Cómo cortar adecuadamente la cebolla
Chefs

Cómo cortar adecuadamente la cebolla

Por Kiwilimón - Septiembre 2012
No hace mucho les hablamos de lo que muchas personas sufren al cortar cebollas. También les dimos una solución para evitar las lágrimas. No más lágrimas al cortar cebollas Ahora, queremos mostrarles un video en donde les ofrecemos una alternativa adecuada para cortar las cebollas correctamente. No es nada complicado, sólo es cuestión de practicar y verás que lo harás fácilmente.

Recetas de cocina

Una vez que ya has aprendido a cortar la cebolla correctamente, por qué no practicar y preparar un platillo delicioso. Toma nota de los que aquí te recomendamos. (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación) La mejor sopa de cebolla. Sopa de cebolla con tomillo gratinada con queso gruyere. Una de las mejores recetas de sopa de cebolla que he probado. Sopa de Cebolla con Queso Gruyere. La sopa de cebolla es un platillo clásico francés y realmente un manjar. Siga los pasos exactos y tómese el tiempo de asegurarte de que salga espectacular, Salsa de Cebolla Morada. Receta de salsa de cebolla morada en escabeche para acompañar la cochinita pibil, un típico plato mexicano. Sopa de Cebolla Light. Una versión ligera de la rica sopa de cebolla francesa. Esta versión lleva un poco de aceite de oliva en vez que mantequilla, pan integral y poco queso, pero aún así es deliciosa. Tarta de 3 Cebollas. La tarta de cebolla es una receta muy versátil. Se puede servir para un desayuno, o como plato principal en una cena ligera.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
Llegó la temporada de otoño y con ella también arrancan las festividades de cierre del año en Norteamérica, empezando por el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day.Esta celebración es una variante de los festivales que se observan alrededor del mundo con motivo de la cosecha. El primer Día de Acción de Gracias se remonta a un banquete entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los wampanoag que tuvo lugar en 1621. La tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra, sin embargo, no fue hasta 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual.El Thanksgiving Day se celebra el cuarto jueves de noviembre en los Estados Unidos y está catalogada como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias.La cena se caracteriza por una serie de platillos reconfortantes y especiados, entre los que destacan el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y el característico pavo acompañado de gravy y de su relleno. Sin lugar a dudas, el pavo es el platillo que protagoniza la cena de Acción de Gracias, pues un Thanksgiving sin un pavo al centro de la mesa es prácticamente inconcebible. Pero lo que muy pocas personas saben es que esta ave tuvo su origen en lo que hoy es México.El guajolote, el primer animal domesticado en el México PrehispánicoDe acuerdo con el artículo titulado “Origen y dispersión del guajolote doméstico en Mesoamérica. Una conjunción de factores ambientales y culturales”, el guajolote fue el primer animal que entró en un esquema de domesticación en el México prehispánico. Los académicos señalan que los bosques de pino y encino de la cuenca de México fueron el primer hábitat de la subespecie M. Gallopavo, el guajolote silvestre del que derivó la forma doméstica.Existen registros de guajolotes domésticos en la Cuenca de México—al sur de la altiplanicie mexicana y en el borde de los bosques de pino y encino—, sin embargo, los restos más antiguos de guajolotes se encontraron en ofrendas funerarias prehispánicas de 1200 y 500 A.C. Diferentes investigaciones apuntan que el pavo fue llevado a España después de la conquista y de ahí se diseminó por toda Europa. Un par de siglos más tarde—y después de haber sido seleccionado genéticamente hasta convertirlo en la especie que conocemos actualmente—los peregrinos que emigraron de Inglaterra llevaron el pavo de regreso al continente americano.Hoy en día el pavo engalana millones de mesas alrededor del mundo durante el Día de Acción de Gracias y Navidad. 
Durante la época de frío, es esencial cuidar tu piel, pues esta puede resecarse debido a las bajas temperaturas. Además de lavarlas con agua y jabón, usar protector solar aplicar crema, también es importante que consumas frutas, verduras y otros alimentos que la mantengan hidratada y eviten otros daños. Si quieres cuidar e hidratar tu piel de manera natural y a través de lo que comes, aquí te decimos cuáles son los alimentos que debes consumir. Por otro lado, recuerda que la piel seca no solo es un problema estético, pues puede enfatizar la falta de ciertas vitaminas en tu dieta:SelenioVitamina AVitamina C Vitamina DVitamina EZincTambién puedes leer: Crema humectante de chocolate paso a pasoAlimentos para hidratar tu pielCuidar tu piel es muy fácil y económico, pues no necesitas comprar cremas caras. Al contrario, lo mejor es adoptar una dieta sana y ricas en frutas, verduras, semillas, nueces y proteína. Si tu piel es seca, esto puede empeorar aún más durante el otoño y el invierno, por eso te aconsejamos incluir todos estos alimentos en tu dieta, notarás la diferencia de inmediato. Aquí te aconsejamos cómo hidratar tu piel a través de tu dieta, te sorprenderás.PepinoEl pepino no solo es un alimento ideal para preparar todo tipo de ricas botanas, también tiene muchos beneficios para nuestra piel. Gracias a que contiene más de 95% de agua, es una excelente opción para mantener nuestra piel hidratada.Chocolate oscuroSi te gusta el chocolate, tenemos grandes noticias para ti. Gracias a que la cocoa es rica en antioxidantes, este alimento te ayudará mantener tu piel hidratada y a fortalecerla. Por otro lado, un estudio científico reveló que las personas que comían alrededor de 20 gramos de chocolate oscuro al día resistían dos veces más la radiación UV que las personas que consumían este tipo de chocolate. Así que ya lo sabes, si quieres tener una piel hidratada y mucho más resistente, prepárate un chocolate caliente o come chocolate oscuro, pero recuerda, este debe contener al menos 70% de cacao y no contener azúcar.Alimentos ricos en vitamina B3Esta vitamina, también conocida como niacina, ayuda a retener la hidratación en la piel por más tiempo, así como a mejorar la textura de tu piel y a tratar las manchas y la hiperpigmentación. Si quieres aprovechar todos estos beneficios, debes consumir alimentos ricos en niacina:PolloChampiñonesAtúnChícharosAguacateEl aguacate es un ingrediente esencial en la cocina mexicana, pues con él podemos preparar el delicioso guacamole y otras salsas. Sin embargo, el aguacate no solo es delicioso, también es un alimento rico en omega-3, complejo B, vitamina C, vitamina E y minerales, por lo que se convierte en una excelente opción para nutrir tu piel, mantenerla hidratada y fortalecerla. Ahora que ya sabes todos los beneficios que el aguacate tiene para ti, procura añadir un poco a todos tus platillos, serán aún más deliciosos y nutritivos.PepitasAdemás de ser un snack muy accesible y delicioso, las pepitas de calabaza son tu mejor opción si quieres mantener tu piel hidratada de manera fácil y sencilla, ya que es una semilla rica en vitamina A, un nutriente asociado con la hidratación de la piel y con la prevención de la aparición de los signos de la edad. También puedes leer: Cómo hacer polvo de arroz para que la cara no se vea brillosaFrutas con un alto porcentaje de aguaComer frutas que contienen una cantidad importante de agua es buena idea si quieres tener una piel bien hidratada, ya que además contiene vitaminas, minerales y nutrientes. Las frutas ideales para ti son las frambuesas, moras azules, zarzamoras, fresas y kiwis.NuecesLas nueces no solo son ideales para mejorar tu memoria y combatir los niveles altos de colesterol, también son excelentes para cuidar tu piel y mantenerla hidratada. Debido a que son ricas en omega-3, antioxidantes, minerales y vitaminas A, B y E, las nueces serán tu mejor aliado para el cuidado de la piel.HuevoSi te gustan los huevos para el desayuno o el almuerzo, aquí tenemos otra gran razón para consumirlos de manera regular. Los huevos contienen una buena cantidad de proteína y luteína, los cuales mantendrán tu piel bien hidratada.Cítricos ¡En kiwilimón te damos otra excusa para preparar una rica limonada! Como ya sabes, todos los cítricos son ricos en vitamina C, un nutriente que promueve la producción de colágeno, una sustancia que hidrata la piel y previene la aparición de arrugas. Ya lo sabes, para tener una piel radiante, incluye más toronja, naranja, limón y mandarina en tu dieta.Aceite de oliva extra virgenSi estás buscando los mejores alimentos para cuidar de tu piel, el aceite de oliva extra virgen te sorprenderá con todos los beneficios que tiene para ti. Gracias a que es rico en vitamina E y grasas buenas, este tipo de aceite hidratará tu piel de manera natural.CamoteEl camote no solo es un ingrediente ideal para preparar dulces y ensaladas, también es uno de los alimentos más saludables que existen, pues es rico en vitamina A y C. Estos nutrientes mantendrán tu piel hidratada durante la época de frío.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD