Cocina Italiana: Ñoquis o Gnocchi, qué son y cómo se preparan
Chefs

Cocina Italiana: Ñoquis o Gnocchi, qué son y cómo se preparan

Por Kiwilimón - Febrero 2012
Los ñoquis (del italiano gnocchi, plural de gnocco, ‘bollo’ y también ‘grumo’ o ‘pelotilla’) son un tipo de pasta italiana y se elaboran con patata o platano o yuca y sémola de trigo, harinas (pueden ser de maíz, castaña, etcétera) y queso de ricota (con o sin espinacas). Una variedad muy conocida en las regiones de Friuli y Trentino-Alto Adigio y denominada gnocchi di pane se hace con pan rallado. Los ñoquis aparecen frecuentemente bajo los listados de platos referentes a pasta a pesar de tener unos ingredientes muy diferentes y de poseer diferente forma de preparación. Los acompañamientos de los ñoquis suelen ser salsa de tomate, mantequilla, coronados con hojitas de salvia. Aunque los ñoquis son típicos de la cocina italiana, existen platos con similar preparación en la cocina austriaca (Salzburger Nockerln), alemana, húngara, eslovena, rusa, argentina, chilena, paraguaya, uruguaya y venezolana y polaca. (Fuente: Wikipedia) A continuación te dejamos algunas recetas deliciosas para preparar unos gnocchis o ñoquis. Toma nota. Gnocchis de Papa Buenisima receta para hacer los ñoquis de papa en casa. Gnocchi Hecho en Casa El gnocchi es una rica pasta hecha a base de papa horneada mezclada con yemas de huevo, harina y nuez moscada. Es una verdadera delicia y una receta que si la sigues al pie de la letra te quedara deliciosa. Gnocchi con Crema de Trufa y Langosta Esta es mi receta favorita para ocasiones especiales. La original al probé en un restaurante en Boston llamado No. 9 Park y esta es una variación más simple de la receta. Te recomiendo hacer los gnocchi en casa. Ñoqui de Papa (Gnocchi) Prepara estos exquisitos gnocchi de papa y acompáñalos con la salsa de tu gusto. Una vez que hayas probado esta receta de gnocchi caseros, nunca mas volverás a comprarlos.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La Dulzura de mi Corazón es una repostería en la que puedes encontrar delicioso pan de muerto todo el año, además de muchas otras delicias como brownies, pasteles, blondies y cafés que te llenarán de magia con tanta dulzura. Cada producto tiene un nombre relacionado con el amor que te dejará encantado y con ganas de más.Si tu antojo es pan de muerto, aquí llamado Amor Muerto, puedes encontrarlo relleno de quesito crema y con toppings como Nutella, chocolate Kinder o caramelo salado, además, cada jueves tienen una increíble promoción al 2x1.Si prefieres tomar otro camino, puedes probar alguno de los Amores Imparables, deliciosos pasteles que encontrarás en diferentes presentaciones: medianos, chicos o por rebanada. En cambio, si solo quieres saciar un antojo pequeño, pídelo en su versión Amor Platónico. Para acompañar tus postres, puedes elegir entre sus bebidas frías o Mal de Amores, tipo malteada, pero para esta temporada de invierno, te recomiendo una Caricia bien calientita de su barra de café.Su producto más reciente son las Promesas, deliciosos helados que aún en época de frío te calentarán con su dulzura. Pruébalos en sus sabores de quesito crema, brownie con galleta y pan de muerto. ¡Puedes decorarlos con tus toppings favoritos!La Dulzura de mi Corazón empezó en una banqueta de Veracruz y ahora cuenta con 2 sucursales en CDMX, envíos por plataformas como Ubber y Rappi y una tienda en línea. Si quieres conocer los locales, que son tan mágicos como sus postres, puedes encontrarlos en la colonia Narvarte Poniente y en la colonia Cuauhtémoc.
Los Ángeles es una ciudad hispana y para comprobarlo, ni siquiera tienes que salir de casa. Tanto en la tele, por ejemplo, en series como Insecure (HBO) o Love (Netflix), como en las noticias, los platillos mexicanos reinan en esa ciudad de California y se expanden hasta otras.Los tacos de birria que llegaron hasta Nueva York comenzaron con un carrito en Los Ángeles son quizá una muestra más clara de cómo la comida mexicana ha conquistado Los Ángeles y a partir de ahí se ha expandido, por eso aquí hicimos un recuento de todos los platillos que puedes encontrar allá.TacosEn Insecure podemos ver los Worldwide Tacos, un restaurante real en el Boulevard West Martin Luther King, donde todo está fresco y recién preparado, pues tienen una cocina pequeña, de acuerdo con Frederick Sennie, el dueño del lugar. Cabe mencionar que estos tacos son estilo soul food, o comida para el alma y ofrecen 150 tipos de tacos.BirriaBirria-Landia, uno de los tacos más populares de birria en el país vecino del norte, comenzó en Los Ángeles y en otoño del 2019, llegó a Nueva York, al barrio de Queens, en un food truck. Los cuatro platillos que ofrece Birria-Landia son tacos, mulitas, tostadas y consomé, y la forma de comer los tacos es remojándolos en el caldo.GuisadosLa comida más popular en las taquizas mexicanas también está viva en Los Ángeles, con el restaurante Guisados, nacido en el barrio de Boyle Heights en 2010, este lugar se dispuso a servir guisados caseros en tortillas de maíz hechas a mano; pero no cualquier tortilla, sino que se hacen a pedido de la masa fresca molida al lado en Carnitas Uruapan. QuesadillasEn territorio mexicano, las quesadillas se dividen en si llevan queso o no, pero del otro lado de la frontera son un platillo que ha conquistado tanto, que las puedes encontrar en formato maxi, con ingredientes como pollo preparado, o en sus versiones clásicas, con masa azul y rellenas de huitlacoche o flor de calabaza.Cochinita pibilLa cochinita pibil es un regalo de Yucatán para el mundo y en Los Ángeles, además, es uno muy famoso, con varios restaurantes y food trucks en los que este platillo típico puede ser degustado de manera tradicional y hasta en torta. 
“Todo cura y todo sana”, asegura una canción de tradición. La Tierra entera es medicina: crece entre las milpas, se abre camino en la inmensidad de las fuentes acuíferas, sopla en el cálido aire de los desiertos, descansa en la profundidad de los llanos y las cuevas. En plantas y árboles, el alimento se llama sol. De él y del intrincado proceso de fotosíntesis es que sus beneficios se van tejiendo entre las hojas, raíces, tallos o cortezas.El primer registro de la flora medicinal mexicana, el códice De la Cruz-Badiano, data de 1522. El compendio detallaba el uso medicinal que los indígenas daban a las hierbas, su saber transmitido ancestralmente y luego aplicado a su labor como curanderos. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) asegura que de las 4 mil especies de plantas de las que se tiene registro en el territorio nacional, al menos 3 mil podrían tener efectos medicinales. No queda duda que son ellas quienes, previo a la medicina occidental, sanaron y salvaron a los nuestros. La abuela de tradición tolteca y autora del libro Soy mujer medicina, Eva Cecilia Solís Arroyo, me explicó en entrevista que una de las curaciones prehispánicas más importantes ha sido temazcal –un ritual ceremonial en el que piedras calientes son rociadas con agua y adicionadas con hierbas medicinales–. Gracias a él, nuestros ancestros permanecían sanos. Aunque lo pareciera, la medicina tradicional no está en el olvido. Culturas madre como la china y la india han incluido los saberes de la herbolaria en los planes de salud gubernamentales extendidos entre la población. Según comenta la abuela, en México los pueblos indígenas originarios siguen combinando la medicina tradicional en conjunto con la alópata. “El mundo vegetal está a nuestro servicio, es por esto que podemos darle una intención de sanación a cada planta”, asegura. Además, nos explica que, así como en el Ayurveda, cada planta posee un espíritu con una vibración o fuerza particular: la ardiente y la sutil, la masculina y la femenina. “Las primeras son plantas de vibración fuerte. Las ocupamos en los círculos de protección, purificaciones, limpias energéticas, etcétera… Las femeninas son las que se utilizan para atraer la belleza, las que ocupamos en las cremas para el rejuvenecimiento, para sanar”, concluye la abuela. Para extraer la esencia de la planta se realizan técnicas específicas como las vaporizaciones, infusiones, destilados y cocimientos con los que se crean tés, ungüentos, aguas de uso, emplastes, fomentos, macerados, lavados y baños, tinturas y cataplasmas. Sin embargo, con tan sólo incluirlas crudas o cocidas en los alimentos de todos los días, nos brindan todos sus beneficios. Los ingredientes mexicanos favoritos de la abuela medicinaEn la botica del hogar no deben faltar las gotitas de miel melipona, provenientes de una abeja sin aguijón, fundamentales para las civilizaciones mayas. Chamanes y curanderos de todas las épocas la han ocupado como expectorante, cicatrizante, antiséptico natural y contra enfermedades de los ojos y oídos. El momo u hoja santa, por su parte, constituye el aroma y el sabor de un sinfín de guisos en el suroeste del país. El nombre místico de esta planta no es casualidad: es el resultado de su gran poder sanador. Ha sido ampliamente usado como digestivo, pues ayuda al correcto funcionamiento intestinal y disminuye el dolor abdominal; disminuye la fiebre, alivia el insomnio y relaja los nervios.El muicle, que crece en los trópicos mexicanos, es efectivo para limpiar la sangre, desintoxicar el cuerpo. Para los mixes zapotecos y totonacos cura el empacho y, en recientes investigaciones, se ha comprobado su poder antidepresivo. La corteza de cuachalalate, nativa del sur nacional, se hierve en agua para tratar el cáncer, prevenir el linfoma, ayudar en problemas gástricos y de matriz, así como desinflamar el organismo. La chaya, también de origen mexicano, se usa para tratar la diabetes, para reducir peso y para prevenir la descalcificación en niños y adultos.Para la abuela, el epazote no falta en su olla de cocción por su sabor y sus propiedades antibióticas, bactericidas e insecticidas. “Hay que tomarlo cuando existe vomito, inflamación, comezón e incluso para ayudar a expulsar la placenta después de concebir”.Aunque no son mexicanas, la abuela asegura que las buganvilias son un gran expectorante para la broquitis, por lo que las incluye en sus temazcales y hasta crudas, en las ensaladas. El ajo es otro de sus favoritos porque “es desinfectante, desparasitante y diurético”, mientras que al laurel lo prepara en tés para promover el apetito en los niños. “Tenemos que ser conscientes de que el reino vegetal es un ser vivo. Hay que volver a conectarnos con los alimentos y las plantas que utilizamos al cocinar. Al estar vivos reciben la intención y la energía que nosotros les pongamos. La invitación es a reconectar con lo que nos alimenta, a hacer de la comida nuestra medicina”, finaliza la abuela Eva.
Las cifras no dejan lugar a dudas. La Organización Mundial de la Salud reporta que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muertes en el mundo y, según sus estimaciones, se cobran alrededor de 17,9 millones de vidas cada año. Quedarnos cruzados de brazos es imperdonable si consideramos que un gran porcentaje de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongamos en práctica una serie de hábitos saludables—hacer ejercicio, bajar de peso y llevar una alimentación sana—para cuidar nuestro corazón.Al consumir sal, azucares y grasas en exceso, los niveles de colesterol aumentan, las arterias se estrechan por el exceso de placa y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular incrementa, es por eso que mantener niveles bajos de colesterol malo (LDL o lipoproteínas de baja densidad) es muy importante y debe ser una prioridad al comenzar a cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable. Cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Te Cuida de kiwilimón, podemos cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable, pues la base de nuestra salud está en cómo nos alimentamos. Las especialistas nos compartieron algunas recomendaciones generales para que comiences a cuidar de tu corazón desde la alimentación: 1. Reducir el consumo de grasas en la alimentación, especialmente las grasas saturadas El consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol por lo que se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 2. Remover la piel de las aves y evitar vísceras El colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda remover la piel de las aves y evitar vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí. 3. Consumir grasas saludables altas en omega 3 Este tipo de grasas contribuyen al balance de los niveles de colesterol, triglicéridos y la presión arterial. Sin embargo, este tipo de ácidos grasos no son producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que se recomienda la ingesta de alimentos ricos en omega 3 tales como granos integrales, frutos del bosque, aguacate, pescados de aguas heladas (salmón, atún, pollo, arenque, trucha) o en su caso, a través de suplementos. 4. Limitar el consumo de sal El consumo excesivo de sodio causa retención de líquidos y aumento en la presión arterial, por lo que se recomienda evitar aquellos alimentos con un alto contenido de sodio (alimentos instantáneos, enlatados, ahumados, curados y embutidos). Por otro lado, se recomienda sustituir la sal por diferentes especias al cocinar. 5. Una buena hidratación El agua supone entre 50% y 70% de nuestra masa corporal, por lo que el buen funcionamiento de nuestros órganos depende de una buena hidratación. La clave está en beber un mínimo de agua al día, incluso aunque no tengamos sed, para asegurarnos de que nuestro organismo funcione correctamente.¿Es una dieta suficiente para tratar el colesterol alto? Aprende más aquí.Cuidar tu corazón a través de una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre un rico arroz poblano de brócoli, unos deliciosos sopes de vegetales parrillados, un suculento salmón en salsa de jamaica y chile serrano o una fresca ensalada de melón con zanahoria. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD