¿Cuál es el equipo básico de cocina que debes tener?
Chefs

¿Cuál es el equipo básico de cocina que debes tener?

Por Kiwilimón - August 2012
Tener los utensilios básicos de cocina es importante para no padecer dolores de cabeza al momento de cocinar. No se debe gastar mucho dinero como usualmente podemos pensar para tener las herramientas más importantes en nuestra cocina. Además, existen diferentes estilos y diseños que van de acuerdo a la personalidad de cada una de nosotras y así tener una cocina completa y visualmente agradable. Dependiendo de cuantas personas sean en casa varían los tamaños, en sartenes, cazuelas y fuentes. Toma nota de esta lista del equipo básico que debes tener en tu cocina.
  • - Cuchillo de cocina de 20 centímetros
  • - Cuchillo de cocina de unos 8 cm
  • - Tijeras de cocina
  • - Cuchillo jamonero o un cuchillo para trinchar
  • - Pelador de papas
  • - Juego de cuchara y tenedor de madera
  • – Al menos dos raseras para sacar fritos o alimentos cocinados del sartén
  • - Rayador para queso o verduras
  • - Coladores, al menos dos, uno grande y otro mediano o pequeño
  • - Jarra con medidas para líquido y arroz. Te vendrá bien para preparar recetas
  • - Exprimidor manual
  • - Sacacorchos, para abrir botellas de vino
  • - Abrelatas, aunque muchas latas van con “abrefácil”, no viene mal tener un abrelatas. Mejor si lo compras con la opción abrebotellas. Algunas bebidas como las botellas de cerveza aún lleva este tipo de tapones
  • - Varios embudos, que siempre pueden ser útiles
  • - Mortero reciente y mano del mortero, útil para mezclar especias
  • - Dos cazuelas de distinto tamaño con su tapadera
  • - Dos sartenes de dos tamaños distintos. Búscalas con buen revestimiento, aunque sean algo más caras. Las de cerámica también son buenas pero algo más delicadas
  • - Tapaderas para las sartenes, que siempre te ayudarán a que no salten salpicaduras que te manchen la pared o la ropa
  • - Hablando de ropa, un delantal de cocina siempre es bueno tenerlo
  • - Una cazuela de barro o de cristal para usar en el horno. Te sirve para el horno convencional y para el microondas
  • - Recipientes para horno al menos dos o tres. Uno más profundo y bandejas para asar y dorar que tengas al menos 3 fuentes distintas
  • - Varias latas o botes herméticos para las galletas, arroz, harina. Lograrás que se conserven mejor
  • - Una cesta bonita que te puede servir de panera
  • - Recipientes tipo bol, como pequeñas ensaladeras. Al menos 4 pequeños y 2 medianos
  • - Cafetera, aunque tengas una eléctrica no viene mal tener una cafetera manual por si acaso
  • - Tabla de cocina de madera o plástico para cortar, que también puedes usar para presentar una tabla de quesos, patés o embutidos
Elementos que te pueden ayudar mucho en la cocina (opcionales)
  • - Una batidora eléctrica puede ser de brazo o de jarra
  • - La olla a presión, imprescindible si quieres cocinar ganando tiempo sin perder nutrientes. Hay ollas a presión eléctricas que son además programables
  • - Exprimidor eléctrico, es útil
  • - Cafetera eléctrica, para los muy cafeteros te facilita la labor
  • - Tostador
  • - Microondas con grill, muy práctico ya que te permite cocinar combinando microondas o como un horno tradicional

Recetas de cocina

Ahora que has equipado o vayas equipando tu cocina, te dejamos recetas de cocina recomendadas para que vayas haciendo uso de tus utensilios. (recomendamos hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación) Mac & Cheese Gourmet. Esta receta de mac and cheese (pasta de coditos con queso) es una innovación sobre la receta clásica. En esta se prepara con 3 tipos de quesos, esencia de trufa, tocino y echallots. Pollo Relleno de Espinaca y Queso de Cabra. Esta receta es una rica manera de comer pollo con un toque gourmet gracias al queso de cabra y la espinaca. Mini Pizzas de Prosciutto, Queso de Cabra y Cebolla Caramelizada. Prepara esta botana de pizzitas con prosciutto (o jamón serrano), cebolla caramelizada y queso de cabra. Magdalenas (Cupcakes). Es una rica y fácil receta para preparar magdalenas también conocidos como cupcakes. Galletas de Avena Suaves. Estas galletas de avena llevan pasitas y quedan suaves. Les puedes agregar unas chispas de chocolate al gusto. Soufflé de Fresas Light. Estos soufflés no sólo son un postre light, sino que también van cargados con vitamina C, la cual facilita la absorción del hierro. Pruébalos, sólo tienen 185 calorías por persona.  

Para ver más recetas de cocina y menus, haz click aquí.

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¡Marzo es el mes para conmemorar a las mujeres! El trabajo y el esfuerzo que todas hacen a diario alrededor del mundo. Hoy dedicaremos este espacio a las changueras mazatlecas. Porque la Cuaresma es también la temporada perfecta para disfrutar y conocer más de pescados y mariscos locales. La Unión de Camaroneras de Mazatlán se fundó hace alrededor de 43 años. Es una asociación integrada por 24 mujeres, ya como segunda o tercera generación familiar de trabajo. Antes de ser changueras fueron camaroneras, pues compraban el camarón directamente en el charco con los pescadores, cuya bolsa de este preciado animal se llama chango y de ahí tomaron su nombre. Al principio, tuvieron un presidente como líder de la asociación  y vendían en el mercado principal de Mazatlán, desde donde eran ubicadas en el segundo cuadro del centro. Hoy, las changueras ya son todas camaroneras, con granjas propias, y están consolidadas de fijo en su cuadra, desde las 5 am hasta las 7 pm. Diario venden alrededor de 6 toneladas del mejor producto del Pacífico, entre camarones del mar, de granja y río, jaiba, langostas, callos, pulpo, marlin, atún y otros productos sinaloenses deliciosos como salsas marisqueras. El desfile entre mazatlecas y distribuidores comienza cada amanecer. Todos van con las Changueras. La Chuyita, Maria del Jesús Beltran Flores, es la actual presidenta de la Unión. Ella y su hermana, Norma Leticia Bletran Flores, están pendientes de los cumplimientos de la directiva de las asociación, tales como respeto al cliente, los precios estandarizados e incluso la imagen al público de todas las mujeres al frente de los negocios. Esta dupla se incorporó al negocio por su madre, que tenía un restaurante y vendía desayunos y comidas a las Changueras. ¡Una parada obligada en México, y mi joya de esquina favorita!
Los vinos de postre son el secreto mejor guardado del vino. Tienen una personalidad única y métodos muy particulares de elaboración. Conoce los tres vinos de postre y sus características: Ice Wine Es un vino hecho de uva congelada con una fuerte concentración de azúcar. La técnica para conseguir esta uva consiste en dejarla sobre madurar y cosecharla hasta que se produce la primera helada. Cuando la uva se hiela, el agua se expande y rompe su hollejo. Así, se pierde más agua y el azúcar está más concentrada.Los vinos de hielo son de una extraordinaria riqueza aromática gracias a su concentración y tiene una acidez fuera de lo común. Son frescos, de cuerpo medio alto, con final largo y persistente. La sommelier Tere Delgado recomienda tomarlos entre los 8 y los 10ºC, preferentemente jóvenes y acompañarlos con helados, mousses y cheesecakes, en la parte dulce, así como con quesos añejos de sabores intensos. Son vinos caros debido a su proceso de elaboración, se necesitan de 4 a 5 veces más uvas que para un vino normal y son de vendimia manual.Botrytis Cinerea Es un hongo que le da a los vegetales, flores y frutas, pero que en la uva resulta en algo beneficioso para el vino. Este hongo lo que hace es intensificar el dulzor de la uva al deshidratarlas. Su mosto es más viscoso y dulce, con un toque de cera de miel de abeja y jengibre.Cosecha tardíaSon vinos dulces que se producen dejando la uva durante más tiempo en la planta para que se comience a deshidratar y de esta forma quede concentrada su azúcar.Estos vinos tienen tanta cantidad de azúcar que las levaduras utilizadas durante su fermentación no logran transformarla toda en alcohol.Generalmente para su producción suelen usarse uvas blancas, sin embargo también puede realizarse con las tintas. Son mucho más espesos que los vinos blancos comunes. Su color es casi siempre de un intenso tono dorado. Sus aromas, si bien dependen de cada cepa, tienden a lo floral y lo frutal.Generalmente los vinos de cosecha tardía son un poco más costosos que los otros vinos dulces, esto es porque se necesita más cantidad de uva para producir un litro de vino. Aproximadamente lo que eran 1,000 kg de uva en su momento ideal de cosecha se reducen 550 kg después de la sobre maduración, los cuales después del prensado solo producen 300 litros de vino dulce. Estos son mucho más espesos que cualquier vino común.Fuente: Tere Delgado, sommelier de Vinos y Maz Club 
Lo femenino es un adjetivo que describe una realidad biológica, sociológica y gramatical. Eso sí, el sustantivo al que se lo colgamos tiene que ver con una concepción ideológica. En la cocina, lo femenino se ha generalizado a dos actividades: a la informal, que termina derrumbando el zaguán de una casa por necesidad, para trasladarse a un puesto callejero; y la dulce, la de los pasteles y las galletas con royal icing, la de la estación de postres en los restaurantes con duela encerada. Pero ya hay más. Las mujeres hemos llenado la canasta de lo femenino con frutos inesperados.En el rewind de la vida, la tierra y el fuego fueron los elementos iniciáticos de lo femenino. En nosotras estaba la responsabilidad de resguardar el hogar, de encender y mantener la hoguera –del latín focus, fuego– en las cuevas originarias. En cada una, el brasero era monumento a la vida, pues alejaba animales salvajes y resguardaba el calor familiar.La civilización evolucionó, no así el destino de las de nuestro género. El fuego de la brasa se mantuvo prendido en el hogar sin el derecho a volverlo oficio. Eso sí, en la historia no faltaron las hechiceras que prepararon encantamientos culinarios, cocineras de corte, mujeres que alimentaban soldados, amas de cría y reinas que colonizaron con recetas los terruños de su lazo matrimonial. Por supuesto, estaban las monjas, las guardianas del saber teológico y culinario. Bajo el son del ora et labora se especializaron en la creación culinaria, la repostería, la confección del chocolate. A nadie extrañó que los libros de cocina y las gacetas culinarias del renacimiento y barroco ni por equivocación tuvieran el nombre de una mujer. En el siglo XVIII, momento histórico en el que la palabra gastrónomo se puso de moda, la versión gramatical en femenino brilló por su ausencia. En la nouvelle cuisine del siglo XX, en la cocina moderna de August Escoffier, a la mujer se le confinó a la mesa. Nada nuevo. Capítulos que retrataron, como en otros ámbitos, el machismo como devenir histórico. Se nos vio débiles para cargar ollas, mal agüero si estábamos en nuestro periodo. Y luego llegaron mujeres que no pidieron perdón por ser talentosas: las Eugénie Brazier –la primera mujer en obtener tres estrellas en la Guía Roja–, las Julia Child –cocinera que popularizó la cocina francesa en Estados Unidos por sus libros y programas de televisión–, las Alice Waters –la madre de la cocina californiana en su Chez Panisse de los setenta–.Gracias a las de delante y detrás, la cocina actual es un campo de batalla donde lo femenino se resignifica cada jornada. Como Gabriela Cámara, que se hizo restaurantera con menos de treinta años y ha sabido romperla en México y Estados Unidos. Como Celia Florián, cocinera de las Quince Letras, que preserva saberes regionales en su restaurante y es voz de otras cocineras tradicionales en Oaxaca. Como Martha Ortiz Chapa o Elena Reygadas, que supieron amalgamar el talento artístico con el fine dining. Como Norma Listman de Masala y Maíz que conceptualiza lo mismo una barbacoa especiada que un texto incendiario. Como Pía Quintana, Titita o Margarita Carrillo que picaron piedra, documentaron y replicaron para dignificar lo que hoy se come sobre manteles largos.  Lo femenino aterrizó entonces en los magueyes pulqueros de Hidalgo, en los de mezcal con Lala Noriega; se expandió en los campos de agave azul con la tequilera Melly Barajas Cárdenas; se sirvió en una copa martinera en la mano de Fátima León o Mafer Tejada. Es el sabor detrás de grandes cervezas con Diana Arcos, química de Wendlant. Ha sido nariz en el vino junto a Georgina Estrada, a Claudia Juárez y a Michelle Carlín y es el espíritu de los viñedos que cuida la enóloga Lourdes Martínez en Bruma. Taqueras, torteras, pescadoras, tamaleras, carniceras, dueñas de fonditas, embajadoras de bebidas, emprendedoras de proyectos comunitarios, creadoras de conceptos restauranteros, productoras gourmet, agrónomas, meseras, garroteras, conservacionistas de cultura comestible, fotógrafas culinarias, cocineras medicina, escritoras de experiencias sápidas que nos la han puesto difícil al definir lo femenino en la cocina y que han hecho que no quede vocación allá fuera sin el latido de una mujer.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD