Guía básica para elegir un vino de mesa
Bebidas

Guía básica para elegir un vino de mesa

Por Kiwilimón - September 2017
  El maridaje entre un delicioso platillo y un bien vino es uno de los mayores placeres de un sibarita, pero para disfrutar esta exquisita experiencia no necesitas una gran inversión, sino una elección inteligente. En Kiwilimón nos dimos a la tarea de resumir en una sencilla guía los pasos que debes seguir para elegir un vino de mesa. ¿Lista para lucirte en la próxima reunión con tus amigos? Sigue estos consejos para escoger el mejor vino para que tu comida sea un éxito:

1. Conoce el tipo de reunión al que irás

Obviamente no es lo mismo una fiesta de aniversario que la reunión semanal en casa de una de tus amigas. Es importante que consideres esto ya que si no lo tomas en cuenta podrías hacer una elección un poco fuera de lugar. (¿Te imaginas llegar con jeans a una boda o con vestido largo a un picnic? Esto sería su equivalente). Mientras que un joven Cabernet puede sacarte de casi cualquier apuro, un Chianti del 98 puede reservarse para una ocasión más especial.

2. Identifica los alimentos del menú

No se necesita ser un sommelier experimentado para poder disfrutar los sabores de un vino. Solamente debes saber elegir el indicado para cada tipo de alimento. Aunque las combinaciones que se hagan dependen mucho del gusto de cada uno, te compartimos los maridajes más comunes:
  • Carnes frías: para abrir el apetito con una tabla de charcutería, queda muy bien un tinto ligero para no tapar los sabores de la carne.
  • Quesos: lo mejor para los quesos azules son los tintos afrutados, mientras que para los quesos curados los tintos maduros son los mejores.
  • Mariscos: los vinos blancos, como el Riesling o el Albariño, combinan muy bien con los sabores de los mariscos.
  • Pescados blancos: a diferencia de los mariscos, los pescados blancos saben mejor con vinos blancos ácidos.
  • Pescados grasos: para un platillo con salmón o atún, la mejor elección es un tinto ligero o medio, como un Rioja.
  • Carnes de ave: como regla general, se considera que los vinos blancos (a excepción de las variedades más ácidas) van bien con las aves.
  • Carnes rojas: los sabores más fuertes de la carne combinan perfectamente con la potencia de un Cabernet Sauvignon, Syrah o Malbec.
  • Postres: las tonalidades dulces del postre deben combinar pero no esconderse con el aroma del vino. Elige un Oporto joven o un Moscatel para cerrar la comida.

3. Cuida la temperatura del vino

No solo hay que considerar los alimentos, sino también la temperatura del vino. Aunque un par de grados pueden parecer irrelevantes, un vino demasiado frío o demasiado caliente puede afectar el sabor y los aromas. Lo ideal es que un vino tinto de reserva se sirva a 17°, un vino tinto crianza a 15°, un vino rosado a 12°, un vino blanco joven seco a 10°, un vino blanco dulce a 8° y un vino espumoso a 7°.

4. Si nada te convence, elige un rosado

Cuando tengas duda sobre el menú o el tipo de reunión, lo más sencillo es que elijas un vino rosado. Esta variedad tiene la característica de ser lo suficientemente refrescante y ácida para combinar con una gran cantidad de platillos. ¿Quieres darle más caché a tu comida? Escoge un vino rosado espumoso. Ahora que ya conoces los pasos más básicos para elegir un vino de mesa, ¿qué esperas para planear tu propio maridaje? Prepara estas recetas y cuéntanos con qué tipo de vino te gustaría acompañarlas:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tu mamá y tu abuela no estaban equivocadas cuando querían aliviar todos tus males con un caldito. Detrás de esta tradición hay un sinfín de razones que beneficiarán tanto tu salud, como tu bolsillo. Descubre por qué es bueno el caldo de hueso.NutritivoSi no conoces todas las propiedades del caldo de hueso, este puede parecerte más algo como agua hervida con sobras de comida que como un platillo nutritivo. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. A pesar de la simpleza de esta preparación, el caldo hecho a base de huesos contiene muchos minerales y nutrientes. Lo mejor de todo es que el cuerpo digiere mejor estos componentes gracias a su proceso de elaboración.Económico El caldo de hueso es una alternativa muy económica para la hora de la comida. Debido a que se elabora a partir de agua y huesos de carne de res, pollo o cerdo, el costo de preparación es mínimo. La otra gran ventaja de esta receta es que te permite aprovechar todos los ingredientes de tus platillos, incluyendo aquellas partes que casi siempre terminas tirando a la basura. ¡Adiós al desperdicio con el caldo de hueso!SencilloEl aporte nutricional de un platillo no está definido por el nivel de complejidad en su preparación o por el precio de sus ingredientes. Aunque este caldo está repleto de nutrientes, vitaminas y minerales, el proceso de elaboración no requiere grandes habilidades o instrumentos de cocina muy sofisticados. Solo es necesario añadir algunas verduras y condimentar con tus especias preferidas.VersátilOtra de las grandes bondades del caldo de hueso es la gran variedad de usos que podemos darle. Si te gusta la comida más minimalista, puedes optar por comer el caldo así tal cual, o también puedes aprovecharlo como base para preparar sopas, salsas, cremas  o guisados más elaborados. Cocinar con este caldo hará que hasta una sopa de fideos sepa súper especial.¿Cuándo es bueno comer caldo de hueso?Aunque el caldo de hueso es un platillo muy nutritivo, ideal para toda la familia, existen ciertas situaciones en las que su consumo es especialmente beneficioso:Problemas de digestión: a pesar de ser un alimento con muchos nutrientes, es ligero y suave, por lo que es perfecto para esos días en los que tu estómago no tolera cualquier cosa.Enfermedades en los cartílagos: el caldo de hueso es una fuente rica en colágeno y gelatina. Estos dos componentes ayudan a restaurar las coyunturas, así como el cabello, las uñas y, por supuesto, la piel.Desnutrición: en los casos en que por alguna razón el organismo tiene deficiencias de nutrientes, el caldo de hueso puede hacer maravillas. Este platillo contiene más de 19 aminoácidos fáciles de absorber, así como nutrientes que cuidan el sistema digestivo e inmunológico.
Todos tenemos en nuestra cocina un tupper que quedó teñido de rojo por el chile rojo de un asado que guardamos ahí. Y aunque no se ve bonito, lo de menos es el aspecto de un refractario. El problema es cuando los utensilios de la cocina guardan olores de la comida. Si ya tienes varios platos o contenedores que huelen feo, aquí te decimos cómo quitar malos olores de vasos, platos, tuppers y todo aquel utensilio de cocina.RemojoCuando cocinas con cebolla, ajo o algún otro ingrediente de olor fuerte, lo mejor que puedes hacer es dejar el plato en cuestión de remojo. Llena un balde con agua y detergente para trastes y sumerge el utensilio que huela mal. Si no está muy impregnado, un par de minutos será suficiente para quitar el olor.Limón y salCuando los olores son un poco más difíciles, puedes usar la combinación de limón y sal. Frota el refractario con la mitad de un limón y sal. El jugo de limón neutraliza los olores, mientras que la sal ayuda a extraer cualquier resto de comida que pueda estar provocando el mal olor. Solo ten cuidado con los materiales en los que aplicas esta técnica, ya que pueden rallarse los utensilios.Vinagre y bicarbonatoOtra opción que también funciona muy bien para quitar los malos olores es mezclar vinagre con bicarbonato de sodio. En un recipiente grande pon suficiente agua (de preferencia tibia o caliente) y agrega el vinagre con el bicarbonato. Sumerge los utensilios y déjalos reposar por lo menos media hora. Después lávalos como acostumbras hacerlo.CloroEsta alternativa es efectiva, pero requiere mucho cuidado. Te sugerimos usar cloro con tu jabón cuando los trastes estuvieron en contacto con alimentos crudos, como puede ser carne de pollo, mariscos o cerdo. Ten cuidado de usar solo unas gotitas porque puede ser peligroso. Enjuaga muy bien los utensilios.Pon en práctica estos tips y cuéntanos cuáles te funcionan mejor.Estas recetas te pueden interesar:Tortitas de salmón a la mexicana con salsa de aguacateSalteado de carne con brócoliHuevos a la cazuela con poblanoTilapia a la veracruzana
Queridos Godínez: los entendemos. Sabemos que trabajar en una oficina puede ser difícil, sobre todo cuando llega la hora de la comida y tú todavía no acabas ni con tu primer pendiente del día. Para evitar que el hambre te gane y termines cediendo a los antojos de los tlacoyos de la esquina, te tenemos unas deliciosas recomendaciones de colaciones para llevar al trabajo.Galletas  veganas de chía con dip de aguacate. En lugar de llenarte el estómago con chicharrones enchilados, mejor prueba estas exquisitas galletas de chía. Además de quitarte el hambre, te harán sentir con más ánimos gracias a los nutrientes de sus ingredientes. Incluso, son consideradas como las perlas de las vitaminas, minerales y ácidos grasos que ayudan a combatir la grasas y regular el peso corporal y ¡son muy simples de usar!. Otros datos importantes a mencionar son: tienen antioxidantes, Omega 3 en cantidades superiores a otras semillas; son una gran fuente de fibra y tienen 5 veces más calcio que la leche. Un plus es que tampoco contienen Gluten.Tabule de lentejas. Esta es una colación ideal para los días más pesados en la oficina. El hierro y la proteína presentes en este tabule te ayudarán a mantenerte con más energía por más tiempo. Si puedes, usa hierbabuena fresca para darle un sabor más intenso.Rollos vietnamitas veganos. El lunch más práctico, saludable y fácil de preparar no siempre viene en forma de sándwich. Prueba estos rollos y descubre lo deliciosa que puede ser la comida para llevar. Prepáralos el fin de semana para que tengas lunch para todos los días.Bowl détox de frutas. Esta receta es tan sencilla como picar, congelar y licuar. En la presentación original se sugiere servirse en un bowl, pero también puedes optar por agregar un poco de agua a la mezcla para que quede más líquida y lo puedas tomar como un smoothie.Burritos de pollo y pico de gallo. Para esos días en los que necesitas algo más contundente te sugerimos preparar estos deliciosos burritos. Lo ideal es que los comas recién preparados, pero como seguramente no tendrás mucho tiempo en la oficina, puedes calentarlos en el micro.Pepinos rellenos de ensalada de pollo. No necesitas más que 20 minutos para hacer esta receta. Si tienes planeado llevar este platillo al trabajo, te sugerimos colocar la ensalada y los pepinos en contenedores separados. Así será más sencillo transportar la comida. Los pepinos no sólo son una opción fantástica de colación por lo ligeros que son, sino porque son diuréticos, mejoran la digestión, regulan la presión arterial y además eliminan toxinas. Gorditas de amaranto. Si tú eres más de antojos dulces, entonces estas gorditas te fascinarán. Ideales para acompañar tu cafecito de media mañana, las gorditas de amaranto pueden prepararse con harina de trigo o de amaranto, para que sean aún más saludables. Entre otros beneficios del amaranto, podemos resaltar que es diurético, lo cual se facilita gracias a sus niveles de calcio, fibra y potasio.Yoghurt de fresa con tapioca y pistaches. Consiéntete con un antojo dulce mientras te alimentas saludablemente con este yoghurt con tapioca y pistaches. Para darle más sabor puedes agregar los frutos secos que más te gusten: arándanos, nueces, almendras, cacahuates, etc. Y es que los pistaches o pistachos, están en el ranking de los dos frutos secos que más fibra contienen. Además, resaltan porque tienen vitaminas, minerakes y cantidades considerables de tiamina (vitamina B1) y vitamina B6; y una fuente de riboflavina, vitamina E, vitamina K y ácido fólico.¿Cuál de estas colaciones llevarás a tu trabajo la próxima semana? ¡Sé la envidia de los Godinez de tu oficina!
Tu mamá y tu abuela no estaban equivocadas cuando querían aliviar todos tus males con un caldito. Detrás de esta tradición hay un sinfín de razones que beneficiarán tanto tu salud, como tu bolsillo. Descubre por qué es bueno el caldo de hueso.NutritivoSi no conoces todas las propiedades del caldo de hueso, este puede parecerte más algo como agua hervida con sobras de comida que como un platillo nutritivo. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. A pesar de la simpleza de esta preparación, el caldo hecho a base de huesos contiene muchos minerales y nutrientes. Lo mejor de todo es que el cuerpo digiere mejor estos componentes gracias a su proceso de elaboración.Económico El caldo de hueso es una alternativa muy económica para la hora de la comida. Debido a que se elabora a partir de agua y huesos de carne de res, pollo o cerdo, el costo de preparación es mínimo. La otra gran ventaja de esta receta es que te permite aprovechar todos los ingredientes de tus platillos, incluyendo aquellas partes que casi siempre terminas tirando a la basura. ¡Adiós al desperdicio con el caldo de hueso!SencilloEl aporte nutricional de un platillo no está definido por el nivel de complejidad en su preparación o por el precio de sus ingredientes. Aunque este caldo está repleto de nutrientes, vitaminas y minerales, el proceso de elaboración no requiere grandes habilidades o instrumentos de cocina muy sofisticados. Solo es necesario añadir algunas verduras y condimentar con tus especias preferidas.VersátilOtra de las grandes bondades del caldo de hueso es la gran variedad de usos que podemos darle. Si te gusta la comida más minimalista, puedes optar por comer el caldo así tal cual, o también puedes aprovecharlo como base para preparar sopas, salsas, cremas  o guisados más elaborados. Cocinar con este caldo hará que hasta una sopa de fideos sepa súper especial.¿Cuándo es bueno comer caldo de hueso?Aunque el caldo de hueso es un platillo muy nutritivo, ideal para toda la familia, existen ciertas situaciones en las que su consumo es especialmente beneficioso:Problemas de digestión: a pesar de ser un alimento con muchos nutrientes, es ligero y suave, por lo que es perfecto para esos días en los que tu estómago no tolera cualquier cosa.Enfermedades en los cartílagos: el caldo de hueso es una fuente rica en colágeno y gelatina. Estos dos componentes ayudan a restaurar las coyunturas, así como el cabello, las uñas y, por supuesto, la piel.Desnutrición: en los casos en que por alguna razón el organismo tiene deficiencias de nutrientes, el caldo de hueso puede hacer maravillas. Este platillo contiene más de 19 aminoácidos fáciles de absorber, así como nutrientes que cuidan el sistema digestivo e inmunológico.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD