Tip: Cómo enfriar vino en 15 minutos
Bebidas

Tip: Cómo enfriar vino en 15 minutos

Por Kiwilimón - Mayo 2011
1. Rellene una hielera de vino con hielo y agua muy fría 2. Ponga 3 cucharadas de sal en el agua 3. Meta la botella (debe estar cubierta hasta el cuello de la botella) 4. Cada 5 minutos gire la botella de lado a lado para que se revuelva el vino 5. Limpie la botella (para quitar la sal) y disfrute de su vino helado    
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Despide un año más preparando una cena espectacular y qué mejor que luciéndo una mesa increíblemente decorada. Aquí te decimos cómo puedes decorar la mesa para la Cena de Fin de Año. Antes de que elijas los adornos y comiences a montar la mesa, hay cuatro aspectos que debes tomar en cuenta: Comodidad. Si tus comensales tienen que comer a la orilla de la mesa porque la decoración ocupa todo el espacio, entonces busca otra opción. Lo más importante en una reunión siempre debe ser la comodidad de los invitados, no la ornamentación. No querrás a nadie gritando para que llegue a su mesa la pasta. Practicidad. Recuerda que para decorar la mesa para la Cena de Fin de Año, lo mejor es no usar adornos altísimos porque seguramente no permitirán que tus invitados se vean entre sí. Tal vez se vean lindos en una revista, pero simplemente no son prácticos.TE PUEDE INTERESAR - VIDEO: RECETAS PARA LA CENA DE AÑO NUEVOApariencia. Claro que la decoración que elijas debe ser bonita, pero ojo, esto no tiene que ver con la cantidad de adornos, sino con el diseño. No llenes la mesa de cosas lindas. Muchas veces la decoración más elegante es la más sobria.Estilo de Fiesta. Para las tradiciones de Cena de Fin de Año, una de las cosas más importantes para algunos hogares, puede llegar a ser lo llamativo o colorido, sin embargo, puedes optar por cristalería, velas y flores naturales  para darle un toque más elegante pero sencillo. Elige una decoración que sea amigable con todos los comensales, no solo con los adultos.Comida. Recuerda aunque para la Cena de Fin de Año, la comida se ponga en refractarios de vidrio o plástico, esto no quiere decir que es menos importante. Utiliza prácticos recipientes para poder manipular cada platillo que hayas preparado. Galletas y cupcakes. Saca a relucir tus dotes culinarios y tu destreza decorando la mesa con galletas. Haz pequeños arbolitos de Navidad con galletas en forma de estrella apiladas unas sobre las otras, crea monitos de nieve o incluso un escenario nevado dentro de una esfera. ¡Se verá increíble!TE PUEDE INTERESAR - VIDEO:POSTRES FÁCILESEspejos. Usa espejos como base para servir una entrada hecha con  queso crema o simplemente como centros de mesa. Añade a la decoración velas pequeñas y algunos elementos plateados para completar el diseño de la mesa.Rodajas de tronco de madera o ramas. Para un estilo más rústico puedes usar trozos de madera o ramas pequeñas que estén secas. Úsalos en su color natural o píntalos con aerosol. Para darles un toque más festivo agrega diamantina después de pintarlos.Copas. Usa las copas viejas como candelabros. Ponlas al revés y usa la parte inferior para sostener velas de diferentes tamaños. Dentro de la copa puedes colocar un poco de escarcha o algún adorno que haya sobrado del arbolito.Esferas. Aprovecha las esferas que ya no usas. Agrúpalas y forma un lindo camino de mesa. Para que se mantengan unidas puedes usar un poco de silicón o el alambre con el que se cierra la bolsa del pan.Flores. Aunque puedes usar flores artificiales, te sugerimos usar algunas piezas naturales. Combina la tradicional noche buena con otras flores de tonalidades similares. Agrega unas ramitas de romero para que huela rico. ¿Ya sabes cómo vas a decorar tu mesa para esta cena de Año Nuevo? Compártenos tus ideas en los comentarios.
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
Picar los ingredientes, triturarlos en el molcajete, mezclarlos en un bol, y después, limpiar todo eso. Si nada más de pensar en todo lo que tienes que hacer ya te da flojera preparar la comida, te tenemos una solución: recetas fáciles en licuadora. Cocina usando este maravilloso electrodoméstico y descubre lo sencillo que es disfrutar de una deliciosa comida con tan solo una licuadora. Flan de coco en licuadora No batalles con miles de recipientes. Con esta receta solo necesitas tu licuadora y el refractario donde hornearás el flan. Para que sepa más rico, déjalo en el refrigerador por lo menos media hora antes de servir.   Filetes de pollo en crema de chipotle Esta receta es perfecta para esas ocasiones en las que quieres lucirte, pero no tienes mucho tiempo. Para darle más sabor a la salsa puedes sustituir el agua por caldo de pollo. ¡Quedará súper rico!   Pan de elote sin harina Prepara un pan de elote como el que hacía tu abuelita sin harina y, lo mejor de todo, ¡sin ensuciar montones de cosas! Un tip: si te gusta sentir la textura del elote, no licúes mucho la mezcla. Así quedarán algunos pedacitos más enteros.   Albóndigas de carne en salsa de tomate No te compliques cortando los ingredientes a mano. Solo ponlos en la licuadora y ¡listo! Controla el número de pulsaciones para asegurarte de que tanto las albóndigas como la salsa adquieren la consistencia que buscas.   Huevos florentine con salsa holandesa No tienes que ser un experto en la cocina para preparar exquisitas recetas gourmet. Con tu licuadora es suficiente. Sirve cada huevo con pan tostado en tiritas, cebollín picado o perejil.   Aprovecha tu licuadora y saca a relucir tus habilidades culinarias. ¿Te gustaría saber más recetas con licuadora? Visita Kiwilimón para conocer más ideas.
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD