Conmemoran a Julia Child, la mujer que innovó la cocina estadounidense
Chefs

Conmemoran a Julia Child, la mujer que innovó la cocina estadounidense

Por Kiwilimón - August 2012
Una mujer de voz infantil y altura asombrosa, hizo uso del boom de la llegada de la televisión a Estados Unidos para impulsar la buena cocina en un país que celebra el que hubiera sido su 100 cumpleaños. Julia Child, su nombre, no descubrió su pasión por la cocina hasta que probó un lenguado a la Meunière en 1948. Child se convirtió en toda una revelación que la llevó a convertirse en los años 60 en una de las primeras cocineras televisivas de Estados Unidos, una maestra de la sofisticación francesa en un país que empezaba a descubrir los congelados y la comida rápida. Cien años después de su nacimiento en 1912 y ocho después de su muerte en 2004, los estadounidenses no han perdido su apetito por las recetas y la vibrante personalidad de Child, inmortalizada por Meryl Streep en la película "Julie & Julia" (2009). Menús especiales en cien restaurantes de Estados Unidos, una nueva biografía y una retrospectiva televisiva son algunas de las actividades que marcan el centenario de una mujer cuyo primer libro, "Mastering the Art of French Cooking" (Perfeccionando el arte de la cocina francesa), se convirtió en un apoyo imprescindible para varias generaciones. La cocina de su casa de Cambridge (Masachusets), en la que grabó sus últimos programas televisivos, se expone desde hoy en el Museo de Historia Estadounidense de Washington, tras ocho meses de reforma para ampliar el espacio de una atracción que mantiene a sus visitantes ensimismados en los cacharros y los programas de Julia. Bajo la apariencia glamurosa de sus recetas francesas, Child buscaba transmitir la importancia de usar alimentos frescos, con una atención a la selección de los ingredientes que, cuarenta años después, ha dado pie a la fiebre por la comida orgánica. Pero lo que verdaderamente hacía que el público de los 60 y 70 tomaran nota de sus recetas era, según su biógrafo Bob Spitz, su naturalidad y su eterna disposición a reírse de sí misma.
Fuente: EFE y Telemetro

Recetas de cocina gourmet

Para que experimentes y prepares algunos platillos gourmet en casa y sorprendas a tu familia, te dejamos estas recetas deliciosas y fñaciles de preparar. (recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles de la misma) Pasta con Jamon Prosciutto. Esta receta es verdaderamente deliciosa y fácil de hacer. El jamón prosciutto y el queso pecorino le dan un sabor muy rico y gourmet. Pueden encontrar los ingredientes en un supermercado o una tienda de productos gourmet. Escargots a la Bourguignonne. Esta rica receta es considerada un platillo gourmet en francia. Los escargots son caracoles que uno puede comprar en lata en tiendas gourmet y esta preparación es la más clásica de todas. Blinis con Caviar. Un excelente aperitivo/botana para sus cenas y comidas elegantes. Sandwich Gourmet de Atún. Estos deliciosos sandwiches de atún se preparan con la rica combinación de calabacín, queso ricotta y tomates deshidratados. Panini Caprese. Una ensalada caprese hecha sandwich. Una gran opción para una cena ligera pero gourmet. Penne con Morillas y Hongos. Esta exquisita receta de pasta con morillas y champiñones en una salsa cremosa es muy fácil de preparar. Para un toque gourmet utiliza sal de trufas. Huevos al Horno con Crema. Si te encantan los huevos pero quieres darle variedad, esta receta es una forma deliciosa y muy gourmet de prepararlos!. Filete Mignon con salsa bernesa. La salsa bernesa resalta perfecto el sabor del filete mignon. Feijoada. La Feijoada es un platillo típico de Brasil hecho con diferentes carnes de cerdo y frijoles negros. Este platillo historicamente se hacia para sacarle el mayor jugo a los restos del cerdo pero hoy en día es considerado una delicatesen gourmet. Ensalada de Queso Camembert y Pera. Una deliciosa y saludable ensalada con un toque gourmet de queso camambert y rodajas de pera.. Higos al Horno con Nuez y Miel. Una muy rica y ligera receta gourmet. Los higos al horno quedan muy ricos y aún mas acompañados de miel y nuez.  

Para conocer más recetas gourmet, haz click aquí.

     
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las legumbres son el alimento ideal para aquellos que quieren comer de manera saludable, equilibrada y económica. De hecho son tan buenas que se recomienda que formen parte del 25% de proteína que se debe consumir diariamente. Así que si quieres añadir más nutrientes a tu dieta, estas son las 5 legumbres que no te puedes perder. Garbanzos Los garbanzos son una legumbre sumamente importante ya que contienen todos los aminoácidos esenciales, además de ser una importante fuente de proteína natural. Lo mejor de los garbanzos es que se pueden comer de mil formas como en tlacoyos, ceviche y hasta en hummus. Lentejas Las lentejas son un alimento muy saludable, económico y fácil de conseguir. Estas legumbres altas en fibra, pueden cocinarse de diferentes maneras como en sopa, en ensaladas y en tortitas. Soya Al igual que los garbanzos, la soya es una fuente importante de proteínas de buena calidad con los aminoácidos indispensables y lo mejor es que en ella también encontramos ácidos grasos, omega 3,6,9 y vitamina E, así como fibra soluble e insoluble. Frijoles Los frijoles son una excelente fuente de fibra, minerales y antioxidantes. Contienen carbohidratos de absorción lenta, un alto contenido en ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina. Además, también aportan magnesio, potasio, zinc, calcio y fósforo al cuerpo. ¡Son un manjar completo y delicioso! Cacahuates Para la sorpresa de muchos, los cacahuates son legumbres y también tienen importantes nutrimentos para la salud. Los cacahuates son portadores de grasas saludables, vitaminas del complejo B, vitamina E, minerales como el potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, hierro y zinc. ¿Ya consumes estas legumbres nutritivas?
Esta temporada está cayendo como cubetada de agua fría, sobre todo con el retorno al semáforo rojo. Las interrogantes son demasiadas: ¿Tendremos Navidad? ¿Cuántos seremos? ¿Cocinamos o pedimos? ¿Cuánto gastaremos? Y mientras dudamos de todo y de todos, hay algo que no podemos perder. Puede que seamos dos en la mesa, pero ¿por qué privarnos también de nuestro pavo con gravy, de nuestros tamales, de aquello que ansiamos probar? Aun con todo, es Navidad. La celebración es la fecha misma como también la comida que se sirve a la mesa y el amor que nos damos. Habremos de convivir con el núcleo más cercano por las próximas semanas sin siquiera sacar la mano por la ventana. La celebración –ésta y la de vivir– no tiene que ver con lo que pasa afuera como con el acto de agradecer y bendecir. Las Navidades son extrañas, no lo niego. Casi siempre tienen algo agridulce –excepto cuando eres niño y todo es jugar con los primos y descubrir qué regalo se esconde bajo la envoltura–. Por ellos, por nosotros: merecemos una Navidad como ninguna otra. Esta vez seremos los elementales y bastará.La comida nos salvará más que nunca. Para ello habremos de cocinar con alegría y ponerle intención a la comida; llenarla de eso que nos deseamos a nosotros y a la familia. Nos reuniremos alrededor de un pavo horneado con amor, de esa pasta por la que esperamos un año entero y que nos sabe a paz. Nos tomaremos un momento para agradecer lo que sí tenemos: la abuelita que aún sonríe en un extremo de la mesa, la ensalada de manzana que este año quedó más rica, la hermosa llegada de Ana a la familia, el olor a pay de manzana que llena la casa.Dicen que la comida no hace milagros –o sí, aunque nadie lo ha documentado– pero es el vínculo más inmediato con la vida. Cenar rico puede hacernos olvidar el miedo. Además, como en las películas, puede ser el inicio de nuestro propio cuento navideño al que probablemente le falten los villancicos, la nieve o la gente, pero le sobre emoción.Y si todavía no están convencidos de que la comida salva les quiero compartir mi propia historia de Navidad, una en la que un plato de bacalao me devolvió la esperanza. Y sí, ya les conté el final.**************El aroma del bacalao siempre me lleva a ese veintidós de diciembre en el que mi mamá y mi tía cocinaban varios platillos a la vez. Mi abuelita llevaba dos semanas grave. Ellas, tan expertas en la cocina, flaqueaban casi imperceptiblemente: a veces se les caían cosas al piso, se les olvidaba poner ingredientes, los intercambiaban. La tristeza no le impediría a la familia Molina celebrar la Noche Vieja.En esa cocina las ollas sobre el fuego eran la única señal de vida. La de barro llevaba horas borboteando. Como cada año, era tan grande que le cabía bacalao para alimentar a más de quince durante la cena y el recalentado y rellenar un bote de yogurt para que cada familia se llevara. De la cazuela emanaba el olor a los ajos fritos en el aceite, el sofrito de jitomate con las cebollas y las aceitunas, al pescado previamente desalado. En otras palabras, olía a Navidad. Mi abuelita mientras tanto estaba en su cuarto. No lo sabíamos, pero le restaban unas pocas horas de vida. Recuerdo que entre la pelada de papas y manzanas me escabullí de mis labores de cortadora oficial para ir a verla. Apenas entré, la vi enderezada. Algo la tenía en alerta y mi corazón lo sintió. Mi abuelita inspiró profundamente y con voz grave desde su cama me dijo: –“Dile a tu mamá que a ese bacalao le hace falta sal”. Confieso que me quise reír. Nunca vi venir esa afirmación y menos en el contexto. Para mí, no hay un momento de más lucidez.Corrí hasta la cocina, llegué al bacalao. Tomé una cucharada y ¡rayos!, efectivamente le hacía falta sabor. Tomé un par de puñitos de sal y los fui integrando hasta sentir que estaba en su punto. Noté que el olor cambió. Ella lo sabía: conocía a la perfección a qué debe oler un bacalao hecho para sacar suspiros.Esa tarde mi abuela se devoró una torta de bacalao. Fue lo último que pidió. El veinticuatro pasamos la Navidad como pudimos, ya sin ella. A penas en el recalentado me entraron ganas de volver a probar el guiso. A la primera mordida conecté con la esperanza, con el legado de mi abuelita, con eso que resultó ser mi última experiencia con ella. En ese momento tuve una revelación: quería que la cocina y la comida se convirtieran en mi vínculo con la vida y con mis ancestras. A los pocos meses dejé mi trabajo y diez años después, me dedico plenamente a la comida. La comida del corazón salva, cura, da esperanza. Y eso es justo lo que deseo para ustedes: que haga su magia en sus mesas, en su noche, en sus días. ¡Feliz Navidad!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD