¿Sabes qué es el reto Kiwilimón?
Chefs

¿Sabes qué es el reto Kiwilimón?

Por Kiwilimón - Enero 2013
En Kiwilimón siempre ofrecemos beneficios a nuestros usuarias y usuarios registrados, quienes son parte de la comunidad y quienes aportan las deliciosas recetas que forman parte de este sitio web. Para agradecerles su participación y el apoyo para que la misma comunidad crezca y las recetas sean cada vez más en este sitio web, hemos desarrollado el reto Kiwilimón, gracias al cual puedes ganar y acumular muchos puntos, todo dependerá de las actividades que realices. ¡Todo cuenta! Comentar en las recetas, subir recetas, compartirlas, subir fotos, tener amigos, etc. Incrementa tus puntos y recibe grandes sorpresas. Para comenzar a jugar Lo que debes hacer es seguir los siguientes puntos:
  1. Regístrate en Kiwilimon.com, si ya estás registrado, actualiza tu perfil.
  2. Una vez creada la cuenta, estarás empezando a generar puntos.
  3. Entre más interactúes con la página más puntos obtienes.
  4. Si resultas ganador, te ganarás un regalo muy especial.
 

¿Qué esperas? ¡Forma parte de la Comunidad  Kiwilimon y gana muchos premios!

  Para conocer las tablas de valores, puntos y premios, haz click aquí.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La dieta keto es quizá la más popular del momento, mientras que del ayuno intermitente se ha hablado mucho de sus beneficios.Quizá ambos deben su fama a que muchas famosas, como Jennifer Aniston o Kourtney Kardashian, por ejemplo, pero ¿qué tan buena idea es ponerlos en práctica juntos?¿En qué consiste el ayuno intermitente?El ayuno intermitente es un patrón de alimentación que consiste en alternar períodos de ayuno con una alimentación normal. El método más popular es el de 16 por 8, es decir, puedes comer durante un lapso de 8 horas y luego ayunas por 16 horas.El ayuno intermitente se utiliza principalmente como técnica de pérdida de peso, pero algunos estudios han encontrado beneficios a la salud, como que reduce la inflamación y mejora la función cerebral y el control del azúcar en la sangre.¿Cómo es la dieta keto?La dieta keto o cetogénica consiste en una ingesta muy baja en carbohidratos y alta en grasas, por medio del proceso metabólico conocido como cetosis, con el cual el cuerpo descompone las grasas para formar sustancias llamadas cetonas que sirven como una fuente de combustible alternativa.Esta dieta es una forma efectiva de perder peso, pero también tiene otros beneficios, por ejemplo, la dieta ceto puede mejorar los síntomas mentales en personas con enfermedad de Alzheimer, además, puede reducir el azúcar en la sangre, mejorar la resistencia a la insulina y disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como los niveles de triglicéridos.Para saber si es funcional combinar una dieta keto con el ayuno intermitente, consultamos con la nutrióloga Jennifer Asencio, nutrióloga clínica especialista en diabetes, varias dudas con el fin de que tengas una guía si planeas ponerlas en práctica juntos.La primera duda que teníamos era si es buena idea combinarlos, a lo que nos recomendó tener en cuenta que seguir la dieta keto nos llega a parecer difícil, por lo que hacer ayuno intermitente puede resultar más complicado en combinación con esta dieta, “a menos que combinarlos vaya bien con tu ritmo de vida y sea algo con lo que puedas comprometerte”.Pero sí nos aseguró que “el ayuno intermitente podría contribuir al proceso de ‘quema de grasa’” y que “algunas personas usan el ayuno intermitente para arrancar el estado de cetosis” de la dieta keto. Es decir, combinar el ayuno intermitente con una dieta keto puede ayudarte a alcanzar la cetosis más rápido y a eliminar más grasa corporal que una dieta cetogénica sola.Sin embargo, “no es necesario hacer ayuno intermitente con la dieta keto, principalmente porque no estás restringiendo la ingesta de calorías durante el periodo en el que sí puedes comer”.Respecto a si son métodos efectivos y sin riesgo para bajar de peso, la respuesta es sí, pero “es importante mencionar que si padeces diabetes o usas insulina, tienes hipertensión, epilepsia, padeces de hígado graso, enfermedades renales, enfermedades cardiovasculares o cáncer, estos dos tipos de dietas están contraindicadas, así como en niños y mujeres embarazadas”.Si te preocupa no obtener los nutrientes suficientes con el ayuno intermitente y la dieta keto juntos, la nutrióloga Jennifer Asencio nos especifica que “ayunar puede afectar la absorción de vitaminas como la B1”, por lo que “es importante acudir con un especialista para saber si eres candidato y hacerte un plan personalizado para no tener ninguna deficiencia”.Por último, si sufres gastritis, también deberías prestar atención antes de decidir juntar estas dos dietas, pues “las personas que sufren de gastritis corren el riesgo de exacerbar sus síntomas de dolor abdominal e incluso de sufrir sangrado gastrointestinal durante las horas sin ingesta de alimentos”. Por otra parte, “el alto consumo de grasas y proteínas aumenta la acidez estomacal”, lo cual puede empeorar la enfermedad por reflujo”.En conclusión tanto la dieta keto como el ayuno intermitente son métodos exitosos para bajar de peso, pero como con cualquier cambio que desees meter en tu alimentación, debes consultar a un experto para sacar el mayor provecho de la experiencia, sin ninguna dificultad.Consulta aquí las mejores recetas keto:Coliflor rostizada con huevo y aguacateCalabazas rellenas de Ensalada Cremosa de PolloCaldo de Pollo con arroz de coliflor
Para este momento, es posible que hayas padecido insomnio y no sólo tú, sino tu familia y amigos, porque guardar distancia encerrados en casa significó muchos cambios en nuestras rutinas, además de que estar atravesando una pandemia mundial añade mucho estrés al tema.Y es que no dormir no sólo te tendrá cansado y somnoliento al día siguiente, sino que una buena noche de descanso es primordial para mantener las defensas de tu sistema inmunológico arriba. Esto se explica porque el sueño es un regulador importante del sistema inmune, ya que durante este momento se llevan a cabo las funciones necesarias para mantener su equilibrio. Por lo tanto, además de lavarte las manos constantemente, usar cubrebocas cuando sales y todos los demás comportamientos de higiene recomendados para prevenir la enfermedad, dormir bien debería ser otra forma de protegerte contra el coronavirus covid-19.Es por eso que te dejamos estos consejos útiles para ayudarte a relajar y descansar bien, incluso durante estos momentos estresantes e inciertos.1. Sigue una rutinaComo resultado directo de esta pandemia, muchas personas han sufrido un cambio radical en su vida cotidiana. Hacer malabares con el trabajo y la familia, o estar a la expectativa de la economía no es nada fácil.Pero sin importar cómo te haya afectado esto, mantener una rutina regular te ayudará a dormir bien y, por ejemplo, si estás trabajando desde casa, levántate a la misma hora que lo harías para ir a la oficina y vístete. Puede que solo vayas a la habitación de al lado o a la sala, pero tener la misma sensación de rutina y normalidad te ayudará a sentirte menos perturbado.2. Evita las siestasParece que trabajar en casa implica que tu cama te llame a sus brazos con mucha frecuencia, pero tomar siestas excesivas podría hacerte sentir más somnoliento durante el día, y esto a su vez puede alterar o interrumpir una rutina de sueño regular.Tener una rutina de sueño normal debería ayudar a sobrellevar todo el día, así que en lugar de dormir una siesta, usa tu rutina saludable para levantarte temprano, comenzar a hacer las cosas y dormirte a buena hora.3. Ejercítate un pocoEl ejercicio debe ser parte de nuestra vida diaria, con o sin pandemia, porque no sólo es importante para dormir, sino para muchas otras funciones del cuerpo.Aunque el distanciamiento social y las órdenes de quedarse en casa nos han limitado un poco, hay muchas maneras de hacer ejercicio de manera efectiva sin salir de su hogar.El ejercicio está relacionado con el sueño por razones fisiopatológicas, es decir, nos hace sentir más cansados y también nos brinda una sensación de logro beneficiosa para antes de acostarse. Sin embargo, lo mejor es no hacer ejercicio pocas horas antes de acostarse, porque la estimulación del esfuerzo físico hará que sea más difícil conciliar el sueño.4. Ten cuidad con tu consumo de noticiasClaro que tenemos que estar enterados de lo que pasa en este momento tan relevante, pero consumir constantemente un ciclo de noticias de pandemia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, probablemente aumente la ansiedad y, en consecuencia, afecte tu sueño.Presta atención y limita cuántas veces al día revisas el teléfono y durante cuánto tiempo lees las noticias relacionadas con la pandemia y de ser posible, no las consumas antes de acostarte.5. Limita tu exposición a la luz azulMirar una pantalla todo el día no es útil cuando llega la hora de intentar dormir, así que justo una hora antes de hacerlo, intente desconectarte y no veas televisión y no estés en el teléfono. Lo mejor es leer un libro o escuchar música como entretenimiento antes de acostarse.6. Evita el consumo excesivo de alcoholAunque el vino, la cerveza o algún coctel se ha vuelto un gran aliado para sobrellevar estos días y nos pueda ayudar a sentirnos relajados para dormir, en realidad cuando bebemos en exceso no tenemos un sueño reparador.Por otra parte, el alcohol tampoco es un mecanismo saludable para lidiar con el estrés y la ansiedad, así que mejor intenta algo como un té o tisana para la hora de dormir.No dejes de seguir las recomendaciones de salud y con suerte, pronto estaremos abrazando a nuestros seres queridos y regresando a las rutinas diarias en las que sí salíamos de casa.Aprovecha estas cenas ligeras para que conciliar el sueño no sea complicado:Tostadas de tinga de zanahoriaTacos de coliflor al pastorSetas al pibil
¿Existe un postre más perfecto que las galletas? No lo creo. Y aun así recuerdo con más cariño el olor a galletas haciéndose en el horno que el momento de hincarles el diente junto a un vaso con leche. No le digan a mi mamá, pero casi siempre sus galletas quedaban más duras que una palanqueta vieja. Y cuando eres pequeña, que a tu mamá le haya tomado horas hornearlas, que se haya gastado pesos de más y que haya añadido ingredientes secretos como «amorcito», puede pasar desapercibido. Tras uno o dos intentos de morder sin éxito un trozo de galleta, la dejaba olvidada sobre el mantel floreado, a reserva de que otra cosa –un objeto azucarado con la textura ideal– entretuviera mi antojo. De verdad no le digan, pero a pesar de que mi mamá es una gran cocinera, no lograba hornear las galletas perfectas. Por años guardé el recuerdo de sus galletas duras o secas en el cajón de las sensaciones truncas y cuando en el diplomado de gastronomía tuve que hacer mi primer lote, inmediatamente se reabrió ese cajón. Las mías, unas redondísimas galletas de mantequilla eran terribles. ¿Qué tanto? Si las hubiera lanzado contra una ventana hubieran dejado un hoyo de bala. Sí, en aquel entonces no había superado la prueba, ni tampoco en las ocasiones siguientes. Tomé varios cursos bajo el ojo inquisidor de distintos profesores. En todo experimento sólo había variaciones de dureza: de galletas con textura de piedra pómez a galletas con textura de mármol. Se imaginarán que el tema me frustró de más, y es que las amo sobre los demás postres. Pero hace poco el milagro sucedió. Quiero compartirles lo que he aprendido sobre las galletas para lograr que queden –por fin– perfectas.Es mucho lo que puede salir mal en su confección. Sólo un correcto uso de los ingredientes, las formas, los tiempos y las temperaturas pueden conseguir unas galletas de consistencia suave pero crocante –no hay que olvidar que ese es su don, su bien, su encanto–. Lo primero es la elección de los ingredientes, mejor que sean de calidad, que la mantequilla sea de leche y no de grasa vegetal. Una buena harina hará la diferencia, el tema con ellas es el gluten. Entre menos gluten, más suaves quedarán. Antes de ponerse el mandil favorito, apenas las ganas de hornear invadan al cuerpo, hay que sacar la mantequilla del refrigerador para que se vaya aclimatando a la temperatura del ambiente. Algo a no dar por sentado es la taza medidora. Mejor que no sea la taza del café (en cada taza de café hay un mundo y las del recuerdo de Acapulco no tienen la misma proporción que la taza heredada de porcelana). Los ingredientes hay que medirlos como científico, en especial la harina. Nada de copetear. Ese poquito de más podría ser el culpable de que todos los esfuerzos se estropeen. La mantequilla: que también sea exacta. A mí alguna vez se me ocurrió quitarle un cuartito de taza y en otra ocasión usé una reducida en grasa para restarle calorías al pecado. En ambos casos me enfrenté a un triste y duro final. ¿Valió la pena? No. Ahorré calorías porque resultaron incomibles.¿Los ingredientes ya están medidos, peinados y listos para ir al baile? Ahora hay que asegurarse de ponerlos en el orden correcto dentro de la batidora. (Si no se cuenta con batidora, no pasa nada, sólo no hay que sustituirla con el poder sónico del brazo. Si la masa se manipula demasiado, se despertará a la bestia del gluten y con él, las rocas del horno). Tan sólo hay que mezclar (no batir) para obtener unas galletas perfectas. El orden es así: mantequilla a temperatura ambiente, azúcar (una mezcla de 60% blanca, 40% mascabado será genial), harina y royal cernidos como manda la tradición, la pizca de sal –que es como el alma: nadie puede vivir sin ella– y sólo hasta el final, cada uno de los huevos. Una vez integrada la masa hay que convertirla en una bola y envolverla en papel film. Lo mejor es refrigerarla toda la noche o al menos un par de horas.En el momento de la verdad el horno debe estar precalentado a 180 ºC –aunque por la altura, esta medida puede variar–. Con 10 a 12 minutos bastará. No hay que dejarse engañar por su apariencia: aunque parezca que les falta, si sus orillas están doradas, hay que sacarlas; las galletas adquieren ese look de galletas sólo hasta que se enfrían. Para ello hay que colocarlas sobre una rejilla y ser positivo mientras tanto. Seguramente los dioses de la alquimia, el amor y el horno ya se encuentran en nuestra cocina. Y para que no queden dudas sobre cómo lograr la galleta perfecta, las chefs de Kiwilimón también te comparten sus mejores tips. Tómalos en cuenta siempre que hagas cualquiera de tus recetas favoritas de galletas. La galletoterapia no se va a ir a ningún lado. Esta tendencia para hacer en familia llegó para quedarse.“Enfría las galletas unos minutos antes de hornear. Además, recuerda que la masa de galletas no se debe de manipular demasiado.”Brenda Villagómez“No sobrebatas la masa ni hornees demasiado tiempo. Sácalas cuando aún estén un poco suaves, sobre todo si las quieres tipo chunkies.”Marielle Henanine“La clave está en cómo las hornees, tanto la forma como el tiempo. Si se hacen ‘bolitas’ de 1 cucharada y media (1 scoop pequeño de helado) y le das horneado sólo hasta que dore la orilla, te quedarán suaves. Si las aplanas un poco más –aunque sea la misma cantidad– y las dejas a dorar un poco más, te quedarán crispy.”Mayte Rueda“Al momento de estirar la masa ejerce la presión suficiente para no pasar muchas veces el rodillo. Esto evitará que se caliente. Para mayor suavidad, utiliza más mantequilla que azúcar. Si ocupas una harina con menor cantidad de proteína, quedarán más suaves.”Yamilette González
El mindfulness se ha vuelto famoso en la actualidad, pues es una forma de mantenerse enfocada en el presente. Esta práctica por lo general va acompañada de la meditación, con el fin desarrollar consciencia por el mundo que nos rodea.Así, el mindfulness ha mostrado ser una buena herramienta para combatir la ansiedad y el estrés, por ejemplo, dos factores que pueden llegar a influir en nuestros hábitos alimenticios, por lo que el mindfulness ha llegado hasta la comida como mindfulness eating o alimentación consciente.También te puede interesar leer Afirmaciones sobre la pérdida de peso que no deberías creer¿Qué es el mindfulness eating?La alimentación consciente es una técnica que te ayuda a controlar tus hábitos alimenticios. Aunque se han realizado pocos estudios, se ha demostrado que promueve la pérdida de peso, reduce los atracones y ayuda a sentirse mejor.El mindfulness eating consiste en utilizar la atención plena para alcanzar un estado de atención total a tus experiencias, antojos y señales físicas al comer.Lee también Consejos de una nutrióloga para no preocuparse por subir de peso en la cuarentenaFundamentalmente, la alimentación consciente implica:Comer despacio y sin distraccionesAdvertir las señales de hambre física y comer solo hasta que estés llenoDistinguir entre el hambre verdadera y los desencadenantes no relacionados con el hambreActivar los sentidos y notar colores, olores, sonidos, texturas y saboresAprender a lidiar con la culpa y la ansiedad por la comidaComer para mantener la salud y el bienestar en generalNotar los efectos de la comida en los sentimientos y la figuraApreciar la comidaEn la práctica, esto te permitirá reemplazar los pensamientos y reacciones automáticos con respuestas más conscientes y saludables.¿La alimentación consciente funciona para bajar de peso?Varios estudios concuerdan en que la alimentación consciente ayuda cambiar las conductas alimentarias y a reducir el estrés, por lo que puede funcionar para perder peso.Esto está en gran parte relacionado con el hecho de que el estrés sí afecta en los hábitos alimenticios, pues se ha observado que cuando las personas están estresadas, pueden comer de manera inapropiada. Por otra parte, si eso les hace aumentar de peso, eso puede causar aún más estrés, así que es como un círculo vicioso.Sin embargo, a pesar de que el mindfulness “puede ayudar a prevenir problemas psicológicos” y “podría ser de ayuda para el funcionamiento mental y el bienestar generales”, de acuerdo con una investigación de El País, aún faltan más estudios y mediciones neurobilógicas y conductuales más objetivas, para comprobar que realmente funciona, ya sea al comer o en cualquier otro ámbito en el que se enfoque la práctica.No olvides que cuando se trata de cambios en tu alimentación, siempre debes consultar a un experto para que te guíe y te ayude a encontrar el plan especializado para ti y tu cuerpo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD