Guía básica para elegir un vino de mesa
Bebidas

Guía básica para elegir un vino de mesa

Por Kiwilimón - September 2017
  El maridaje entre un delicioso platillo y un bien vino es uno de los mayores placeres de un sibarita, pero para disfrutar esta exquisita experiencia no necesitas una gran inversión, sino una elección inteligente. En Kiwilimón nos dimos a la tarea de resumir en una sencilla guía los pasos que debes seguir para elegir un vino de mesa. ¿Lista para lucirte en la próxima reunión con tus amigos? Sigue estos consejos para escoger el mejor vino para que tu comida sea un éxito:

1. Conoce el tipo de reunión al que irás

Obviamente no es lo mismo una fiesta de aniversario que la reunión semanal en casa de una de tus amigas. Es importante que consideres esto ya que si no lo tomas en cuenta podrías hacer una elección un poco fuera de lugar. (¿Te imaginas llegar con jeans a una boda o con vestido largo a un picnic? Esto sería su equivalente). Mientras que un joven Cabernet puede sacarte de casi cualquier apuro, un Chianti del 98 puede reservarse para una ocasión más especial.

2. Identifica los alimentos del menú

No se necesita ser un sommelier experimentado para poder disfrutar los sabores de un vino. Solamente debes saber elegir el indicado para cada tipo de alimento. Aunque las combinaciones que se hagan dependen mucho del gusto de cada uno, te compartimos los maridajes más comunes:
  • Carnes frías: para abrir el apetito con una tabla de charcutería, queda muy bien un tinto ligero para no tapar los sabores de la carne.
  • Quesos: lo mejor para los quesos azules son los tintos afrutados, mientras que para los quesos curados los tintos maduros son los mejores.
  • Mariscos: los vinos blancos, como el Riesling o el Albariño, combinan muy bien con los sabores de los mariscos.
  • Pescados blancos: a diferencia de los mariscos, los pescados blancos saben mejor con vinos blancos ácidos.
  • Pescados grasos: para un platillo con salmón o atún, la mejor elección es un tinto ligero o medio, como un Rioja.
  • Carnes de ave: como regla general, se considera que los vinos blancos (a excepción de las variedades más ácidas) van bien con las aves.
  • Carnes rojas: los sabores más fuertes de la carne combinan perfectamente con la potencia de un Cabernet Sauvignon, Syrah o Malbec.
  • Postres: las tonalidades dulces del postre deben combinar pero no esconderse con el aroma del vino. Elige un Oporto joven o un Moscatel para cerrar la comida.

3. Cuida la temperatura del vino

No solo hay que considerar los alimentos, sino también la temperatura del vino. Aunque un par de grados pueden parecer irrelevantes, un vino demasiado frío o demasiado caliente puede afectar el sabor y los aromas. Lo ideal es que un vino tinto de reserva se sirva a 17°, un vino tinto crianza a 15°, un vino rosado a 12°, un vino blanco joven seco a 10°, un vino blanco dulce a 8° y un vino espumoso a 7°.

4. Si nada te convence, elige un rosado

Cuando tengas duda sobre el menú o el tipo de reunión, lo más sencillo es que elijas un vino rosado. Esta variedad tiene la característica de ser lo suficientemente refrescante y ácida para combinar con una gran cantidad de platillos. ¿Quieres darle más caché a tu comida? Escoge un vino rosado espumoso. Ahora que ya conoces los pasos más básicos para elegir un vino de mesa, ¿qué esperas para planear tu propio maridaje? Prepara estas recetas y cuéntanos con qué tipo de vino te gustaría acompañarlas:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una de las épocas más emocionantes, sin duda, es el regreso a clases. Comienza una etapa diferente, aceptar retos nuevos, el reencuentro con los amigos y una de las cosas que más nos llena de ilusión es comprar los útiles y todo lo que necesitan nuestros pequeños para la vida escolar.Ahí formarán las bases para el resto de su vida y nosotros debemos darles las herramientas necesarias, así que te dejamos una lista de los esenciales para este regreso a clase.MochilaLa mochila es muy importante y hay que tomar en cuenta muchos aspectos para escoger la ideal: que no sea muy grande pero tampoco chica, que sea de un material resistente pero que no la haga pesada. La buena noticia es que hoy en día hay un sinfín de opciones y diseños para todos los gustos.LoncheraLa lonchera también es imprescindible en la vida escolar, ya que en las instituciones educativas hay tienditas y cafeterías en las que lo que ahí venden no es lo más sano para los estudiantes y que incluso les puede causar problemas de salud como sobrepeso y obesidad. Una buena lonchera con un almuerzo balanceado es lo ideal para mantener a tus hijos bien alimentados.Botella de aguaMantenerse hidratado es de suma importancia para los seres humanos y más si están en etapa de desarrollo. De acuerdo con el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS), la deshidratación provoca una caída de la capacidad de concentración en 15% y una disminución de la memoria a corto plazo de 10%, es por esto que se recomienda beber agua frecuentemente sobre todo en estudiantes. Busca una botella linda, que inspire a tomar agua pero que no sea muy estorbosa.SnacksUn snack entre clases puede fortalecer la concentración. Según el British Journal Nutrition, tener un snack saludable ayuda a un buen rendimiento del cerebro y mejora el pensamiento crítico. Verduras como pepino, jícama y zanahoria puede funcionar, además de las obleas o las tortitas de arroz inflado.AgendaDurante el ciclo escolar es de vital importancia tener una buena organización, conocer horarios, fechas de entrega de trabajos y tareas, tener en cuenta fechas de exámenes y demás; por eso una agenda ayuda a que a los estudiantes no se les pase nada por alto.Zapatos y tenisToma en cuenta si hay uniforme o en la escuela de tu hijo hay especificaciones en cuanto al tema de calzado y vestimenta. Sea cual sea el caso, te recomendamos que sean de un material resistente y cómodo para que los estudiantes puedan ir de un lado a otro y realizar todas sus actividades. USB y pila recargableEn cuestión de gadgets, lo más recomendable es tener una USB para guardar archivos, tareas, trabajos, y demás, y por supuesto, una pila extra para que no se queden sin comunicación, pues muchas veces entre las clases y las actividades extra, la batería puede terminarse.Apps para hacer tu vida más fácilY en cuestión de tecnología, en estos días contamos con muchas herramientas para hacer nuestra vida más fácil, tanto como para despertar en la mañana y evitar esos 5 minutos extra, como para tener calendarios, bloc de notas, temporizador para estudiar sin distracciones, o hasta estudiar algún idioma. Aquí te dejamos algunas de nuestras favoritas: Alarmy, Duolingo, Evernote, Siple Mind, Timetable. La escuela es una de las partes de la vida de nuestros hijos en donde no sólo aprenden, se relacionan, sino se desarrollan y crecen, y tener las herramientas adecuadas se los hará más fácil.
Entrar a la alberca después de comer siempre conlleva varias dudas, pues desde que éramos pequeños, hemos escuchado que debemos esperar después de comer para poder nadar. Durante muchísimos años, madres preocupadas por el bienestar de sus pequeños han tenido que lidiar con la impaciencia y la ansiedad de sus hijos para divertirse en el agua. Pero, ¿en realidad es necesario esperar? ¿Qué tan cierto es eso de que te puede dar un calambre después de comer? ¿Es solo un mito o debemos seguir siempre esta recomendación?Te invitamos a seguir leyendo para descubrir si efectivamente hay que dejar pasar tiempo después de comer para poder nadar o si simplemente se trata de una leyenda urbana.La explicación La razón que dan la mayoría de los padres a sus hijos para tener que esperar antes de regresar a la alberca es la digestión. Básicamente, la creencia general es que después de comer, la sangre de todo el cuerpo (incluyendo la de las extremidades) se concentra en el aparato digestivo, lo que hace que los brazos y piernas sean un poco menos ágiles. De igual manera, los calambres y las punzadas son mencionados como motivos para evitar entrar al agua justo después de comer. La explicación es que si una persona comienza a nadar cuando su estómago aún está haciendo digestión, esto le puede provocar un calambre o una punzada severa en las costillas, lo que podría imposibilitarla de nadar, y entonces correr el riesgo de ahogarse. La realidadSi bien es cierto que durante el proceso de digestión la sangre se dirige al estómago para procesar los alimentos, esto no significa que el resto del cuerpo se quede sin sangre o que sea incapaz de funcionar adecuadamente. Pensar que una persona puede sufrir un accidente por entrar a nadar después de comer es, en este caso, simplemente absurdo. Tus piernas y brazos van a funcionar como siempre, aunque tu estómago esté trabajando.En cuanto a los calambres y punzadas hay varias explicaciones. Los calambres son movimientos espasmódicos involuntarios que surgen durante el ejercicio. La mayoría de los casos se deben a la falta de hidratación y electrólitos, o simplemente a la fatiga. En cuanto a las punzadas, que son dolores muy intensos debajo de las costillas, aún no se sabe con exactitud qué puede provocarlas. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los nadadores son más propensos a sufrir estas molestias que los corredores. Pero ojo, esto solo se ha registrado entre atletas profesionales de alto impacto. La conclusiónNo existe información científica ni estudios que relacionen directamente el consumo de alimentos con el riesgo de sufrir un accidente mientras se nada. Los niños en realidad no tienen que esperar 30 minutos o una hora después de comer para regresar al agua. Solamente hay que tomar en cuenta algunas consideraciones:El ingerir alimentos grasosos puede provocar una sensación de pesadez. Si vas a ir a la alberca con tus hijos, mejor lleva comida ligera, como ensalada o frutas.Es poco recomendable hacer alguna actividad física después de comer demasiado, ya que se pueden experimentar nauseas. Esto aplica tanto para nadar como para correr.Ni la Cruz Roja ni otras asociaciones de salvavidas o pediatras han registrado la pérdida de vidas en niños por nadar después de comer. Así que relájate y disfruta de la alberca con tus pequeños.Estos platillos son ideales para llevarlos a la piscina:Croquetas de papa con jamónRollitos de ensalada de polloMini hamburguesas rellenas de queso Banderillas espirales de salchicha
Septiembre es un mes muy importante para todos los mexicanos, pues se celebran las fiestas patrias, fecha relevante que es un buen pretexto para reunirnos con nuestros familiares o amigos y comer rico.Una gran opción para pasarla bien es hacer una noche mexicana, así tienes la oportunidad de celebrar en una casa, lo cual resulta más económico que salir a un restaurante o bar, además de que no tendrás límites de tiempo ni espacio.Y para que todo salga de maravilla, te damos los mejores tips para disfrutar de una gran noche mexicana.Haz una lista con todo lo que necesitas, desde decoraciones, comida, bebida, invitados, qué traerá cada quién.Planea una decoración muy colorida y mexicana, procura que los motivos sean verde blanco y rojo, puedes utilizar varias banderas, collares para las mujeres, sombreros para los caballeros, papel picado, manteles multicolores, o materiales reciclados y hacer tus propios adornos.¡Lo principal es la comida! El eje más importante de la noche mexicana son los platillos, lo más típico es pozole, pero también los pambazos, sopes, mole, chiles en nogada, quesadillas o tostadas. Podrías organizarte con tus invitados para que cada uno lleve un platillo, así todos pueden comer sus favoritos. Arma una barra de postres con dulces mexicanos, eso le dará un toque increíble a tu noche mexicana. En esta barra puedes incluir merengues, palanquetas, mazapanes, cocadas, alegrías, obleas, dulces de leche, arroz con leche, flan napolitano, gelatina tricolor, ates con queso... Ofrece aguas frescas a tus invitados. Lo típico son aguas de limón, jamaica, horchata, incluso puedes jugar con eso y contribuir a tu decoración tricolor. Organiza juegos típicos como lotería, serpientes y escaleras, canicas o pirinola; para hacerlo más interesante puedes hacer castigos con shots de tequila o tener premios como muñequitas típicas de tela, bolsas de dulces, o alguna artesanía mexicana. La música también es muy importante, arma una lista con canciones muy mexicanas, en la que no falte el mariachi, el norteño, la banda y también incluye música para bailar.Las bebidas alcohólicas también son una parte fundamental en una noche mexicana, lo típico es el tequila, el mezcal, el pulque; además con el tequila puedes preparar ricos cócteles como el charro negro, tequila sunrise, margaritas y palomas. Ahora que ya tienes todos los elementos para hacer una gran noche mexicana, recuerda divertirte con responsabilidad y procura no abusar de la comida, de los postres ni del alcohol. ¡Viva México!
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos. Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.Todo empieza desde las comprasEl primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador. A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón Nada de distraccionesRecuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.Aprovecha los ingredientesMuchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada. Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.Cuida las porcionesPara evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.Administra inteligentemente las sobrasCon frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera... Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD