¿Para qué sirve el té de piña con alcachofa?
Bebidas

¿Para qué sirve el té de piña con alcachofa?

Por Kiwilimón - Abril 2021
Ricos en antioxidantes y en sabor, la piña y la alcachofa son dos ingredientes que se han popularizado por su consumo mezclados en un té, y que tienen beneficios para la salud como ayudar a la digestión, entre otros.

No existen evidencias científicas de que el té de alcachofa y piña sirva para bajar de peso, pero sí puede ser una bebida para acompañar tus comidas, que se puede tomar caliente o fría, para refrescarte.

La piña es una fruta llena de nutrientes, antioxidantes y otros compuestos útiles, como enzimas que pueden combatir la inflamación y las enfermedades, entre sus beneficios se incluye ayudar a la digestión, aumentar la inmunidad y acelerar la recuperación de una cirugía, por ejemplo.

Por su parte, la alcachofa tiene beneficios como niveles más bajos de azúcar en sangre y una mejor digestión, salud del corazón y salud del hígado.

Té de piña y alcachofa para la digestión
Tanto las alcachofas como la piña son una gran fuente de fibra, por lo que el té puede ayudar a mantener el sistema digestivo saludable al promover bacterias intestinales amigables, reducir el riesgo de ciertos cánceres intestinales y aliviar el estreñimiento y la diarrea.

Las alcachofas contienen inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico, mientras que el extracto de alcachofa también puede aliviar los síntomas de indigestión, como hinchazón, náuseas y acidez estomacal, y la cinarina, un compuesto natural de las alcachofas, puede causar efectos positivos al estimular la producción de bilis, acelerar el movimiento intestinal y mejorar la digestión de ciertas grasas.

Las piñas contienen un grupo de enzimas digestivas conocidas como bromelina, útiles para las personas con insuficiencia pancreática, una afección en la que el páncreas no puede producir suficientes enzimas digestivas. 

La mayor parte de la bromelina se encuentra en la piel de la piña, por lo que hacer el té con esta y hojas de alcachofa será la forma más provechosa de prepararlo y beneficiarte de estas propiedades digestivas del té de piña con alcachofa.

Califica este artículo
Calificaciones (2)
Reyna Gonzalez Moreno
17/05/2021 20:52:32
Como nos pueden recomendar hacer el té de piña con alcachofa?
Alicia Limon
05/05/2021 05:31:07
Mmmm delicioso té y con esta calor ahy que aprovechas sus beneficios del té gracias kiwilimon por compartir
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La forma que tiene el cuerpo de comunicarse físicamente con nosotros es a través del dolor, de la incomodidad, de la sed, del hambre. El apetito es una sensación que llega en varios momentos del día y por la cual tenemos la necesidad de ingerir alimentos; malo cuando llega sin previo aviso, cuando comemos sin sentirla, cuando aun después de comer no cesa. A través del apetito es que nuestro cuerpo expresa una insatisfacción que no siempre es corporal. En un estado de consciencia plena –en conexión al presente, en sincronía con el cuerpo y sus sensaciones- podemos identificar plenamente desde dónde se produce el apetito. Para ello hay que hacer una observación interna: en el dentro se resguardan más que órganos; en el dentro se expresan un sinfín de sensaciones que siempre tienen algo que contarnos sobre nosotros mismos.  Tener una buena comunicación con el cuerpo es elemental para la conservación de la salud y por supuesto, para dejar de pelear con la comida, para dejar de saltar de una dieta a otra, para dejar de enemistarnos con el afuera cuando en realidad lo que sucede es que hay una desconexión con el dentro. La comunicación con el cuerpo no es una locura del new age. La comunicación corporal significa aguzar los sentidos hacia lo más tangible que tenemos; tomarse el tiempo y el espacio para escuchar al cuerpo. Basta con respirar un par minutos tomando conciencia de la inhalación y la exhalación e ir escaneando cada una de las partes del organismo –sí, como si fuéramos una máquina de rayos x–. “Esta es mi nariz. Esta es mi boca, mis vísceras, mis músculos, mi sangre, mi piel…” A partir de unos instantes notaremos cómo se encuentra mi dentro: qué duele, qué se siente bien, qué le hace falta. La meditación, entonces, se convierte en un diálogo corporal en el que el sabio más sabio nos revela su estado anímico, físico y emocional.  A partir de esta práctica diaria comenzaremos a tomar mejores decisiones alimenticias y, por supuesto, identificaremos desde dónde viene el hambre que experimentamos. Según Jane Chozen Bays, una escritora y teórica del mindful eating, existen siete tipos de hambre. Hambre visual: surge, por ejemplo, cuando vemos un pastel siendo cortado y de cuyo esponjoso interior emerge una lava de chocolate derretido. Es el llamado food porn: estímulos hechos a través de la comida que despiertan la sensación de quererlo ¡ya! Hambre olfativa: ¿existe algo más seductor que el aroma que arroja una olla de tamales? ¿Las notas de un café? ¿Unas galletas en el horno? No lo creo. Todo eso es una cubetada de agua a esa hambre que se despierta a través de la nariz. Hambre bucal: muchos de nosotros la vivimos en la pandemia; llega con el impulso de querer masticar algo, roerlo, porque sentimos angustia, porque experimentamos ansiedad. Ésta no encontrará saciedad hasta que la crisis ceda o la conciencia del momento y de lo que estamos sintiendo, aterrice en nosotros. Hambre estomacal: esta es producto de la vacuidad, o al menos de tener espacio en el órgano al que algunos médicos orientales llaman el segundo cerebro. Es normal tener hambre estomacal después de algunas horas de ayuno. Hambre celular: el hambre que las embarazadas expresan en antojos. Se basa en los requerimientos del cuerpo pues según sus cálculos perfectos y sabios, existe un déficit de nutrientes o una conversión desbalanceada entre energía y fuentes de poder. Este tipo de apetito suele aparecer tras el ejercicio intenso. Hambre mental: llega a nosotros cuando un estímulo enciende un recuerdo de la infancia, de lo que consideramos relevante culturalmente o de lo que aprendimos que era delicioso. Esta hambre nos salta en la cabeza cuando estamos a dieta o restringidos de alimentos; cuando extrañamos eso que nos cocinaban en casa o que evoca algún momento feliz. Hambre del corazón: cuántas veces nos hemos comido la falta de dulzura, de alegría, de amor, el abandono o el rechazo. Esta es el hambre que busca desesperada –y también inasequiblemente– cerrar una grieta emocional a través de kilos y litros de comida y bebida. Intentamos llenar un vacío emocional con algo físico en el que más pronto llega la culpa y el castigo que la alegría. Por esta razón es que los psicólogos recomiendan no convertir la comida en castigo ni en recompensa al educar a los hijos.La meditación o la práctica de mindfulness (tomar conciencia del aquí y el ahora durante varios minutos al día), nos hace contactar claramente con los pensamientos, las emociones y, por supuesto, con el organismo. Si nos tomamos el tiempo para conocerlo iremos aprendiendo sobre sus carencias, sobre cómo manifiesta las faltas emocionales y sobre sus necesidades fisiológicas. Al final, escuchando al sabio, tomarás mejores decisiones alimenticias. Mejores decisiones en general, pues.
La gastronomía de Guatemala está llena de platillos muy sabrosos que pocos pueden resistir, sin embargo, ninguno se asemeja al postre nacional de cabecera: los rellenitos de plátano. Esta dulce delicia es conocido a nivel mundial y es uno de los postres más tradicionales que ofrece el país centroamericano, por eso te invitamos a conocer un poco más de los rellenitos. ¿Qué son los rellenitos de Guatemala?Los rellenitos de plátano son un postre tradicional de la gastronomía de Guatemala preparados de manera artesanal por los propios guatemaltecos. Aunque se desconoce a ciencia cierta su origen, los rellenitos son una aportación afrocaribeña, como explica el investigador Luis Villar Anleu: "son en esencia una cocina sincretizada que une lo colonial con lo prehispánico y que en la actualidad establece referentes de identidad de los pueblos garífuna y ladino".Tradicionalmente, un rellenito de plátano está hecho de plátano macho machacado, relleno de frijoles colados endulzados. Con esa preparación se forman pequeños óvalos que se fríen y se espolvorean con azúcar, aunque también se pueden acompañar con crema ácida. Los rellenitos de plátano son sumamente populares porque se trata de una preparación deliciosa, fácil, rápida y muy económica de preparar. Por eso es común encontrarlos en mercados, parques, ferias, restaurantes y en las mismas cocinas de los guatemaltecos, acompañados de un buen café. ¿Se te antojan estos deliciosos postres de Guatemala?
Este 14 de junio es el Día Mundial del Donante de Sangre. En Kiwilimón creemos en compartir la mesa y la vida, por ello te invitamos a unirte a la causa de Dona En Vida.México ocupa el último lugar en Latinoamérica en donación de sangre voluntaria con una tasa del 3.1%. Esto propicia que la mayoría de las transfusiones se hagan con donación de reemplazo, las cuales tienen un mayor índice de infección (del 95-100%) como VIH, hepatitis B y C y la enfermedad de Chagas, teniendo un costo más alto en la salud. Países como Brasil, Costa Rica, Colombia, Cuba o Nicaragua tienen una alta tasa de donación altruista, con porcentajes mayores al 50%. Son comunidades que representan un ejemplo para Latinoamérica, considerando que el desabasto de sangre en los hospitales produce en México alrededor de 530,000 muertes maternas y el 90% de defunciones ocasionadas por accidentes de auto.Por eso, en Kiwilimón apoyamos Únete Dona En Vida, asociación civil que tiene como objetivo fomentar la cultura de donación de sangre altruista para que los mexicanos donen sangre de manera habitual y voluntaria, con las siguientes acciones: conectar donadores con pacientes; fomentar la cultura de donación; crear campañas de donación en empresas, universidades y lugares públicos. Recuerda que "cuando se dona sangre se obtienen 450 ml, que se dividen en 2 o 3 componentes sanguíneos. Así una bolsa de sangre puede salvar hasta 3 vidas", asegura la jefa del Banco de Sangre de Cruz Roja Mexicana, Marisa Martínez. Hoy más que nunca, México requiere donantes altruistas (en esta contingencia sanitaria las donaciones han bajado entre el 75 y 80%). Por eso, te invitamos a seguir el trabajo de esta asociación en Twitter, Facebook o Instagram, a donar tu tiempo como embajador o voluntario o con tus aportaciones económicas a través de su página de internet. ¡Únete Dona En Vida, aquí, y haz la diferencia!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD