Mezcal
Bebidas

Mezcal

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
Al igual que en otras culturas, nuestros antepasados prehispánicos poseían los conocimientos para la elaboración de bebidas con carácter espirituoso que alteraban la conciencia; una de las más importantes era el pulque (bebida fermentada extraída del maguey), el cual sólo podía ser consumido por los sacerdotes en ocasiones especiales.   Tiempo después, una nueva bebida fue concebida en tierras mexicanas como producto del intercambio de conocimientos sobre destilación entre los anáhuac y los españoles, pues estos últimos habían aprendido dicho proceso gracias a los árabes; así nació el mezcal. La palabra mezcal viene de los vocablos náhuatl metl o meztl (maguey) e ixcalli (cocer), literalmente el significado es “maguey cocido”. Existen más de 100 variedades de maguey o agave, la que se utiliza para la elaboración de este producto es tobalá o espadín. Mezcal es una denominación de origen comprendida por los estados de Durango, Guerrero, Guanajuato, San Luis Potosí, Tamaulipas, Zacatecas y Oaxaca; particularmente este último estado es denominado “La región del mezcal”. El mezcal, a diferencia del tequila, tiene una elaboración 100% artesanal que comienza con la selección de las piñas (con 9 o 10 años de edad) obtenidas del agave. Las piñas son cocidas en hornos cónicos construidos bajo tierra, los cuales han sido calentados previamente con leña de encino y piedras de río para conservar el calor; una vez cocidas se trituran en molinos o tahonas, la pulpa obtenida es fermentada con bagazo y jugo de forma natural, agregando un porcentaje de agua (de 5 a 10%), ya fermentada se destila dos veces hasta obtener un líquido puro de color cristalino que será colocado, posteriormente, en barricas de roble blanco para reposar.  

Aspectos Característicos Generales

  • Graduación alcohólica: entre 38 y 50% Alc. Vol.
  • Joven: limpio y brillante, notas florales y cítricas; en boca, almendrado, cítrico con un ligero dulce de frutas maduras.
  • Reposado: ámbar claro, notas de especias, chocolate, caramelo y suave aroma de cítricos y madera; en boca, suave.
  • Añejo: ámbar brillante, aromas complejos con ligeras notas de humo, chocolate, caramelo y madera; agradable y persistente al paladar.
 

Recetas con Mezcal

Receta de Margarita con Mezcal

Ingredientes: - 1/2 taza de mezcal reposado - 3/4 de taza de licor de naranja - 1/2 taza de jugo de limón - 1 limón verde cortado en rajas delgadas - 2 cucharadas de azúcar - sal para escarchar - hielos Para ver como preparar esta bebida da click aquí.  

 Recetade Clamato con Mezcal

Ingredientes: - 1 shot de mezcal - Clamatos preparado - hielos al gusto - 1 ramita de apio para decorar Da click aquí para ver como preparar esta receta.   Si quieres conocer más acerca del mundo del mezcal no te pierdas del 1 al 30 de septiembre el 2 Festival de Mezcal en La Europea, promociones, degustaciones y eventos en todas muestras sucursales.  

"Comparte tus recetas de mezcal con nosotros".

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Lavar las verduras puede parecer una tarea sencilla y sin muchas complicaciones, pero limpiar adecuadamente algunas de las más complicadas es algo que nos lleva a buscar cómo lavar el brócoli para no enfermarnos.Hay muchas formas en las que las verduras pueden contaminarse, pues conforme crecen, entran en contacto con animales, suelo, agua y trabajadores agrícolas, todos los cuales pueden introducir sustancias nocivas. Además, una vez que se cosechan las verduras, pasan por varios pares de manos (a medida que se empacan, envían, compran, preparan y almacenan), lo cual también tiene el potencial de contaminar los alimentos con bacterias y gérmenes dañinos.A pesar de que muchas verduras se pueden lavar con agua fría y no es necesario usar jabones ni detergentes, hay algunas que requieren especial atención a la hora de limpiarlas, como el brócoli, por ejemplo.Cómo lavar el brócoliComo primer paso para antes de lavar brócoli (o cualquier otra verdura), lava primero tus manos con agua y jabón, antes y después de preparar verduras frescas, en general, así evitarás contaminarlas tú mismo.Otra recomendación útil es que no laves el brócoli hasta justo antes de prepararlo. Cuando estés listo para usarlos, entonces recorta la parte dura del tallo aproximadamente a dos centímetros de la parte inferior y enjuágalo con agua corriente fría. El brócoli, como la coliflor, tiene muchos lugares donde los gérmenes pueden esconderse, así que para asegurarte de eliminarlos por completo, remójalo después de enjuagarlo en un recipiente con agua fría durante dos minutos y posteriormente, enjuaga bajo el chorro de agua fría nuevamente.También puedes remojar el brócoli en una mezcla de 4 partes de agua por 1 de vinagre blanco por 20 minutos, para después enjuagarlo bajo el chorro de agua, de esta manera, puedes reducir los residuos de pesticidas en las verduras.Aunque parece complicado, lavar el brócoli correctamente tampoco tiene mucha ciencia, pero es importante que lo hagas, para evitar bacterias y gérmenes en tus comidas.
Esta temporada invita a calmar la sed con sabores, texturas y aromas insospechados. Sin duda una gran regla para seguir la frecuencia de las notas primaverales es aprovechar los frutos que esta temporada nos regala tales como frutas, flores, hierbas y bebidas refrescantes como cerveza y espumosos. Aquí te presentamos 3 recetas de cocteles ideales para acompañar esta primavera: Lager pop Mixólogo Luis C. IriarteIngredientes: 30 ml de licor de mandarina 150 ml de refresco de toronja 2 toronjas supremas1 top de cerveza lager Procedimiento: En un vaso cervecero, integra todos los ingredientes y finaliza con la cerveza. Decora con una garnitura de toronja. Tokyo té Mixólogo Luis C. IriarteIngredientes: 15 ml de midori15 ml de vodka 15 ml de ron15 mil de ginebra 15 mil de tequila 15 ml de triple sec30 ml de jugo de limón verde 30 ml de jarabe simple Hielo al gusto Procedimiento: En un shaker vierte todos los ingredientes, agita con hielo y sirve. Ganso rojo Mixólogo Israel DíazIngredientes: 2 frambuesas 2 moras azules 20 ml de jarabe de romero 15 ml de jugo limón amarillo 1 varita de canela 1 varita de romero 45 ml de vodka15 ml de licor de naranja Hielo al gusto1 vara de romero Procedimiento: Con ayuda de un mortero, macera la fruta con el jarabe de romero y el jugo de limón. Sobre un plato, enciende las varitas de canela y de romero. Tapa con una copa alta para ahumarla. Mientras se queman, en un shaker con hielo vierte el vodka, el licor de naranja y la fruta macerada. Realiza un doble colado y sirve en la copa con hielos y una ramita de romero fresca.
La pasta es uno de los platillos favoritos de muchos porque es sencilla y tiene muchas combinaciones. Su preparación puede tomarte sólo 30 minutos, aunque si se trata de una pasta clásica, como de la que hoy te vamos a contar, tal vez necesites buscar cómo se hace el espagueti a la boloñesa.El espagueti a la boloñesa es en realidad un derivado del ragù, una salsa italiana a base de carne, y la característica del ragù a la boloñesa es que lleva tomate y se prepara con pastas gruesas, como tallarines, tortellini o ñoquis, y nunca con espaguetis, pues las pastas gruesas sostienen mejor la carne.El ragù alla bolognese, o salsa boloñesa, es solo una de las muchas formas en que se puede preparar una salsa de carne, llamada ragù, en Italia, es decir, este es un término general que se utiliza para indicar cualquier salsa de carne cocinada a fuego lento durante muchas horas. Cada ragù se compone de numerosos ingredientes, que varían según cada región, de ahí que “alla Bolognese” signifique que pertenece al estilo de la ciudad de Bolonia.Historia, ingredientes y receta italianaSegún Livio Cerini, uno de los más grandes escritores de libros de cocina italianos del siglo XX, la base de este apetitoso estilo de preparar salsas con carne se la debemos a los romanos, sin embargo, el término ragù viene de la palabra francesa ragôuter, un verbo que puede traducirse en como “agregar sabor a algo”. El ragú deriva del periodo de la invasión romana, pues los galos reelaboraron la receta romana, transformándola en el ragú, muy similar a las salsas que conocemos hoy.Inicialmente, las salsas ragú eran una especie de guiso que se comía como plato principal, pero luego comenzaron a comerse untadas sobre pan tostado, y todos estos primeros platos de ragú se hicieron sin tomates, ya que los tomates no llegaron a Europa hasta el siglo XVI, por supuesto, desde el Nuevo Mundo y gracias a Hernán Cortés y los conquistadores.Se cree que el nacimiento de la receta original de Ragù alla Bolognese se remonta a finales del siglo XVIII, cuando Alberto Alvisi, el chef del Cardial de Imola, cocinó la primera auténtica salsa de carne a base de tomate, que se sirvió con un plato de pasta de macarrones.A principios del siglo XIX, las recetas de ragú a base de tomate comienzan a aparecer en algunos libros de cocina de la región de Emilia-Romagna. En esta época era un plato que, por lo general, estaba reservado para fiestas u ocasiones especiales.Fue hasta 1982 que la receta oficial fue registrada por Academia Italiana de Cocina en la Cámara de Comercio de Bolonia. En ella se encuentran el tocino y la leche entre los ingredientes habituales. Pero ya sea que ahora le pongas leche a tu boloñesa o no, sin tomates, nos referiríamos a estas salsas simplemente como ragú. Así que los tomates son uno de los ingredientes característicos del espagueti a la boloñesa.En la actualidad, existen muchas formas de hacer espagueti a la boloñesa, por ejemplo, vegano o en presentación de lasaña, ¿cuál es tu favorito?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD