Conoce más acerca de la berenjena
Chefs

Conoce más acerca de la berenjena

Por Kiwilimón - Septiembre 2011
La berenjena es originaria de la India donde se cultiva desde hace más de 4.000 años. Pertenece a la familia de las Solanáceas, pertenece a la especie silvestre Solanum melongena, variedad esculentum. Es una planta de climas cálidos o templados, es muy sensible al frío y necesita un periodo de crecimiento caliente, para poder disfrutar de una buena cosecha y de su óptimo sabor. Propiedades La berenjena contiene 90% de agua, pocas grasas, fibra (si se toma con piel) y pocas calorías, por lo que se aconseja en las dietas de adelgazamiento. La berenjena contiene: - Vitaminas: E, A, C, B1, B2 - Minerales: muy rico: hierro, calcio, fósforo, , potasio. - Otros: Ácido fólico, fibra. carbohidratos. Se recomienda para: - Circulación. - Reduce el colesterol. - Previene la arteriosclerosis. - Tras una comida grasa, ayuda a eliminar esa grasa. - Estimula la bilis. - Inhibe el crecimiento de las células cancerígenas en el estomago, gracias a su vitamina E como uno de los grandes antioxidantes . - No está recomendada para los que tiene problemas cardiacos. Consejos prácticos: - Cubra las rebanadas de berenjena con pan rallado. Hornee hasta que queden tiernas. Adorne con albahaca picada u hojas de orégano y sirva como entremés. - La berenjena asada adquiere un rico sabor a carne. Corte a la mitad y a lo largo una berenjena grande; pique la piel. Ponga el lado cortado hacia un asador o bajo una panilla y déjela hasta que la piel se ampolle y ennegrezca. Colóquela en una bolsa de papel unos minutos para que se afloje la piel. Pélela y hágala puré. Rodela con aceite y sazone con sal y pimienta. Recetas de cocina recomendadas con berenjena: - Rollos de Berenjena con Queso FetaRollos de Berenjena con Carne MolidaPizza de BerenjenaPasta al Horno con Berenjena y Mozzarella
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Yo ya perdí la cuenta de las veces en que una galleta –de chispas de chocolate, de avena, de lo que sea– me ha devuelto la esperanza. En un año como este la comida ha sido combustible para el cuerpo tanto como para las emociones. O si no pregúntense, ¿cuántas veces un panecito remojado en café, un caldito de verduras o el guiso burbujeante de una olla les ha salvado el día? La necesidad de ponerse los platillos de cobija seguramente no nos pasará desapercibida este otoño. El tema es físico, es mental. Nuestra hibernación animal nos baja la energía y hay que contrarrestarlo con carbohidratos y pociones calientitas que nos templen el corazón cuando el frío de afuera –el de verdad, el de la metáfora– se cuela entre la rendija. Lo casero se convierte en la moneda de cambio. Una, por economía; otra, por necesidad.Si en otros otoños los potajes densos curaban al alma, ahora serán la medicina cuántica. Eso sí, que tengan mucho verde, que sus fitonutrientes hagan su trabajo al mismo tiempo que conforten. Con mucho ánimo hay que prender las hornillas y gozar con los ingredientes de temporada que les van bien a los procesos del cuerpo. Una de mis opciones favoritas es abrirme paso ante una calabaza de Castilla, rica en vitamina A y ácidos grasos, y con unas cuantas cucharadas de mantequilla, miel, sal y pimienta hacerla el puré más terso o el complemento de una ensalada. Si su familia, como la mía, disfruta de los platos de cuchara, hay que preparar con calma un molito de olla y convertirlo en una suerte de mantra comestible que renueve las fuerzas. Ya saben, ¡a darle que es mole de olla! El otoño también es pretexto para reusar esa cacerola refundida en la alacena y dejarle caer unos higos, vino y azúcar para caramelizar. Al final ponerlo todo en una rebanada de pan con queso mientras leemos algo que nos nutra el intelecto o nos haga viajar sin despegarnos de la sala.La época nos invita a prender el horno cuando se pueda. Hay que aprovechar las manzanas más dulces del año, agregarles vainilla, azúcar, mantequilla, pan molido y envolver todo en unas hojas de hojaldre. El premio serán los olores, el crunch que suena menos, pero sabe mejor cuando lo acompaña una bola de helado. Y si se prefiere salado, hay que rosear una coliflor con aceite, aventarle unas avellanas, pistaches o nueces y algunas especias mágicas. Me gusta servirla horneada, directo de la charola, junto a una cucharada de jocoque batido con limón o una cucharada de yogurt con curry.A las noches otoñales les van bien las tartas, sobre todo esas que van retacadas con verduras salteadas y todo tipo de quesos. Su milagro es rendir para todos sin importar lo hambrientos que estén. La otra es que en cada rebanada cabe el mundo. ¿Queso Chihuahua? ¿Pimientos? ¿Carnes frías? Lo que tengas en el refri servirá. Si nunca has preparado tartas de otoño no hay mejor momento que este: es la oda a la comida confortable. Te dejo una guía iniciática para que puedas prepararlas fácilmente. Las cuatro recetas las preparó el equipo de Kiwilimón y quedaron geniales. Será difícil elegir, pero ante la duda, prepara una cada fin de semana. Pruébalas con toda atención y disfruta el aquí y el ahora. Eso es el regalo de los buenos bocados: tienen el poder de recordarnos a qué sabe estar vivos, lo placentero que es el cuerpo, lo lindo que es caminar en la Tierra en otoño o cuando sea.Quiche de CerezaQuiche de 4 Quesos MexicanosQuiche de Tocino, Gruyere y EspinacasQuiche de Peras con Queso
Las propiedades de la guayaba son tan numerosas que se ha convertido en la fruta favorita de la temporada, especialmente por sus grandes cualidades antioxidantes, antiinflamatorias, analgésicas, astringentes y antisépticas. ¡Conoce y aprovecha todos los beneficios de la guayaba! La guayaba como antioxidante Gracias a su alto contenido de vitamina C (las guayabas tienen hasta 7 veces más que las naranjas) y vitamina A, E y D12 la guayaba funcionaría como un poderoso antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres que dañan el organismo. Comer guayaba para mejorar la vista Como mencionamos anteriormente, la guayaba posee grandes cantidades de vitamina A, la cual es de gran utilidad para prevenir el deterioro de la vista y combatir enfermedades como cataratas o degeneración macular. Guayabas para combatir el colesterol Otro de los grandes beneficios de las guayabas, de acuerdo a estudios recientes, es que gracias al componente pectina, un tipo de fibra hidrosoluble, ayudarían a desechar el colesterol malo más fácilmente y mejoran el funcionamiento intestinal. Come guayabas para cuidar tu estómago Derivado de sus propiedades astringentes, antiespasmódicas y antimicrobianas, así como el alto contenido de taninos, las guayabas podrían disminuir diarrea, dolor abdominal y estreñimiento. Las guayabas cuidarían tu corazón Dentro de las propiedades de las guayabas encontramos también que contienen ácido arjunolico, un componente utilizado para tratar la arritmia cardíaca, la coagulación y para disminuir la presión arterial. Guayabas para la piel Las guayabas son ricas en licopeno, un antioxidante que cuida la salud de la piel y ayuda a prevenir el envejecimiento de las células. ¿Qué otras razones para empezar a consumir esta deliciosa fruta? Son ideales para comer como colación, en ensaladas, ponche y postres y no te cansarás de aprovechar todos sus beneficios.
Los retiros de silencio son una experiencia curiosa. A la hora de la comida no hay lugar para los “qué rica sopa”, los “me pasas la sal” o los “ay, esa salsa pica mucho”. Aunque parezca una obviedad no queda otra que ponerle atención al alimento. Recuerdo que mi primera vez tenía al frente una sopa de espinacas con trocitos de papa y una diminuta brunoise de zanahorias. Las instrucciones de mi guía de meditación eran claras, había que observarlo todo: la forma de cada verdura, la caprichosa distribución en la que los ingredientes se acomodaban en el plato. Los olores no se salvaban. Había que concentrarse en las notas de la espinaca cocinada, el aroma del tiempo. Y por supuesto, ya en la boca, sentir cada ingrediente, cada combinación lograda en el asar de una cucharada. La experiencia fue iniciática. Hace unos días pude repetir la emoción. Esta vez fue en un centro de medicina ancestral en el que había que comer en conciencia. Ana, la chef, lleva años confeccionando combinaciones de recetas que luego prepara de forma consciente y sirve para placer de los visitantes. Eva Solís, la Abuela, es la fundadora de este espacio y la creadora del libro ‘Comida que cura’. Y es que ya lo dice una cita bíblica en Proverbios, “las palabras amables son como la miel: dulces al alma, saludables para el cuerpo”. Para la Abuela, las plantas, las frutas, y todo lo que procede del reino vegetal tiene el poder de reaccionar frente a las energías que les ponemos a través de la intención.Quizás parezca la formulación de un pase mágico –es más, probablemente lo sea– pero hay un arte en eso de convertir los ingredientes más sencillos en manjares para el alma. Explicado de otra forma, el ritual es similar al que hacemos cuando le cantamos o le hablamos bonito a una planta: crece más y crece mejor. La Abuela explica que las palabras y la intención transforman un platillo en una medicina poderosa. ¿Salsa para estimular la felicidad? ¿Sopa de chícharo para lograr la quietud? Así, tal cual. El rezo comienza al cocinar: se agradece a cada integrante de la receta, así como a las personas que tuvieron que ver con ellos –agricultores, distribuidores, vendedores– desde el campo hasta el momento de cocinarlos. Al final, “la importancia de ofrecer una comida que cura es que podemos elevar la vibración energética y el estado de ánimo de nuestras familias”. Eso sí. Hay que ser sabios ante nuestro marchante de confianza. “La selección de los ingredientes en un platillo que lleva la intención de sanar comienza con la compra de alimentos vivos y productos no procesados como materias primas”. Luego es importante lograr las combinaciones correctas. Aquí no aplica eso de que todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar. Para la Abuela –tal como también lo dicta la tradición Ayurvédica– hay que aprender sobre la química que se despierta en los alimentos al unirlos. “Combinar los alimentos de manera adecuada permite una mejor digestión, una adecuada evacuación y una desintoxicación continua. Lo contrario produce enfermedad”, afirma la Abuela en su libro.Laura Esquivel en ‘Como agua para chocolate’ hace uso de hipérboles para explicar cómo los sentimientos de la cocinera –de la entrañable Tita– se trasladan al platillo y a los comensales: desde a unas codornices con pétalos de rosas hasta a una rosca de reyes. Para la Abuela no es una exageración: “Quienes cocinamos debemos tomar consciencia de cómo estamos al momento de estar frente al fogón. Si estoy triste, enojada o con prisa, eso mismo daré de comer a mi familia”. Para ella, la vibración que tenemos le confiere al plato una emoción, así que más vale estar conscientes al momento de cocinar. Luego viene la degustación consciente. La Abuela recomienda estar en silencio y con los ojos vendados. Retomar el uso de las manos para ponernos en contacto directo con los ingredientes; percibir sus texturas, formas, tamaños y temperaturas. Así, en total atención investigar con la nariz y la boca los insumos que tenemos frente a nosotros. Probar, disfrutar, detenerse en ese dulce momento. El ejercicio meditativo tendrá una ventaja adicional: “Al degustar conscientemente, la orden de saciedad llega más pronto al cerebro y, por tanto, requeriremos comer menos. Lo contrario sucede cuando comemos leyendo, chateando o pensando en lo que tengo que hacer”. Por último, para que tu comida se convierta en un medio para curarte, purificarte y renovarte, la Abuela recomienda bendecir y agradecer por eso que terminó en un plato precisamente para ti. Esas acciones que parecen insignificantes “son los pilares que sustentan la abundancia, el flujo equilibrado entre el dar y el recibir”. Comer así, en total conexión, nutrirá más que solo tu cuerpo físico.
Los tiempos difíciles siempre sacan lo mejor de nosotros y a pesar de que este año la industria gastronómica, como muchas otras, se ha visto afectada porque hemos tenido que guardarnos en casa lo más que podemos, muchas iniciativas están creando formas seguras e increíbles de reactivarla y apoyarla.Así, para cerrar el año de manera deliciosa, no te pierdas estos 3 festivales de comida y cerveza, con los cuales podrás descubrir nuevos sabores, restaurantes y lugares favoritos de manera segura, pero sobre todo, apoyar a las personas que se dedican a esta sabrosa industria.Festival A qué me sabes #CDMX 2020Del lunes 23 al domingo 29 de noviembre 2020 podrás disfrutar de experiencias y eventos exclusivos para probar la cocina y barra de estupendos restaurantes, cafés y bares a través de menús especialmente creados por las grandes figuras de la gastronomía mexicana.En total, 50 restaurantes como Azul Histórico, Azul Condesa, Sesame o Alba Cocina, en diferentes colonias de la Ciudad de México ofrecerán menús de tres tiempos, con el que cada restaurante o bar dará a descubrir un pedacito de su cocina a un precio atractivo, pero justo para los establecimientos.Consulta la página oficial del Festival A qué me sabes #CDMX para conocer su programación y todos los bares y restaurantes participantes.Coca-Cola Metate 2020Los amantes de los tacos no se quedarán sin la secuela del festival que combina sus favoritos: música y los mejores tacos de la ciudad. Coca-Cola Metate 2020 se adapta a la nueva normalidad por completo con un formato tipo “autocinema”, en el que podrás hacer el recorrido taquero desde la comodidad y seguridad del auto, para después disfrutar de los invitados musicales en el Palacio de los Deportes.Este año los barrios incluyen oferta Norteña, Costeña, Al pastor y Tiangüis, con más de 20 de las taquerías favoritas del país, junto a un cartel único de artistas, entretenimiento familiar y formato drive-thru donde los participantes conducirán por diferentes originales y divertidos escenarios. Debido a su éxito y a que para mantener la sana distancia hay un número limitado de autos por recorrido, Coca-Cola Metate 2020 se extendió un día y podrás acudir a este festival el 3, 4, 5 y 6 de diciembre, con 5 integrantes por coche. Puedes comprar los boletos en Ticketmaster desde 400 pesos.CDMX Ciudad Cervecera 2021Entre los eventos de reactivación que más expectativas han generado para los apasionados de la cerveza está la primera edición de CDMX Ciudad Cervecera. Del 12 al 21 de febrero de 2021, cervecerías de la ciudad, hoteles, restaurantes, boutiques especializadas, biergardens, pubs y tasting rooms reunirán el talento y producto de 40 cervecerías independientes de toda la ciudad de México. “Serán 10 días en los que el orgullo de lo hecho con lúpulo y malta, y el entusiasmo de miles de emprendedores, animarán la capital del país con multiexperiencias en recintos y espacios que son parte de nuestra identidad”, afirmó el comité organizador, integrado por cervecerías independientes y especialistas en comunicación.CDMX Ciudad Cervecera 2021 ofrecerá activaciones y experiencias tipo pop up que contribuirán a reactivar económicamente a la ciudad. Estos micro eventos operarán respetando las máximas medidas sanitarias y de sana distancia que exige la nueva normalidad. En la agenda están contemplados tours por cervecerías, take overs, catas guiadas presenciales y virtuales, clases magistrales, maridajes, activaciones, corredores, conciertos y actividades en hoteles. Consulta todos los detalles aquí o síguelos en Instagram y Facebook.Ya sea que extrañes los conciertos e ir por taquitos, las cervezas con amigos o simplemente la experiencia de ir a comer a un restaurante, estos tres festivales son la forma segura de volver a vivir estas experiencias, mientras contribuyes a reanimar una industria muy importante para el país.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116