El porqué la cerveza debe beberse en vaso (y nunca de la botella)
Bebidas

El porqué la cerveza debe beberse en vaso (y nunca de la botella)

Por Kiwilimón - Agosto 2015
México es un país cervecero. En promedio, al año, cada mexicano consume 60 litros de cerveza lo que convierte a esta bebida alcohólica en la más consumida en nuestro país. Y lo están haciendo mal. La cerveza siempre debe beberse en vaso. “No importa si es una marca comercial o artesanal”, asegura Guillermo Ysusi, Beer Server de Cerveceros de México —organización que agrupa a los principales productores de cerveza artesanal del país—. Las razón es simple. Al verter la bebida en un vaso, la cerveza comienza a perder gas (dióxido de carbono) y eso es importante por dos razones. La primera: evita la sensación de hinchazón y pesadez que muchas personas suelen relacionar con la cerveza. De esta forma, explicó Ysusi, el gas no queda atrapado en el estómago. La segunda, e igual de importante, es que al escapar CO2 los aromas contenidos en la cerveza se volatilizan y permiten apreciar mejor sus cualidades organolépticas. Esto no sería posible con la bebida embotellada en la que el gas se libera el a través de una boca pequeña. Percibir mejor los aromas, dicho sea de paso, permite identificar un defecto en la cerveza, en su producción o ingredientes viejos y/o rancios. “Hay aromas no deseados en las cervezas como el olor a mantequilla muy marcado o a el olor a queso. Otro más es un olor avinagrado; en este caso hay que identificar si esto no es una característica de una sour beer, que presenta aromas a vinagre o agrios, o un infección en otro estilo de cerveza”, dijo Guillermo Ysusi. Si además tu cerveza huele a cartón es posible que ya haya pasado su mejor época.

¿Cuál es el vaso ideal para cada cerveza?

De izquierda a derecha: tarro, vaso tipo flauta, vaso tipo Pilsner, Pinta, copa. // Foto: Animal Gourmet.

Existen un sinfín de vasos y copas diseñados especialmente para beber cerveza. Como en el caso de los vinos, la forma determina las cualidades a resaltar de cada bebida que a su vez tiene características únicas. Aunque existen muchos diseños, estos son los principales: Tarro Fuerte y resistente, el tarro es básico entre los trastes de casa. Este vaso es ideal para las cervezas más ligeras y con mayor cantidad de gas pues su boca ancha permite su liberación. Además ayuda a preservar por más tiempo la temperatura ideal de la bebida. Vaso tipo flauta Por su forma, este vaso permite que las burbujas suban constantemente y que el gas se desprenda fácilmente, lo que ayuda a percibir hasta los aromas más sutiles en una cerveza. Por ello se recomienda usarlo al beber cervezas claras. Como plus, permite apreciar de mejor manera los tonos del líquido. Vaso tipo Pilsner Este vaso permite apreciar mejor el color y las tonalidades doradas de la cerveza. Su boca ligeramente más ancha ayuda a la volatilización de los aromas y a conservar la espuma por más tiempo lo que evita la oxidación del líquido. Sus características son parecidas a las de los vasos diseñados para las cervezas de trigo, en especial las alemanas, conocidas como Weizen. Pinta Estamos ante el vaso representativo de los bares y pubs ingleses. La pinta es genérica. Su uso no presenta ventajas para apreciar una cerveza, sólo concentra más los olores. El plus radica en que es más fácil de almacenar, razón por la que los taberneros y dueños la prefieren. Copa Sí, también la cerveza se bebe en copas. Esta es la mejor opción para beber las cervezas con aromas y sabores más complejos, así como con un mayor porcentaje de alcohol. Su forma concentra los aromas en la boca mediana y, si fuera necesario, puede tomarse con la palma de la mano para calentar un poco el líquido, evaporando parte del contenido alcohólico y permitiendo mayor expresión de aromas. Ahora que ya sabes cual es la mejor forma de beber cerveza, ¿harás lo de siempre? Ver artículo original Artículo cortesia de:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando hablamos de chiles en nogada nos ponemos muy serios y tradicionalistas: siempre queremos saber cuáles son los mejores, dónde los preparan con los ingredientes originales, debatimos sobre si van capeados o no, pero como todo, la receta del chile en nogada no se ha quedado quieta ni siquiera desde su origen y actualmente ya no sólo tenemos chiles, sino muchos otros platillos en nogada, ¡como una hamburguesa!Así que esta temporada de chiles en nogada no sólo trae consigo los clásicos poblanos, sino que ahora viene en presentaciones de cemita, de lasaña o de enchiladas. Ha sido la Fonda Santa Clara, restaurante de gran tradición en Puebla, la que ha innovado con un par de platillos que no son chiles en nogada tradicionales este 2020.Tan sólo en 2019 esta fonda preparó alrededor de 19 mil chiles en nogada, pues es un lugar referente en el estado originario de este platillo, pero no han querido dejar de preparar creaciones nuevas y para el inicio de la temporada de chiles en nogada 2020, que es atípica por estar enmarcada en una pandemia mundial, presentaron una cemita y una hamburguesa de chile en nogada.Imagen tomada de Instagram @fondastaclaraDe acuerdo con Rubén Araujo, de la Fonda Santa Clara, la hamburguesa Licha es una reinterpretación del chile en nogada, al igual que la cemita. La hamburguesa está hecha con pan de centeno, su carne está marinada en salsa de chile poblano dulce, lleva aros de chile poblano capeados con nogada y por supuesto, granada y cilantro.Pero no sólo ellos han querido probar diferentes formas de presentar este platillo tan típico de las fiestas patrias, pues aquí en Kiwilimón también encontrarás versiones para todos los gustos, como una lasaña, un rollo de pollo o unas enchiladas.Para Yamilette González, coordinadora de chefs en Kiwilimón, innovar con los chiles en nogada es una forma de “tener una mayor visión de la gastronomía mexicana y lo versátil que puede llegar a ser”, al grado de poder “fusionarse con otras cocinas”.Lasaña de NogadaPor ejemplo, “en el caso de la lasaña, si bien es un plato de origen italiano, la versatilidad de una lasaña es como la de los tacos, es decir, le puedes agregar a la pasta infinidad de ingredientes y darle un estilo único para hacerla un platillo muy versátil, con las crepas sucede algo muy similar, ya que por sí solas conservan un sabor neutro que permite jugar con los diferentes rellenos”.No hay ni siquiera sentido en cuestionar la regencia de los chiles en nogada en esta temporada, pero si se te presenta la oportunidad de preparar o probar una de las increíbles formas alternativas que existen de este platillo, ya sea una hamburguesa en nogada o un rollo de pollo, recuerda que en realidad este platillo ha cambiado mucho desde su ‘origen’, pues de hecho este platillo existía desde antes de Iturbide y no se comía como plato fuerte, sino como postre.Esta temporada de chiles en nogada, prueba estos otros platillos en nogada que no son chiles, pero que sin duda te dejarán un gran sabor de boca.
La gastronomía brasileña es tan amplia como la gran extensión de este país y tan maravillosa como las diversas culturas que habitan dentro de él. Recordemos que la inmensa gama de sabores que encontramos en la comida de Brasil se debe principalmente a la influencia de los ingredientes indígenas mezclados con la tradición de la cocina europea y la africana, por eso, podrás conocer lo mejor de la cocina brasileña a través de estos 6 platillos. Vatapá Si quieres conocer los platos típicos de Brasil, debes comenzar por probar el vatapá, un tipo de puré hecho con mariscos cocidos, pan previamente remojado en leche de coco, cacahuetes, cebolla, jengibre, sal, pimienta y cilantro. Puede servirse con arroz y pollo o puede usarse como guarnición de otros platos. Feijoada Una de las comidas brasileñas más conocidas en el mundo es la feijoada, preparada con frijoles que se acompañan de pies, rabos y orejas de cerdo. A esto también se le puede agregar otro tipo de carne como lomo, costilla, tocino y longaniza ahumada. La feijoada surge en la época de la colonia, cuando los esclavos le añadían frijoles a la carne que sobraba de las fiestas de los dueños de grandes plantaciones. Acarajé El acarajé es un plato de origen africano que tradicionalmente se come en la zona de Bahía, al noreste de Brasil. Se trata de unas fritangas rellenas de frijoles blancos, cebolla y camarón que van acompañadas de vatapá. ¡Una gran opción para cenar! Moqueca de Peixe Un platillo muy tradicional de Brasil es la moqueca, un guisado hecho con pescado, sal, especias y hierbas que se adoba con cebolla, pimiento, tomate y hojas de cilantro, además de leche de coco y aceite de palma. En algunas zonas lo acompañas también con camarones. ¿Te gustaría probarlo? Pan de queso El pão de queijo es otro favorito de la gastronomía brasileña y aunque consiste en unos sencillos pancitos de queso, su sabor es indescriptible. El pan de queso de Brasil se prepara con harina, leche, aceite, agua, almidón de yuca dulce, huevos y queso minas, una variedad de queso muy popular del estado de Minas Gerais, en Brasil. Churrasco Aunque también podemos encontrar churrasco argentino o boliviano, el churrasco de Brasil tiene una esencia y sabor incomparables. Se trata de un trozo de carne de res cocido a la plancha, a las brasas o directamente en el fuego; generalmente es picaña, que suele presentarse en espadas, cocinarse en ellas a la leña y se acompaña de plátano. Sin duda, las espadas brasileñas son un clásico imperdible. ¿Has probado alguno de estos platillos de comida brasileña? ¿Cuál es tu favorito?
Existe un ritual que, frente al comal, se vuelve entrañable: poner una tortilla caliente sobre la palma de la mano y con los dedos de la otra, enrollarla lo más apretadita posible. Mejor si en el interior hay una pizca sal. ¿Salsa martajada? Oh sí, por favor. Pero este ritual sólo es posible si la tortilla es lo suficientemente flexible para no romperse. Saber reconocer una tortilla auténtica, además de ser un hábito 100% saludable, es la forma más rica de experimentarlas. Según los mayas, el maíz es la piedra angular de nuestro origen y según los aztecas, es la muestra del amor que sentía Quetzalcóatl por su gente, quien para conseguir una semilla dorada se adentró en las montañas convirtiéndose en hormiga. De esa semilla surgió la tortilla, símbolo de identidad y cultura nacional. En el sentido más práctico, no hay plato, servilleta o cuchara más precisa para atajar un guisado. Tampoco una de mejor sabor. Todos creemos conocerla íntimamente, pero siendo sinceros, ¿hace cuánto elaboraron su última tortilla? ¿Hace dos meses? ¿Hace un año? ¿Nunca? Cuando conocí a Rafael Mier, director de la Fundación Tortilla de Maíz Mexicana yo no entendía por qué había que divulgar el tema de la buena tortilla y aprender a diferenciar una tortilla auténtica de otras. ¿Todas las tortillas de tortillerías son auténticas? ¿O no? La tortilla es el lienzo favorito del plato nacional: los tacos. Y aunque en las mesas nunca falta, Rafael me hizo entender que la verdadera tortilla escasea, sobre todo en las grandes ciudades. No sólo eso. Pocos conocen cuál es el proceso detrás de su elaboración y cuáles son sus ingredientes originales. Por suerte ya existe una regulación en el mercado para que las tortillerías describan los ingredientes que utilizan. No, no sólo es maíz. Algunas veces la masa está mezclada con harina de trigo. A la tortilla tradicional hay que diferenciarla del resto. Ella proviene de maíces mexicanos, algunos en peligro de extinción. El tema es que algunos agricultores han preferido sembrar otros cultivos o utilizar maíces más resistentes a las plagas. Transgénicos, pues. En el proceso tradicional, los maíces que fueron cosechados según la temporada se dejan secar naturalmente y se les desgrana con la ayuda de un olotero. A continuación, se someten al proceso de la nixtamalización en el que los granos de maíz se pulen como diamante en bruto para hacerlos más digeribles en el organismo, para maximizar su aporte nutricional: aumentar su contenido de calcio, de proteínas, de antioxidantes.La tortilla verdadera –la saludable, la auténtica– está nixtamalizada. Para lograrlo hay que diluir cal en agua, cocer los granos en la mezcla, dejarlos remojar durante la noche y al día siguiente, enjuagar hasta que el agua salga clara. De ahí se obtiene el precioso nixtamal que se lleva al molino o al metate. El resultado es una masa húmeda y deliciosa, lista para palmear tortillas, tlacoyos, sopes, o (ponga usted su preparación favorita de maíz). Cuando inflan en el comal o en la plancha de las tortillerías, el augurio de una buena comida es evidente. El proceso es cultura pura. Pero por inverosímil que parezca, en la mayoría de las escuelas de gastronomía este ritual no se enseña. No hay duda de que, para reconocer una buena tortilla, también hay que amistarnos con el lenguaje, con su saber. Rafael aconseja consumir aquellas que no son industrializadas, es decir, que no contienen ingredientes adicionales a los tradicionales (maíz, agua y cal o ceniza). “Como consumidores tenemos derecho a conocer todos los ingredientes de nuestra tortilla por ello, es importante exigir su correcta declaración”, afirma. También dice que las tortillas de colores sí son tradicionales. Su color proviene de maíces con tonalidades como del arcoíris. Pero cuidado. Existen comerciantes que utilizan colorantes imitando los colores del maíz azul o verde. Un tip para diferenciar al gato de la liebre es aplicar un agente ácido –como el jugo de limón–. “Si al aplicar el limón, la tortilla se torna violeta o rosa, se trata de tortilla de maíz azul real; si se torna grisácea o no cambia de color, se trata de una tortilla pintada con colorante artificial”. Otro consejo es fijarse en la flexibilidad de la tortilla. Si se rompe o se entiesa apenas la pones sobre el comal, puede que estés frente a una tortilla falsa. Estos y otros consejos los puedes encontrar en el blog recién inaugurado de la fundación. La buena tortilla merece diferenciarse de las otras. Pregunta en tu tortillería si las que ofrecen están nixtamalizadas y si provienen cien por ciento del maíz nacional. Su aroma, anticipación de un banquete digno de dioses, y su sabor no deben tomarse por sentado. Y mientras aprendemos a nixtamalizar juntos, te dejo algunas recetas que puedes preparar en su honor: Tacos de lenguaTacos de mixioteTacos de costilla
La pregunta más común sobre el té de canela tiene que ver con bajar de peso, pero en realidad, esta especia en su versión bebible tiene muchísimos otros beneficios para tu organismo.Por ejemplo, las propiedades del té de canela pueden ayudar con la regulación de los niveles de azúcar en la sangre o abonar a la preservación de la función cerebral, además de funciones relajantes e incluso sedantes.El té de canela es una bebida que se prepara sólo con hervir un palito (una rajita) de canela en agua y dejándolo en infusión para crear una bebida con un sabor fuerte y muy aromática. Muchas personas realizan combinaciones con otros ingredientes, como jengibre, miel o leche.¿Para qué sirve el té de canela?Además de ser una bebida sin cafeína y relajante, este té tiene varios beneficios importantes. El primero y quizá más famoso es que puede contribuir con la pérdida de peso.Si tú también te preguntas si beber té de canela puede ayudar a perder peso, tenemos buenas noticias, pues varios estudios han demostrado resultados prometedores. Sin embargo, antes de contarte sobre ellos, debes tener claro que la investigación sobre los efectos del té de canela es limitada respecto a esto aún es limitada.¿Qué ha dicho la ciencia entones? Un estudio realizado en la India mostró que tomar tres gramos de canela al día como suplemento alimenticio durante 16 semanas resultó en una disminución significativa en la circunferencia de la cintura y el índice de masa corporal en comparación con un grupo de control. Otro estudio publicado en Scientific Reports encontró que el extracto de canela promueve un proceso que se cree que aumenta el metabolismo y protege contra la obesidad en las células grasas.Sin embargo, cantidades grandes de canela pueden contener cantidades peligrosamente altas de cumarina y cuando se consume en exceso, este compuesto natural puede aumentar el riesgo de sangrado y causar o empeorar la enfermedad hepática. Esto es especialmente cierto para la canela Cassia, que contiene hasta 63 veces más cumarina que la canela de Ceilán.Así que aún se necesita más investigación para confirmar si se producen beneficios de pérdida de peso en dosis más bajas, como las que se encuentran en el té de canela.Pero el beneficio que sí encontrarás en el té de canela es que contiene muchos antioxidantes, compuestos que combaten la oxidación causada por los radicales libres, que son moléculas que dañan las células y contribuyen a enfermedades como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas.La canela es particularmente rica en antioxidantes polifenólicos. De hecho, es una de las especias con mayor actividad antioxidante, superada sólo por el clavo y el orégano.Además, la investigación muestra que el té de canela puede aumentar la capacidad antioxidante total, que es una medida de la cantidad de radicales libres que su cuerpo puede combatir.Otro de los grandes beneficios de la canela es que reduce la inflamación y puede mejorar la salud del corazón. La inflamación es la raíz de muchas enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades del corazón, mientras que estudios también informan que la canela puede reducir la presión arterial, así como los niveles de triglicéridos y colesterol LDL (malo) en algunas personas.Y no sólo eso, la canela además puede aumentar los niveles de colesterol HDL (bueno), lo que ayuda a mejorar la salud del corazón al eliminar el exceso de colesterol de los vasos sanguíneos.A pesar de estas propiedades benéficas, hay que siempre tener en cuenta la contraindicación principal de la canela: el consumo excesivo de cumarinas, contenidas en la canela, puede reducir la función hepática y aumentar el riesgo de sangrado, así que debes consumir la canela con moderación.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD