Cocina a la antigua
Recomendaciones de Cocina

Cocina a la antigua

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
Preparar los alimentos como se hacía antes de la llegada de la tecnología es mucho más saludable que hacerlo con aparatos electrónicos, y a veces, mucho más fácil y barato. Hoy en día estamos muy acostumbrados a usar el microondas para todo y esta podría no ser la mejor alternativa. Aunque este aparato calienta los alimentos relativamente rápido, la poca humedad con la que funciona y la radiación que se usa para calentar podrían ser dañinos. Lo que sí está comprobado es que los ingredientes calentados en microondas u hornos eléctrico pierden la mayoría de sus nutrientes pues en vez de retenerlos se evaporan. Hay otros alegatos médicos que denuncian a los microondas como contaminantes por lo que se promueve el uso de las ollas y sartenes para cocinar. Preparar alimentos rápidamente se relaciona también con cenas preparadas y alimentos congelados que tampoco llevan en ellos ninguna de las vitaminas o proteínas iniciales de los ingredientes. Al mismo tiempo, al cocinar de manera más lenta y concienzuda como en el caso de los guisos y sopas uno está guardando, mezclando y fortaleciendo los atributos de cada alimento. Hablando de sabor, todos conocemos ese gusto que tienen los platillos que se cocinan al natural, con brasas o en ollas y también conocemos el poco sabor y textura de los alimentos preparados instantáneamente. Se dice que el sabor de un alimento preparado a la antigua se ve reducido en un 60% cuando se calienta en un aparato electrónico como un microondas. Ahora, esto no es una afrenta contra todos los aparatos electrónicos pues hay varios que ayudan mucho en la cocina. Preparar tus alimentos con cortadores o moliendas eléctricas ahorra tiempo, pero ese tiempo ahorrado debería verse reflejado en guisos o preparaciones simples que no requieren de fuerza eléctrica para saber bien. Los ingredientes frescos están en su mejor momento cuando se trabajan a fuego lento o directamente en frío y es esto lo que se hace en los mejores restaurantes del mundo.  

Recetas de Cocina Antigua

Receta de Costillas de Cerdo Picantes

Ingredientes: - 1 cebolla picada - 2 dientes de ajo picados - 2 1/2 centimetros de jengibre fresco en rodajas - 1 guindilla sin semillas picada - 5 cucharadas de salsa de soya - jugo de limón - azúcar - aceite de cacahuate - 1 kilo de costilla de cerdo - sal al gusto - pimienta al gusto Encuentra los pasos para preparar estas costillas dando click aquí.  

Receta de Chuletas de Cordero

Ingredientes: - 12 chuletas de costillar de cordero - 5 cucharadas de aceite de oliva - 2 dientes de ajo picados/aplastados - 3 echallots - 2 cucharadas de paprika - 1 cucharada de menta picada - 5 cucharadas de sal - 2 cucharadas de sumac planta - pimienta - especia Da click aquí y descubre el procedimiento para preparar esta receta.  

Receta de Confit de Pato

Ingredientes: - 2 muslo de pato - 3 cucharadas de azúcar - 2 cucharadas de sal - 1 manojo de romero - 1 manojo de eneldo - 1 cucharada de aceite de oliva Para ver el procedimiento de preparación de esta receta da click aquí.  

"¿Estas dispuesta a dejar los aparatos eléctricos para que tenga mayor sabor tu comida?"

 
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los superfoods son alimentos totalmente naturales (frutas, algas, semillas, raíces y hierbas) que poseen un gran porcentaje de nutrientes y antioxidantes. Estos complementan lo que el cuerpo produce, además de ayudarles a tener más energía en el día a día y promover el funcionamiento del sistema inmunológico. Por eso se han convertido en elementos indispensables para mejorar y mantener una buena salud.Aunque piensen que son costosos o difíciles de conseguir, en realidad muchos de estos superalimentos les resultarán familiares e incorporarlos a su dieta será muy sencillo. Por ejemplo, inicien la mañana con mucha energía preparando un licuado de plátano con hojuelas de cacao y amaranto.El snack de medio día puede ser un yogurt con arándanos y semillas de chía; a la hora de la comida, pueden preparar una ensalada con quinoa, kale y atún o unos espárragos asados con salmón.Para la colación de la tarde, una buena opción es un smoothie de té matcha con miel de abe¬ja y por último, para cenar ligero, una tostada con aguacate, queso fresco y nopales. Les comparto algunos de los superfoods más fáciles de conseguir:Para ganar energía: Avena, pasas, plátano.Para aliviar dolor: Gengibre, cerezas, turmérico.Para ganar masa muscular: Huevo, salmón, atún.Para agilizar el metabolismo: Pistaches, betabel, edamamesGourmetip: Para mejores resultados consulta a un nutriólogo que sepa indicar las porciones que tu cuerpo necesita.Para recetas hechas con superfoods los invito a mi sitio.
A la hora de la comida la pregunta siempre es ¿qué vamos a comer? Cuando la comida se convierte en un acto sagrado, el cómo, con quién, haciendo qué y por qué se ponen a la mesa junto al tenedor y al plato de sopa, porque ameritan una respuesta lúcida. Hace algunos días tuve la oportunidad de platicar con Beantpal Singh Khalsa, fundador de Conciencia Creativa y del podcast OM Vibraciones-Visiones, quien adicionalmente es experto en cocina ayurveda. Para él, el cuerpo es un templo sagrado en el que comer debería ser una decisión consciente, una acción en la que hay que poner atención al todo para armonizar y mantener la salud del cuerpo. Según Beantpal, el ayurveda, ciencia de la vida, es una filosofía que abarca multidisciplinariamente el bienestar del ser desde un punto de vista holístico. Particularmente en la cocina, el ayurveda propone un complejo sistema de alimentos que curan y equilibran al cuerpo pero que deben regularse acorde con las energías que se disponen al nacer: “Nacemos con una condición determinada por karmas anteriores derivados de las acciones de nuestra alma. Por experiencias anteriores es que tenemos un cuerpo con determinado karma físico”, apunta Beantpal. De ahí que el ayurveda hable del concepto de constitución individual o doshas. Las tres doshas que rigen el cuerpo, la mente y la conciencia se componen de los elementos de la naturaleza –de todo lo que es–: aire, fuego, agua, tierra y éter. Vatta representa aire y éter; pitta representa fuego y agua; kapha, representa agua y tierra. Aquí el meollo: el ayurveda explica que no se nace con estas energías en armonía –excepto por algunos unos cuantos de karma favorable– por lo que todas nuestras acciones, incluida la de alimentarse, deberían estar encaminadas a resarcir las aristas. Existe otro factor adicional: el agni o fuego digestivo. Beantpal dice que “todo tiene que ver con la digestión. Según los doctores y la ciencia, es en el intestino que se encuentra un segundo cerebro; ahí existen terminaciones neuronales con mucha información. Una persona feliz tiene un intestino feliz”, añade.Partamos de que el sol es fuego, entonces según el libro Cocina Ayuerveda para la autocuración de Usha Lad y Dr. Vasant Lad, “la comida contiene energía solar que el cuerpo sólo puede utilizar a través de la digestión”. De ahí que los alimentos se clasifiquen conforme a su relación de cercanía o lejanía al sol. Los alimentos que viven debajo de la tierra y que adormecen la mente son los tamásicos, como el jengibre, las raíces, la cebolla, aquellos a los que no les da el sol. Los alimentos rajásicos, como los granos y los vegetales, crecen a un metro de la tierra y absorben una cantidad moderada de sol por lo que aumentan las pasiones en los individuos. Los alimentos que se encuentran a un metro de la tierra o más son los sáttvicos y es a través de ellos que se puede llegar a la calma y lograr la salud, como con las nueces o algunas frutas tropicales. Estas observaciones permiten comprender las energías que juegan intrínsecamente en los ingredientes que ponemos dentro de la olla o la sartén.Hay más. Los sabores o rasas. Cada alimento debería tener las seis cualidades del sabor en armonía –la dulce, la agria, la salada, la picante, la amarga y la astringente–. Justo en este malabar sápido es que nace la cocina ayurvédica: en el acto de combinar los sabores de tal suerte que equilibre las doshas y, claro, que le haga un guiño a los sentidos desde una perspectiva más elevada que simplemente la sensorial: “la alimentación ayurvédica transforma la forma de ver las cosas porque uno establece una relación sagrada con los alimentos”, asegura Beantpal.Para iniciar una dieta ayurvédica es imprescindible reconocer el elemento que rige a cada individuo. Beantpal afirma que no sólo uno sino hasta dos doshas pueden ser las dominantes. La persona pitta es aquella expansiva y móvil, de temperatura corporal elevada, rostro en forma de corazón, estructura entre ligera y media; los reconocerás por sus ojos brillantes, su sed excesiva. Son irritables, suelen tener una mente ágil, inquisitiva. Son líderes natos.  La persona vatta es de complexión delgada, menuda, pequeña; generalmente odia el frío y ama el calor. Aquella es una persona de mente dispersa, ansiosa, atacada por sus inseguridades; suele permanecer en acción, actuar impulsivamente y amar el cambio; lleva los pies fríos, el cutis, el cabello y los ojos oscuros.El individuo kapha, en cambio, tiene los huesos pesados, una estructura corporal gruesa, una piel suave y lozana. Su naturaleza pacífica le precede; es bonachón, con buen sentido del humor; tiene vigor y su parte favorita de la comida es el postre. Una vez comprendido que existe un elemento dominante que rige a cada ser y a cada alimento, hay que tomar las decisiones correctas para neutralizar las energías. Los sabores en la combinación idónea equilibran los sistemas corporales y más aún, pueden ser un factor de felicidad. Por ejemplo, es favorable que un kapha (tierra y agua) consuma algo de picante (fuego) en sus comidas, mientras que a un vatta (fuego y agua) le van bien los agentes dulces extraídos de la naturaleza como los dátiles. La dieta ayurvédica nos enseña a tomar conciencia de lo que nos hace bien y soltar los apegos de lo que obstaculiza la armonía. Conocer y escuchar al cuerpo es camino y no vereda hacia un amor verdadero a quienes somos. Todo comienza con aceptarnos y reconocernos. Para Beantpal, todo es cuestión de en qué frecuencia se quiere vibrar de forma consciente: “Una comida nos da la oportunidad de amarnos en otros sentidos: darnos salud, armonía, bienestar. Para poder sentirme más cómodo con mi esencia, ahora es más lo que me quito que lo que me pongo. Es una forma de honrar nuestra naturaleza y salud. Simple is beautifiul”.Arroz de la cocina india para las tridoshas3 tazas de arroz basmati1/3 de taza de aceite de semilla de girasol1 cdta. de mostaza negra en grano1 cdta. de comino tostado1 cdta. de gran masala½ cdta. de sal de mar½ taza de cilantro, picado1 cebolla amarilla pequeña, picada1 guindilla verde, picadaEnjuaga el arroz dos veces o hasta que salga el agua clara. Sofríe el aceite y añade los granos de mostaza, el comino y el gran masala. Sazona con la sal. Agrega el cilantro, las cebollas y la guindilla. Una vez dorados, incorpora el arroz y fríelo. Agrega agua y deja cocinar hasta que el agua se evapore. Este arroz de la cocina india equilibra las tres doshas. Si tienes más preguntas te dejo la página de Facebook de Beantpal. 
La comida tradicional japonesa es una de las más populares y aclamadas a nivel mundial. Aunque en muchos países solo se habla de sushi, es importante recordar que la gastronomía japonesa es muy variada y rica. Los principales ingredientes de esta tradición culinaria son el arroz, el pescado, los fideos, el tofu, los vegetales, la carne roja, entre muchos otros deliciosos alimentos. Aunque elegir los platillos más representativos de esta gran tradición gastronómica no es tarea fácil, Kiwilimón te recomienda probar algunos de los platillos más exquisitos que Japón tiene para ofrecer. Sushi Aunque en México es común comer sushi frito y aderezado con chiles, el tradicional sushi japonés es muy distinto. Los principales ingredientes de este platillo son el arroz, vinagre de arroz, azúcar y sal, para después combinarse con pescado crudo, mariscos o verduras. El sushi usualmente se prepara en porciones pequeñas, más o menos del tamaño de un bocado y se le dan diferentes formas. Una vez que se tiene listo el arroz y el pescado, se envuelven en una hoja de alga nori; a esta versión se le llama maki. Por otro lado, cuando se forma una bolita de arroz, se le llama nigiri. No importa cuál sea tu sushi favorito, pues todas las versiones son deliciosas y perfectas para disfrutar durante el fin de semana o mientras ves una película. Ramen Este es otra de las joyas de la gastronomía de Japón y uno de sus platos más famosos. El famoso ramen se prepara con diversos ingredientes: fideos, caldo, verduras, pasta miso, salsa de soya, carne, huevo, alga y cebollín, aunque hay muchas versiones distintas. El secreto del impactante sabor del ramen es el caldo, pues este se hace a base de huesos de cerdo o pollo y se pone a hervir durante muchas horas. Si bien estamos muy lejos del país asiático, en México hay muchos restaurantes en donde puedes probar un sinfín de recetas de ramen, cada uno con un toque especial de sabor. Sashimi El sashimi es otro platillo imperdible de la gastronomía japonesa. Consiste en rebanar mariscos o pescados crudos en láminas muy delgadas. Una vez que el pescado está listo, este se acompaña con salsa de soya, wasabi o salsa ponzu, así como algunas verduras, especialmente rábano daikon y jengibre en conserva. Aunque los sashimis más populares son quizás los de salmón, hay un sinfín de versiones de este platillo, incluso existen versiones vegetarianas. Katsudon El katsudon es un imperdible de la cocina japonesa, pues está lleno de sabor y hasta es un poco picoso. Este delicioso platillo consta de una cama de arroz, una chuleta de cerdo empanizada y otros condimentos, tales como salsa, algún tipo de glaseado, verduras, salsa de soya o miso. En Japón, este platillo es muy popular y es el favorito de los estudiantes. Mochi El mochi japonés es uno de los postres más deliciosos, especialmente cuando se trata del mochi de chocolate, aunque cabe mencionar que hay de todos los sabores. Este postre no solo es rico, también es muy vistoso. Se prepara a base de arroz glutinoso, se moldea y se pinta de colores. Aunque puedes disfrutarlo todo el año, en aquel país la tradición es comer mochi durante el año nuevo.
México es tierra de magueyes. La palabra maguey viene del náhuatl mexcametl o metl, del purépecha tocamba y del otomí guada. De los 285 tipos de magueyes que existen en el mundo, alrededor de 200 viven en nuestro país.En los estados de México, Hidalgo, Tlaxcala y Puebla, los magueyes pulqueros se forman entre los maizales, los cuales llegan a medir hasta 3 metros de altura y tener 10 metros de circunferencia. Sus hojas son gruesas y permiten el almacenamiento del líquido durante períodos largos; su proceso de maduración es de 8 a 12 años para poder extraer el aguamiel con el que se elabora el pulque, a partir de un proceso de fermentación.Cuando el agave florece se extrae el aguamiel, del área donde nace el cogoyo y la yema vegetativa, antes de la floración. Estas dos partes se cortan y después se hace el raspado a través del que se escurre la savia dulce de las hojas, mejor conocida como aguamiel. Un agave tiene la capacidad de producir de 500 a 1,000 litros de aguamiel, el cual al fermentar da origen al pulque.El pulque, también conocido como bebida de los dioses, tiene un alto contenido de minerales, aminoácidos, proteínas, enzimas, vitamina C y complejo B. Incluso existe un dicho popular que asegura que esta bebida tiene una proteína menos que la carne, debido a las propiedades alimenticias que tienen tanto el aguamiel como el pulque. Aquí te presentamos algunos de los beneficios que tiene el consumo moderado de pulque a la salud:¿Conocías los beneficios del pulque? Una bebida mexicana de gran tradición histórica.(Foto: cortesía de El Mural de Los Poblanos)
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD