Botanas para ver películas en casa
Recomendaciones de Cocina

Botanas para ver películas en casa

Por Kiwilimón - Octubre 2015
Siempre se antoja una rica tarde de películas en familia, y como no tenemos las clásicas palomitas y nachos que ofrecen en el cine, tenemos que idearnos otras botanas aún más ricas que nos acompañen durante estos momentos familiares. Hoy te platicamos de cinco recetas que van perfecto si quieres disfrutar en el sillón de la casa de tu largometraje favorito, son fáciles de comer con las manos e ideales para compartir.  

Jalapeños rellenos con queso y tocino

Esta botana muy mexicana es ideal para quienes quieran algo un poquito más contundente que unas simples papas, pero que de todas maneras funcione como un tentempié ideal para compartir. Llevan un toque de tocino doradito y cilantro que combinan perfecto con el queso cheddar que va en la receta. Recuerda que puedes hacer esta botana con mucha anticipación y simplemente meter los chiles al horno cinco minutos antes de que empiece la función.  

Palomitas con chocolate amargo

Digamos que para ti no hay cine sin palomitas, no hay problema, pero tampoco significa que debes sucumbir ante las grasosas palomitas de bolsita. ¿Qué te parecería un rico maíz inflado con chocolate amargo? Es una combinación adictiva de salado con dulce, tienen una textura muy suave y al mismo tiempo crocante y sin duda es una alternativa original a la clásica botana para ver películas.  

Papas fritas de camote

Esta botana no sólo es rica y saludable sino que utiliza uno de los mejores ingredientes de la temporada otoñal: el camote. Para una botana súper simple que satisfaga ese antojo por algo doradito y crujiente, trata de preparar estas hojuelas fritas de camote que son saladas y dulces al mismo tiempo pero sin contar con todas las calorías que vienen con las papas fritas que existen en el mercado.  

Hummus

Hay quienes necesitan un buen dip para tener una botana completa y es difícil encontrar una receta más rica, sana y llena de sabor que un buen hummus. Simplemente debes acompañar este puré de garbanzos con pan árabe calientito o incluso con algunos totopos y tendrás una botana que le gustará a todo el mundo por su frescura y originalidad.  

Cacahuates garapiñados

Ahora, si prefieres una botana dulce o estás disfrutando de la película con tus niños, considera esta clásica botana mexicana. Más que un postre los cacahuates garapiñados siempre han sido una colación dulce que compartimos y te prometemos que hacerlos en casa resultará en cacahuates más crujientes y más sanos. Recuerda que puedes usar la misma técnica de garapiñar con pistaches, almendras y todo tipo de frutos secos.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Existe un postre más perfecto que las galletas? No lo creo. Y aun así recuerdo con más cariño el olor a galletas haciéndose en el horno que el momento de hincarles el diente junto a un vaso con leche. No le digan a mi mamá, pero casi siempre sus galletas quedaban más duras que una palanqueta vieja. Y cuando eres pequeña, que a tu mamá le haya tomado horas hornearlas, que se haya gastado pesos de más y que haya añadido ingredientes secretos como «amorcito», puede pasar desapercibido. Tras uno o dos intentos de morder sin éxito un trozo de galleta, la dejaba olvidada sobre el mantel floreado, a reserva de que otra cosa –un objeto azucarado con la textura ideal– entretuviera mi antojo. De verdad no le digan, pero a pesar de que mi mamá es una gran cocinera, no lograba hornear las galletas perfectas. Por años guardé el recuerdo de sus galletas duras o secas en el cajón de las sensaciones truncas y cuando en el diplomado de gastronomía tuve que hacer mi primer lote, inmediatamente se reabrió ese cajón. Las mías, unas redondísimas galletas de mantequilla eran terribles. ¿Qué tanto? Si las hubiera lanzado contra una ventana hubieran dejado un hoyo de bala. Sí, en aquel entonces no había superado la prueba, ni tampoco en las ocasiones siguientes. Tomé varios cursos bajo el ojo inquisidor de distintos profesores. En todo experimento sólo había variaciones de dureza: de galletas con textura de piedra pómez a galletas con textura de mármol. Se imaginarán que el tema me frustró de más, y es que las amo sobre los demás postres. Pero hace poco el milagro sucedió. Quiero compartirles lo que he aprendido sobre las galletas para lograr que queden –por fin– perfectas.Es mucho lo que puede salir mal en su confección. Sólo un correcto uso de los ingredientes, las formas, los tiempos y las temperaturas pueden conseguir unas galletas de consistencia suave pero crocante –no hay que olvidar que ese es su don, su bien, su encanto–. Lo primero es la elección de los ingredientes, mejor que sean de calidad, que la mantequilla sea de leche y no de grasa vegetal. Una buena harina hará la diferencia, el tema con ellas es el gluten. Entre menos gluten, más suaves quedarán. Antes de ponerse el mandil favorito, apenas las ganas de hornear invadan al cuerpo, hay que sacar la mantequilla del refrigerador para que se vaya aclimatando a la temperatura del ambiente. Algo a no dar por sentado es la taza medidora. Mejor que no sea la taza del café (en cada taza de café hay un mundo y las del recuerdo de Acapulco no tienen la misma proporción que la taza heredada de porcelana). Los ingredientes hay que medirlos como científico, en especial la harina. Nada de copetear. Ese poquito de más podría ser el culpable de que todos los esfuerzos se estropeen. La mantequilla: que también sea exacta. A mí alguna vez se me ocurrió quitarle un cuartito de taza y en otra ocasión usé una reducida en grasa para restarle calorías al pecado. En ambos casos me enfrenté a un triste y duro final. ¿Valió la pena? No. Ahorré calorías porque resultaron incomibles.¿Los ingredientes ya están medidos, peinados y listos para ir al baile? Ahora hay que asegurarse de ponerlos en el orden correcto dentro de la batidora. (Si no se cuenta con batidora, no pasa nada, sólo no hay que sustituirla con el poder sónico del brazo. Si la masa se manipula demasiado, se despertará a la bestia del gluten y con él, las rocas del horno). Tan sólo hay que mezclar (no batir) para obtener unas galletas perfectas. El orden es así: mantequilla a temperatura ambiente, azúcar (una mezcla de 60% blanca, 40% mascabado será genial), harina y royal cernidos como manda la tradición, la pizca de sal –que es como el alma: nadie puede vivir sin ella– y sólo hasta el final, cada uno de los huevos. Una vez integrada la masa hay que convertirla en una bola y envolverla en papel film. Lo mejor es refrigerarla toda la noche o al menos un par de horas.En el momento de la verdad el horno debe estar precalentado a 180 ºC –aunque por la altura, esta medida puede variar–. Con 10 a 12 minutos bastará. No hay que dejarse engañar por su apariencia: aunque parezca que les falta, si sus orillas están doradas, hay que sacarlas; las galletas adquieren ese look de galletas sólo hasta que se enfrían. Para ello hay que colocarlas sobre una rejilla y ser positivo mientras tanto. Seguramente los dioses de la alquimia, el amor y el horno ya se encuentran en nuestra cocina. Y para que no queden dudas sobre cómo lograr la galleta perfecta, las chefs de Kiwilimón también te comparten sus mejores tips. Tómalos en cuenta siempre que hagas cualquiera de tus recetas favoritas de galletas. La galletoterapia no se va a ir a ningún lado. Esta tendencia para hacer en familia llegó para quedarse.“Enfría las galletas unos minutos antes de hornear. Además, recuerda que la masa de galletas no se debe de manipular demasiado.”Brenda Villagómez“No sobrebatas la masa ni hornees demasiado tiempo. Sácalas cuando aún estén un poco suaves, sobre todo si las quieres tipo chunkies.”Marielle Henanine“La clave está en cómo las hornees, tanto la forma como el tiempo. Si se hacen ‘bolitas’ de 1 cucharada y media (1 scoop pequeño de helado) y le das horneado sólo hasta que dore la orilla, te quedarán suaves. Si las aplanas un poco más –aunque sea la misma cantidad– y las dejas a dorar un poco más, te quedarán crispy.”Mayte Rueda“Al momento de estirar la masa ejerce la presión suficiente para no pasar muchas veces el rodillo. Esto evitará que se caliente. Para mayor suavidad, utiliza más mantequilla que azúcar. Si ocupas una harina con menor cantidad de proteína, quedarán más suaves.”Yamilette González
Combatir la ansiedad y el estrés normalmente, y más cuando hay momentos de crisis, es muy complicado, sobre todo porque no podemos realizar actividades externas que ayudan a nuestro metabolismo a producir sustancias como serotonina y dopamina, para sentirnos mejor. Por suerte, existe una manera natural para reducir la preocupación excesiva ante esta nueva realidad y es así como te mostramos 7 alimentos para la ansiedad. Marc Coronas, especialista de la Clínica de la Ansiedad, explica que, al consumir alimentos altos en triptófano, vitamina B, carbohidratos complejos, omega 3 y proteínas, nuestro cerebro produce serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo y la ansiedad, la cual equilibra nuestro estado de ánimo y nos hace sentir más tranquilos, así que no olvides añadir los siguientes alimentos que podrían volverte menos propenso a tener ataques de ansiedad estando en casa. Chía La chía es la semilla del triptófano por excelencia, de modo que no hay remedio más infalible para darnos una sensación de calma, brevemente, que combinar la chía con tu bebida favorita, por ejemplo, en un rico frappé energético de coco y chía natural.Almendras Las almendras son una gran opción para aliviar el estrés y equilibrar el ánimo, gracias a su alto contenido en zinc, magnesio, vitaminas B2 y vitamina E. Recuerda que una buena cantidad de magnesio también te ayudará a reducir el cansancio y la fatiga y además, activa las reacciones enzimáticas que evitan la caída del cabello generada por estrés, tal como explica el doctor Ramón Vila-Rovira, del Instituto Vila-Rovira. Pruébalas en estas bolitas de almendra caramelizadas, ¡te encantarán! Aguacate El aguacate tiene grandes cantidades de potasio, el cual ayuda a bajar la presión arterial de forma natural y además contiene vitamina B y grasas monoinsaturada, ideales para cuidar la salud de nuestro cerebro. Avena Si presentas síntomas de ansiedad, podrías probar un pudín ligero de yoghurt, chía, avena y fresa, ya que como mencionamos anteriormente, la chía libera serotonina y combinada con la avena, rica en vitamina B, magnesio y fibra, sería el mejor remedio para cuidar de nuestro sistema nervioso y mejorar tu salud. Chocolate oscuro Además de ser un postre delicioso, el chocolate oscuro regula el cortisol, la principal hormona del estrés, que además altera las respuestas del sistema inmunitario y suprime el sistema digestivo, como explican expertos de Mayo Clinic. Por eso, esta rica golosina podría ayudarte cuando estés ansioso o nervioso.Espinaca Por sus altos niveles de magnesio, no dudes en hacer de las espinacas un ingrediente rutinario en tus comidas, porque aparte de ayudarte a reducir el estrés, contienen en fibra, vitamina A, B1, B2, C, K, calcio, fósforo, hierro y producen saciedad, lo cual te ayudará a evitar comer por ansiedad. Huevo Tal como explican especialistas de los Laboratorios Niam, cuando el cuerpo está tenso, gasta grandes cantidades de vitamina B, necesarias para que el organismo pueda utilizar hidratos de carbono y generar energía, por lo que el huevo es un alimento sumamente necesario para nuestro organismo. ¿Conoces algún otro alimento para combatir la ansiedad que falte en esta lista?
Conocer las pupusas podría abrirte a un mundo de sabores, pues se trata de un platillo tradicional de El Salvador que puede ir relleno de frijoles, queso o chicharrón y hecho a basa de harina de maíz.Como desayuno o como cena, las ‘pupas’, como también se les llama, son tan geniales y populares que hasta Leonardo DiCaprio las ha probado y es fanático de ellas, e incluso hay una pupusa Obama, en honor del expresidente Barack Obama.Descubre con nosotros todo lo que las pupusas representan, un poco de su historia y sabores con estos datos que seguro aún no conocías.1. Hay un Día Nacional de las PupusasTiene poco tiempo siendo celebrado, pero el Día Nacional de las Pupusas se celebra el segundo domingo de noviembre desde el 2005.2. Tienen mucha historiaEl origen de las pupusas podría remontarse al siglo XVI, pues en uno de los texto de 1570 de Fray Bernarndino de Sahagún se menciona una “especie de tortilla de maíz cocida que los indígenas mezclaban con carne y frijoles”.3. Miles de rellenosTradicionalmente, las pupusas llevan queso con frijol, ayote, chipilín, hongos, espinaca, papelillo, cochinito y loroco. Pero actualmente, pueden contener desde carnes, queso y vegetales, hasta mariscos; los rellenos para las pupusas parecen no tener final.4. Significado de la palabra pupusasEl nombre pupusas es muy particular y se queda grabado en la cabeza de cualquiera, pero ¿qué significa? Esta palabra viene del idioma pipil y significa tortilla grande rellena o abultada.5. Pupusas de coloresEn lugares como Antiguo Cuscatlán, municipio de El Salvador, las pupusas se hacen de colores como rosa, amarillo o verde. Si tienes la oportunidad, no dejes de probar este delicioso platillo de El Salvador y sigue descubriendo la increíble gastronomía que América Latina tiene para ti, por ejemplo, la colombiana.
El té, esa bebida caliente que muchos toman para relajarse o para aminorar algún mal común, resulta tener un sinfín de variantes deliciosas con un sabor y olor diferente para cada gusto. Puedes encontrar el té en su presentación más básica, dentro de bolsitas de tela o en hierbas secas, listo para ser transformado en infusión y por ello, es necesario que conozcas los 6 tés más populares que no pueden faltar en tu alacena. Té verde El té verde es quizás el té más popular debido a sus propiedades antioxidantes y nutricionales, porque como explica el el doctor Leonardo López Guzmán, experto en medicina natural y homeopatía, “los antioxidantes combaten el envejecimiento prematuro y protegen a nuestro cuerpo de la contaminación ambiental y química”. Además, las personas lo relacionan con la pérdida de peso y aunque no es la clave para lograrlo, la nutrióloga Nineth Carrillo comenta que gracias a su riqueza de catequinas y polifenoles, el té verde propicia la disminución del colesterol y disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, razón por la cual todas las señoras tienen una cajita lista para abrir en sus cocinas. Té de jazmín Para los amantes de los sabores dulces, el té de jazmín es una opción increíble, ya que además de ser muy rico, Profesionales del Departamento de Epidemiología, Instituto Cardiovascular y Hospital Fu Wai y la Academia China de Ciencias Médicas de Beijing encontraron que ayuda a disminuir los niveles de colesterol, evitando ataques cardíacos y derrames cerebrales, además de aliviar el estrés y retrasar el proceso de envejecimiento. ¿Quién podría resistirse a él? Té negro Otro de los tés que más frecuentemente encontramos en las alacenas, es el té negro, que muchos utilizan como sustituto de café. Esto se debe a que ayuda a mejorar el estado de alerta mental, facilita el proceso de aprendizaje, contribuye a una mejor memoria y la habilidad para procesar la información, según información del sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Medline Plus. Además, también explican que el té negro también es súper efectivo para tratar el dolor de cabeza, la presión arterial alta y baja y el colesterol y para la prevención de las enfermedades cardiacas como la arteriosclerosis, el endurecimiento de las arterias y el infarto de miocardio. Sin embargo, debemos ser cuidadosos con su consumo ya que posee un alto contenido de cafeína. Té de manzanilla El té de manzanilla tiene numerosas propiedades medicinales gracias a sus terpenoides, flavonoides y otros aceites volátiles que, de acuerdo a un estudio publicado por el National Center for Biotechnology Information (NCBI), funcionan como antiinfamatorio, activo antibacteriano y relajante. Esto significa que es ideal para relajarte y conciliar el sueño, para aminorarlos cólicos menstruales y dolores de estómago, así como para reducir el dolor de las articulaciones. Té chai El té chai, un té que ha tomado una fuerte popularidad en los últimos años, es originario de India y se parece mucho al té negro pero posee un sabor diferente, con distintas hierbas y especias aromáticas como clavo de olor, canela, jengibre, pimienta y cardamomo. La reducción de náuseas y el malestar estomacal, el mejoramiento de la digestión y la actividad cardiaca son sólo algunos de los múltiples beneficios del té chai. Té de tila El té de tila es, sin duda, uno de los favoritos dentro de las cocinas mexicanas y es que gracias a su alto contenido de fitonutrientes, flavonoides y otras sustancias diaforéticas, los cuales ayudan a aliviar la presión arterial alta, calmar la ansiedad y conciliar el sueño. De hecho, investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CIENVESTAV), encontraron las hojas del té de tila actúan en nuestro cerebro, inhibiendo la excitación del sistema nervioso, actuando como un relajante. Ahora que conoces los tés más populares y las razones por las cuales deben estar en tu cocina, ¿cuál te hace falta?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD