Recetas variadas para preparar mole
Chefs

Recetas variadas para preparar mole

Por Kiwilimón - Octubre 2011
El término mole (del náhuatl molli o mulli) originalmente hacía referencia a cualquier salsa, y actualmente sirve para nombrar varios platillos de la cocina mexicana, específicamente a un grupo de platillos que tienen algunos elementos en común, como el hecho de prepararse a base de chiles y especias. En la cocina mexicana actual, el mole suele acompañar carnes cocidas. (Fuente Wikipedia) Existen muchas variedades de mole y diversas formas de cocinarlo, combinarlo y degustarlo. Aquí te vamos a dejar algunas recetas de mole para que tengas elijas la que más te guste y la prepares. - Mole PoblanoHuevos con MoleMole Verde con PepitaMole de PistacheMole ColoradoEnchiladas de Mole Rellenas de Platano MachoMole Blanco o Mole de NoviaCrepas con MoleEnchiladas PototsinasComida de Mole Poblano
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Sin duda, este 2018 el pan dulce mexicano pasó por muchos cambios. Y es que la comida tradicional que originalmente las abuelitas preparaban siguiendo cada paso al pie de la letra, pasó a ser parte de algunas otras combinaciones que para muchos, resultan deliciosas. Por eso hicimos un recuento de 10 platillos que evolucionaron este 2018. En esta lista veremos cómo cambiaron platillos tan típicos como los tamales y el pan dulce. MANTECONCHAS. En primer lugar, tenemos al famoso invento originario de Querétaro. La fusión de las mantecadas y las conchas nació en la panadería El Manantial y poco a poco invadió a todo el país. DONCHAS. Se los dijimos, el tradicional pan mexicano vivió ciertos cambios que posiblemente ni las abuelitas hubiesen permitido. ¿Se imaginaron alguna vez que comerían una dona con cubierta estilo concha y sabor a concha? Sí es posible y la receta está AQUÍROSCA DE CONCHAS. Claro, quedó confirmado que el pan con el que más experimentos hicieron los panaderos fue con las conchas y todo lo que pudiera llevar su sabor y sí, hasta la forma. La receta la encuentran AQUÍMANTEMUERTO.Por supuesto que el pan de muerto no podía quedarse atrás. Este año tuvimos la gran suerte de conocer la fusión entre las mantecadas y el pan de muerto. Si no las probaste, lamentamos decirte que tendrás que esperar varios meses. SUSHI CON DORITOS. A los mexicanos nos encanta adaptar los platillos extranjeros agregando algunos ingredientes propios de nuestra alimentación. Y aunque las frituras de maíz no son exclusivas de México, sí que le dan un toque muy mexa al sushi. CONCHAS CON CHILAQUILES. Cuando creímos que habíamos alcanzado el paraíso culinario con las deliciosas tecolotas, nuestras amadas tortas de chilaquil, llegaron las novedosas conchas con chilaquiles. Ámalas u ódialas, pero pruébalas. CUPCAKES DE ROSCA. Una versión  mucho más práctica de la tradicional Rosca de Reyes viene en forma de pequeños cupcakes. Lo mejor de esta innovación es que te ahorras el tener que andar partiendo y sirviendo la rosca entre tus invitados. La receta está AQUÍAVOCADO LATTÉ. Por más raro que parezca, tomar café en un aguacate se ha convertido en una tendencia, sobre todo entre los millennials. Aunque algunas personas dicen que el sabor no es el mejor, tenemos que reconocer la originalidad de este invento. HAMBURONCHA. Si te gustan las hamburguesas, ¿por qué no combinarlas con las conchas? Tenemos que admitir que este fue uno de los inventos que más opiniones dividió entre los foodies. Nuestro veredicto: tienes que probarla para decidirlo. CONCHURRAS. Una conchacon base de churro no puede ser jamás una mala idea. El 2018 nos llenó de descubrimientos culinarios, sin embargo, los amantes de la panadería fueron los más beneficiados definitivamente. Mención especial: Tamales con cátsup. El cierre del año no podía dejarnos sin sorpresas. Y es que apenas hace unos días nos enteramos de que hay gente que le pone cátsup a los tamales. Aunque no representa propiamente una evolución en el platillo, sí que es una manera diferente de comerlo. ¿Te atreverías a probar tu tamal favorito con salsa de tomate? Esperemos que el año que entra nos traiga más innovaciones gastronómicas para seguir disfrutando nuevos platillos.¡Feliz  Año Nuevo!
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
La dieta paleo parte del principio de que los seres humanos estamos adaptados a nivel genético para comer ciertos alimentos, precisamente los que comían nuestros antepasados en la época paleolítica.Con esto se busca seguir una dieta muy natural, donde los principales alimentos sean carne, frutas, verduras, pescados, mariscos, frutos secos y raíces. De esta manera, la dieta paleo descarta el consumo de productos que se incorporaron hace relativamente poco tiempo a nuestra alimentación: lácteos, azúcares procesados, harinas, legumbres y cereales.El problema con esta dieta es que muchos alimentos que se consideran saludables, o incluso indispensables, están prohibidos. Entonces, seguirla puede ser un poco complicado. Si estás pensando en modificar tu alimentación, estos tips te ayudarán a que sea más fácil seguir la dieta paleo.Planea con tiempo tus comidas Si te esperas a ver qué vas a comer hasta el último momento, es más probable que termines rompiendo la dieta. Organiza tus comidas con tiempo y, de ser posible, prepáralas con anticipación. Así no tendrás pretexto  para comer otra cosa.Llena tu refrigerador de vegetales Cada vez que vayas al súper mercado compra vegetales. Si tienes tu cocina llena de alimentos permitidos podrás alimentarte tranquilamente sin romper las reglas.Aprende a sustituir ingredientes Tal vez no puedes tomar leche, pero hay otros productos que  pueden funcionar como sustitutos y que están dentro de lo permitido en la dieta paleo. Para cumplir con tus objetivos tienes que ser muy creativo para aprender a sustituir ingredientes.Date tiempo para adaptarte Todos los cambios de alimentación implican un esfuerzo. Tu cuerpo, pero, sobre todo, tus papilas gustativas necesitarán tiempo para adaptarse a este nuevo régimen. Es natural que al principio todo te sepa insípido o que se te antojen más las cosas dulces. No te desanimes.Acostúmbrate a leer las etiquetas No porque algo esté empacado significa que está prohibido. Antes de descartar un alimento revisa su etiqueta. En una de esas puedes comer más de lo que pensabas.Seguir la dieta paleo es más sencillo de lo que parece. Si se te antoja hacerlo, pero no sabes por dónde empezar, te sugerimos checar nuestro Reto Paleo. Aquí encontrarás los menús para todos los días de la semana. ¡Anímate a seguirlo!
Las galletas de jengibre están tan relacionadas con estas fechas que saborear uno de estos bizcochos es como darle una mordida a la Navidad.  Su sabor inconfundible, especial textura y decoración característica hacen que las galletas de jengibre sean un elemento imprescindible en todas las casas durante la época navideña. Pero no siempre ha sido así. Conoce el origen de las galletas de jengibre.Para empezar, hay que saber de dónde viene el jengibre. Esta raíz es originaria de China y llegó a Europa a través de la ruta de la seda hace ya varios siglos. Durante la Edad Media se usaba como especie por su habilidad de ocultar el sabor de las carnes preservadas.Se cree que las primeras galletas de jengibre en Europa se elaboraron a finales de la Edad Media. En aquella época las galletas se decoraban con hojas de oro y tenían varias formas. Debido a que el jengibre todavía era un ingrediente difícil de conseguir en esos tiempos, las galletas de jengibre eran consideradas un lujo que solo los reyes y los más adinerados podían darse.Después de ser un producto típico de las ferias medievales, las galletas de jengibre adquirieron todo un nuevo sentido gracias a la reina Isabel I de Inglaterra. En el siglo XVI la reina pidió que sus galletas tuvieran la forma de algunos personajes, especialmente de los miembros de su corte y pretendientes. Las galletas eran decoradas con atuendos comestibles y se ofrecían a sus invitados.Unos años después los hermanos Grimm crearon un cuento tomando como inspiración las galletas de jengibre. Hansel y Gretel cuenta la historia de dos hermanos que se encuentran en medio del bosque una casa hecha enteramente de galleta de jengibre. Muchas personas atribuyen la popularidad de las casas y los muñecos de jengibre a este cuento.La costumbre de construir las casas de galleta pronto se relacionó con las fiestas navideñas, tal vez por ser una actividad divertida en la que pueden participar chicos y grandes. La tradición, que comenzó en Alemania, comenzó a esparcirse por Europa hasta llegar a América.Y así es como el día de hoy relacionamos las galletas de jengibre con la Navidad.Recetas de galletas de jengibre:Galletas de jengibre con nutellaGalletas de jengibre con chocolate blanco
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD