Smoothie Verde: Por qué beberlo diario
Bebidas

Smoothie Verde: Por qué beberlo diario

Por Kiwilimón - Julio 2013
  ¿Escuchas que están de moda pero no sabes bien por qué? No es un mito, beber smoothies y jugos con verduras y frutas son razones para  bajar de peso y para llevar una vida más saludable, pero ¿realmente sabes cuáles son los beneficios? Un smoothie verde no es nada más que un licuado de frutas y verduras. Las verduras principales que se suelen utilizar son las de hojas verdes como espinaca, acelgas, y berza; aunque también le puedes agregar zanahorias, betabel, apio, pepino y hasta brócoli para ponerte creativo. Estos licuados verdes se preparan en una licuadora donde mezclas primero las verduras con agua y hielo y finalmente agregas las frutas, para esto necesitas una licuadora Oster que tiene la potencia para preparar los mejores smoothies.     Sin duda la razón principal por la que la mayoría de la gente bebe un licuado verde es para bajar de peso pero la lista de beneficios a la salud es muy larga. Aquí encontrarás la lista de nuestras top 10:  

1.) Bajar de Peso.

Una de las formas más fáciles para bajar de peso es agregar más verduras, frutas y agua a tu dieta. Las personas que bajan de peso más fácil consumen alrededor de 8-10 porciones de fruta y verdura al día.  

2.) Para calmar el apetito.

Si siempre tienes hambre lo más probable es que estas alimentando tu cuerpo con comida que no nutre. Si comes papas fritas y refrescos todo el día, lo más probable es que te sentirás con hambre todo el día porque tu cuerpo requiere de vitaminas y minerales. Cuando bebes un smoothie verde notarás casi instantáneamente que tu apetito está bajo control fácilmente.  

3.) Para quitar el antojo de dulce.

Cuando se te antojan postres y dulces, podrías pensar que tu cuerpo quiere un pastel o una galleta, pero estas equivocado. Los antojos de dulce son una señal de que tu cuerpo requiere frutas. La gente que quiere bajar de peso que consume 3 porciones de fruta diarias confirma que sus antojos de dulce desaparecen.  La gran mayoría de los smoothies contienen al menos 3 porciones de frutas por licuado.  

4.) Disminuir el riesgo de cáncer.

Los antioxidantes que se encuentran en las frutas y verduras son anticancerígenos. Todos tenemos algunas células cancerígenas en nuestro cuerpo que podrían llegar a convertirse en cáncer, sin embargo, cuando comemos comidas ricas en antioxidantes, estas las neutralizan y ayudan a formar células sanas. Los jugos de vegetales frescos proporcionan al cuerpo coenzimas que son fáciles de absorber y llegan a las células después de solo 15 minutos de haber sido consumidos, reduciendo el riesgo a desarrollar cáncer.  

5.) Disminuir el riesgo de enfermedades del corazón.

Una dieta alta en fibra puede ser clave para bajar el colesterol y reducir las probabilidades de tener un ataque al corazón. Bebiendo smoothies verdes puedes perder grasa en el cuerpo que finalmente es clave para evitar que el corazón trabaje de más.  

6.) Absorber más nutrientes.

Para tener el máximo beneficio al comer verduras como espinacas, acelgas o berza, necesitarías masticarlas hasta el punto que estuvieran casi líquidas. Ya que esto es muy difícil, al licuarlas puedes tener todos los beneficios nutricionales en tan solo minutos.  

7.) Para tener más energía.

La clorofila de las plantas oxigena el cuerpo y es un elemento desintoxicante porque se adhiere a las toxinas del cuerpo. Mientras más verduras de hoja verde consumes, notarás que tus niveles de energía también suben.  

8.) Para verte mejor.

Tu pelo, piel y uñas empezaran a verse mejor. Al limpiar tu cuerpo de toxinas con verduras verdes podrás notar que tu piel se ve más radiante, tu pelo se vuelve más suave y brilloso y las uñas crecen más rápido y se ponen más duras.  

9.) Para prevenir el estreñimiento.

Un consumo regular de fibra es clave para la salud. En general se recomienda consumir alrededor de 25-30 gramos de fibra diaria, sin embargo, la mayoría de mexicanos consumen entre 10-12 gramos por día. Preparando licuados verdes es una forma muy rápida y fácil de incrementar tu consumo de fibra insoluble, la cual es clave para evitar el crecimiento de bacteria en el colon, y reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon.  

10.) Para ahorrar tiempo en el desayuno.

Muchas personas no tienen tiempo para desayunar pero podrían prepararse un smoothie en menos de 5 minutos. La clave para preparar rápidamente los licuados es tener todas las frutas y verduras listas y lavadas antes de tiempo, así como utilizar una licuadora de calidad para esto necesitas una licuadora Oster que te facilitará la tarea.    Aquí te presentamos nuestras recetas favoritas de smoothies verdes que podrás preparar en tu licuadora. Aunque las recetas mencionan una verdura o fruta en específico, puedes sustituirlas por otras y hacer tus combinaciones favoritas.  

 Los Mejores Licuados 

Smoothie de Mango con Menta Ingredientes: - 1 taza de mango - 2 tazas de lechuga verde - 5 hojas de menta grandes - 1/2 hoja de jugo de limón - 1/2 hoja de jugo de limón amarillo - 1 plátano -agua y hielo al gusto Para ver los pasos de esta receta da click aquí.    Jugo Verde Ingredientes: - 1/2 manzana picada - 1/2 taza de uva verde sin semilla - 1/2 pepino picado - 1 apio chico picado - 1/2 taza de perejil picado - 1/2 taza de espinaca picada - 2 tazas de agua
Para ver los pasos de esta receta da click aquí.   Jugo de Kiwi
Ingredientes: - 2 kiwis - 1/2 taza de agua - 3 cucharaditas de miel - 4 hojas de hierbabuena Para ver los pasos de esta receta da click aquí.   Si quieres ver más recetas como estas, da click aquí.  

"Ahora que ya sabes que es un smoothie verde y todos sus beneficios, ¿te animas a probar uno?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida mexicana es patrimonio gracias a todas las joyas de esquina que tenemos en el país. Por esos lugares que han roto paradigmas y fronteras por el simple hecho de querer compartir el mejor producto, técnica y cariño a aquél que los visite. Tal vez no están en el top de recomendaciones para listas internacionales, pero te aseguramos que son las recomendaciones de quienes son locales, expertos y amantes de la comida mexicana. Por eso en Kiwilimón decidimos compartirte los rinconcitos en donde hay que echar un taco, una tostada o un antojito digno para recordarse.En esta primera entrega, empezaremos con 3 de nuestros estados consentidos de México: Oaxaca, Mazatlán y Mexicali. ¡Acompáñanos cada fin de semana en esta aventura!El Lechoncito de Oro, Oaxaca Dicen que Oaxaca es la tierra en la que se aprende cultura y se pierde la cintura. Lo he comprobado cada vez que la visito. Y para esta primera entrega de rinconcitos imperdibles de comida en México, Arcadio Alcazar Fuentes, cocinero oaxaqueño de 38 años al frente del Asador Vasco recomienda un clásico de la capital. Se trata de El Lechoncito de Oro, donde encontrarás unos deliciosos tacos de lechón con chicharrón. Son la parada perfecta si amas los tacos y si te gusta la fiesta (empiezan servicio a las 8:00 pm y ¡hasta que se les acaben!). Tienen unas salsas picantes espectaculares. Cuando llegues a la calle de Libres, esquina con Independencia, pregunta por la Güera, quien te atenderá con toda la actitud mexicana. FB: ElLechoncitodeORO Mariscos El Cuchupetas, Mazatlán A tan sólo 10 minutos del aeropuerto de Mazatlán, Manuel Sánchez, te recibe en su hogar y en uno de los mejores secretos mazatlecos desde 1987. Es una marisquería que Don Manuel ha ido adaptando de casa a restaurante (de acuerdo a su expansión fue sumando cuartos y propiedades, por lo que parece un laberinto), para recibir a todo aquél que decida comerse unos ricos camarones de la casa o unos frescos callos de hacha. Su prestigio es tan extendido en México que en tu visita encontrarás cuadros de todas las celebridades que lo han visitado, incluyendo ex presidentes mexicanos. Esta joya de esquina es la favorita de Teresa Delgado, sommelier y tragona profesional, quien recomienda que clausures tu visita con un corico, galleta típica de Mazatlán, que venden a las afueras de El Cuchupetas.FB: MariscosElCuchupetas Tacos de La Meche, MexicaliEn el Norte de México, frente al monumento Benito Juárez, la cachanilla y reconocida repostera Bianca CastroCerio recomienda los Tacos de la Meche. Aquí la especialidad son los tacos de camarón o tripa en tortilla de harina. Ella decidió pedirlos un día combinados con camarón y tripa (doradita como chicharrón) y se quedó como clásico de la casa. Todos tus tacos te los sirven con mucho aguacate, salsa y cebollita encurtida. ¡Una delicia!FB: @Lamechemxli 
Este ciclo escolar tuvo un regreso a clases excepcional, pues debido a la pandemia que aún enfrentamos, las clases se quedaron en casa, junto con los niños, así que buscar cómo ayudarlos a mantenerse atentos en las clases virtuales es una gran forma de apoyarlos.En especial, si eres mamá o papá y tienes a los pequeños tomando clases desde casa, puedes ayudarlos con su alimentación para que puedan mantener su atención en lo que están aprendiendo por medio de ciertos alimentos con beneficios para su cerebro.Por ejemplo, hay evidencia de que los niños que tienen hambre no pueden concentrarse, por lo que tienen poca capacidad de atención e incluso problemas de comportamiento, de acuerdo con Sibylle Kranz, profesora asociada de kinesiología y nutricionista dietista registrada en Curry School.Según Drew Ramsey, medico psiquiatra coautor de “La dieta de la felicidad”, existen ciertos alimentos que pueden ayudar a los niños a mantenerse alerta y ayudar al desarrollo de sus cerebros en el futuro.A grandes rasgos, los niños deben tener una alimentación que incluya alimentos altos en proteína, grasas saludables, frutas y verduras, y productos de trigo o cereales integrales. Consumir una dieta alta en proteínas es saludable para el cerebro porque contienen aminoácidos que se utilizan para crear neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. La serotonina está asociada con sentimientos de bienestar y felicidad, mientras que los aminoácidos pueden convertirse en antioxidantes que protegen las células cerebrales del daño. Algunos alimentos ricos en proteínas son los huevos, las carnes magras como el pollo y el pavo, las legumbres, las nueces y el queso.Por su parte, las grasas saludables como el omega-3 y el omega-6 se encuentran en los aceites de pescado, nueces y semillas, aguacates y verduras de hoja verde oscura. Estas tienen beneficios para el cerebro, pues este está compuesto principalmente de grasa, y consumir este tipo de grasas ayuda a producir energía y a mantener las membranas flexibles para que la comunicación entre las neuronas funcione sin problemas.Las frutas y verduras son vitales en la alimentación de cualquier persona, pero tienen beneficios en especial con los niños, pues están repletas de micronutrientes necesarios para la salud del cerebro. Por ejemplo, vitaminas y minerales como el zinc, el hierro y la vitamina B que se pueden encontrar en frutas y verduras llevan a cabo un papel en la producción de energía y aumentan la velocidad de comunicación entre neuronas. De hecho, el zinc ayuda específicamente a producir el neurotransmisor GABA, que ayuda con la concentración y el enfoque, y se encuentra principalmente en el hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria.Finalmente, los cereales integrales proveen los carbohidratos complejos que después se convierten en el azúcar que le da al cerebro un impulso de energía instantáneo. Sin embargo, el exceso de azúcar puede provocar somnolencia en los estudiantes. Es por eso que el tipo de carbohidratos que los niños deben comer son carbohidratos complejos, en forma de panes integrales, nueces y legumbres y frutas y verduras.Para que tengas ideas concretas, te dejamos esta recetas que beneficiarán el aprendizaje de los niños en casa:Rollo de huevo relleno de frijoles refritosBrochetas de frutas con yogurt caseroTostadas de tinga de pescadoAvena con puré de manzana
Los alimentos procesados contienen etiquetas nutrimentales al reverso que no siempre son fáciles de entender, de modo que, para ofrecer información más útil y clara a las personas, se decidió implementar la Nueva Norma Oficial NOM-051. Así que si quieres saber de qué trata este nuevo etiquetado de alimentos en México, tienes que leer lo siguiente. ¿Qué es la NOM-051? La NOM-051 fue una iniciativa propuesta por la Cámara de Diputados y aprobada por el Senado en noviembre de 2019, para obligar a las empresas a comunicar de forma clara y concisa si existen nutrimentos críticos e ingredientes que representen un riesgo para la salud en los productos procesados y preenvasados. ¿De qué trata el nuevo etiquetado? El nuevo etiquetado en México, el cuál surge a partir de la NOM-051, consta de 5 sellos diferentes en color negro y forma octagonal, al frente de cada alimento, para alertar a los consumidores sobre si éstos contienen componentes dañinos, tal como exceso de calorías, sodio, grasas trans, azúcares y grasas saturadas, con base en el perfil de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). También se muestran dos leyendas precautorias en las que se avisa si los productos contienen edulcorantes y/o cafeína, esto con el objetivo de evitar que niñas y niños los consuman. ¿Por qué sólo algunos alimentos tienen el nuevo etiquetado? El 27 de marzo del 2020 se publicó de manera oficial en el Diario de la Nación la aprobación de Nueva Norma Oficial NOM-051 y a partir de entonces, ciertos alimentos han salido con el nuevo etiquetado, exceptuando los que ya se habían producido anteriormente. Siendo así que las empresas tienen del 1 de octubre del 2020 hasta el 31 de marzo del 2021 para asegurarse de que todos sus alimentos cuenten con el nuevo etiquetado. Recuerda que el exceso de calorías en el cuerpo, puede convertirse en grasa, la causante de sobrepeso, obesidad e hipertensión; el exceso de sodio, grasas trans y grasas saturadas provocan enfermedades del corazón y el exceso de azúcares, riesgo cardiovascular, desórdenes metabólicos y diabetes, entre otros. Ahora que lo conoces mejor, asegúrate de analizar el nuevo etiquetado de alimentos antes de realizar alguna compra y cuida tu salud y la de tu familia, ¿estás de acuerdo?
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD