Aprende a Cocinar con Especias
Chefs

Aprende a Cocinar con Especias

Por Kiwilimón - March 2012
Las especias que tienes en tu cocina deberás desempolvarlas y hacer uso de ellas en cada uno de tus platos. Solo necesitas elegirlas bien y emplearlas como condimento, en pequeñas dosis, de esa forma realzarás el sabor de los alimentos sin enmascararlo. A continuación te dejamos una lista de recetas que requieren de especias para darle ese sabor especial. Jitomates horneados al Ajillo Quedan deliciosos, pues al calentar los jitomates resalta el sabor del ajo y especias. Dip de Queso y Especies Un rico dip hecho con queso mozzarella, queso parmesano y albahaca. Pollo al Orégano Es un guisado muy facil y rápido de preparar. Prime Rib a la Pimienta Este corte de carne, conocido como "Prime Rib" es delicioso cocinado a fuego lento en el horno y marinado con pimienta, ajo y mostaza dijon. Chilorio para Tacos Esta rica receta de chilorio es ideal para comerla en tacos con tortillas de harina, arroz, frijoles y guacamole. Es típica de la región de Sinaloa. Hojas de Parra Rellenas de Queso de Cabra Una delicia griega estas hojas de parra están rellenas de queso de cabra con especias. Pastel de Elote con Carne Pastel de elote con carne y especias.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En la actualidad, el horno de microondas es uno de los electrodomésticos que no puede faltar en todas las cocinas, aunque fue apenas en 1870 que comenzó a ser parte de ellas. Con un funcionamiento eléctrico, el horno tiene usos distintos y ciertas reglas para hacerlo.El proceso de calentamiento en uno de estos electrodomésticos es simple: cuando presionas iniciar, las microondas comienzan a rebotar alrededor de la cámara y así infiltran moléculas electromagnéticas excitadas en cualquier producto alimenticio que estés cocinando para calentarlo.El horno de microondas es una herramienta muy práctica, en la que sólo tienes que introducir tu comida, indicarle tiempo y pulsar un botón de inicio para calentar, pero también puedes cocinar por completo los alimentos.Además de precauciones que quizá ya hayas escuchado, como que no puedes meter ciertos materiales, por ejemplo, el papel de aluminio o los recipientes de plástico no aptos para microondas, cuando se trata de la comida en sí, ¿qué se puede cocinar con seguridad en el microondas?En general, puedes calentar en el microondas cualquiera de los grupos de alimentos, como pollo, huevos, verduras; sin embargo, al momento de cocer algo, el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) recomienda remover o voltear la comida a la mitad de su tiempo de cocción, cubrirla con un material apto para microondas y usar un termómetro de alimentos para asegurarse de que el calor se distribuya de manera uniforme.Estos consejos te aseguran que cualquier bacteria dañina sea completamente destruida y así estés protegido de las enfermedades transmitidas por los alimentos causadas por patógenos nocivos, como la salmonella. Revisa aquí algunos trucos con tu microondas.También debes tener en consideración que los diferentes grupos de alimentos tienen diferentes estándares de seguridad para cocinar y acá te decimos cuáles sí y cuáles no debes meter al horno de microondas.VegetalesLas verduras son uno de los mejores alimentos para cocinar en el microondas, porque generalmente están tiernos o tienen un alto contenido de humedad. Aunque la investigación es mixta, en su mayor parte se descubrió que el microondas conserva los nutrientes bastante bien, aparte de algunos casos en que se agrega agua. La recomendación es usar vidrio, recipientes de cerámica y todos los plásticos etiquetados para uso en hornos microondas y evitar meter uvas o zanahorias crudas, pues se ha encontrado que a veces han soltado chispas.Da clic aquí y pon en práctica estas recomendaciones con preparando brócoli en el microondas AvesPuedes cocinar pollo completamente en el microondas, aunque hay algunas cosas a tener en cuenta. Lo primero es asegurarse de que el calor está completamente distribuido volteando el pollo a la mitad del tiempo de cocción. La recomendación es cocinar todas las aves de corral sin relleno a una temperatura segura de 73 °C. Además, lo mejor es evitar cocinar este tipo de comida enteras y rellenas en el microondas, ya que el relleno puede no alcanzar una temperatura interna lo suficientemente alta como para destruir las bacterias.HuevoEs muy práctico y sí puedes cocinar huevos en el microondas con o sin la cáscara, pero una investigación publicada en el American Journal of Ophthalmology reveló que los huevos que se cocinan en el microondas en con cáscara pueden explotar e incluso han causado lesiones oculares como resultado.CarneAunque puede parecer extraño, puedes cocinar asados de carne y filetes a fondo en el microondas. Para cocinarla, el USDA recomienda hacerlo a potencia media o media-alta, y dejar que la carne se enfríe durante tres minutos antes de manipularla. Si tienes un asado, pre-cocínalo en una olla tapada antes de cocinar en el microondas.Ya sea que vayas a cocinar o simplemente a calentar tu comida en el microondas, no olvides las reglas básicas: usa recipientes adecuados y no olvides removerla o voltera tu comida a la mitad de la cocción.Recetas en microondas para ti:Papas al gratínFlan en microondasPastelito de nutella en taza
El vinagre es uno de los ingredientes favoritos para utilizar en la cocina, ya que posee numerosas virtudes y funciona como complemento de ensaladas, para hacer encurtidos y es un buen conservador, pero, sobre todo, es también un potente y eficaz limpiador natural. Por ello, te explicamos por qué usar el vinagre para desinfectar. “El vinagre es bien conocido no solo por su versatilidad en la cocina, sino también por sus propiedades como limpiador, ya que resulta muy efectivo para eliminar depósitos minerales, como la cal, que quedan acumulados en las superficies”, explican los expertos del Instituto del Vinagre, quienes también han demostrado que el vinagre desinfecta los alimentos al eliminar bacterias como la Shigella sonnei y la Escherichia coli, que abundan en hierbas y frutas. En lo que respecta a la desinfección doméstica, hay algunos que difieren acerca la efectividad del vinagre para limpieza, sin embargo, expertos en tóxicos y bioconstrucción de Ecologistas en Acción, lo recomiendan gracias a su concentración al 5% de ácido acético en agua y compuestos de ácido tartárico y ácido cítrico, los cuales son altamente desinfectantes: "Los limpiadores ecológicos caseros, como el vinagre, son productos eficaces para limpiar la casa según sus usos, pero también son más sanos y baratos y no contaminan el medio ambiente”. La Asociación de Empresas de Detergentes y Productos de Limpieza, Mantenimiento y Afines (Adelma), aconseja mezclar el vinagre con otras sustancias naturales para para reforzar la acción desinfectante del producto, como con combinaciones de vinagre con limón. Si aún no estás seguro de cómo usar este desinfectante natural, o qué limpiar con él, a continuación de damos algunas ideas. Superficies de cocina Las propiedades antibacterianas del vinagre lo convierten en el producto ideal para desinfectar las superficies de cocina. Mezcla a partes iguales vinagre blanco con agua y prepárate para dejar tu cocina reluciente y libre de gérmenes. Cañerías El vinagre es uno de los desinfectantes de baño y cañerías más eficaces, ya que elimina moho y bacterias. Sus propiedades acaban con los depósitos minerales de fregaderos, grifos, inodoros, duchas y bañeras, además de que conserva el brillo de los materiales. Esteriliza esponjas Puedes esterilizar las esponjas que utilizas para limpiar y así asegurarte de que no repartirás bacterias al mezclar agua y vinagre en un recipiente, sumergir las esponjas sucias en un recipiente con la mezcla y ponerlas a calentar en el microondas durante cinco minutos. Desinfecta dispositivos electrónicos Los dispositivos como celulares, controles, pantallas y tablets están llenos de gérmenes porque frecuentemente los traemos en la manos, por ello, puedes desinfectarlos al humedecer un paño de microfibra con un poco de vinagre con agua destilada. ¿Tú qué cosas desinfectas con vinagre?
El vinagre es uno de los ingredientes favoritos para utilizar en la cocina, ya que posee numerosas virtudes y funciona como complemento de ensaladas, para hacer encurtidos y es un buen conservador, pero, sobre todo, es también un potente y eficaz limpiador natural. Por ello, te explicamos por qué usar el vinagre para desinfectar. “El vinagre es bien conocido no solo por su versatilidad en la cocina, sino también por sus propiedades como limpiador, ya que resulta muy efectivo para eliminar depósitos minerales, como la cal, que quedan acumulados en las superficies”, explican los expertos del Instituto del Vinagre, quienes también han demostrado que el vinagre desinfecta los alimentos al eliminar bacterias como la Shigella sonnei y la Escherichia coli, que abundan en hierbas y frutas. En lo que respecta a la desinfección doméstica, hay algunos que difieren acerca la efectividad del vinagre para limpieza, sin embargo, expertos en tóxicos y bioconstrucción de Ecologistas en Acción, lo recomiendan gracias a su concentración al 5% de ácido acético en agua y compuestos de ácido tartárico y ácido cítrico, los cuales son altamente desinfectantes: "Los limpiadores ecológicos caseros, como el vinagre, son productos eficaces para limpiar la casa según sus usos, pero también son más sanos y baratos y no contaminan el medio ambiente”. La Asociación de Empresas de Detergentes y Productos de Limpieza, Mantenimiento y Afines (Adelma), aconseja mezclar el vinagre con otras sustancias naturales para para reforzar la acción desinfectante del producto, como con combinaciones de vinagre con limón. Si aún no estás seguro de cómo usar este desinfectante natural, o qué limpiar con él, a continuación de damos algunas ideas. Superficies de cocina Las propiedades antibacterianas del vinagre lo convierten en el producto ideal para desinfectar las superficies de cocina. Mezcla a partes iguales vinagre blanco con agua y prepárate para dejar tu cocina reluciente y libre de gérmenes. Cañerías El vinagre es uno de los desinfectantes de baño y cañerías más eficaces, ya que elimina moho y bacterias. Sus propiedades acaban con los depósitos minerales de fregaderos, grifos, inodoros, duchas y bañeras, además de que conserva el brillo de los materiales. Esteriliza esponjas Puedes esterilizar las esponjas que utilizas para limpiar y así asegurarte de que no repartirás bacterias al mezclar agua y vinagre en un recipiente, sumergir las esponjas sucias en un recipiente con la mezcla y ponerlas a calentar en el microondas durante cinco minutos. Desinfecta dispositivos electrónicos Los dispositivos como celulares, controles, pantallas y tablets están llenos de gérmenes porque frecuentemente los traemos en la manos, por ello, puedes desinfectarlos al humedecer un paño de microfibra con un poco de vinagre con agua destilada. ¿Tú qué cosas desinfectas con vinagre?
¿Existe un postre más perfecto que las galletas? No lo creo. Y aun así recuerdo con más cariño el olor a galletas haciéndose en el horno que el momento de hincarles el diente junto a un vaso con leche. No le digan a mi mamá, pero casi siempre sus galletas quedaban más duras que una palanqueta vieja. Y cuando eres pequeña, que a tu mamá le haya tomado horas hornearlas, que se haya gastado pesos de más y que haya añadido ingredientes secretos como «amorcito», puede pasar desapercibido. Tras uno o dos intentos de morder sin éxito un trozo de galleta, la dejaba olvidada sobre el mantel floreado, a reserva de que otra cosa –un objeto azucarado con la textura ideal– entretuviera mi antojo. De verdad no le digan, pero a pesar de que mi mamá es una gran cocinera, no lograba hornear las galletas perfectas. Por años guardé el recuerdo de sus galletas duras o secas en el cajón de las sensaciones truncas y cuando en el diplomado de gastronomía tuve que hacer mi primer lote, inmediatamente se reabrió ese cajón. Las mías, unas redondísimas galletas de mantequilla eran terribles. ¿Qué tanto? Si las hubiera lanzado contra una ventana hubieran dejado un hoyo de bala. Sí, en aquel entonces no había superado la prueba, ni tampoco en las ocasiones siguientes. Tomé varios cursos bajo el ojo inquisidor de distintos profesores. En todo experimento sólo había variaciones de dureza: de galletas con textura de piedra pómez a galletas con textura de mármol. Se imaginarán que el tema me frustró de más, y es que las amo sobre los demás postres. Pero hace poco el milagro sucedió. Quiero compartirles lo que he aprendido sobre las galletas para lograr que queden –por fin– perfectas.Es mucho lo que puede salir mal en su confección. Sólo un correcto uso de los ingredientes, las formas, los tiempos y las temperaturas pueden conseguir unas galletas de consistencia suave pero crocante –no hay que olvidar que ese es su don, su bien, su encanto–. Lo primero es la elección de los ingredientes, mejor que sean de calidad, que la mantequilla sea de leche y no de grasa vegetal. Una buena harina hará la diferencia, el tema con ellas es el gluten. Entre menos gluten, más suaves quedarán. Antes de ponerse el mandil favorito, apenas las ganas de hornear invadan al cuerpo, hay que sacar la mantequilla del refrigerador para que se vaya aclimatando a la temperatura del ambiente. Algo a no dar por sentado es la taza medidora. Mejor que no sea la taza del café (en cada taza de café hay un mundo y las del recuerdo de Acapulco no tienen la misma proporción que la taza heredada de porcelana). Los ingredientes hay que medirlos como científico, en especial la harina. Nada de copetear. Ese poquito de más podría ser el culpable de que todos los esfuerzos se estropeen. La mantequilla: que también sea exacta. A mí alguna vez se me ocurrió quitarle un cuartito de taza y en otra ocasión usé una reducida en grasa para restarle calorías al pecado. En ambos casos me enfrenté a un triste y duro final. ¿Valió la pena? No. Ahorré calorías porque resultaron incomibles.¿Los ingredientes ya están medidos, peinados y listos para ir al baile? Ahora hay que asegurarse de ponerlos en el orden correcto dentro de la batidora. (Si no se cuenta con batidora, no pasa nada, sólo no hay que sustituirla con el poder sónico del brazo. Si la masa se manipula demasiado, se despertará a la bestia del gluten y con él, las rocas del horno). Tan sólo hay que mezclar (no batir) para obtener unas galletas perfectas. El orden es así: mantequilla a temperatura ambiente, azúcar (una mezcla de 60% blanca, 40% mascabado será genial), harina y royal cernidos como manda la tradición, la pizca de sal –que es como el alma: nadie puede vivir sin ella– y sólo hasta el final, cada uno de los huevos. Una vez integrada la masa hay que convertirla en una bola y envolverla en papel film. Lo mejor es refrigerarla toda la noche o al menos un par de horas.En el momento de la verdad el horno debe estar precalentado a 180 ºC –aunque por la altura, esta medida puede variar–. Con 10 a 12 minutos bastará. No hay que dejarse engañar por su apariencia: aunque parezca que les falta, si sus orillas están doradas, hay que sacarlas; las galletas adquieren ese look de galletas sólo hasta que se enfrían. Para ello hay que colocarlas sobre una rejilla y ser positivo mientras tanto. Seguramente los dioses de la alquimia, el amor y el horno ya se encuentran en nuestra cocina. Y para que no queden dudas sobre cómo lograr la galleta perfecta, las chefs de Kiwilimón también te comparten sus mejores tips. Tómalos en cuenta siempre que hagas cualquiera de tus recetas favoritas de galletas. La galletoterapia no se va a ir a ningún lado. Esta tendencia para hacer en familia llegó para quedarse.“Enfría las galletas unos minutos antes de hornear. Además, recuerda que la masa de galletas no se debe de manipular demasiado.”Brenda Villagómez“No sobrebatas la masa ni hornees demasiado tiempo. Sácalas cuando aún estén un poco suaves, sobre todo si las quieres tipo chunkies.”Marielle Henanine“La clave está en cómo las hornees, tanto la forma como el tiempo. Si se hacen ‘bolitas’ de 1 cucharada y media (1 scoop pequeño de helado) y le das horneado sólo hasta que dore la orilla, te quedarán suaves. Si las aplanas un poco más –aunque sea la misma cantidad– y las dejas a dorar un poco más, te quedarán crispy.”Mayte Rueda“Al momento de estirar la masa ejerce la presión suficiente para no pasar muchas veces el rodillo. Esto evitará que se caliente. Para mayor suavidad, utiliza más mantequilla que azúcar. Si ocupas una harina con menor cantidad de proteína, quedarán más suaves.”Yamilette González
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD