrea varios problemas. Por un lado, la grasa puede acumularse en las paredes de la tubería, provocando atascos o, peor aún, la diseminación de bacterias. Otra de las razones por las cuales no debes tirar el aceite por el drenaje es que ese aceite puede perjudicar el agua residual. Tan solo un litro de aceite puede contaminar miles de litros de agua. ¿Por qué no puedo tirar el aceite a la basura?Algunas personas, con tal de evitar la contaminación del agua, almacenan el aceite en bolsas o recipientes de plástico para tirarlo a la basura. En un principio esta podría ser una solución efectiva, ya que de alguna manera se evita el contacto inmediato del aceite con el agua. No obstante, a la larga, el aceite puede derramarse y contaminar el agua o permanecer intacto, lo cual contribuye a la acumulación de basura y residuos. ¿Qué puedo hacer con los residuos de aceite de cocina?Una vez que tienes claro por qué no debes tirar el aceite al drenaje o a la basura, es más fácil que optes por soluciones ecológicas y efectivas. A continuación, te presentamos algunas para desechar el aceite de cocina. Reutilización del aceite. Lo primero que debes saber es que el aceite se puede reutilizar un par de veces antes de desecharlo. Espera a que se enfríe y con ayuda de un colador o filtro de café, elimina los residuos de comida. Úsalo un par de ocasiones más, cuidando de no combinar el aceite que usaste para freír pescado con carne o postres, por ejemplo. Reciclaje en casa. Cuando ya el aceite haya pasado por varios procesos de calentamiento, puedes usar los residuos para hacer velas caseras. Lo único que necesitas es el aceite usado, cera, aceite esencial y mecha para velas. Recuerda que también debes filtrar el aceite antes de hacerlas. Recolección especializada. Finalmente, la opción más profesional para deshacerse del aceite de cocina usado es recurrir al servicio de empresas que se dedican a su recolección. De igual manera, algunas ciudades cuentan con contenedores especiales. Investiga si en tu municipio tienen este servicio. Podrías tener un contenedor de aceite de cocina usado justo a la vuelta de tu casa.Recetas que te recomendamos:Dedos de pollo con cheetosAlitas adobadas Nopales capeados rellenos de queso Enmoladas de chorizo de soya
Saber cuáles son las porciones adecuadas de comida para un niño de cierta edad no es tan complicado como parece.Aunque estamos acostumbrados a ver por todos lados porciones enormes de comida y, a veces, cuando llegamos a casa, la hora de comer se puede convertir en una batalla campal, especialmente con niños pequeños, es posible lograrlo. Como papás, es importante incentivar que los niños asocien la comida con momentos placenteros, de compartir y convivir, no con guerras de poder o sentir que tengan que acabar montañas de comida para estar satisfechos. Los niños deben aprender a escuchar su apetito y una gran manera de lograrlo es servir las porciones adecuadas. También hay que tomar en consideración el nivel de actividad y requerimientos especiales de cada pequeño.En casa podemos realizar el ejercicio de medir qué tanto cabe en los platos que usamos siempre y así comprender que el estómago de un chiquito no tiene la misma capacidad que el nuestro. ¿Has medido cuántas tazas de sopa caben en tus soperos? Te sorprenderás al constatarlo.Por ejemplo, en el caso de las frutas, una porción adecuada para un niño es media manzana, o naranja. Si lo vemos en una taza de medir es entre un cuarto a media taza. Te recomendamos estas Ideas de Lunch para NiñosDe la misma manera, hay que cuidar la porción correcta de jugo, que es media taza. Los vasos comunes tienen capacidad de 1 a 1 ½ tazas, a veces más. No es buena idea servirles vasos enormes de jugo, porque pueden quitarles la capacidad para comer alimentos con mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales, los cuales son más necesarios para su desarrollo.Si se trata de granos o cereales, media rebanada de pan es suficiente para niños de hasta 5 años, y la porción adecuada de pasta, arroz o cereal es media taza. Hay que tener cuidado con los tazones enormes de cereales azucarados que no dejan espacio para mucho más. En total, los niños necesitan 4 a 6 porciones al día de granos y cereales. Un sándwich hecho con una rebanada de pan, media taza de pasta en la comida y una tortilla en la cena completarían sus requerimientos de granos y cereales del día. Como ves, no es tanto.En el caso de las proteínas como carnes, pescado o pollo, para chiquitos de hasta 5 años, 60 gramos es más que suficiente por porción, por ejemplo, un huevo durante el desayuno. Al acercarse a los 10 años puede subir hasta 100 gramos, según la actividad.No olvides incluir nueces, almendras o mantequilla de cacahuate, de la cual dos cucharadas equivalen a una porción adecuada. Considera también leguminosas, como lentejas y frijoles, y media taza de ellas es más que suficiente. En total necesitan entre 3 a 4 porciones de ese tamaño al día.Te recomendamos estos Coditos con Chayote, Kale y Quesito Para complementar su dieta, los lácteos son importantes. Calcula unos 100 g de queso en total para todo el día, o tres cuartos de taza de yogurt. Si toman leche, no necesitan más de media taza por porción. Dos porciones al día son suficientes para su desarrollo.Finalmente, las temidas verduras no tienen que ser motivo de pleito. Procura darles varias opciones y piensa que sus porciones no deben ser las mismas que las tuyas. Por ejemplo, en el caso de chícharos, brócoli y otras verduras cocidas, media taza por porción es suficiente. Si es ensalada, calcula una taza. Donde se complica un poco es con las frutas, pues necesitan en total al menos cinco porciones de frutas y verduras por día; lo mejor es si son más verduras que frutas, así que divídelas entre las tres comidas y lunch para que tengan todo lo que necesitan para crecer sanos.
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
Conoces ya la importancia de una buena alimentación para el buen funcionamiento del organismo; sin embargo, el ritmo tan vertiginoso de la vida actual a veces nos impide tener buenos hábitos y cuidar de nuestra salud.Por ejemplo, aunque hemos escuchado mucho que el desayuno es la comida más importante, pues venimos de un periodo grande de ayuno y todos los alimentos que ingerimos son aprovechados al máximo, además de que es el que nos llena de energía para poder llevar a cabo todas nuestras actividades, muchos de nosotros solemos saltarlo, o comer alimentos que poco nos benefician.Sin embargo, los licuados podrían ser una buena opción para aquellos que no tienen tiempo de comer un desayuno completo.Incluir licuados en el desayuno es una forma sencilla, práctica y deliciosa de consumir nutrientes a primera hora del día, y si sabes usarlos a tu favor, pueden ayudarte a sanar.Aquí te dejamos algunas recetas de licuados “medicinales”, pues sus ingredientes están destinados a ayudarte con ciertas afecciones, y te pueden aportar nutrición y salud de manera rápida y práctica:Licuado de arándanosEste licuado te puede ayudar a mejorar la digestión, es rico en antioxidantes aminoácidos y grasas que te darán el combustible necesario para arrancar el día.Necesitarás:-Un puñito de arándanos-½ taza de yogurt griego natural-1 cucharada de chía -Endulzante al gusto, proponemos mielLicúa todos los ingredientes y disfruta.Licuado de pepino y linazaSi tienes problemas en el riñón, este licuado te ayudará a eliminar las toxinas, además de que te mantendrá hidratada.-1/2 pepino grande, pelado y en rodajas-1 taza de arándanos congelados frescos-Un chorrito de agua de coco o leche vegetal-1-2 cucharadas de linaza molida o chía-Stevia a gusto (opcional)Licúa todo y bébelo.Licuado de apio y papaya Los ingredientes de este licuado funcionan como diuréticos y antiinflamatorios y ayudan a depurar toxinas que enferman a los órganos.Ingredientes:- El jugo de 1 limón-1 rama de apio-Una taza de papaya -1 vaso de agua Revuelve todo.Licuado antiansiedad Este licuado además de ayudarnos a controlar el estrés y la ansiedad está lleno de vitaminas, minerales, y antioxidantes que protegen la salud.-2 rodajas de papaya sin cáscara.-1 rodaja de piña pelada.-1 taza de leche de coco.No olvides que lo más importante es aprender a escuchar a tu cuerpo y a darle lo que necesita, y eso incluye ir al doctor y tratar seriamente cualquier enfermedad que padezcas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD